Sábado, 28 Mayo 2022 06:29

China, ¿quo vadis?

Escrito por Juan Antonio Sanz
Valora este artículo
(0 votos)
Un hombre con equipo de protección habla por teléfono en la calle, frente al cartel del presidente chino Xi Jinping, en medio del bloqueo de Covid-19 en Shanghái, China, el 23 de mayo de 2022.Un hombre con equipo de protección habla por teléfono en la calle, frente al cartel del presidente chino Xi Jinping, en medio del bloqueo de Covid-19 en Shanghái, China, el 23 de mayo de 2022.

China se encuentra ante una encrucijada: aliviar los confinamientos y restricciones al movimiento laboral o encerrarse aún más.

China afronta el pulso que le está lanzando Estados Unidos en Asia con un acercamiento a Rusia que no acaba de cuajar, amenazas abiertas sobre Taiwán y escarceos estratégicos en la cuenca del Pacífico. Todo ello bajo la espada de Damocles de un inexorable declive económico derivado de las duras restricciones y confinamientos impuestos por la política Covid-Cero del presidente Xi Jinping.

La tensión entre Pekín y Washington se disparó esta semana después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, asegurara en Japón que una eventual invasión china de Taiwán tendría una respuesta militar estadounidense. Las declaraciones de Biden el pasado lunes quizá respondieron a un exceso de entusiasmo ante una pregunta de la prensa, pero fueron entendidas en China como una amenaza que no gustó nada. Menos aún cuando los líderes del llamado grupo Quad, que agrupa a Estados Unidos, Japón, Australia e India, indicaron un día después en Tokio que no aceptarán la provocación de ningún país que trate de cambiar el actual equilibrio de fuerzas en Asia y el Pacífico.

Los primeros ministros de Australia, Anthony Albanese; Japón, Fumio Kishida, e India, Narendra Modi, junto con el propio Joe Biden, apostaron por una región Indo-Pacífica "abierta y libre de coacciones". Los miembros del grupo Quad mostraron su preocupación por los pasos que está dando China en Asia. "No podemos permitir que algo así ocurra en la región Indo-Pacífica", afirmó Kishida en referencia a la guerra de Ucrania y en alusión a Taiwán.

El jueves, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, añadió más leña al fuego y anunció que la Administración Biden no solo pretende parar a Rusia en Ucrania sino contrarrestar la mayor amenaza de todas: China. Según dijo Blinken en un discurso en la Universidad George Washington, China es el único país con el poder tecnológico, económico y militar suficiente "para remodelar el orden internacional".

El mismo día en que el presidente estadounidense se comprometía a defender a Taiwán contra un eventual ataque chino, la Oficina de Asuntos Taiwaneses en el Consejo de Estado chino acusaba a Estados Unidos de "estar jugando con fuego" y de incrementar la tensión en el estrecho de Taiwán con su protección de la isla rebelde. La ira de Pekín se incrementó cuando unas filtraciones a la prensa occidental pusieron de manifiesto esta semana el espeluznante alcance de la represión china en la región noroccidental de Xinjiang contra la minoría uigur.

Los apercibimientos chinos, con aviones o barcos de guerra surcando los mares cercanos a Taiwán, son habituales. No lo son tanto los recientes pasos dados por Pekín en el Pacífico. A fines de marzo, China y las islas Salomón pergeñaron el marco de un tratado bilateral de cooperación que incluye visitas de la Armada china a ese archipiélago del Pacífico, el envío de policías para ayudar a mantener el orden y la posibilidad de que fuerzas de seguridad del gigante asiático recalen en esas islas para proteger a las empresas chinas y su personal.

Estos días, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, hace una gira por varias pequeñas naciones del Pacífico con promesas de préstamos e inversiones en infraestructuras, a la par que niega que la intención de Pekín sea construir una base naval militar en alguna de estas islas. El presidente de los Estados Federados de Micronesia, David Panuelo, ya ha mostrado su preocupación ante esa estrategia china y ha advertido de que los planes de Pekín de expansión militar y económica en el Pacífico elevan el riesgo de conflicto con Estados Unidos y sus aliados.

Lo cierto es que la creciente actividad china en el Pacífico sigue los pasos de los propios avances de Estados Unidos en la región. En la visita de Biden a Japón, se anunció la creación del llamado Marco Económico del Indopacífico para la Prosperidad (IPEF), destinado a impulsar el comercio, la inversión, la promoción de las energías no contaminantes, la creación de nuevas infraestructuras, el impulso de normativas fiscales comunes y la lucha contra la corrupción.

Además de Estados Unidos y Japón, el IPEF está formado por Australia, Brunei, Corea del Sur, India, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. Las economías de estos países representan el 40% del PIB del planeta, un auténtico desafío para el poder emergente de China y tan anunciado sorpasso a Estados Unidos como primera potencia económica del planeta. Los efectos colaterales de la guerra de Ucrania y la pandemia de la covid han retrasado tal adelantamiento.

El primer ministro chino, Li Keqiang, ha reconocido que los rebrotes del coronavirus han puesto contra las cuerdas a la economía de su país con mucha más saña que las primeras etapas de la pandemia en 2020. Según Li, será necesario impulsar nuevos planes de estabilidad y creación de empleo compatibles con las restricciones y los implacables confinamientos aplicados hasta ahora, que han hecho tambalearse el comercio, la producción industrial, el consumo, el suministro de bienes básicos y las exportaciones.

El confinamiento durante dos meses de los 26 millones de habitantes de Shanghai, la ciudad motor de China, ha provocado daños que podrían ser irreparables para la economía del gigante asiático, al menos durante los próximos años. De momento se desvanece el objetivo de crecimiento inicialmente previsto para este año en un 5,5%.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reduce ese crecimiento hasta el 4,4 %. Otros analistas son más pesimistas, como los expertos de Bloomberg Economics, que estiman que apenas se pasará del 2%. Hay que tener en cuenta que llueve sobre mojado y que los daños causados por la pandemia de covid en China se han añadido al impacto que tuvo en este país la crisis inmobiliaria mundial, tras el colapso de Evergrande y el efecto dominó que la caída de esta corporación tuvo sobre el sector, que ocupaba casi el 30% del PIB chino.

Si se confirmaran tales pronósticos, la economía de Estados Unidos crecería este año por encima de la de China por primera vez desde 1976 y rozaría el 3%. La economía estadounidense no solo no ha sido maltratada por la pandemia como la de su rival asiático, sino que incluso la guerra de Ucrania ha abierto nuevos sectores de negocio, como la venta del gas licuado estadounidense a los países europeos dependientes de los hidrocarburos rusos, o el importante negocio de las armas entregadas a Ucrania para hacer frente a Rusia. Los países de la OTAN están "donando" parte de su arsenal a los ucranianos para que resistan a los rusos y lo están supliendo con nuevo material estadounidense que, en buena parte, han de pagar.

China se encuentra ante una encrucijada: aliviar los confinamientos y restricciones al movimiento laboral o encerrarse aún más. En Shanghai se está reduciendo la presión de la pandemia, pero en Pekín suenan las alarmas ante un crecimiento de los casos. En estos momentos no parece posible compensar el desplome del yuan con políticas monetarias adecuadas, mantener la tolerancia cero con la enfermedad y, al tiempo, apuntalar el crecimiento. En tal situación, el horizonte de la recesión no parece tan lejano, alentada por la creciente brecha de desigualdad económica y social. La bajada de la tasa de natalidad también ofrece un negro panorama para una población necesitada de mucha mano de obra activa que genere los ya amenazados fondos de las pensiones.

Una de las máximas del pensamiento clásico chino apuesta por la búsqueda de oportunidades en los tiempos de crisis. La guerra de Ucrania y la pugna económica y de sanciones entre Occidente y Rusia llevará al desabastecimiento de gas y petróleo rusos en Europa y al trasvase de esos hidrocarburos a las industrias y hogares chinos. Ese trasiego, que ya se está produciendo y a precios muy bajos, permitirá alimentar las reservas estratégicas del que hoy día es el primer importador de crudo del mundo. Para el próximo invierno la economía del país asiático se verá con menos dificultades energéticas que sus competidores europeos y, de una forma u otra, podría revertir esta ventaja en los precios y en la producción industrial y tecnológica.

El problema aparece a la hora de garantizar a corto y medio plazo ese transporte de gas y petróleos rusos hasta el territorio chino. También es una dificultad la caída que en la demanda interna de hidrocarburos ha tenido la política de confinamiento estricto por la covid. Pero el mayor de los hándicaps reside en la propia estabilidad de una Rusia sometida al desgaste de la guerra y en los riesgos que podría correr la Administración de Vladímir Putin si se prolonga el conflicto. El eventual cambio de Gobierno en Rusia como resultado del conflicto ucraniano preocupa mucho en Pekín, que no quisiera ver repetida en su vecino del norte la experiencia del acercamiento ucraniano a un Occidente que mira con mucha avidez al patio trasero de China en el Pacífico.

madrid

28/05/2022 08:43

Juan Antonio Sanz

Información adicional

  • Autor:Juan Antonio Sanz
  • País:China
  • Región:Asia
  • Fuente:Público
Visto 188 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.