Trump desprecia a la OTAN y Alemania: empieza la seducción a Putin

Esta vez no fue con sus letales tuits, con los que tiene amedrentado al desfalleciente “México neoliberal itamita”, sino mediante sonoras entrevistas a dos medios conservadores muy bien seleccionados – The Times británico y el alemán Bild– que Trump sacudió el alicaído andamiaje europeo, a unos días de su juramento como presidente número 45 de Estados Unidos (EU), en franca decadencia doméstica y global.

Luego de que Marine Le Pen, puntera en la elección francesa, acudió a la Torre Trump en Nueva York, el casi presidente 45 de EU pronunció la oración fúnebre de la OTAN –a la que denostó de "obsoleta"–, conminó a otros países europeos a seguir el ejemplo del Brexit y criticó a la atribulada canciller alemana Angela Merkel por su "catastrófico error" de haber recibido a un millón de inmigrantes, mientras anhela establecer "buenos arreglos con Rusia" con el fin de “reducir el depósito de armas nucleares (https://goo.gl/Zj2lxO)”.

En contrapunto a su actitud hostil contra el “México neoliberal itamita”, Trump desea un tratado comercial expedito con Gran Bretaña (GB), lo cual expone la alianza sempiterna de EU y GB contra el ascenso alemán desde la Primera Guerra Mundial, que se prolongó 30 años después en la Segunda Guerra Mundial, y ahora prosigue contra la supremacía geoeconómica teutona.

Muy ingenua, Merkel nunca entendió la duplicidad de Obama, quien por un lado la engatusaba y por otro enviaba a su generador de caos regional y global, el israelí-húngaro-británico-estadunidense George Soros, a desestabilizar el euro y a minar por dentro las estructuras civilizatorias europeas mediante el flagelo migratorio, cuyos efectos deletéreos detectó mejor que nadie el premier de Hungría, Viktor Corban.

En Europa no ocultan su temor por la dislocación trasatlántica (https://goo.gl/PgI68B).

Trump no disimula que favorece la balcanización europea estilo Brexit. Ya en una ocasión preguntó a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, cuál sería el próximo país en abandonar la Unión Europea (UE).

Trump alega que EU pierde 800 mil millones de dólares al año en su comercio con la UE, un "vehículo de Alemania", a la que exige "reciprocidad" y con la que amaga una guerra comercial.

Sin la "obsoleta OTAN", Europa queda desamparada, sin cobertura nuclear y a merced del oso ruso.

GB, dotada de arsenales nucleares, ya no pertenece más a la EU desde el Brexit y sólo queda Francia con su disuasiva forcede frappe atómica.

Recuerdo que en una ocasión Newton Gingrich, a quien la revista Der Spiegel califica de "confidente" de Trump en su reciente entrevista, durante el proceso electoral consideró que una de las tres capitales de los países bálticos era un suburbio de San Petersburgo.

En su entrevista (https://goo.gl/1W8uS1), Gingrich fustiga a los apparatchiks de Bruselas que se volcaron insensatamente por Hillary.

Merkel se equivocó al apostar por Obama y luego, en forma impúdica, por la derrotada Hillary.

Más allá de las dos derrotas de Merkel en Siria y Ucrania, su peor error fue haber apostado por la agónica globalización financierista, en su desprecio a los nacionalismos –como el de Grecia, a la que humilló–, y en su postura soberbia durante el G-20 en la cumbre de 2014 en Brisbane (Australia), cuando fulminó contra el "anacronismo" del zar Vlady Putin y sus caducas "esferas de influencia" del siglo XIX.

El problema con la malhadada canciller Merkel radica en su rusofobia que heredó, comprensiblemente, cuando Alemania del Este estaba ocupada por la URSS, lo cual trasmutó en su insensato sometimiento a EU, en especial con Obama, que jugó doble con ella.

Merkel nunca se dio por enterada de la legendaria perfidia británica, que la empina por tercera vez en 103 años. ¿No hay geoestrategas en la admirable Alemania?

Breitbart, portavoz de Trump, lo enuncia sin tapujos: "Trump muestra su musculatura contra los pilares del orden de la posguerra", lo cual causó perplejidad, conmoción y rabia en Alemania, la UE y la OTAN (https://goo.gl/qpuaX4).

Sin gastos militares creíbles, la UE prosperó –llegó a ser la primera superpotencia geoeconómica global con la otrora divisa omnipotente, el euro, que hoy se ha derrumbado y cotiza a la par del dólar– gracias al paraguas nuclear de EU frente a la URSS y luego frente a su balcanizada sucesora Rusia.

Hoy Trump exige la retribución europea cuando EU se agobió con su despilfarro militar.

¿Qué tan tarde es para que la UE opere una "defensa común" que nunca le permitió EU?

El canciller galo, Jean-Marc Ayrault, apela al antídoto de la "unión" frente al Brexit y el trumpismo coligados, mientras Merkel considera que ahora “el destino europeo se encontraba en sus manos (https://goo.gl/PFHNSW)”.

Sahra Wagenknecht, líder de la oposición alemana del importante partido de izquierda Die Linke, se pronunció por la disolución de la OTAN y la creación de un "sistema colectivo de seguridad que incluya a Rusia", en entrevista al medio alemán Deutschlandfunk: "La OTAN se encuentra en una posible vía muerta", y remató que las declaraciones de Trump "divulgaron despiadadamente los errores y omisiones del gobierno federal de Alemania" (https://goo.gl/xP94qJ).

A menos que exista un futuro reparto del féretro de Europa entre EU y Rusia en aras del G-2, por lo pronto, un "sistema colectivo de seguridad" de ambos implícitamente los hermana militarmente en el teatro europeo extensivo hasta Medio Oriente.

The New York Times (NYT), que se volcó por Hillary, abulta lo que considera los aspectos negativos de Trump y dramatiza la "incertidumbre mundial" de los otrora aliados de EU (https://goo.gl/4cRvYO). Resalta más la negatividad del NYT, que se ha vuelto un vulgar vehículo de "propaganda negra" que niega el cambio del paradigma global cuando el acercamiento de Trump y Putin tanto en materia petrolera (vía Tillerson, de Exxon Mobil) como nuclear: desarme a cambio de levantar sanciones.

El probable acuerdo entre EU y Rusia define la piedra de toque de la nueva arquitectura global, sustentada por las armas nucleares, a la que se deberán adaptar los principales jugadores geopolíticos del planeta.

El asunto de China es diferente y merece tratamiento especial, cuando Rusia se volvió el centro del juego geoestratégico tripolar. Rusia se posiciona en relativa equidistancia de EU y China. Hoy Rusia opera todavía más cerca de China, mientras se acerca a EU, en la fase de Trump, ya sin la hostilidad de los Bush/Clinton y Obama.

A la inversa de Nixon/Kissinger en la década de los 70 –quienes cautivaron a China contra la ex URSS–, 46 años después Trump intenta seducir a Putin con todo incentivo para alejarlo de China.

El escollo de Trump contra China es que Xi estableció una "estratégica alianza", como la publicitan, con Putin, en la fase de resurrección de Rusia, y que se ignora si abarca el trascendental nivel militar nuclear.

A mi juicio, that is the name of the new game: a lo que el "mundo", en especial, los principales jugadores, se tendrá que ajustar y realinear ante la vertiginosa dinámica del nuevo orden geoestratégico tripolar y su tectónico cambio de paradigma.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Viernes, 11 Noviembre 2016 06:49

Momento histórico

Momento histórico

Este artículo surge a partir de la conmoción mundial en relación al triunfo de Donald Trump en EE.UU. Pretendemos abordar algunos puntos para tener una lectura geopolítica de un hecho que marca un antes y un después en el escenario global.
a) La población no vota sobre las expectivas del escenario internacional. Se valora el escenario interno, independientemente de las tergiversaciones que sobre ese plano puedan crear medios de comunicación y redes sociales. Los grandes conglomerados mediáticos del mundo, al igual que el sistema financiero internacional, esperaban otro resultado: el triunfo de Hillary Clinton. Lo mismo que sucedió en Colombia y en Gran Bretaña, con el plebiscito por la paz y el Brexit, respectivamente.


b) Trump ganó el voto de la clase obrera industrial, hablando contra los TLC. Este elemento fue el menos considerado por la mass media internacional: detrás del pirotécnico xenófobo también había un candidato que se dirigía a un sector desencantado por el “fin del sueño américano”, tras la crisis iniciada en 2008. No fue demasiado creativo: usó el mismo slogan que la dupla Reagan-Bush en 1980: “make America great again”, lo que también coincide con una visión de la inserción global de EE.UU. Pero así ganó en estados clave como Florida y Carolina del Norte, e industriales como Ohio, que incidieron en el resultado final. Tuvo una contundente votación en el interior del país, a contramano de los grandes centros urbanos que le dieron la espalda conociendo sus exabruptos.


c) Hay un debilitamiento de EE.UU. en el plano internacional. Trump ganó cuestionando el Nafta, acuerdo comercial firmado por Bill Clinton en 1994, junto a México y Canadá. También mostrándose contrario al TPP (Acuerdo Transpacífico) que Obama motorizó en detrimento de China. Su perspectiva, al menos discursiva, fue aislacionista. Estas dos variables pueden explicar la tranquilidad de Moscú y Beijing ante el nuevo escenario abierto, que confirma el debilitamiento del hegemón en declive. Rusia espera un debilitamiento de la estrategia intervencionista de EE.UU.: lee que la población le pidió a Trump que mire fronteras adentro y abandone aventuras como Libia y Siria, patrocinadas por la ex secretaria de Estado derrotada en las urnas.


d) América latina espera con incertidumbre. En nuestra región, algunas cancillerías –no particularmente las de gobiernos progresistas o de izquierda– jugaron todas sus fichas a un hipotético triunfo de Clinton. Hicieron lo que pedían las instituciones, la mass media y el sistema financiero internacional. También son perdedores en la contienda: llegaron tarde y se jugaron a fondo, algo que suele cobrarse (no en términos económicos, sino políticos). Un error garrafal en la diplomacia, que no es bueno naturalizar. Una de las incertidumbres reside en la normalización diplomática que Washington planificaba con La Habana bajo la capitanía del propio Obama: ¿qué sucederá con ese proceso?, ¿se amesetará?


e) Hay que volver a interpretar el escenario internacional. La elección de Trump abre paso a una lectura: detrás de los colapsos institucionales que se verifican en la Unión Europea y los EE.UU., la salida –parcial– parece venir de outsiders conservadores. Hay un déficit indudable en los contrapuntos, al menos electoralmente: a Corbyn no lo benefició el Brexit (aunque volvió a ganar la interna de su partido, con comodidad), a Podemos no lo benefició la elección 2016 en España (aunque el voto implícito del PSOE al gobierno de Rajoy lo para como única alternativa real), y las proyecciones de Melenchon en Francia de cara a las presidenciales 2017 parecen ser limitadas. Ni que hablar de Sanders, que tras una elección interna descomunal tuvo que dejar que Clinton sea quien enfrente al pirotécnico Trump, por la elección de los “superdelegados” (en detrimento de gran parte de la base demócrata, que acompañó con entusiasmo su intento de “revolución política”).


La “derecha” parece interpretar mejor que la “izquierda” la actual oleada, nutriéndose de lugares comunes y miedos (¿acaso el debate sobre los refugiados en la UE, donde Francisco tiene la posición más progresista contra los muros, es muy diferente a los exabruptos de Trump sobre México?) y también de ventajas objetivas (mayores recursos y pragmatismo). La tarea de las fuerzas nacional-populares, progresistas y de la izquierda de la región es interpretar el momento histórico que se abre tras esta elección, y proporcionar los mecanismos para hacer competitivas a las opciones que se proponen un orden alternativo, sin renunciar a las banderas de justicia social.


*Por Juan Manuel Karg, politólogo UBA / Analista Internacional / Investigador CCC.

Publicado enInternacional
EU sale de Turquía; Rusia llega a Irán; chinos en Siria, y Putin en Crimea

El naciente eje de Rusia/Turquía/Irán cobra forma en el teatro de batalla de los países que colindan con el "triángulo marítimo" del mar Mediterráneo/mar Negro/mar Caspio (http://goo.gl/qTURPv).

Los mares Negro y Caspio bañan con sus agitadas olas geopolíticas el incandescente pilar terrestre del Transcáucaso, que forma parte de los nuevos “Balcanes Euroasiáticos (http://goo.gl/nkxpca)” formulados por Zbigniew Brzezinski, ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama, con el fin de desestabilizar las entrañas islámicas del RIC (Rusia, India y China) mediante la añeja instrumentación yihadista sunita por la CIA desde hace 37 años (http://goo.gl/F0kghK).

Por la naturaleza propia de las cosas, como hubieran expresado los clásicos helénicos, hoy los actores en juego han desplegado en torno del "triángulo marítimo" una serie de dramáticos movimientos tácticos en una sola semana cuando resaltan cuatro hechos superlativos que pueden ser calificados de game changers (puntos de inflexión) en el tablero de ajedrez regional: 1) retiro de las 90 bombas nucleares de EU/OTAN de la base Incirlik, en Turquía, para ser reinstaladas en Rumania; 2) utilización espectacular de los estratégicos aviones rusos Tu-22M3, de uso dual (nuclear y convencional), en la base aérea de Hamadan en Irán, con el fin de bombardear específicamente a sus enemigos comunes: los yihadistas sunitas; 3) visita sorprendente de militares chinos a Siria para apuntalar al régimen de Bashar Assad, y 4) inusitado arribo del zar Vlady Putin a Crimea, en el corazón del mar Negro, en medio del recalentamiento del contencioso ucraniano y su región rusófila del Donbas.

¿El precipitado retiro de las ominosas 90 bombas nucleares de EU/OTAN en Incirlik (http://goo.gl/WmuZP0) fue el catalizador de las otras tres jugadas operadas por rusos, iraníes y chinos, con la tácita connivencia y conveniencia de los turcos?

Lo más relevante es el estridente silencio de los usualmente cacofónicos multimedia "occidentales", con excepción singular de la prensa israelí que externa su preocupación, sobre los evocados cuatro movimientos.

La visita del sultán Erdogan a San Petersburgo, ciudad natal del zar Putin, rinde sus frutos y se puede conjeturar que el forzado retiro de las 90 bombas nucleares forma parte de una mayor coordinación del nuevo eje Rusia/Turquía/Irán que obliga a la dupla EU/OTAN a replegarse a Rumania –que forma parte de los "grandes Balcanes" y sus volcanes geopolíticos– cuando Obama ya había avanzado sus piezas misilísticas de su ajedrez nuclear en los países Bálticos y Polonia con el fin de asfixiar a Rusia.

En sincronía al retiro de las 90 bombas nucleares de EU/OTAN en Incirlik, se insinúa que su lugar puede ser sustituido por los aviones estratégicos de Rusia, mientras se decide la "batalla del destino" de Siria en la crucial guerra por la captura de Alepo, que constituye el barómetro y la prueba de fuego del nuevo eje Rusia/Turquía/Irán.

Ahora Pekín se coloca en el asiento trasero conducido por Rusia en Siria, donde llegó una importante delegación militar del Ejército de Liberación Popular (ELP) de China con el fin de detener el retorno subversivo de uigures yihadistas a la región autónoma islámica de Xinjiang (http://goo.gl/fVT4Kr).

Zhao Weiming, de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai, comentó que se trata de una respuesta, en la esfera de influencia de Washington en Medio Oriente, a la interferencia militar de EU en el patio trasero de China: el mar del Sur de China. Tampoco China tiene la intención de "ofender (sic) a los países árabes predominantemente sunitas encabezados por Arabia Saudita".

Un año atrás, el almirante chino Sun Jianguo, vicejefe del estado mayor del EPL, había visitado Irán con el fin de profundizar los lazos bilaterales militares (http://goo.gl/ZWclJ4).

Era cuestión de tiempo la consolidación de la coalición "C4+1" –Irán/Irak/alawitas de Siria/Hezbolá libanés más Rusia (http://goo.gl/4PEZUY)–, a la que se puede sumar la sunita Turquía en su fase de posgolpe y de su colisión con EU y la OTAN.

Después de 70 años (¡supersic!), Moscú regresa militarmente a Irán, ahora a la base área de Hamadán, donde serán colocados los antimisiles de ensueño S-300 recientemente entregados a Teherán con el fin de proteger tanto los aviones de Rusia como el cielo persa a un ataque artero de Israel (http://goo.gl/so9ah3).

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, arremetió contra la OTAN, de la que es miembro prominente Turquía, por no cooperar en materia de "transferencia de tecnología e inversiones conjuntas", lo cual orilla a Ankara a considerar establecer lazos militares con Rusia. Muy severo, Cavusoglu fustigó que "Occidente" maltrata a Turquía y a Rusia como “países de segunda clase (https://goo.gl/NyU7W6)”.

Quedan atrás el derribo del avión ruso y la acerba crítica de Erdogan de que el "mar Negro" era un "lago ruso". Hoy Turquía hasta se aleja en forma asombrosa de la política de "Occidente" en Ucrania.

Es cuestión de tiempo la ruptura de Turquía con la OTAN y su simultánea incorporación al Grupo de Shanghai, que encabezan China y Rusia, como refiere Michael Maloof, prominente ex funcionario del Pentágono: "El presidente turco Erdogan ha renunciado básicamente a la OTAN y aún a la Unión Europea y voltea a ver a Oriente", para conectarse, a mi juicio, con los pueblos túrquicos desde el desierto de Gobi hasta el Transcáucaso.

Según Maloof, "Rusia busca la ayuda de Turquía para contener y controlar a los sunitas islámicos, a los yihadistas sunitas en Siria, pero también para convertirse en una influencia regional" en Medio Oriente.

Turquía, Irán, Pakistán e India anhelan integrarse al Grupo de Shanghai, que ha evolucionado desde su matriz geoeconómica a una agrupación "contraterrorista".

Maloof acepta que EU "está quedando fuera de Medio Oriente", en referencia a su papel en Siria, donde, después de la guerra, el presidente sirio ha prometido gratificar a Rusia, Irán y China con el gran negocio de su reconstrucción (https://goo.gl/SKlgoP).

Mientras la flota rusa lanzaba desde el mar Mediterráneo los célebres misiles crucero Kalibr contra objetivos yihadistas y colocaba otros misiles en el mar Caspio, el zar Putin se apersonó en Crimea en medio de notables "juegos de guerra" de gran envergadura en el mar Negro.

¿Espera el presidente ruso una réplica de EU mediante su aliado rusófobo de Kiev, que se ha puesto muy nervioso?

Obama sigue jugando golf en sus vacaciones en Martha’s Vineyard a menos de tres meses de la crucial elección presidencial de su sucesor(a), a quien legará el caos global que sembró en su confrontación dual contra Rusia y China.

El empantanamiento de la ex URSS en su fallida guerra de Afganistán, que llevó a su implosión, impidió su salida a los mares calientes.

Hoy, 37 años más tarde, Rusia consigue salir doblemente a los mares calientes: con su conexión al mar Mediterráneo, afianzada mediante su reconciliación con Turquía (sumada de las bases rusas en Siria), y ahora con Irán, que le puede brindar una salida superestratégica al océano Índico.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
Rajoy pide ayuda para evitar una nueva elección
España lleva sin gobierno desde diciembre, cuando los partidos no llegaron a un acuerdo para formar gobierno. En junio hubo nuevas elecciones, en las que el PP salió primero pero sin alcanzar la cantidad de votos para gobernar sin alianzas.

 

 

 

Mariano Rajoy pidió ayer al resto de las fuerzas políticas españolas un esfuerzo de sensatez y sentido común para poder formar gobierno antes de agosto y garantizar una estabilidad que no logra consolidarse después de dos elecciones generales en seis meses.


“Llevamos un año sin presentar proyectos de ley en las cortes, hay muchas directivas comunitarias que tenemos que aprobar, hay que hacerlo con la mayor rapidez posible’’, indicó Rajoy a los periodistas. El presidente en funciones, que fue al Congreso a entregar su credencial como diputado, aseguró que el Partido Popular, ganador de los comicios del 26 de junio, hará todo lo que esté en sus manos para evitar unos terceros comicios. “Nadie en su sano juicio quiere eso. La rapidez es capital”, insistió y advirtió que una nueva convocatoria a las urnas no sólo supondría graves riesgos para la economía, sino que también causaría mucho daño a la credibilidad de España en el exterior.


Rajoy además instó a no perder el tiempo cuando hay que tomar decisiones importantes para el país, como la aprobación del techo de gasto y la elaboración de los presupuestos generales del Estado 2017, que deben aprobarse en Consejo de Ministros a finales de septiembre como muy tarde. El conservador español se basó en las nuevas exigencias fiscales de la Unión Europea (UE) y las inminentes negociaciones con el Reino Unido tras el Brexit para reclamar que el gobierno se forme apenas se constituyan las cortes, el 19 de julio. “Debe ser un gobierno con la mayor estabilidad posible. Un gobierno que pueda gobernar”, agregó el presidente.


El PP carece de las bancas requeridas para gobernar solo, y Rajoy ya inició el proceso de negociaciones. Anteayer se reunió con Coalición Canaria, y ayer con el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y la Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). A los conservadores españoles les queda la opción de negociar con el liberal Ciudadanos, el PNV y la pequeña formación canaria, que sólo tiene un escaño en el Congreso, pero en esa fórmula les faltaría un voto y tendrían que intentar un gobierno en minoría. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo estar dispuesto a ser parte de una oposición responsable, aun cuando dejó abierta la puerta a negociar con Rajoy. “No puede haber bloqueo de legislatura’’, dijo Rivera.


Los nacionalistas vascos no cierran la puerta, pero de momento niegan el apoyo al líder del PP en espera de ver qué decide el Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, el segundo tras el de Rajoy en las pasadas elecciones. Los cinco votos de los vascos podrían ser indispensables si el PSOE mantiene su negativa a permitir, siquiera con la abstención de algunos de sus diputados, la investidura de Rajoy.


La urgencia del presidente fue compartida por Felipe González, el ex jefe de Gobierno español socialista (1982-1996) y aún influyente, quien ayer instó a su partido, el PSOE, a negociar con Rajoy para destrabar la parálisis política. “En esta situación, la solución de que haya una investidura para España pasa por un gobierno del PP o encabezado por el PP’’, escribió González en un artículo publicado por el diario El País. “El PSOE debe ocupar su sitio en una oposición responsable’’, señaló González, que sentó su posición dos días antes de que se reuniera la directiva del PSOE para tomar una decisión con respecto al rumbo a seguir.


Por su lado, los socialistas celebran este sábado una primera reunión para fijar su postura oficial, que nadie duda de que será de rechazo, aunque no se descarta que haya otra más adelante en la que decidan permitir “in extremis” un segundo mandato a Rajoy. Los 85 diputados socialistas serán claves en el proceso, ya que tienen la capacidad tanto de bloquear la investidura de Rajoy como de permitirle formar un gobierno en minoría. “Hay que respetar los tiempos y la autonomía del Partido Socialista’’, dijo ayer la vicesecretaria de Programas del PP, Andrea Levy, en referencia al hecho de que Rajoy aún no ha tocado la puerta del PSOE, para darles tiempo a que sostengan su reunión. “Una abstención nuestra no es fácil de justificar. Tiene que quedar claro que no hay otra opción. Lo normal es que al final gobierne Rajoy con nuestra abstención’’, explicó tras las elecciones un alto responsable socialista. “El problema de Rajoy es que le van a pedir deshacer todo lo que ha hecho durante su mandato, en materia de educación, legislación laboral, presupuestaria. Y si Rajoy consigue regresar a La Moncloa en minoría, este gobierno nace muerto, ya que tendrá que enfrentarse a un parlamento que le hará la vida imposible”, estimó Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III, de Madrid.


El líder del PP no quiso especular sobre la posición que pueda adoptar el PSOE y se limitó a decir que su secretario general, Pedro Sánchez, aún no se la ha comunicado. Tampoco adelantó cuándo se reunirá con Sánchez o con el líder del liberal Ciudadanos, Albert Rivera, e insistió en que su deseo es entrevistarse con todos los que quieran hablar con él. “Donde quieran, el día que quieran y a la hora que quieran”, subrayó, precisando que las reuniones serán públicas o privadas, según lo pidan sus interlocutores. Pero en todo caso, Rajoy insistió en los peligros económicos para el país de prolongar la incertidumbre. “Sería un disparate que después de dos elecciones tengamos que repetirlas en noviembre y tener el país parado todo este tiempo’’, señaló.


España lleva sin gobierno desde los comicios del 20 de diciembre, tras los cuales los partidos fueron incapaces de llegar a un acuerdo para formar Ejecutivo y obligaron a los ciudadanos a volver a las urnas el 26 de junio.

Publicado enInternacional
Página 4 de 4