Domingo, 15 Mayo 2022 05:33

Corea del Norte aprovecha la guerra de Ucrania y marca músculo

Escrito por Juan Antonio Sanz
Valora este artículo
(1 Voto)
 Kim Jong Un (C) con miembros del Gobierno observando la prueba de fuego de un arma guiada táctica de nuevo tipo desde una ubicación no revelada, lanzada el 17 de abril de 2022. — EFE/EPA/KCNA Kim Jong Un (C) con miembros del Gobierno observando la prueba de fuego de un arma guiada táctica de nuevo tipo desde una ubicación no revelada, lanzada el 17 de abril de 2022. — EFE/EPA/KCNA

El punto de inflexión ocurrió el 24 de marzo pasado, apenas un mes después de que Rusia invadiera Ucrania, cuando el régimen norcoreano realizó la primera prueba desde 2017 de un misil intercontinental.

 

La invasión de Ucrania y la amenaza del uso de armas nucleares por parte de Rusia si las cosas se le tuercen demasiado en esta guerra han dado alas a Corea del Norte para mostrar sus propios colmillos armamentísticos. Las nuevas pruebas de misiles norcoreanos susceptibles de portar cabezas nucleares coinciden además con la llegada al poder en Corea del Sur de un nuevo presidente que apuesta por una línea dura con su enemigo septentrional. La estrategia de Moscú en Ucrania, que contempla el uso de armas nucleares tácticas, de corto alcance, si Rusia ve amenazada "su existencia" tiene su réplica en Pyongyang, con la incógnita sobre la capacidad real norcoreana para utilizar ese tipo de armamento en una situación de presión similar.

Las dos Coreas se encuentran técnicamente en guerra desde 1953, cuando se firmó el armisticio que detuvo el conflicto desatado en 1950. Ese armisticio ha asegurado hasta ahora una paz precaria en torno a la frontera más militarizada del planeta, allí donde la Guerra Fría es una realidad que dura ya casi setenta años.

Este 7 de mayo, Corea del Norte lanzó un nuevo misil balístico desde un submarino. Era de corto alcance, pero mostró la capacidad de amenaza del régimen de Pyongyang, con quince cohetes de este tipo disparados en el Mar del Japón solo en lo que va de año. La prueba se produjo tres días antes de que asumiera el poder el nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, en una clara advertencia a la retórica anticomunista que mostró este ex fiscal general surcoreano durante la campaña electoral.

Pero el punto de inflexión ocurrió el 24 de marzo pasado, apenas un mes después de que Rusia invadiera Ucrania, cuando el régimen norcoreano realizó la primera prueba desde 2017 de un misil intercontinental. Era un Hwasong-17, el misil de largo alcance más poderoso del arsenal norcoreano, capaz de transportar múltiples cabezas nucleares hasta territorio continental estadounidense. La tensión se disparaba en la península coreana a unos niveles que no se conocían desde hacía un lustro, cuando la posibilidad de un conflicto armado entre las dos Coreas encabezaba los planes de defensa regional de Estados Unidos y sus aliados de la cuenca del Pacífico.

Según informó la Agencia Central Coreana de Noticias, ese misil Hwasong-17 alcanzó una altitud máxima de 6.248,5 kilómetros, voló hasta una distancia de 1.090 kilómetros durante 68 minutos e impactó en el área prevista, en las aguas que separan la península coreana y Japón. Las autoridades niponas denunciaron que el misil cayó dentro de su zona económica exclusiva y a 150 kilómetros al oeste de la península de Oshima, en Hokkaido.

Este misil fue más potente, alcanzó una mayor altura y duró más tiempo en el aire que cualquier otro cohete probado por Corea del Norte desde que las negociaciones celebradas a lo largo de 2018 lograron bajar la tensión por entonces casi insoportable en la península. Esa alarma había llevado al entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a amenazar con desatar todo "el fuego y la furia" de su país sobre territorio norcoreano.

Fueron los buenos modos diplomáticos del presidente surcoreano en esa época, Moon Jae-in, los que solventaron esta situación y permitieron incluso a un encuentro entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en junio de 2018. Era la primera vez que se reunían mandatarios de ambos países desde que se instauró el estado norcoreano, en octubre de 1945. A esta cumbre le sucedió otra en 2019 entre ambos líderes en la Zona Desmilitarizada que separa ambas Coreas.

La diplomacia de Moon, quien a su vez se reunió tres veces con Kim Jong-un y llegó a ser aclamado con fervor en un estadio de Pyongyang, permitió mantener la calma durante los cinco años de su mandato. Pero ahora los tiempos han cambiado y los vientos de concordia parecen haberse disipado en la península coreana. Al dialogante Moon Jae-in le ha sucedido esta semana al frente de Corea del Sur el presidente Yoon, un político correoso y nada dispuesto a que le acusen de connivencia hacia uno de los regímenes con más violaciones de los derechos humanos del planeta, aunque la paz esté en juego. Yoon no ha dudado en calificar una y otra vez a Corea del Norte como "el enemigo" y ha antepuesto su desnuclearización como paso indispensable para avanzar hacia la paz. Algo que todos los actores implicados en la partida coreana saben que jamás ocurrirá.

Yoon asumió esta semana como jefe de Estado surcoreano y la respuesta de Corea del Norte han sido más pruebas de misiles ante la verborrea del nuevo presidente del Sur. Éste llegó a proponer en medio del acalorado debate electoral un golpe preventivo contra Corea del Norte, a fin de arrasar su arsenal de misiles y nuclear, en caso de que la inteligencia surcoreana y la estadounidense tuvieran sospechas fehacientes de unos supuestos preparativos de un ataque por parte del Norte.

Algunos de los nuevos misiles probados por el régimen de Kim Jong-un tienen una peculiar característica. Peculiar y muy peligrosa, dados los tiempos que corren. Pueden portar cabezas nucleares tácticas, es decir, de una potencia menor, equivalente a entre un kilotón y cincuenta kilotones de TNT (a veces de un centenar). Tales misiles están destinados a destruir unidades militares enteras en una guerra convencional, pero sin desatar una hecatombe atómica. El ejército norcoreano disponía hasta ahora de plataformas móviles desde las cuales se podrían disparar este tipo de armas nucleares tácticas. Pero los últimos ensayos con misiles disparados desde submarinos incrementan exponencialmente la efectividad y capacidad de destrucción de ese armamento. Hay que recordar que la bomba atómica que destruyó Hiroshima era equivalente a 16 kilotones de TNT.

A la amenaza de los misiles, se ha unido la información revelada por la inteligencia estadounidense de que Corea del Norte podría estar preparando para este mismo mes de mayo nuevos ensayos nucleares en el polígono de Punggye-ri. Serían los primeros desde septiembre de 2017, cuando tuvo lugar la sexta detonación norcoreana de un artefacto atómico. La primera se produjo en octubre del año 2006.

Pese a todo, el equilibrio de poder, por muy amenazadora que pueda parecer una Corea del Norte armada de ojivas atómicas y misiles capaces de golpear a sus principales enemigos, está mucho más afianzado en el Pacífico noroccidental que en el actual teatro bélico europeo. La clave de esa entente nada cordial, pero sí segura por el momento, es China. El régimen comunista de Pyongyang depende de Pekín para su supervivencia y no dará un solo paso hacia la guerra sin contar con su aquiescencia o al menos con la certeza de que China impedirá su destrucción total por parte de Estados Unidos.

Lo que no se contempla en este delicado equilibrio es un eventual incremento de la agresividad surcoreana, con palabras o actos, arrastrada por el convencimiento del presidente Yoon de que siempre tendrá el respaldo de Washington. Más aún en medio del abierto militarismo de su homólogo, Joe Biden, en Europa, con miles de millones de dólares en ayuda armamentística a sus aliados y a Ucrania.

El próximo 21 de mayo, Biden y Yoon se verán en Seúl. Quizá sea el momento adecuado para comprobar la orientación de la renovada alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur, ensombrecida por el riesgo de repetir la postura implacable de la Casa Blanca en Europa ante una superpotencia nuclear, pero esta vez en Asia y ante otra potencia atómica, Corea del Norte, tan arrogante y peligrosa como Rusia.

De momento, la lección que parece que ha aprendido Corea del Norte de la actual guerra en Europa es que si Ucrania hubiera conservado el armamento nuclear que tenía desplegado en su territorio en tiempos de la Unión Soviética, a los dirigentes rusos no se les habría pasado siquiera por la cabeza invadir a su vecino del sur el pasado 24 de febrero. El pensamiento norcoreano es simple: el desmantelamiento de los misiles atómicos ucranianos en el marco del desarme nuclear en Europa de los años noventa llevó a la actual guerra. Por ello, Corea del Norte nunca renunciará a su recién adquirido poder de disuasión nuclear y seguirá probando misiles capaces de llevar ojivas atómicas incluso hasta el mismo suelo patrio de su archienemigo Estados Unidos

 

14/05/2022 21:06

 

Información adicional

  • Autor:Juan Antonio Sanz
  • País:Corea del Norte
  • Región:Asia
  • Fuente:Público
Visto 213 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.