Viernes, 20 Mayo 2022 05:57

Contener a Moscú vuelve a ser la prioridad de la OTAN en su próxima cumbre en Madrid

Escrito por Pablo Romero
Valora este artículo
(1 Voto)
Imagen de un militar destacado en Letonia en misión para la OTAN. — Ministerio de DefensaImagen de un militar destacado en Letonia en misión para la OTAN. — Ministerio de Defensa

El conflicto en Ucrania "resucita" una Alianza Atlántica que parecía "desorientada" durante las últimas décadas tras la disolución del bloque comunista.

El pasado 24 de febrero, fecha del inicio de la invasión rusa de Ucrania, mientras el ejército de Vladimir Putin bombardeaba las principales ciudades de Ucrania, la OTAN se preparaba para una Cumbre de Madrid (el 28 y el 29 de junio) tranquila y sin sorpresas, casi de continuidad. Ahora, la Alianza Atlántica afronta importantes cambios: el club se amplía con Suecia y Finlandia, y vuelve a ser prioritaria la contención de Rusia. ¿Vuelve la OTAN de toda la vida?

La invasión rusa de Ucrania fue algo inesperado para todo el bloque Occidental es algo que, tres meses después, resulta evidente; como también parece evidente que Moscú se vio sorprendida ante la respuesta en bloque de la Unión Europea (sanciones económicas), de varios países que, como España, han enviado ayuda militar directa, y de Estados Unidos, que ha inundado de millones de dólares y de avanzada inteligencia militar a Kiev.

Mientras tanto, la OTAN como organización ha estado jugando un papel disuasorio y de vigilancia, reacia a participar directamente en el conflicto -Ucrania ha pedido varias veces ayuda e incluso su ingreso, a lo que obviamente Rusia se niega de plano- porque el Tratado no ampara ataques sino la defensa común de los aliados, por un lado, y por otro a causa del peligro de generar una escalada de consecuencias apocalípticas.

De todo ello se ha hablado la presentación en Madrid (CESEDEN) del Cuaderno de Estrategia 211 del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), que aborda el futuro de la OTAN después de la Cumbre de Madrid. Esta importante reunión tiene lugar ahora que España celebra sus 40 años desde su ingreso en la OTAN, y en un contexto de aumento sustancial del gasto militar en todo el mundo.

Sorpresa

"A todos, excepto al mando de operaciones, nos sorprendió la invasión", reconoció en la presentación de este informe el teniente general Fernando López del Pozo, director general de Política de Defensa, que recordó que los cambios en materia militar son más lento de lo que parece.

De hecho, el conflicto ruso-ucraniano está siendo más "convencional" de lo que se pudiese pensar -con movilizaciones de tropas, uso de artillería, infantería, fuerza aérea y naval- frente a otras modalidades como la llamada 'guerra híbrida' y otros escenarios como el ciberespacio y el ultraespacio. "Eso no quiere decir que no estén teniendo lugar, siempre están ahí, pero son menos visibles", recordó López del Pozo.

Otro de los autores que forman en este cuaderno de artículos de análisis es Pere Vilanova, catedrático de Ciencia Política y de la Administración en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, quien aportó contexto histórico para comprender las "paradojas" de una organización surgida en un mundo bipolar (EEUU-URSS, con Europa como campo de juego).

Ese escenario bipolar desapareció en 1992, recordó este experto, pero comenzó en 1941 cuando el presidente Franklin D. Roosevelt convenció a todos los poderes de EEUU para intervenir en la II Guerra Mundial e influir así directamente en el devenir del mundo durante las décadas posteriores.

El golpe de mano de Putin viene ahora a resucitar a una Alianza que pese a sus largas décadas de "desorientación", siempre ha tenido una "mala salud de hierro" por su alta capacidad de adaptación. Y frente a algunas visiones que ven un escenario próximo de un mayor regionalismo, Vilanova sugirió revisar la parte más operativa de modo que la OTAN pudiese actuar más al sur del Trópico de Cáncer."

Sobre la mesa queda la necesaria pero compleja relación entre la UE y la OTAN en el campo de la defensa, algo que aborda en el cuaderno el diplomático Manuel Selas González, subdirector general de Asuntos Internacionales de Seguridad en Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España. "Esta guerra ha demostrado que esa relación ha de ser de complementariedad", dijo, y remarcó el papel de cada uno: la OTAN disuade, la UE suministra ayuda directamente. "Para sorpresa de Rusia, Europa se ha convertido en un actor en la guerra", afirmó.

En cualquier caso, conviene recordar algo clave: los ejércitos son nacionales, y probablemente lo seguirán siendo durante mucho tiempo, por lo que las alianzas y tratados en materia de defensa no pueden imponer sino la asistencia, que no tiene que ser necesariamente militar, a un país aliado.

El ingreso de Suecia y Finlandia, países tradicionalmente neutrales pero con unas fuerzas armadas muy preparadas y compatibles con los países de la Alianza, será muy rápido. Y la guerra Rusia-Ucrania vuelve pone a Moscú en lo más alto de las prioridades de la OTAN. Otro de los autores, el coronel Ignacio Fuente Cobo, apuntó que de confirmarse una guerra ruso-ucraniana larga, el enfoque de la OTAN se dirigirá hacia el refuerzo de la defensa colectiva de sus miembros. 

De momento toca esperar a la Cumbre de la OTAN de Madrid, para la que queda algo más de un mes.

Madrid

19/05/2022 22:08

Información adicional

  • Autor:Pablo Romero
  • Región:Europa
  • Fuente:Público
Visto 150 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.