El gobierno de Biden confirmó la exclusión de Cuba y Venezuela.

El coordinador del evento, Kevin O'Reilly, explicó la decisión de Biden ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

EE.UU. confirmó este jueves que no ha invitado a Venezuela ni a Nicaragua a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en junio en Los Ángeles, y se mostró más ambiguo sobre Cuba al señalar que "todavía" no ha cursado una convocatoria para este país. El coordinador de la Cumbre de las Américas, Kevin O'Reilly, compareció este jueves ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, donde a preguntas del legislador Marco Rubio, de origen cubano, ratificó que ninguno de esos países ha sido invitado por el momento, aunque fue tajante con que ni Venezuela ni Nicaragua lo serán.

Respuesta ambigua

"¿Hemos invitado a alguien del régimen cubano a tomar parte en la cumbre?", interrogó Rubio, a lo que el funcionario del Departamento de Estado contestó que esta decisión corresponde a la Casa Blanca. Presionado por el senador sobre si eso significa que todavía no se ha invitado a Cuba, O'Reilly insistió en que se trata de algo que tiene que decidir a la Casa Blanca, a lo que Rubio volvió a preguntar si desde allí se ha hecho una convocatoria para la isla caribeña. "Bajo mi conocimiento, no", indicó O'Reilly, quien agregó que EE.UU. ha invitado a representantes de la sociedad civil de Cuba. O'Reilly explicó que el Gobierno de EE.UU. quiere "tener una amplia participación de la sociedad civil de cada país donde los autoritarios, los dictadores, busquen terminar con el debate público". 

Sea o no invitada finalmente, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, expresó este miércoles que "en ningún caso" asistirá a la cita. “Se sabe que el gobierno de Estados Unidos concibió desde un inicio que la Cumbre de las Américas no fuera inclusiva. Era su intención excluir a varios países, entre ellos #Cuba, a pesar del fuerte reclamo regional a que se le pusiera fin a las exclusiones”, tuiteó el mandatario. “Agradecemos la valiente y digna posición de los países que han levantado su voz contra las exclusiones. Compartimos la posición de los líderes de la región que han reclamado con firmeza que todos tienen que ser invitados en pie de igualdad. Puedo asegurar que en ningún caso asistiré”.

Ortega y Maduro

Acto seguido, Rubio preguntó sobre si EE.UU. ha invitado a la cumbre al "régimen" de Nicolás Maduro o a cualquiera de sus representantes, ante lo que el coordinador de este encuentro dijo que "absolutamente no". "No los reconocemos como un Gobierno soberano", zanjó O'Reilly. En respuesta a una cuestión similar sobre si se ha invitado al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, O'Reilly contestó con un "no" rotundo.

Respecto a la oposición venezolana, el funcionario afirmó que EE.UU. reconoce a Juan Guaidó "como el presidente interino legítimo de Venezuela" y añadió que están en "discusiones constantes" con el "Gobierno transitorio" venezolano sobre cómo pueden participar y colaborar en la cumbre. Ante la pregunta de Rubio, O'Reilly indicó que le corresponde a la Casa Blanca cursar esa invitación y que esta por el momento no se ha enviado.

Exclusiones criticadas

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que este viernes definirá su asistencia a la Cumbre de las Américas ante la exclusión de Nicaragua y Venezuela a la cita que se celebrará en junio en Estados Unidos. López Obrador condicionó su asistencia a que la Casa Blanca invite a todos los países de la región, incluyendo a Cuba, Nicaragua y Venezuela, a la cumbre.

Bolivia, Guatemala y naciones de la Comunidad del Caribe (Caricom) han secundado la postura de México, mientras que países como Argentina, Honduras y Chile han criticado la postura estadounidense, aunque sus presidentes asistirán a la reunión. Durante la audiencia, Rubio se interesó por la postura de México y O'Reilly subrayó que están manteniendo discusiones con el Ejecutivo de ese país y todos los Gobiernos de la región sobre "la organización y la estructura del debate". Si no asiste, López Obrador enviaría a su canciller Marcelo Ebrard.

En la página web del Departamento de Estado el gobierno de Joe Biden se refiere a la cumbre de la siguiente manera: "Estados Unidos desarrolló el lema de la Novena Cumbre ”Construyendo un futuro sostenible, resiliente y equitativo” con gobiernos, la sociedad civil y el sector privado en la región, así como con las trece organizaciones internacionales que conforman el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC) y que apoyan el proceso de la misma.

Gira de Dodd

Por su parte presidente argentino Alberto Fernández pronunció este jueves un discurso  en el que cuestionó los bloqueos y sanciones económicas a Cuba y Venezuela, horas antes de reunirse con el exsenador Christopher Dodd, enviado de por Biden a los países del Cono Sur para promover la cumbre. Fernández habló ante una platea integrada por ministros de Educación de América Latina y el Caribe, que se reunieron en la Cancillería, luego de que la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, confirmara la presencia del mandatario argentino en la cumbre de Los Angeles. 

"En nuestro continente tenemos un país que lleva bloqueado seis décadas y sobrevive como puede. Deberíamos estar muy avergonzados de que eso pase en nuestro continente. Hay otro país que hace cinco años está bloqueado y fue bloqueado en plena pandemia, cuando la solidaridad era más importante que nunca," dijo Fernández.

Publicado enInternacional
Rusia busca sofocar la resistencia en el este de Ucrania en el inicio del cuarto mes de guerra

"No perseguimos ningún plazo. Todos los objetivos fijados por el presidente Vladimir Putin se cumplirán", aseguró Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad rusa.

 

Rusia intensificó este martes su ofensiva contra los últimos focos de resistencia en la región ucraniana de Lugansk, en la cuenca esteña del Donbass, y se dijo determinada a alcanzar todos sus "objetivos" en una guerra que entró en su cuarto mes. Ucrania consiguió alejar a las fuerzas invasoras de Kiev y Jarkov, pero reconoce "dificultades" para contener la ofensiva en el Donbass, que incluye las regiones de Lugansk y Donetsk, ya parcialmente controladas desde 2014 por los separatistas prorrusos.

"No perseguimos ningún plazo. Todos los objetivos fijados por el presidente Vladimir Putin se cumplirán. No puede ser de otra manera porque la verdad, incluida la verdad histórica, está de nuestra parte", aseguró Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad rusa. Después de un primer mes de ofensiva relámpago, la "operación militar especial" rusa en Ucrania se ha caracterizado más por los repliegues rusos del norte de Kiev y las afueras de Jarkov que por victorias de renombre.

El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, expresó que Moscú "continuará con la operación militar especial hasta que se cumplan todos sus objetivos, poco importa la enorme ayuda occidental al régimen de Kiev ni la presión sin precedentes de las sanciones" aplicadas contra su país. El lunes el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, había advertido: "Las próximas semanas de guerra serán difíciles".

Lugansk en la mira

Las tropas rusas centran actualmente su ataque en Lugansk, un bastión de resistencia en el este, y tratan de rodear las ciudades vecinas de Severodonetsk y Lysychansk. El ministerio de Defensa ucraniano reportó combates encarnizados muy cerca de esas dos ciudades, a unos 100 kilómetros al noroeste de Lugansk, en las localidades de Popasna y Bajmut. En las últimas horas, fuertes bombardeos destruyeron escuelas y afectaron a refinerías y plantas químicas en la región que se considera el motor industrial de Ucrania.

Aunque los bombardeos son constantes, muchos habitantes se niegan a partir. "La gente no se quiere marchar", lamentó el vicealcalde de Bajmut, Maxim Sutkoviy, frente a un ómnibus medio vacío previsto para alejar a los civiles de los combates. La ciudad de Severodonetsk es bombardeada "las 24 horas del día" por los rusos, que "utilizan la táctica de tierra arrasada", afirmó el gobernador de Lugansk, Sergei Gaidai, al reportar cuatro muertos en un bombardeo.

Afianzar el control en el este

El alcalde de Mariupol, Vadim Boichenko, acusó a las "fuerzas de ocupación rusas" de comportarse como un "Estado terrorista", en una intervención virtual ante Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Después de la caída de Mariupol, Severodonetsk supondría un valioso trofeo de guerra para Moscú en el Donbass.

Rusia afianzaría de esa manera su control del este, luego de establecer el nexo terrestre entre el Donbass y la península de Crimea, anexionada en 2014.  El primer paso para lograrlo, en los primeros días de la guerra, fue la captura de Jersón, en el sur de Ucrania y al norte de Crimea. 

El frente meridional parece actualmente estable, aunque los ucranianos informaron de un "avance" de sus divisiones "en dirección a Jersón, a través de la región de Mikolaiv". En Jarkov el metro volvió a funcionar, después de servir durante semanas de refugio antiaéreo y donde todavía se siguen alojando numerosos desplazados.

En la madrugada del martes tres misiles rusos Iskander impactaron cerca de Jarkov, la segunda mayor del país, ocasionando importantes daños en una estación eléctrica aunque sin provocar víctimas. Los Iskander son misiles de crucero supersónicos con un alcance que según algunas fuentes puede llegar a los quinientos kilómetros, que tienen una alta precisión y pueden superar defensas antiaéreas.

En paralelo, los rusos aseguraron haber destruido con misiles lanzados desde el aire un gran almacén de proyectiles de 155 milímetros para obuses estadounidenses M-777, conocidos como Howitzer. En su parte bélico matutino, el vocero del ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, señaló que el ataque ruso se produjo en Rozdolivka, en el Donbass.

En tres meses miles de personas, civiles y militares, murieron sin que haya un balance preciso de víctimas. Solo en Mariupol las autoridades calculan 20 mil muertos. El despacho de la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, denunció que 234 niños han muerto y que 433 sufrieron heridas heridos a lo largo del conflicto, mientras que el Kremlin admite "pérdidas importantes".

Ucrania sigue exigiendo más armamento

Mientras el combate en el terreno parece no tener fin, el gobierno ucraniano urge a los países occidentales a enviarle más armas. Entre el material entregado hasta el momento figura el sistema lanzamisiles antibuques Harpoon prometido por Dinamarca, que podría ayudar a Ucrania a romper el bloqueo frente a naval ruso frente al puerto de Odessa, en el mar Negro. Dicho bloqueo paraliza la exportación de millones de toneladas de trigo, con temores de que genere una crisis alimentaria mundial.

La guerra en Ucrania disparó los precios de la energía y está trazando nuevas fronteras en el mapa de seguridad en Europa, después de que Suecia y Finlandia, dos países tradicionalmente no alineados militarmente, presentaran sus candidaturas de adhesión a la OTAN.

25 de mayo de 2022

Publicado enInternacional
Llama EU a prepararse para nuevas formas de combate

Washington. El general del ejército estadunidense, Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, llamó este sábado a la nueva generación de soldados del ejército a prepararse para pelear guerras futuras que pudieran parecerse muy poco a las confrontaciones armadas de hoy.

Milley pintó un panorama sombrío de un mundo que se vuelve más inestable, con grandes potencias determinadas en cambiar el orden global. Dijo a los cadetes que se graduaban de la Academia Militar West Point que ellos tendrán la responsabilidad de asegurarse de que Estados Unidos esté listo.

"El mundo al que ingresan tiene las características para un conflicto internacional significativo entre grandes potencias y esa posibilidad está aumentando, no decreciendo", expuso Milley a los cadetes.

“Cualquier ventaja que nosotros, Estados Unidos, disfrutamos militarmente en los pasados 70 años se está reduciendo rápidamente y el país será –de hecho, está siendo–retado en todos los dominios de la guerra, el espacio, el mar, el aire y, por supuesto, en tierra”.

Advirtió que Washington ya no detenta más la superioridad mundial indiscutida. En lugar de ello, está a prueba en Europa por la agresión rusa, en Asia por el espectacular crecimiento económico y militar de China y las amenazas nuclear y de misiles de Corea del Norte, y en Medio Oriente y África por la inestabilidad causada por terroristas”.

Trazando paralelos con lo que funcionarios militares ven en la invasión rusa de Ucrania, Milley señaló que la guerra del futuro será altamente compleja, con enemigos elusivos y una confrontación urbana que requiere armamento preciso de largo alcance y nuevas tecnologías.

Estados Unidos ha estado enviando nuevos drones de alta tecnología y armamento diverso a las fuerzas armadas ucranias, en algunos casos equipo que está apenas en fases iniciales de prototipo.

Armas como los Switchblade, unos pequeños aviones teledirigidos lanzados desde el hombro, son usados contra los rusos, aunque están en proceso de evolución, proveen no sólo de capacidad de reconocimiento, sino también de ataque, al disponer de una carga explosiva en su fuselaje.

Al cambiar la guerra en Ucrania, de la infructuosa batalla rusa para tomar Kiev a una urbana para tomar ciudades en la región oriental del Donbás, también ha cambiado el tipo de armamento necesario.

Publicado enInternacional
Lunes, 23 Mayo 2022 05:52

¿Se está cayendo el sistema?

Protesta estudiantil realizada la semana pasada en Nueva York contra la posible anulación de la ley que garantiza el derecho al aborto en Estados Unidos. Cuando las mayorías desean derecho a la salud (incluida la interrupción del embarazo), educación, vivienda, salarios dignos, respeto a las libertades civiles y una reforma migratoria, y la cúpula sencillamente no cumple, o no responde, difícilmente se puede hablar de que en un país existe un sistema democrático.Foto Afp

 Cuando el país más poderoso y rico del mundo, con la economía más grande y las fuerzas militares más potentes, anuncia que enfrenta una grave emergencia en la que el comandante en jefe invoca la Ley de Producción de Defensa (que otorga poderes de emergencia para obligar la fabricación de productos esenciales) y anuncia la Operación Vuela Fórmula con el fin de usar aviones federales para obtener productos en el extranjero, uno supone que es un problema existencial. Pero cuando resulta que todo esto es porque de repente hay una carencia de fórmula para bebés, es señal de que algo anda muy mal.

Cuando se revela que la esposa de Clarence Thomas, uno de los nueve integrantes de la Suprema Corte, participó directamente en los esfuerzos para fomentar un golpe de Estado e intentar anular el voto presidencial, y su marido pretende que puede ser "imparcial" al evaluar casos relacionados al proceso electoral, es otra señal de que algo está muy mal.

Que los multimillonarios ejercen su enorme poder financiero para definir elecciones, y sus gastos millonarios en campañas electorales son oficialmente consideradas como "libertad de expresión", fue calificado por el ex presidente Jimmy Carter, desde hace siete años, como un Estados Unidos convertido en "una oligarquía con soborno político ilimitado", y las cosas se han deteriorado desde entonces. El ex secretario del Trabajo y profesor de políticas públicas en la Universidad de California Robert Reich afirmó recientemente que Estados Unidos se presenta como el faro de la democracia en contraste con las autocracias de China y Rusia, "pero la democracia estadunidense está en peligro de sucumbir al mismo tipo de economías oligárquicas y nacionalismo racista que prospera en ambos esos poderes".

A la vez, mientras el presidente y su secretario de Estado y los líderes legislativos insisten en que son los guardianes del derecho internacional y como jueces supranacionales advierten que los responsables de cometer crímenes de guerra serán obligados a rendir cuentas, el subconsciente de la cúpula política estadunidense los traiciona en maneras que hubieran divertido a Freud. El miércoles pasado el ex presidente George W. Bush, en un discurso en su centro presidencial en Dallas, declaró que "fue la decisión de un hombre lanzar una invasión totalmente injustificada y brutal a Irak", y de inmediato corrigió, y dijo que se estaba refiriendo a Putin y su invasión a Ucrania pero, con risitas, después dijo, casi susurrando, “Irak también, de todas maneras…” antes de continuar. Su ex secretaria de Estado Condoleezza Rice ya había afirmado en una entrevista a finales de febrero, en referencia a Rusia, que la invasión de una nación soberana es un crimen de guerra, sin titubear ni corregir, mostrando su increíble incapacidad, como el resto de la cúpula estadunidense, de reconocer su hipocresía.

Cuando una invitación de la Casa Blanca a mandatarios en América Latina y el Caribe ya no obliga a todos a presentarse en la fiesta para la foto hemisférica con el estadunidense al centro, algo ha cambiado en su patio trasero (aunque diga muy amablemente que ya lo considera como jardín al frente de su mansión), otra señal aún no percibida por ellos de que no les va bien.

Cuando las mayorías desean derechos a la salud (incluido el aborto), educación, vivienda, salarios dignos, respeto a las libertades civiles y una reforma migratoria, y la cúpula sencillamente no cumple, o no responde, ¿eso se puede llamar un sistema democrático?

Vale preguntar ante todo esto si tal vez Estados Unidos no debería ser invitado a la próxima Cumbre de las Américas hasta que resuelva sus tendencias autocráticas, logre garantizar el sufragio efectivo y hacer que los responsables de minar derechos y libertades civiles y de cometer crímenes de guerra sean enjuiciados y rindan cuentas tanto a su propio pueblo como a la comunidad internacional.

Hay muchas señales de que a Estados Unidos se le está cayendo el sistema.

Stevie Wonder, Blowin’ in the Wind. https://www.youtube.com/watch?v=y8q1I9f1l4U

Rising Appalachia. Resilient. https://www.youtube.com/watch?v=tx17RvPMaQ8

Publicado enInternacional
Biden firmó el paquete de ayuda militar a Ucrania.. Imagen: AFP

Rusia contestó prohibiendo la entrada a Biden y otros 962 ciudadanos estadounidenses mientras continúa con su ofensiva en la región de Lugansk, este de Ucrania.

Mientras continúa la ofensiva rusa en el este de Ucrania, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó este sábado un proyecto de ley de 40.000 millones de dólares destinado a garantizar el suministro de armas y apoyo económico para el gobierno de Kiev, anunció la Casa Blanca.

Biden firmó el texto -aprobado antes por el Congreso- durante su visita a Corea del Sur, su primer viaje a Asia como presidente. La ayuda, que será canalizada en los próximos cinco meses, incluye un presupuesto de 6.000 millones de dólares para que Ucrania se equipe de vehículos blindados y defensa antiaérea.

Agradecimiento

En Twitter, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, agradeció a su homólogo estadounidense la ayuda. "El apoyo del poder ejecutivo (de Estados Unidos), del presidente Biden y del pueblo estadounidense a la lucha (de Ucrania) contra el agresor ruso es crucial", añadió, utilizando el ícono de las banderas en lugar de nombres de países. "Esperamos esta nueva e importante ayuda. Se necesita ahora más que nunca", añadió, en un tuit publicado en inglés y ucraniano.

Los países occidentales han suministrado armas y apoyo financiero a Ucrania para la guerra contra Rusia. El 13 de mayo, la Unión Europea (UE) anunció que daría una ayuda militar adicional de 500 millones de euros (unos 530 millones de dólares) a Ucrania en ayuda militar. Esto supone "un total de 2.000 millones de euros" (unos 2.100 millones de dólares) desde el inicio de la guerra, según el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

Sin embargo Zelenski volvió a pedir armas a la comunidad internacional este sábado. "Necesitamos blindados. No voy a decir qué blindados necesitamos concretamente. Seré franco: necesitamos de todo tipo", dijo en Kiev, en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro portugués, António Costa.

El mandatario dijo espera que la segunda reunión virtual del grupo de contacto militar para Ucrania, que se celebrará el próximo lunes con la participación de los ministros de Defensa de más de 40 países, decida sobre la entrega al Ejército ucraniano de "sistemas de misiles estadounidenses MLRS". El M270 MLRS es un lancohetes múltiple autopropulsado y blindado, cuyos proyectiles, dependiendo del tipo, puede tener un alcance de hasta 300 kilómetros. Según Zelenski, este tipo de armamento es clave para expulsar a las tropas rusas del territorio de Ucrania.

De ahí que una de las tareas que se ha impuesto Rusia sea interceptar en territorio ucraniano los envíos de equipo militar occidental que llegan a través de Polonia. Este sábado, el Ministerio de Defensa de Rusia anunció este sábado que destruyó con misiles de crucero "Kalibr" una importante partida de armamento occidental destinado a las fuerzas ucranianas que combaten en el este de Ucrania, en la zona conocida como Donbás. Según el portavoz castrense ruso, Ígor Konashénkov, el cargamento militar, procedente de Estado Unidos y países europeos, fue interceptado y destruido junto a la estación ferroviaria de Malín, unos 100 kilómetros al noroeste de Kiev.

Entrada prohibida

Poco después de que Washington informase de la promulgación del paquete de ayuda, Rusia prohibió la entrada a su país a Biden y a otros 962 ciudadanos estadounidenses en respuesta a la sanciones de EEUU Moscú por la llamada "operación militar especial" en Ucrania. Biden figura en la lista, ordenada alfabéticamente en ruso, con el número 31, seguido de su hijo Hunter. Entre los altos cargos estadounidenses sancionados se encuentran, entre otros, el secretario de Estado, Antony Blinken, el titular de Defensa, Lloy Austin, y el director de la CIA, William Burns. También se le prohibió la entrada en país al actor Morgan Freeman, quien en 2017 grabó un vídeo en el que acusó a Rusia de complotar contra Estados Unidos. 

La batalla de Lugansk

Mientras tanto, tras clamar victoria en Mariúpol, en el sur de la región de Donetsk, Rusia prosiguió  su ofensiva para hacerse con el control de la totalidad de la región Lugansk, en el este Ucrania, donde avanza palmo a palmo pese a la encarnizada resistencia ucraniana. "El duro sino de la región de Lugansk es no dar a los rusos seguir avanzando", escribió en Telegram el jefe de la administración regional ucraniana, Serguéi Gaidái, quien informó que se libra combates en las afueras de Severodoneks.

Añadió que esa ciudad esta siendo destruida por las fuerzas rusas de la misma manera que lo fue Mariúpol, donde este viernes se rindieron tras varias semanas de asedio los últimos combatientes ucranianos atrincherados en la acería Azovstal. Severodonetsk es una las pocas localidades de la región de Lugansk que permanecen bajo el control de las tropas ucranianas. "Para este momento cerca del 10 por ciento de la región de Lugansk se encuentra bajo en control de Ucrania. No se puede decir dónde la situación es más complicada, porque todo el territorio de la región está bajo fuego. Todo, sin excepción", declaró Gaidái.

El foco de las acciones de combate se encuentra en el norte de la región de Lugansk, en la línea entre las ciudades de Séverdonetsk y Lisihansk, que según los expertos militares es la puerta para acceder al norte de la región de Donetsk. En caso de que las tropas rusas rompieran las defensa ucranianas en ese sector podrían intentar cercar a la importante agrupación militar que Ucrania mantiene en Kramatorsk, su principal bastión en la vecina región.

Sin embargo, Gaidai desestimó las declaraciones que hizo este viernes el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, acerca de que la "liberación de república popular de Lugansk concluirá próximamente", y aseguró que Rusia teme una contraofensiva ucraniana una vez que el Ejército de Ucrania reciba la cantidad suficiente de armamento occidental.

Publicado enInternacional
Lucha contra un incendio atribuido a los efectos del cambio climático, el miércoles en Laguna Niguel, California.Foto Ap

Esta semana, la Organización Meteorológica Mundial advirtió que el mundo tiene una probabilidad de 50 por ciento de tener un calentamiento de 1.5 grados por encima de los niveles preindustriales en los próximos cinco años. Incluso quienes suelen ver el vaso medio lleno tienden a estar de acuerdo en que los esfuerzos realizados hasta ahora por los gobiernos nacionales para combatir la crisis del clima, aunque significativos en algunos aspectos, no son suficientes. De hecho, la economía global continúa dependiendo exclusivamente de los combustibles fósiles, los cuales aún suministran 80 por ciento de la oferta energética.

Las advertencias sobre una catástrofe climática incluidas en los segmentos segundo y tercero de la más reciente revisión del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) de Naciones Unidas, emitidos el 28 de febrero y 4 de abril de 2022, respectivamente, fueron pasadas por alto enteramente entre la guerra de Ucrania y el incremento de los costos de la energía. En Estados Unidos, la respuesta del gobierno de Biden a los precios crecientes del gas fue renovar la perforación por petróleo y gas en tierras federales y anunciar "la mayor liberación a la fecha de las reservas estratégicas de petróleo". El resto del mundo también ha respondido con ideas cortoplacistas a las consecuencias de la guerra en Ucrania.

En esta entrevista, el renombrado académico y activista Noam Chomsky examina las consecuencias de este pensamiento cortoplacista entre las tensiones militares en aumento.

J. Polychroniou (CJP): Noam, la guerra en Ucrania está causando sufrimientos humanos inimaginables, pero también tiene consecuencias económicas globales y es una noticia terrible para la lucha contra el calentamiento global. De hecho, como resultado de los crecientes costos de la energía y las preocupaciones por la seguridad energética, los esfuerzos de descarbonización han pasado a un segundo plano. En Estados Unidos, el gobierno de Biden ha adoptado el lema republicano "perfora, nene, perfora", Europa está empeñada en construir nuevos gasoductos e instalaciones de importación, y China planea elevar la capacidad de producción de carbón. ¿Puede usted comentar sobre las implicaciones de estos desafortunados sucesos y explicar por qué el pensamiento cortoplacista sigue prevaleciendo entre los líderes mundiales, aun en un momento en que la humanidad podría estar al borde de una amenaza a nuestra existencia?

Noam Chomsky (NCh): “La última pregunta no es nueva. En una forma o en otra, ha surgido a lo largo de la historia.

“Recordemos un caso que se ha estudiado a fondo: ¿por qué los líderes políticos fueron a la guerra en 1914, con absoluta confianza en su propia rectitud? ¿Y por qué los más prominentes intelectuales en todos los países en guerra se alinearon con apasionado entusiasmo en apoyo de su propio Estado… fuera de un puñado de disidentes, los más destacados de los cuales fueron encarcelados (Bertrand Russell, Eugene Debs, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht)? No era una crisis terminal, pero era grave.

“Este modelo se remonta en el tiempo. Y continúa con poco cambio después del 6 de agosto de 1945, cuando nos enteramos de que la inteligencia humana se había elevado al nivel en el que pronto sería capaz de exterminarlo todo.

“Si observamos de cerca el modelo, en el curso de los años, una conclusión me parece surgir con claridad: lo que impulsa la política no es la seguridad, al menos no la seguridad de la población, la cual es, cuando mucho, una preocupación marginal. Lo mismo puede decirse de las amenazas a la existencia. Tenemos que buscar en otro lado.

“Un buen punto de partida, creo, es lo que me parece el principio mejor establecido de la teoría de las relaciones internacionales: la observación de Adam Smith de que los ‘Amos de la Humanidad’ –en su tiempo los comerciantes y fabricantes de Inglaterra– son ‘los principales arquitectos de la política del Estado’. Utilizan su poder para asegurar que sus intereses ‘sean atendidos de la manera más peculiar’, por ‘dolorosos’ que fueran sus efectos sobre otros, entre ellos el pueblo de Inglaterra, pero con más brutalidad las víctimas de la ‘salvaje injusticia de los europeos’. El objetivo particular de Smith era el salvajismo británico en India, entonces en sus primeras etapas, pero ya bastante terrible.

“Nada cambia mucho cuando la crisis se vuelva existencial. Los intereses de corto plazo prevalecen. La lógica es clara en los sistemas competitivos, como en los mercados no regulados. Quienes no participan en el juego son excluidos con rapidez. La competencia entre los ‘principales arquitectos de la política’ en el sistema estatal tiene propiedades un tanto similares, pero debemos tener en mente que la seguridad de la población está lejos de ser un principio rector, como la historia muestra con claridad.

“Usted tiene razón en cuanto al horrible impacto de la criminal invasión rusa de Ucrania. La discusión en Estados Unidos y Europa se centra en el sufrimiento de Ucrania, lo cual es razonable, mientras aplaude también nuestra política de acelerar la miseria, lo cual no es tan razonable. Volveré sobre ello.

“Veamos sólo un ejemplo, la peor crisis humana, de acuerdo con Naciones Unidas: Yemen. Más de 2 millones de niños enfrentan una hambruna inminente, según informa el Programa Mundial de Alimentos. Casi 100 por ciento de sus cereales son importados, "de los cuales Rusia y Ucrania aportan la mayor cantidad de trigo y derivados (42 por ciento)", además de harina rexportada y trigo procesado para la misma región.

“La crisis va mucho más allá. Intentemos ser honestos al respecto: la perpetuación de la guerra es, en términos simples, un programa de asesinato en masa sobre buena parte del Sur global.

“Esa es la menor parte. En periódicos supuestamente serios se analiza cómo Estados Unidos podría ganar una guerra nuclear con Rusia. Tales análisis lindan en una locura criminal. Y, por desgracia, las políticas de Estados Unidos y la OTAN proporcionan muchos posibles escenarios para una rápida terminación de la sociedad humana. Para mencionar sólo una, Putin hasta ahora se ha abstenido de atacar las líneas de suministro de armas pesadas a Ucrania. No sería gran sorpresa si eso terminara, lo cual llevaría a Rusia y la OTAN a un conflicto frontal, con un camino fácil hacia una intensificación que bien podría conducir a un rápido adiós.

“Más probable, de hecho muy probable, es una muerte más lenta por medio del envenenamiento del planeta. El informe más reciente del PICC dejó en claro que, para que haya alguna esperanza de un mundo habitable, debemos dejar de usar combustibles fósiles ahora mismo, y avanzar con firmeza hasta su pronta eliminación. Como usted señala, el efecto de la guerra actual es poner fin a las de por sí limitadas iniciativas existentes, y de hecho revertirlas y acelerar la carrera hacia el suicidio.

“Naturalmente, reina gran jolgorio en las oficinas ejecutivas de los consorcios dedicados a destruir la vida humana en la Tierra. Ahora no sólo están libres de restricciones y de las quejas de molestos ambientalistas, sino que se les elogia por salvar a la civilización que ahora reciben estímulos para destruir aún más rápidamente. Ahora se les anima a desperdiciar recursos escasos que se necesitan con desesperación para propósitos humanos y constructivos. Y, al igual que sus socios en la destrucción masiva, las corporaciones de combustibles fósiles, absorben recursos de los contribuyentes.

“¿Qué podría ser mejor o, desde una perspectiva diferente, más insensato? Haríamos bien en recordar las palabras del ex presidente Dwight D. Eisenhower en su discurso de la "Cruz de hierro" de 1953:

“‘Cada arma que se fabrica, cada guerra que se emprende, cada cohete que se dispara significa, en último sentido, un robo a quienes padecen hambre y no son alimentados, quienes padecen frío y no son vestidos. Este mundo en armas no sólo gasta dinero: gasta el sudor de sus trabajadores, el genio de sus científicos, las esperanzas de sus niños. El costo de un bombardero pesado moderno es éste: una moderna escuela de ladrillos en más de 30 ciudades. Es dos plantas eléctricas, cada una capaz de atender a una población de 60 mil personas. Es dos hospitales excelentes, plenamente equipados. Es unos 80 kilómetros de pavimento de concreto. Pagamos por un solo avión caza con medio millón de bushels de trigo. Pagamos por un solo destructor con nuevas casas que podrían albergar a más de 8 mil personas… Ésta no es una forma de vida, en ningún sentido verdadero. Bajo la nube de la amenaza de guerra, la humanidad pende de una cruz de hierro’.

“Estas palabras no podrían ser más apropiadas hoy.

“Volvamos a la razón por la que los ‘líderes mundiales’ persisten en este curso insensato. Primero, veamos si podemos ver si alguno de ellos merece ese apelativo, excepto por ironía.

“Si los hubiera, estarían dedicados a poner fin al conflicto en la única forma posible: mediante la diplomacia y la capacidad política. Las líneas generales de un acuerdo político se han entendido desde hace mucho tiempo. Las hemos examinado antes y también hemos documentado la dedicación de Estados Unidos (con la OTAN a remolque) a socavar la posibilidad de un acuerdo diplomático, de manera bastante abierta y con orgullo. No debería haber necesidad de revisar de nuevo ese registro funesto.

“Un dicho común es que el ‘loco Vlad’ está tan demente, y tan inmerso en sueños guajiros de reconstruir un imperio y tal vez conquistar el mundo, que no tiene caso ni siquiera escuchar lo que dicen los rusos… es decir, si uno puede evadir la censura estadunidense y encontrar algunos fragmentos en la televisión estatal de India o en la prensa de Medio Oriente. Y sin duda no hay necesidad de considerar un involucramiento diplomático con semejante criatura. Por tanto, no exploremos siquiera la única posibilidad de poner fin al horror y continuemos aumentándolo, sean cuales fueren las consecuencias para Ucrania y para el mundo. Los líderes occidentales, y gran parte de la clase política, están ahora consumidos por dos ideas principales: la primera es que la fuerza militar rusa es tan abrumadora que pronto podría tratar de conquistar Europa occidental, o incluso más allá. Por tanto, tenemos que ‘combatir a Rusia allá’ (con cuerpos ucranios), de modo que ‘no tengamos que combatir a Rusia aquí’ en Washington, según nos advierte Adam Schmitt, del Partido Demócrata, presidente del Comité Selecto Permanente sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes.

“La segunda es que la fuerza militar rusa ha sido exhibida como un tigre de papel, tan incompetente y frágil, y tan mal conducida, que no puede conquistar ciudades ubicadas a unos kilómetros de su frontera, defendida en gran parte por un ejército de ciudadanos.

“Esta última idea es objeto de mucho alarde. La primera inspira terror en nuestros corazones. Orwell definió el ‘pensardoble’ como la capacidad de tener en mente dos ideas contradictorias y creer en ambas, locura sólo imaginable en estados ultratotalitarios.

“Si adoptamos la primera idea, debemos armarnos hasta los dientes para protegernos de los planes demoniacos del tigre de papel, aun cuando el gasto militar ruso es una fracción del de la OTAN, incluso sin contar a Estados Unidos. Quienes sufren pérdida de memoria estarían felices de saber que Alemania por fin ha recibido el mensaje, y pronto podría superar a Rusia en gasto militar. Ahora Putin tiene que pensarlo dos veces antes de conquistar Europa occidental.

“Para repetir una obviedad, la guerra en Ucrania puede terminar con un acuerdo diplomático, ya sea con rapidez o en una agonía prolongada. La diplomacia, por definición, es un asunto de toma y daca. Cada lado debe aceptarla. De ahí se sigue que, en un acuerdo diplomático, a Putin se le debe ofrecer alguna puerta de escape.

“O aceptamos la primera opción o la rechazamos: al menos en eso no hay discusión. Si la rechazamos, elegimos la segunda opción. Puesto que ésta es la preferencia casi universal en el discurso occidental, y sigue siendo la política estadunidense, consideremos lo que implica.

“La respuesta es directa: la decisión de rechazar la diplomacia significa que nos involucraremos en un experimento para ver si el perro rabioso irracional se escabullirá silenciosamente, en derrota total, o si empleará los medios con los que sin duda cuenta para destruir a Ucrania y poner el escenario para una guerra terminal.

“Y, mientras realizamos este grotesco experimento con las vidas de los ucranios, nos aseguraremos de que millones mueran de hambre por la crisis alimentaria, jugaremos con la posibilidad de la guerra nuclear, y correremos con entusiasmo hacia la destrucción del ambiente que sostiene la vida. Por supuesto, es concebible que Putin sencillamente se rinda, y que se abstenga de usar las fuerzas bajo su mando. Y tal vez podamos reírnos simplemente de las perspectivas de recurrir a las armas nucleares. Es concebible, pero ¿qué clase de persona estaría dispuesta a jugarse esa apuesta?

“La respuesta es: los líderes occidentales, de modo bastante explícito, junto con la clase política. Eso ha sido obvio durante años, incluso se ha expresado de manera oficial. Y para asegurarse de que todos entendamos, la posición fue reiterada con fuerza en abril pasado, en la primera reunión mensual del ‘grupo de contacto’, que incluye a la OTAN y a los países asociados. La reunión no se realizó en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica; más bien, se derribaron todas las simulaciones y se llevó a cabo en la Base Ramstein de la fuerza aérea estadunidense en Alemania, técnicamente territorio alemán, pero que en el mundo real pertenece a Estados Unidos.

“El secretario de la Defensa Lloyd Austin abrió la reunión declarando: ‘Ucrania cree sin duda que puede ganar, y así lo creemos todos los aquí presentes’. Por tanto, los dignatarios reunidos no deberían titubear en enviar armamento avanzado a Ucrania y persistir en los otros programas que, anunció con orgullo, llevarán de hecho a Ucrania al sistema de la OTAN. En su sabiduría, los dignatarios asistentes y su líder garantizan que Putin no reaccionará en las formas en que todos sabemos que puede hacerlo.

“La historia de la planeación militar durante muchos años, de hecho siglos, indica que ‘todos los aquí presentes’ tienen en efecto esas notables creencias. Sea que las tengan o no, sin duda están dispuestos a llevar a cabo el experimento con las vidas de los ucranios y el futuro de la vida en la Tierra.

“Puesto que se nos asegura con tanta autoridad que Rusia observará de manera pasiva todo esto sin reaccionar, podemos dar otros pasos para ‘integrar de facto a Ucrania a la OTAN’, de acuerdo con los objetivos del ministerio ucranio de defensa, estableciendo ‘plena compatibilidad del ejército ucranio con los de los países de la OTAN’, y garantizando que no pueda alcanzarse un acuerdo diplomático con ningún gobierno ruso, a menos que de algún modo se convierta a Rusia en satélite estadunidense.

“La actual política estadunidense prevé una guerra prolongada para ‘debilitar a Rusia’ y asegurar su derrota total. Esta política es muy similar al modelo afgano de la década de 1980, que, de hecho, ahora es postulado explícitamente en los altos círculos, por ejemplo por la ex secretaria Hillary Clinton. Puesto que es cercana a la política actual del país, incluso un modelo funcional, vale la pena observar lo que en realidad ocurrió en Afganistán en la década de 1980, cuando Rusia lo invadió. Por fortuna, hoy tenemos un recuento detallado y autorizado hecho por Diego Cordovez, quien dirigió los exitosos programas de la ONU que pusieron fin a la guerra, y por el distinguido periodista y académico Selig Harrison, quien tenía extensa experiencia en la región. Ambos autores ya fallecieron.

“El análisis Cordovez-Harrison derriba por completo la versión recibida. Los autores demuestran que la guerra fue concluida por una cuidadosa diplomacia dirigida por la ONU, no por la fuerza militar. La política estadunidense de movilizar y financiar a los islamitas más radicales para combatir a los rusos significó, concluye el análisis, ‘combatir hasta el último afgano’, en una guerra subrogada para debilitar a la Unión Soviética. ‘Estados Unidos hizo todo lo posible por evitar que la ONU participara’, es decir, para evitar los cuidadosos esfuerzos diplomáticos que acabaron con la guerra.

“La política estadunidense retrasó la retirada rusa que se había considerado desde poco después de la invasión, la cual, mostraron los autores, tenía objetivos limitados, sin parecido alguno con los espantosos objetivos de conquista mundial que conjuraba la propaganda estadunidense. ‘Claramente la invasión soviética no era el primer paso en un plan maestro expansionista de un liderazgo unido’, escribió Harrison, confirmando las conclusiones del historiador David Gibbs, basado en archivos soviéticos revelados.

“El principal directivo de la CIA en Islamabad, quien encabezó en persona las operaciones, expresó con sencillez el objetivo principal: la idea era matar soldados rusos; dar a Rusia su Vietnam, como proclamaron altos funcionarios estadunidenses, revelando la colosal incapacidad de entender nada sobre Indochina que fue la marca de la política estadunidense a lo largo de décadas de matanzas y destrucción.

“Cordovez y Harrison escribieron que el gobierno estadunidense ‘estuvo dividido desde el principio entre los desangradores, que querían que las fuerzas soviéticas permanecieran atascadas en Afganistán y de ese modo vengarse por Vietnam, y los negociadores, que querían forzar su retirada mediante una combinación de diplomacia y presión militar’. Es una distinción que aparece muy a menudo. Los desangradores por lo regular ganan y causan inmenso daño. Para ‘el que decide’, para tomar la definición que George W. Bush hacía de sí mismo, es más seguro verse rudo que blando.

“Afganistán es un buen ejemplo. En el gobierno de James Carter, el secretario de Estado Cyrus Vance era un negociador, quien sugería acuerdos de largo plazo que casi sin duda habría evitado, o por lo menos reducido en gran medida, lo que tenía el propósito de ser una intervención limitada. El consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski era el desangrador, empeñado en la venganza por Vietnam, cualquier cosa que eso significara en esa visión confusa del mundo, y matar rusos, algo que entendía muy bien y disfrutaba.

“Brzezinski prevaleció. Convenció a Carter de enviar armas a la oposición que buscaba derrocar al gobierno pro ruso, anticipando que los rusos serían arrastrados a un lodazal semejante a Vietnam. Cuando eso ocurrió, apenas podía ocultar su regocijo.

“Cuando, tiempo después, se le preguntó si sentía remordimientos, la pregunta le pareció ridícula. Su éxito en atraer a Rusia a la trampa afgana, afirmó, fue la causa del colapso del imperio soviético y del fin de la guerra fría, lo cual, en gran medida, es un absurdo. Y a quién le importa si dañó a ‘algunos musulmanes agitados’, como el millón de cadáveres, haciendo a un lado incidentes como la devastación de Afganistán y el surgimiento del islam radical.

“Hoy se maneja públicamente la analogía afgana y, lo que es más importante, se lleva a la práctica en la política.

“La distinción entre desangradores y negociadores no es nada nueva en los círculos de la política exterior. Un ejemplo famoso de los primeros días de la guerra fría es el conflicto entre George Kennan (negociador) y Paul Nitze (desangrador), ganado por este último, lo cual sentó las bases para muchos años de brutalidad y casi destrucción. Cordovez y Harrison respaldaron explícitamente el enfoque de Kennan, con abundante evidencia.

Un ejemplo cercano a Vance-Brze­zinski es el conflicto entre el secretario de Estado William Rogers (negociador) y el consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger (desangrador) sobre la política hacia Medio Oriente en los años de Richard Nixon. Rogers propuso soluciones diplomáticas razonables al conflicto entre Israel y los árabes. Kissinger, cuya ignorancia sobre la región era monumental, insistió en la confrontación, y ello llevó a la guerra de 1973, que Israel ganó por escaso margen con una seria amenaza de guerra nuclear.

“Estos conflictos son permanentes, casi. Hoy sólo quedan desangradores en los puestos altos. Han llegado al extremo de promulgar una Ley de Préstamos y Arrendamientos para Ucrania, aprobada casi por unanimidad. La terminología evoca la memoria del enorme programa de préstamos y arrendamientos que metió a Estados Unidos en la guerra europea (como se pretendía) y vinculó los conflictos en Europa y Asia en una Guerra Mundial (lo que no se pretendía). ‘El programa de Préstamos y Arrendamientos unió las luchas separadas en Europa y Asia para crear, hacia finales de 1941, lo que con propiedad llamamos la Segunda Guerra Mundial’, escribe el historiador Adam Tooze. ¿Es esto lo que queremos en las actuales circunstancias, muy diferentes?

“Si lo es, como parece, por lo menos reflexionemos en lo que implica. Es lo bastante importante para repetirlo.

“Implica que rechazamos de entrada las iniciativas diplomáticas que en realidad pusieron fin a la invasión rusa de Afganistán, pese a los esfuerzos estadunidenses por impedirlo. Por tanto, nos embarcamos en un experimento para ver si la integración de Ucrania en la OTAN, la derrota total de Rusia en Ucrania y otros movimientos posteriores para ‘debilitar a Rusia’ serán observados de manera pasiva por los líderes rusos, o si recurrirán a medios de violencia que sin duda poseen para devastar a Ucrania y poner el escenario para una posible guerra general. Entre tanto, al extender el conflicto en vez de tratar de ponerle fin, imponemos severos costos a los ucranios, empujamos a millones de personas a morir de hambre, lanzamos al planeta ardiente aún con más rapidez hacia la sexta extinción en masa, y –si tenemos suerte– escapamos a la guerra terminal.

“No hay problema, nos dicen el gobierno y la clase política. El experimento no conlleva riesgo porque sin duda los líderes rusos aceptarán todo esto con ecuanimidad, y pasarán sin chistar al cenicero de la historia. En cuanto al ‘daño colateral’, pueden unirse a las filas de los ‘musulmanes agitados’ de Brzezinski. Para tomar prestada la frase que Madeleine Albright hizo famosa: ‘Es una elección difícil, pero el precio… pensamos que el precio vale la pena’.

"Por lo menos, tengamos la honestidad de reconocer lo que hacemos, con ojos abiertos."

CJP: Las emisiones globales se elevaron a un nivel sin precedente en 2021, de modo que el mundo regresó a un enfoque de "normalidad" una vez que lo peor de la pandemia de covid-19 se aquietó… por ahora. ¿Qué tan arraigada está la conducta humana? ¿Somos capaces de tener deberes morales hacia la gente del futuro?

NCh: “Es una pregunta profunda, la más importante que podemos contemplar. La respuesta es desconocida. Podría ser útil reflexionar en ella en un contexto más amplio.

“Consideremos la famosa paradoja de Enrico Fermi: en palabras simples, ¿dónde están? Fermi, distinguido astrofísico, sabía que había un enorme número de planetas a distancia de un contacto potencial que reúnen las condiciones para sostener la vida y una inteligencia superior. Pero ni con la búsqueda más asidua podemos encontrar rastros de su existencia. Entonces, ¿dónde están?

“Una respuesta que se ha propuesto con seriedad, y que no puede desecharse, es que la inteligencia superior se ha desarrollado en innumerables ocasiones, pero ha resultado ser letal: descubrió los medios para la autoaniquilación, pero no desarrolló la capacidad moral para evitarla.

“Tal vez ése es incluso un rasgo inherente a lo que llamamos ‘inteligencia superior’.

“Ahora estamos comprometidos en un experimento para determinar si este sombrío principio se sostiene con respecto a los humanos modernos, llegados a la Tierra en fecha bastante reciente, hace unos 200 mil o 300 mil años, un parpadeo en el tiempo evolutivo. No queda mucho tiempo para encontrar la respuesta o, con más precisión, para decidir la respuesta, como lo haremos, de una forma u otra. Eso es inevitable. O actuaremos para mostrar que nuestra capacidad moral llega al punto de controlar nuestra capacidad técnica de destruir, o no.

“Un observador extraterrestre, si lo hubiera, habría concluido por desgracia que la franja es demasiado inmensa para evitar el suicidio de la especie, y con él, la sexta extinción en masa. Pero podría estar equivocado. Esa decisión está en nuestras manos.

“Existe una forma aproximada de medir la franja entre la capacidad de destruir y la capacidad de contener el deseo de morir: el Reloj del Día del Juicio del Boletín de Científicos Atómicos. La distancia de las manecillas a la medianoche se puede considerar una indicación de esa franja. En 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética hicieron estallar armas termodinámicas, el minutero se fijó en dos minutos para la medianoche, que es donde el reloj está ahora. No volvió a llegar a ese punto hasta el periodo de Donald Trump en la presidencia. En su último año, los analistas abandonaron los minutos y pasaron a los segundos: 100 segundos para la medianoche, donde el reloj está ahora. El próximo enero volverán a fijar la hora. No es difícil argumentar que el segundero se adelantará más hacia la medianoche.

“La sombría pregunta surgió con brillante claridad el 6 de agosto de 1945. Ese día aportó dos lecciones: 1) la inteligencia humana, en su gloria, se acercaba a la capacidad de destruirlo todo, logro que se alcanzó en 1953; y 2) la capacidad moral humana iba muy rezagada. A pocos les importaba eso, como las personas de mi edad recordarán muy bien. Al observar el pavoroso experimento en el que con tanto entusiasmo estamos metidos ahora, y lo que implica, es difícil ver alguna mejoría, por decirlo en términos escuetos.

“Eso no responde la pregunta. Conocemos muy poco para responderla. Sólo podemos observar de cerca el único caso de "inteligencia superior" que conocemos, e inquirir lo que sugiere con respecto a la respuesta.

Lo que es más importante: podemos actuar para decidir la respuesta. Está en nuestro poder lograr la respuesta que queremos, pero no hay tiempo que perder.

*Publicado originalmente en Truthout.

Traducción: Jorge Anaya

Publicado enSociedad
Rebelión contra Estados Unidos y su Cumbre de las Américas excluyente

Varios presidentes ya condicionaron su participación: puede convertirse en un traspié para Biden 

El mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lideró el rechazo a la no invitación de Cuba, Venezuela y Nicaragua; lo imitó el de Bolivia Luis Arce y se sumó la Comunidad de Naciones Caribeñas.

 

La Cumbre de las Américas puede convertirse en un duro traspié diplomático para Estados Unidos. Un golpe a su hegemonía fisurada cuando juegue de local. Prevista para el 6 de junio en Los Angeles, California, la reunión perdería consistencia porque varios presidentes de América Latina ya anunciaron o deslizaron que no concurrirán. El motivo es el descontento que generó la exclusión de Washington a Cuba, Venezuela y Nicaragua. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lideró el rechazo a la decisión, lo imitó el de Bolivia Luis Arce y se sumó la Comunidad de Naciones Caribeñas (CARICOM) integrada por quince países, la gran mayoría ex colonias de habla inglesa. Sus líderes dijeron que no asistirán si no se revisa la medida. También sumaron sus críticas Xiomara Castro, la primera mandataria de Honduras, y el presidente argentino, Alberto Fernández. Tampoco viajaría el de Brasil, Jair Bolsonaro, enfrentado con Joe Biden desde que le diera su apoyo a Donald Trump en las últimas elecciones.  Sesenta años después, EE.UU vuelve a tomar una determinación con la misma lógica que la adoptada por la OEA cuando en 1962 expulsó a la isla en la Conferencia de Punta del Este. Como si continuara la Guerra Fría con la Unión Soviética en pleno siglo XXI.

Esta Cumbre, prevista para 2021, se postergó un año por la pandemia y se extenderá del 6 al 10 de junio próximos. Será la novena desde la primera realizada en Miami en 1994, cuando gobernaba Bill Clinton. Estados Unidos no eligió a Los Ángeles como sede porque sí. Es la segunda ciudad del país, tiene una comunidad latina muy representativa y la tercera cantidad de consulados en el mundo.

El Departamento de Estado señala en su página oficial algo que no se verifica en la práctica. El declamado carácter abierto y sin restricciones de su convocatoria a la Cumbre. Dice que “Estados Unidos ha demostrado, y seguirá demostrando, su compromiso con un proceso inclusivo que incorpora las aportaciones de las personas que representan la inmensa diversidad de nuestro hemisferio e incluye las voces indígenas y otras históricamente marginadas”.

Los CEOs de las Américas

La Cumbre se celebra, con ligeros cambios, una vez cada tres años desde 1994. Es la única reunión de todos los líderes de América del Norte, América Central, Sudamérica y el Caribe que suelen alinearse con la Casa Blanca. Esta vez se acentuará la impronta empresarial que le reserva siempre Estados Unidos. El gobierno de Washington tiene previstos tres foros. El que más representa sus intereses comerciales es la llamada Cuarta Cumbre de los CEOs de las Américas. Habrá otros dos; uno de la sociedad civil y otro de los Jóvenes de las Américas.

La exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua que EE.UU suponía que atravesaría sin demasiados sobresaltos, se transformó en un problema para Biden. El presidente mexicano declaró el martes pasado en una de sus habituales conferencias de prensa: “Si se excluye, si no se invita a todos, va a ir una representación del gobierno de México, pero no iría yo”. Acababa de regresar de La Habana donde se reunió con su colega, el presidente Miguel Díaz Canel.

A diferencia de otro mandatario mexicano, el derechista Vicente Fox, López Obrador no temió a la represalia de su poderoso vecino. Aquel quedó en la historia como un pusilánime en la Cumbre de 2004, cuando la grabación de un diálogo con Fidel Castro lo expuso al ridículo. Fox le pidió al líder revolucionario que viajara a México para el encuentro de presidentes, pero con una condición: “Mira Fidel, vienes, comes y te vas”, le dijo. No quería que se predispusiera mal George W. Bush, quien ocupaba la Casa Blanca.

El No al ALCA en Mar del Plata

Historias de sumisión como ésa y otras de rebeldía hacia lo que representa Estados Unidos, se dieron a lo largo de las ocho Cumbres realizadas hasta ahora. La de 2005 en Mar del Plata siempre será recordada como la del No al ALCA y en la de 2009 que organizó Trinidad y Tobago, el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, le regaló el libro Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano al presidente Barack Obama. Todo un gesto simbólico del comandante bolivariano. Eran otros tiempos aunque en Washington gobernara un miembro del partido Demócrata, como ahora.

En el mismo camino de AMLO, el presidente boliviano Arce escribió en su cuenta de Twitter: “De persistir la exclusión de pueblos hermanos, no participaré de la misma”. Se refería a que “una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena”. También desde la misma red social, la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, señaló: “Si no estamos todas las naciones, no es Cumbre de las Américas”.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, no se guardó nada sobre la determinación de Washington: “Poco podrá exhibir el gobierno de Estados Unidos en la Cumbre de las Américas después de la última campaña y elecciones presidenciales, del asalto al Capitolio, del involucramiento de políticos en la sedición y de la insuperable corrupción de la política”.

La descripción del ministro no es ajena a cómo funciona la relación de fuerzas en EE.UU, donde según el New York Times del 12 de mayo “el plan del gobierno de Biden para excluir a Cuba refleja las presiones políticas internas, incluido el intento de evitar provocar a Robert Menéndez, senador demócrata cubano-estadounidense por Nueva Jersey, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y crítico acérrimo del gobierno cubano”.

Aunque Estados Unidos todavía no formalizó la entrega de las invitaciones a la Cumbre de Los Ángeles, su subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, anticipó en una entrevista con el diario El País de España de que son bajas las chances de que “Washington invite a Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

López Obrador, en cambio, sostuvo que no está todo perdido. Su viaje a La Habana el 7 de mayo demostró la solidez de los lazos históricos entre los dos países que ya llevan 120 años. Criticó el bloqueo de EE.UU, pidió por la presencia de la isla, Venezuela y Nicaragua en la Cumbre y anunció que le haría un desplante a Biden si mantiene la medida.

Estados Unidos pretende tratar en Los Ángeles dos temas – entre otros - que urgen a su gobierno: las políticas migratorias y de salud. México tiene demasiado que decir sobre el primero y Cuba demostró sobre el segundo que fue vanguardia mundial durante la pandemia. Es el único país latino que fabricó sus propias vacunas y envió a sus brigadas médicas Henry Reeve a veinte naciones cuando la Covid- 19 hacia estragos en 2020.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Victoria, de siete años, dispara balas de plástico a un retrato del presidente ruso Vladimir Putin, en una atracción callejera en el centro de Leópolis, Ucrania.Foto Ap

En una entrevista a Henry Kissinger (HK) del británico Edward Luce (EL) –un clintoniano avant la leerte–, editor de la política interna de Estados Unidos (EU) en el Financial Times (https://on.ft.com/3FYKP3X), aborda, sin citarlo, el G-2 de Rusia y China, las relaciones de Rusia con la OTAN/Europa, y el tema poco mencionado del uso de las armas nucleares en esta delicada coyuntura, lo que en su totalidad define como una "nueva era".

HK considera que "en principio", la alianza (sic) sino-rusa está "contra intereses establecidos". Desliza que no le parece que se trate de "una relación intrínsecamente permanente (sic)". Obvio: nada es permanente en la dinámica de la geoestrategia, y aquí HK repite su axioma, hoy erróneo, de la inviabilidad de un G-2 entre Rusia y China, como afirmó en su libro Orden mundial (https://amzn.to/3sBvXCV)”.

EL propone que el "interés geopolítico de EU consiste en estimular una mayor distancia entre Rusia y China", a lo que replica HK que "no piensa que (EU) pueda generar desacuerdos posibles, pero sí las circunstancias". No especifica cuáles son tales circunstancias y comenta como "imprudente tener una posición adversaria con dos adversarios (sic) de manera simultánea que los empuje a estar juntos", por lo cual aconseja "no agrupar a Rusia y China juntos como elemento integral".

HK desecha implícitamente la dicotomía de Biden de su "gran desafío geopolítico" en la confrontación entre "democracia y autocracia" que, por cierto, constituye una banalidad extrema.

El republicano HK desmonta los teoremas de "cambio de régimen" al que es muy adicto el Partido Demócrata: “debemos estar conscientes de las diferentes ideologías (sic) y de la interpretación que existe (…). Al menos que estemos preparados para hacer del cambio de régimen el principal objetivo de nuestra política”, lo cual da a entender no es una tarea sencilla cuando se trata con una superpotencia nuclear como Rusia, "dada la evolución de la tecnología, y la enorme destructividad de armas que ahora existen".

El británico filo-clintoniano EL se le arroja sin recato al suelo a HK, a quien califica de poseer "mayor experiencia que cualquier otra persona viviente de cómo manejar un enfrentamiento entre dos superpotencias nucleares".

En forma correcta HK aduce que “no existe casi ninguna discusión a escala internacional sobre lo que pasaría si las armas actuales son usadas (…) vivimos ahora en una nueva era” y "conforme la tecnología avanza en el mundo, en forma inherente, la diplomacia y la guerra necesitarán un contenido (sic) diferente" cuando la "rapidez de los intercambios (nucleares), la sutileza de los inventos, pueden producir niveles de catástrofe (sic) que no eran ni siquiera imaginables", ya que las "armas se multiplican en ambos (sic) lados y su sofisticación aumenta cada año".

EL explora cuál es la "línea roja de Putin" y la "doctrina militar nuclear de Rusia" a lo que HK aduce que Putin "estaba ofendido y amenazado porque Rusia fue amenazada por la absorción por la OTAN del área entera (sic) de Europa".

HK pregunta si Putin es capaz de una escalada "moviendo una categoría de armas que en 70 años de su existencia no han sido jamás (sic) usadas", y se contesta que "si tal línea roja" es cruzada, "ello será un evento extraordinariamente significativo". HK y su muy cómodo entrevistador EL se atragantan que hasta hoy el único país que ha lanzado dos bombas nucleares, en Hiroshima y Nagasaki, ha sido EU, con Truman, en agosto de 1945. ¡Hace 75 (sic) años; no 70! EL deja atrás su legendaria rusofobia y el "error de cálculo" de Putin en Ucrania y "a nivel internacional", para preguntar "cuáles son las lecciones que debe sacar China".

A sus 99 años, HK no cesa de ser un viejo zorro y ahora aconseja a China "evitar" entramparse en una "situación como en la que se encuentra Putin" para que "no tengan a la mayor parte del mundo en su contra", lo cual es muy discutible, ya que desde el punto de vista de la numerología de los países es cierto, pero no cuando se suma a la mayoría de los habitantes del planeta (https://bit.ly/3PjtE19).

http://alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

Telegram: https://t.me/AJalife

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Tiktok: ZM8KnkKQn/

Podcast: 3uqpT1y

Publicado enInternacional
Annalena Baerbock, ministra de Relaciones Exteriores de Alemania. . Imagen: EFE

Tras una reunión de cancilleres en Alemania

Aseguraron que seguirán "prestando asistencia militar y de defensa" al gobierno de Volodímir Zelenski "durante todo el tiempo que sea necesario".

El G7 "no reconocerá nunca las fronteras que Rusia intenta cambiar con su intervención militar" en Ucrania, afirmaron este sábado los ministros de Relaciones Exteriores del G7, quienes además aseguraron que seguirán "prestando asistencia militar y de defensa" al gobierno de Volodímir Zelenski "durante todo el tiempo que sea necesario".

"No reconoceremos nunca las fronteras que Rusia intenta cambiar con su intervención militar", aseguraron los cancilleres del grupo que reúne a las siete naciones más industrializadas del mundo, en la declaración difundida tras una reunión en Wangels, al norte de Alemania.

"Mantendremos nuestro compromiso de apoyar la soberanía y la integralidad territorial de Ucrania, incluido Crimea", precisaron, en referencia a la península que Moscú anexó en 2014. "Seguiremos prestando asistencia militar y de defensa a Ucrania durante todo el tiempo que sea necesario", agrega la declaración conjunta.

La jefa de la diplomacia alemana, Annalena Baerbock, cuyo país asume la presidencia del G7 este año, insistió en que Ucrania debía "decidir ella misma" sobre el asunto "porque es su territorio". En tal sentido, estimó que "apoyaremos las medidas que tomará Ucrania para garantizar la libertad y la paz en el país", dijo durante una conferencia de prensa.

Críticas a Putin, Bielorrusia y China

Los ministros volvieron a pedir a Rusia que ponga "fin a la guerra que empezó sin provocación (por parte de Ucrania) y al sufrimiento trágico y las pérdidas de vida humanas que sigue provocando".

También instaron a Bielorrusia que "deje de facilitar la intervención de Rusia y respete sus compromisos internacionales".

Los siete países (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) también condenaron "las amenazas irresponsables del uso de armas químicas, biológicas o nucleares" por parte del presidente ruso Vladimir Putin.

El G7 prometió "ampliar las sanciones" económicas hacia Moscú por su invasión de Ucrania a "sectores en los que Rusia es particularmente dependiente" y pidieron a China que "no socave" estas medidas punitivas.

"Le pedimos a China que no ayude a Rusia en su guerra de agresión contra Ucrania, que no socave las sanciones impuestas a Rusia por su ataque contra la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, que no justifique la acción de Rusia en Ucrania y que renuncie a la manipulación de la información, la desinformación y otras medidas para legitimar la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania", indicó el comunicado final.

Publicado enInternacional
Sábado, 14 Mayo 2022 06:57

Efecto contrario

Efecto contrario

Sorprende la falta de previsión de los estrategas de la invasión a Ucrania, que la madrugada del 24 de febrero anterior el presidente Vladimir Putin justificó para evitar la expansión hacia el este de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), aunque pronto se hizo evidente que su "operación militar especial" se planeó como una incursión para imponer en Kiev un gobierno subordinado antes de que nadie pudiera reaccionar.

Casi tres meses después, el resultado del fallido intento es que la OTAN, con el inminente ingreso de Finlandia y Suecia, se encamina a duplicar su presencia frente a la frontera de Rusia, agregando mil 360 kilómetros a los actuales mil 200 kilómetros que tienen Polonia, Estonia, Letonia, Lituania y Noruega.

Poco puede hacer el Krem-lin para impedirlo, más allá de confiar en que se produzca algún veto y amenazar con tomar medidas "militares y técnicas" para neutralizar el peligro a su seguridad nacional que, argumenta, representaría la adhesión de los dos países escandinavos, los cuales, responden Finlandia y Suecia, renunciaron a su neutralidad no para atacar a Rusia, sino por temor a ser atacados.

Rusia, antes de invadir Ucrania, empleó varias veces la misma amenaza, pero ahora hay una diferencia esencial: sólo vale contra un país que no tiene armamento nuclear o carece del compromiso de la OTAN de acudir en su ayuda, aunque implique involucrarse en una guerra devastadora para todos. Helsinki y Estocolmo, a diferencia de Kiev, se ven más cerca que fuera de la alianza noratlántica, y para Moscú sería suicida provocar una hecatombe atómica.

El Kremlin consiguió el efecto contrario cuando conminó a la OTAN, en diciembre pasado, a desmantelar su infraestructura militar a niveles de 1997, a sabiendas de que era una exigencia incumplible porque nada hizo antes del ingreso, dos años más tarde, de Polonia, Hungría y la República Checa, y Rusia tenía un arsenal atómico más que suficiente para ser escuchado y tomado en cuenta.

Después de que Ucrania aceptó renunciar a la OTAN y ser un país neutral, sin armas nucleares ni bases extranjeras, cabe preguntarse: ¿qué pretende el Kremlin con esta guerra y por qué el mandatario Vladimir Putin rechaza siempre la insistente propuesta de su homólogo ucranio de sentarse a negociar un arreglo político?

Publicado enInternacional
Página 1 de 30