El gobierno Chileno quiere hacer ley la militarización contra los pueblos originarios

En la zona sur del Estado chileno, el presidente Gabriel Boric pretende establecer un "estado de excepción intermedio", hechos y justificación contra el Walmapu se parecen bastante a lo que hacía el ex presidente Sebastián Piñera.

Durante las últimas semanas, la derechización del gobierno en lo que refiere a su agenda de seguridad, ha escalado a niveles impensados hace tres o cuatro meses atrás. Produce indignación y muchos de sus votantes están preguntándose: ¿cómo es esto posible?

Si es que ya veíamos el violento accionar de las fuerzas represivas en contra de estudiantes y trabajadores, como la represión y detención acontecida en Hualpén, hacia los subcontratados de ENAP (Empresa Nacional del Petróleo), o las declaraciones de la vocera Camila Vallejo hablando del machi (autoridad mapuche) Celestino Córdova (fue acusado del incendio de una casa de agricultores medianos, que luego provocó su muerte. Nunca probaron su autoría pero está preso desde el 2014) como preso común, así como la represión a estudiantes secundarios, hoy el gobierno da sus primeros pasos en su propuesta represiva en el sector del Wallmapu.

“Estado de excepción intermedio” es el nombre con el que el gobierno busca lograr en el parlamento este proyecto de ley, que no es otra cosa que una acción difícilmente camuflada, para el sostenimiento de la militarización en la zona sur. Una iniciativa casi idéntica a la utilizada por Sebastián Piñera durante su mandato, cuando justificaba la coerción y represión de las “fuerzas del orden” en el contexto del estallido social.

"A diferencia de los Estados de Excepción, queremos concurrir con ayuda de las Fuerzas Armadas al resguardo de la infraestructura crítica y de gravedad para el libre tránsito, abastecimiento de la población o circulación de vehículos de emergencia, sin afectar ninguno de los derechos fundamentales que la Constitución asegura” señaló el secretario general de la presidencia (Segpres), Giorgio Jackson, agregando "proponemos un Estado de Protección y Resguardo que no limite los derechos de las personas (como de movilidad o circulación). En este sentido, no caería en la causal de excepcionalidad".

Ya hace unos días, el actual presidente del senado, Álvaro Elizalde(del Partido Socialista), luego de una reunión sostenida con el presidente de la Cámara Baja, Raúl Soto (Partido por la Democracia -PPD, otro de los partidos de los odiados 30 años), y dueños de camiones incluidos -transportistas-, se refería a la celeridad con la que se buscará tramitar esta iniciativa en la Comisión Mixta, para ser votada lo más prontamente en las salas del Congreso, durante la próxima semana.

"Esta semana, la Comisión mixta debiera sesionar, votar esta iniciativa y podría perfectamente la próxima semana estar votándose en ambas salas del Congreso Nacional. De esa manera se daría canalización al debate respecto a la propuesta del Ejecutivo en torno a un estado de protección y resguardo a las rutas y vías”, señaló Elizalde.

Sin embargo, más allá del entusiasmo desde el gobierno, lo reprochable de la medida no se hizo esperar, incluso desde las filas de los partidos que conforman el gobierno. Cuestionamiento expuesto por la diputada del Partido Socialista (PS), Camila Nuyado:

“El gobierno no está dando cumplimiento a los compromisos que señaló en su propio programa, que era poder dialogar, avanzar en la restitución de tierras y de derechos del pueblo Mapuche", manifestó la diputada, agregando que votará en contra de la propuesta emanada desde el gobierno:

"Voy a votar en contra. Así se lo he manifestado a mi bancada, saben cuál es mi postura y se han molestado, pero me han respetado (…) el poder Ejecutivo, que es el gobierno del Presidente Gabriel Boric, ha olvidado al pueblo mapuche y no está poniendo el foco hoy en combatir la pobreza en aquellos territorios abandonados".

Con solo dos meses en el Poder Ejecutivo, el gobierno de Boric, conformado por el Frente Amplio, Partido Comunista, y partidos de la ex Concertación como el PS, y el PPD, los ataques hacia el pueblo trabajador han continuado, al igual que el blindaje de Carabineros, y la tranquilidad hacia el empresariado, que pareciera que le impone en los hechos su agenda de seguridad a este gobierno, cuyas promesas que sostuvo aceleradamente están quedando en el olvido.

El gobierno se apoya en Carabineros y Fuerzas Armadas, cuya legitimidad se encuentra profundamente cuestionada al estar vinculadas a casos de corrupción, y múltiples violaciones a los DD.HH, para mantener a raya a los pueblos originarios, ignorando sus reclamos más sentidos. Por lo mismo, hay que organizarse y luchar por la completa desmilitarización del Wallmapu, la libertad de las y los presos políticos y por la autodeterminación del pueblo mapuche.

Jueves 12 de mayo

Publicado enInternacional
Gabriel Boric: "Queremos dejar atrás al estado neoliberal".

Entrevista exclusiva al presidente de Chile en la víspera de su viaje a Argentina

Habla de la la relación bilateral, la política interna de su país, Mapuches y Carabineros, China, Cuba, Venezuela y EE.UU., violencia y desigualdad, Lula y Malvinas. 

 

El comedor de la presidencia, una mesa amplia y la bandera chilena en el Palacio de la Moneda. Ésa es la escenografía para la entrevista que deja ver la plataforma virtual a la espera de Gabriel Boric. Vestido con una camisa blanca, sin saco, con su proverbial estilo informal y el celular al alcance de la mano, abre una puerta, llega en el horario pautado, saluda y se sienta para dialogar con Página/12

Está en la víspera de su primer viaje como presidente, que será a la Argentina y donde este domingo lo espera su colega Alberto Fernández. En ese marco responde a cada una las preguntas sobre la relación bilateral, la política interna de su país, el movimiento estudiantil y los carabineros, la causa de la nación mapuche, los problemas de la región, China, Cuba, Venezuela y Estados Unidos, su deseo de que Lula gane las elecciones en Brasil, problemas estructurales de nuestras sociedades como la desigualdad y la violencia, más la Guerra de Malvinas en su 40° aniversario. 

También da su visión del movimiento feminista que quedó reflejado en la mayoría de mujeres de su gabinete, sus inquietudes personales y el fútbol que le ocupará las horas siguientes. Al final del encuentro con este medio – anuncia – no se perderá el clásico con la U de Chile. Es hincha de la Universidad Católica, recuerda que viene de cuatro derrotas consecutivas, pero su equipo le dio una alegría: ganó 2 a 1.

-¿Por qué eligió a la Argentina como primer destino de un viaje presidencial?

-Hay varios motivos. Ha sido una tradición de los últimos gobiernos en Chile que me pareció importante respetar. Cuando uno llega a habitar esta institución tiene que saber entender cuál es la continuidad de las cosas que hay que dar. Además tengo un profundo vínculo con la Argentina. Soy nacido y criado en la región de Magallanes. De chico era más cercano a la Patagonia austral que al centro de mi país. Nuestros viajes a Río Gallegos, a Río Turbio, por toda la Tierra del Fuego y mis primeras vacaciones en Chubut, Santa Cruz y Río Negro me hicieron tener un cariño entrañable por el pueblo argentino. Y además porque estoy convencido de que tenemos que fortalecer las relaciones con nuestro país hermano. Y fortalecerlas tanto en términos comerciales, políticos como culturales. Por eso voy ahora con una delegación amplia y diversa.

- ¿Cuáles serían los principales temas de interés bilateral? ¿Se puede anticipar algún tipo de acuerdo en determinada área?

- Prefiero que los detalles de los memorándums que se van a firmar, los entreguen los ministros de las áreas respectivas. Pero puedo adelantar que estamos trabajando en tratados de colaboración en materia energética, de género, de ciencia y tecnología y por cierto, en una cuestión que me interesa mucho y que va más allá de los acuerdos diplomáticos, y es cómo recuperamos desde América Latina una voz protagónica en los foros internacionales.

- Usted acaba de cumplir 22 días de gobierno. ¿Cuáles son las principales medidas internas que tomó hasta ahora como presidente?

- Estamos enfrentando una situación que tiene desafíos en múltiples dimensiones. El alza sostenida de los combustibles y el efecto que eso tiene en la cadena de suministros es muy alto. Presentamos un proyecto de ley para poder contener esa suba. Finalmente adherimos al acuerdo de Escazú en materia de participación medioambiental que el gobierno anterior había sido reacio a firmar. Estamos trabajando, y no exentos de dificultades, en recuperar la confianza en uno de los conflictos latentes que tiene nuestro país entre el estado chileno y el pueblo mapuche. Y vamos a presentar la próxima semana una serie de medidas económicas para tener una reactivación inclusiva hacia los sectores que han sido más postergados por la crisis devenida del estallido social, como por la pandemia y, hoy día, la inflación.

- Mencionó las medidas que están en curso o que ya tomó. ¿Cuáles son las más importantes que proyecta a futuro?

- A nosotros nos interesa poder construir un Estado que garantice derechos sociales universales. Y que vaya dejando atrás la lógica neoliberal en la que cada uno se salva como puede. Y en ese sentido la reforma tributaria que vamos a ingresar en el primer semestre va a ser muy importante. Vamos a invitar al mundo empresarial y a quienes tienen más recursos para que colaboren más, para que podamos construir una sociedad más cohesionada y así volver a crecer. Recordemos que Chile está estancado hace más o menos diez años en materia de crecimiento. La reforma en materia de salud para construir un sistema universal y la reforma del régimen de pensiones para conseguir un sistema de seguridad social en el que básicamente aseguremos estos derechos sin importar el tamaño de la billetera o dónde se nació. Son aspectos centrales de nuestro programa.

-La nación mapuche tiene reivindicaciones que exceden a Chile y hace pocos días la ministra del Interior, Izkia Siches, hizo declaraciones polémicas sobre el tema. ¿Cuál es su opinión sobre la cuestión territorial, ancestral, de los mapuches?

- En Chile tenemos un conflicto latente que desgraciadamente en los últimos años se ha visto solo en su arista de orden público. Y el orden público o la falta de este, es la consecuencia de un problema político e histórico mucho más profundo. Que tiene que ver con la usurpación y el despojo que sufrió la nación mapuche desde 1860 en adelante. Por lo tanto, primero debemos generar un proceso de verdad, segundo de reparación y tercero de reconstitución del pueblo mapuche como identidad y todo lo que eso significa. Es parte de los objetivos de nuestro gobierno. Sabemos que problemas de tan larga data no se solucionan de la noche a la mañana y seguramente tampoco en cuatro años. Debemos seguir el ejemplo de otros pueblos como Nueva Zelanda. Tuve una conversación muy útil y fructífera con la primera ministra Jacinta Ardern que me contó su experiencia, o el caso de Canadá o más cerca Bolivia.

-Usted proviene del movimiento estudiantil. ¿De qué manera piensa que va a poder instrumentar las respuestas a sus demandas, a ese fenómeno que sigue siendo tan dinámico como fuerte en las calles?

- Eso me parece bien. Me crié políticamente en el fragor del movimiento estudiantil, en grandes movilizaciones. El rol del movimiento es siempre interpelar al poder, independientemente de quién lo ejerza. Interpelarlo para obligarnos igual a cuestionarlo. Nuestra visión y perspectiva es de diálogo. En las dos últimas marchas han sido recibidos sus dirigentes en La Moneda y yo espero que en algún momento pueda reunirme con sus principales referentes para establecer un movimiento conjunto y coordinado. Porque a mí me tocó estar del otro lado. En Chile vivimos una situación bastante compleja como país, donde la violencia en diferentes expresiones, pareciera ser el primer recurso. Eso es algo que no está asociado solo a las movilizaciones, es por un problema mucho más profundo. Restablecer el vínculo entre individuos e instituciones es uno de los principales desafíos que tenemos en nuestro país.

-Presidente, usted habló de reformas profundas en Carabineros, el antagonista de ese movimiento estudiantil. ¿Cuáles son ellas?

-Todo estado de derecho requiere de una policía que sea legítima ante los ojos del pueblo para poder ejercer su labor. Y hoy día nosotros tenemos una crisis que está determinada por diversos factores. No solamente de las graves violaciones a los Derechos Humanos, sino también casos de corrupción en algunos sectores. Quiero ser muy claro en esto: no pueden pagar justos por pecadores. Acá existieron actos inaceptables que deben ser sancionados, pero confío en que la mayoría de los carabineros de mi país son personas honestas y trabajadoras. Y sin dudas se requiere una reforma profunda de Carabineros para poder recuperar su legitimidad ante la ciudadanía. ¿Cómo vamos a hacerlo? Lo estamos trabajando en conjunto con Carabineros y tiene que ver con la mejor formación en Derechos Humanos y también mejorar las técnicas de eficacia policial. Una de las principales preocupaciones en Chile es la inseguridad.

-Una de las principales acechanzas de la democracia es la actitud que han tenido las fuerzas armadas de la región. ¿Cómo ve esa situación y sobre todo después de que designó en la cartera de Defensa a la nieta del expresidente Salvador Allende?

- Las fuerzas armadas hoy en día son muy distintas a las de la Operación Cóndor, de los 70, 80 y también de los 90. Están subordinadas al poder civil. Son y deben ser colaboradoras del gobierno y el Estado y deben ser de todos los chilenos y chilenas. Nosotros vamos a trabajar en conjunto con ellas en potenciar la labor que cumplen en conjunto con la sociedad civil. No solamente en apoyo a los momentos de catástrofes, y sí por ejemplo en la coordinación y conectividad territorial que en un país como Chile, de geografía tan accidentada, las fuerzas armadas son las que tienen mejor visión geopolítica de nuestro país.

- Los antecedentes recientes en la región han sido negativos, basta citar solamente el caso del golpe en Bolivia contra Evo Morales.

- Tengo la convicción de que las fuerzas armadas chilenas son profundamente profesionales y no se subordinan a ninguna presión de potencias extranjeras. Por lo tanto, no se prestarían en ningún caso para algo de esas características.

- Los resultados electorales de los últimos años en Latinoamérica permiten visualizar que hay muchas sociedades partidas en dos, en mitades semejantes, ¿Cuál es su análisis de esa situación?

- Nosotros no queremos en Chile una grieta. Soy una persona de izquierda y un militante desde muy joven de organizaciones de izquierda, pero ahora soy el presidente de todos los chilenos y chilenas. Por lo tanto mi deber es representarlos a todos, incluidos los que no votaron por mí. El proyecto de transformación que encabeza nuestro gobierno está relacionado con cuestiones que son compartidas por la inmensa mayoría de la sociedad chilena. Y más allá de que en la segunda vuelta de la elección tuvimos un resultado bastante contundente del 55 al 45 % y que venimos de un proceso donde el 80 % de los chilenos se mostró favorable a cambiar la constitución, yo no diría que la sociedad chilena está intrínsecamente polarizada. Son las élites las que fomentan la polarización que escapa del sentido común de la mayoría de la población. Nuestro deber es representar ese sentido común mayoritario que quiere cambios con estabilidad, que quiere cambios con seguridad. Y eso es lo que representa nuestro gobierno.

-¿Cómo avanza el proceso para aprobar la nueva Constitución chilena?

-Es un proceso tremendamente esperanzador. Nuestro gobierno lo apoya de manera entusiasta y decidida. Estoy convencido de que vamos a tener como resultado una constitución por primera vez en nuestra historia reconstruida de manera democrática, paritaria y con participación de los pueblos originarios. Ojalá tengamos un resultado contundente que nos permita dar un paso adelante.

-Pasemos a los aspectos regionales de su política. Se notó el día del traspaso presidencial su empatía con Luis Arce, su par boliviano. ¿Cómo harán en ese marco para dialogar sobre la cuestión de la salida al mar que reclama Bolivia?

-Tengo un profundo respeto por Luis Arce, su trayectoria y el proceso del pueblo boliviano, el MAS y Evo Morales. Debemos poner por delante las cosas que nos unen antes de las que nos separan. Le dije explícitamente al presidente Arce que tenemos un punto donde hay una diferencia. Es la discusión sobre la soberanía. Pero tenemos quince, veinte puntos en común donde podemos profundizar y lograr una interacción y que dé como resultado final un restablecimiento de las relaciones diplomáticas que hace mucho tiempo no existen entre los dos países.

-Brasil es la potencia económica de la región y la gobierna un presidente que está en sus antípodas, ¿Cómo será la relación en los próximos meses con Bolsonaro?

-Brasil tiene elecciones a fines de este año y yo le deseo el mayor de los éxitos a Lula. Y espero que seamos capaces de encontrarnos en ese camino de colaboración, de respeto a la ciencia, de integración latinoamericana, de trabajo con los movimientos sociales y en el entretanto, por cierto debemos mantener relaciones de Estado. Yo como presidente de todos y todas las chilenas mantendré las mejores relaciones posibles con el estado federal de Brasil.

-Usted se define de izquierda y sabe que en el amplio campo de la misma ha recibido comentarios adversos por sus críticas a los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba. ¿Ratifica sus dichos?

-Ratifico y yo sé que a Atilio Borón no le va a gustar, pero me leí la edición de ¿Qué hacer?, de Lenin, con prólogo de él a principios de los 2000 y fue tremendamente aleccionador y me abrió la cabeza. Lamento esa polémica, pero yo creo que la izquierda para poder presentarse ante el mundo tiene que tener una postura inequívoca y un solo estándar en materia de respeto a los Derechos Humanos. No puede ser que cuando los Derechos Humanos son vulnerados por gobiernos que se consideran afines, miremos para un lado y cuando son vulnerados por gobiernos que consideramos adversarios, pongamos el grito en el cielo. Para que sea creíble nuestro compromiso debemos tener el mismo estándar y, claramente, lo que ha sucedido en Nicaragua donde las últimas elecciones se dieron con una parte importante de los candidatos de la oposición presos y ya no solamente los candidatos de oposición, sino figuras históricas como Dora María Téllez o el caso de Sergio Ramírez, un perseguido que no puede entrar a Nicaragua. Es sencillamente inaceptable y por lo tanto yo ahí no voy a retroceder en mi postura.

- Usted habla de doble estándar en materia de DDHH, pero generalmente se omite que esos países, como los casos de Venezuela y Cuba, con un bloqueo de más de 60 años a la isla, sufren sanciones y ataques permanentes contra sus propias economías de parte de Estados Unidos?

- Por supuesto que el bloqueo me parece criminal y la ley Helms-Burton y todo lo que implican, ha generado el daño a un pueblo. Yo no soy partidario de que cuando tengamos diferencias entre los gobiernos, se castigue a los pueblos. Por lo tanto, aprovecho para hacer un llamado al levantamiento de sanciones qué no contribuyen en nada a la solución del conflicto, más que a dañar a quienes habitan en esos países. Nosotros, por ejemplo en el caso de Venezuela, estamos participando como observadores en el grupo internacional de contacto que está realizando su labor en México con apoyo internacional. Creo que esa es la vía diplomática para poder resolver justamente estas diferencias y que sean los pueblos soberanos los que decidan qué camino seguir, pero no a través de sanciones.

-¿Cómo va a ser la relación de Chile con EEUU, la principal potencia hemisférica?

-Quiero ser muy claro en esto. Chile no se subordina ante ninguna potencia y vamos a ejercer la autonomía en materia de relaciones internacionales. Estamos insertos en el mundo y mantenemos una relación importante con China y Estados Unidos. Pero nuestro centro tiene que ser América Latina. Somos un país profundamente latinoamericano y tenemos que recuperar esa vocación que durante algún tiempo en nuestra élite estuvo algo perdida. Yo me siento mucho más cercano en eso a los sueños de San Martín y O’Higgins, que a quienes de una u otra manera despreciaron al vecindario.

- Chile tiene un volumen de intercambio importante con China. ¿Puede explicarnos un poco más esa relación con la principal potencia económica mundial?

- Chile fue el primer país de América Latina en reconocer a la República Popular China y desde entonces, mediados de la década del ‘50, que hemos mantenido una creciente y ascendente relación. Sin lugar a dudas, el centro del mundo hoy es el Pacífico. Por lo tanto, el intercambio que tenemos con los países del Asia-Pacífico es tremendamente relevante y ahí China tiene algo muy importante que decir. Hoy es nuestro primer socio comercial. Queremos profundizar nuestras relaciones y no solamente económicas. Es lo que hemos conversado a nivel epistolar con el presidente Xi Jinping.

-¿Cuál es su mirada sobre la guerra de Rusia y Ucrania?

- Por cierto que es tremendamente lamentable y yo creo que estamos ante una guerra de agresión de parte de Rusia hacia Ucrania. Los que terminan pagando las consecuencias de estas malas decisiones de sus líderes son los pueblos. Lo que hemos visto en estos últimos días en Mariupol es angustiante. Nuestra postura es que cese el conflicto inmediatamente y que se puedan retomar las conversaciones diplomáticas para asegurar la integridad territorial de Ucrania y las pretensiones de seguridad de la Federación Rusa.

- Hace 40 años la Argentina entraba en guerra con Inglaterra por la soberanía sobre nuestras islas Malvinas. ¿Le pedimos una última reflexión sobre el tema?

- Quiero enviarle un saludo y mi profundo respeto al pueblo argentino, a toda la generación que fue a pelear a una guerra que no eligieron, por un gobierno que no eligieron y que causó tanta tragedia. Como presidente de Chile no tengo dudas de qué lado estar y nosotros apoyamos la reclamación internacional que hace la República Argentina respecto a las Malvinas y las Islas Sandwich del Sur. Esto se tiene que resolver por la vía pacífica. Jamás voy a incentivar una resolución armada del conflicto y mi posición es de solidaridad con el pueblo argentino.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Araya yace en el lecho del Mapocho, luego de haber sido arrojado al río.  ________________________________________ Imagen: Twitter

Indignación contra el accionar de los Carabineros

 

Anthony Araya estuvo inconsciente, además sufrió fracturas en el cráneo y las muñecas. A pesar de los videos que incriminan a los agentes, el teniente coronel Rodrigo Soto insiste con negar su responsabilidad.  “Carabineros hace su trabajo, Carabineros está restableciendo el orden público”, alegó. La Comisión Interamericana de Derechos reclamó que se investigue el caso. 

Las protestas en Chile dejaron este viernes una imagen estremecedora: un joven de 16 años fue arrojado al Río Mapocho por efectivos de Carabineros, que pese a la existencia de videos que captan el momento, negaron la responsabilidad en lo sucedido. No obstante, más tarde la Fiscalía Centro Norte chilena anunció la detención del agente que provocó la caída del adolescente bajo la imputación de "homicidio frustrado".

El hecho sucedió en medio de una refriega entre policías y manifestantes, cuando en Chile falta menos de un mes para el plebiscito del 25 de octubre que determinará si habrá o no una nueva Constitución que reemplace a la de Augusto Pinochet. Los videos muestran cómo un efectivo de la Policía Nacional chilena tiró al menor de edad al río Mapocho.

El joven, identificado como Anthony Araya, estaba inconsciente cuando los rescatistas bajaron a buscarlo y recibió reanimación. Quedó internado y, de acuerdo a lo informado, su estado es grave pero estable, con fracturas en el cráneo y las muñecas. “Por ningún motivo Carabineros arrojó a esta persona al lecho del río”, aseguró el teniente coronel Rodrigo Soto, comisario de Providencia, pese a la evidencia en contra de sus palabras. “Carabineros hace su trabajo, Carabineros está restableciendo el orden público, Carabineros lo único que desea es que estemos tranquilos”, agregó Soto. 

Más tarde, Soto volvió a hablar. “Lo que Carabineros desmintió y vuelve a desmentir absolutamente es que se haya tomado de los pies o que haya sido botado al río por un carro lanzaaguas como inventaron testigos en redes sociales”. Y añadió: Afortunadamente existe un video que muestra que este lamentable accidente se produjo en un contexto intenso de detención de personas que causaban desórdenes”, al tiempo que aseguró que “el carabinero que aparece en el video está totalmente identificado”.

Carabineros está en la mira por su acción represiva como nunca antes desde la dictadura pinochetista. Se acumulan decenas y decenas de denuncias por la violencia desde que hace casi un año comenzó la revuelta popular. Una de las marcas de la represión han sido los perdigonazos a los rostros de que manifestantes, muchos de los cuales han perdido la visión de uno o ambos ojos. Según se denunció, ayer hubo no menos de diez carros hidrantes y gases. 

Tras lo ocurrido ayer, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su "firme condena" y llamó al gobierno de Sebastián Piñera a "realizar investigaciones con debida diligencia" así como a respetar los derechos de niños, niñas y adolescentes, "particularmente en el contexto de las películas". 

La oposición reclama la renuncia de Mario Rozas, titular de Carabineros, que ha sostenido el accionar de la fuerzas en los últimos meses. Mientras, esta mañana se registraron incidentes en la puerta de la clínica donde esta internado el adolescente: un grupo de carabineros fue a reprimir a quienes se congregaron en la entrada del centro de salud para saber la evolución del agredido.

La detención del carabinero

La Fiscalía chilena anunció a las pocas horas que el policía acusado por el hecho fue detenido por presunto "homicidio frustrado". Según explicó, la solicitud se presentó “tras múltiples diligencias que permitieron establecer que hay antecedentes de su responsabilidad en los hechos”.

El carabinero será trasladado el domingo a la Fiscalía de Alta Complejidad, a cargo de  Ximena Chong, quien habló de su responsabilidad en el hecho. Según Chong, el uniformado, “en el contexto de una arremetida realizada por personal de la Unidad de Control de Orden Público, habría impulsado al joven de 16 años, lo que habría provocado su caída, a una altura aproximada de siete metros”.

Siguiendo esta línea, la fiscal a cargo del caso determinó que la “evidencia audiovisual y testimonial dan cuenta de la existencia de una conducta, que a nuestro juicio, es de carácter dolosa”.

Publicado enInternacional
Machi Celestino Córdova depone huelga de hambre en Chile

Después de más 100 días de huelga de hambre, el representante mapuche suspendió la medida de fuerza al alcanzar un compromiso del gobierno chileno para que se cumplan las demandas de su comunidad.

El Machi Celestino Córdova depuso el martes su huelga de hambre que mantenía por más de 100 días, en los que exigió visitar su Rehue y cumplir parte de su condena en su comunidad, todo esto acorde a la aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La medida de fuerza que llevan adelante otros 26 prisioneros mapuche sigue en pie.

El acuerdo por el cual el Machi abandonó la huelga de hambre tiene como garante al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y otras instituciones nacionales y extranjeras. Según lo difundido hasta ahora, se acordaron mejorías en la situación carcelaria de los actuales prisioneros políticos y en los estatutos que rigen el régimen penitenciario de población indígena de Chile.

El Subsecretario de Justicia del gobierno chileno, Sebastián Valenzuela Agüero, indicó que “tras su decisión de deponer la huelga de hambre, el Machi Celestino Córdova permanecerá en el hospital intercultural de Nueva Imperial hasta su plena recuperación”. Después de esto, siempre según el funcionario, “puede ser trasladado a un Centro de Educación y Trabajo (CET), desde donde “se autorizará una salida al Rewe”. “Dicha salida –agregó Valenzuela Agüero- podrá extenderse hasta por un máximo de 30 horas y se sujetará a las condiciones impuestas por las autoridades sanitarias y penitenciarias”.

A la firma del acuerdo, asistieron Jan Jarab y Paula Berruti de la ACNUDH (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos); el director nacional del INDH, Sergio Micco; el vicepresidente del Colegio Médico, Patricio Meza, y Enrique Morales, del Departamento de Derechos Humanos de Colmed.

En el acuerdo, se estipuló que los demás comuneros privados de libertad, que se encuentran en huelga de hambre y decidan deponerla, no serán sancionados por Gendarmería. Además, se facilitará la postulación de personas privadas de libertad pertenecientes a pueblos originarios a CET. Finalmente, se entregará una serie de medidas como asistencia espiritual, reinserción laboral y educacional, y accesos a representantes mapuche e insumos de alimentación originarios para los reclusos pertenecientes a pueblos originarios.

Por su parte, Cristina Roma, vocera de Machi Celestino Córdova, aseguró que “no descarta nueva movilización” en caso de no cumplirse el acuerdo. A través de Roma, el Machi entregó un mensaje para su comunidad y todo el país, en el que aseguró que “a pesar de la pandemia, hemos demostrado que somos un pueblo digno, vivo y con disposición a de defender a nuestras autoridades y a nuestra gente”.

La portavoz comunicó que Celestino Córdova explicó que “el Estado ha negado los derechos del pueblo nación mapuche, como de los demás pueblos originarios, y que todavía no ha normado el convenio 169 (de la OIT), poniendo en tensión a los poderes del Estado para que agilicen este aspecto”.

El Machi también hizo un llamado para continuar con el apoyo a “los presos políticos mapuche de las distintas cárceles aún movilizadas”, y enfatizó que “la lucha no ha parado, ni de los presos políticos mapuche y no mapuche, ni del pueblo nación mapuche ni de todos los pueblos oprimidos del mundo”.

La semana pasada, en un video que se viralizó en las redes sociales con su audio, Córdova había anunciado su voluntad de llevar hasta las últimas consecuencias su protesta, sumando una huelga seca a la huelga de hambre. “Lamento mucho que tenga que entregarles mi último mensaje, en mis últimos días que me quedan, para mi sacrificio en forma definitiva, en lo que para mí será un orgullo, dar la vida por mi pueblo mapuche, por nuestra creencia espiritual, que es sagrada por sobre todas las cosas, y a lo que nunca se debe renunciar”, fue el contundente mensaje del Machi.

Conocido el acuerdo, el titular del INDH declaró que el organismo junto al Colegio Médico y a la oficina regional para América Latina de la ACNUDH “nos constituimos como un equipo permanente para que el acuerdo que aquí se ha firmado sea completamente respetado”.

Micco explicó que “en otros diálogos por la región, nos dicen en todas partes ‘bueno, ahí quedó el pacto de Nueva Imperial en 1999, qué pasó con el pacto Reconocemos la Diversidad, qué pasó con la Comisión Asesora Presidencial, qué pasó con el Acuerdo Nacional por la Paz y la Justicia en La Araucanía’. Y la respuesta es que muchas veces fueron palabras y faltó la voluntad de ejecutarlas”.

“El INDH va a mantener su voluntad de prestar sus mejores oficios para lograr que esos acuerdos se respeten –indicó su titular-. Las brechas en materia de derechos humanos se mantienen, no se respetan muchas veces los derechos de participación, los derechos culturales, los derechos lingüísticos de nuestros pueblos indígenas, particularmente, el mapuche. Este solamente es un pequeño paso en la línea de que esos derechos sean plenamente respetados”.

Celestino Córdova es un Machi, que, en la cultura mapuche, es una autoridad espiritual designada por los espíritus y fuerzas de la naturaleza, cuya labor consiste en intermediar entre las distintas dimensiones del universo, a efectos de mantener el equilibrio de las fuerzas existentes. En el ejercicio de esta función, desarrollan la curación de enfermedades, protegen a los territorios de los movimientos naturales, interpretan dichos fenómenos y, en definitiva, establecen la comunicación permanente con los ngen (espíritus-fuerzas sobrenaturales) para lograr la armonía de la vida. Es por ello que son la máxima autoridad religiosa del pueblo mapuche, constituyéndose en pilares culturales, bases fundamentales para la continuidad de la vida.

Los Machi son personas comunes que han sido designadas, no por sus pares, sino por los espíritus de la naturaleza para llevar a cabo su rol. No pueden desconocer dicha labor, pues no es una profesión u oficio que se elija; por el contrario, el reconocimiento de un Machi se convierte en una pesada carga que la persona debe arrastrar durante toda su vida, pues, por el hecho de no aceptarla, puede arriesgar inestabilidad de las fuerzas, que pueden causar estragos como enfermedades o la misma muerte de la persona o sus familiares.

Celestino Córdova se encuentra preso porque la justicia chilena lo condenó por un incendio en la madrugada del 4 de enero de 2013, donde Werner Luchsinger y Vivianne Mackay, un matrimonio terrateniente suizo-chileno, falleció. Córdova fue condenado a 18 años en la penitenciaría de Temuco por supuesta autoría, es decir, por ser eventualmente una persona que cooperó de algún modo o que conocería a quienes estaban en ese momento y causaron el incendio, aunque la causa estuvo plagada de irregularidades y sin pruebas concretas.

20 agosto 2020

 

Publicado originalmente en La tinta

Publicado enInternacional