En 2021, un récord de 19 mil niños migrantes cruzaron la peligrosa selva del Darién rumbo a EE.UU.

Unicef denunció un "máximo histórico" y llamó a considerar a esta "grave crisis humanitaria"

El llamado Tapón del Darién, zona selvática de 266 kilómetros donde conviven animales salvajes, ríos caudalosos y grupos criminales, se convirtió en corredor para los migrantes irregulares que intentan llegar a tierra estadounidense.

 

Cerca de 19 mil niños atravesaron en lo que va del 2021 la peligrosa selva del Darién, ubicada entre Colombia y Panamá, para llegar a Estados Unidos, una cifra que marcó un "máximo histórico" de menores migrantes según advirtió el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). La mitad del total son menores de cinco años, y este pico histórico es cerca de tres veces más que la cifra registrada durante los cinco años anteriores juntos.

La "afluencia tan creciente" de niños migrantes por el Darién "debería ser tratada urgentemente como una grave crisis humanitaria por toda la región, más allá de Panamá", denunció Laurent Duvillier, jefe regional de comunicación de Unicef para América latina y el Caribe, e instó a los gobiernos a garantizar la protección de los niños durante su viaje y a coordinar una respuesta humanitaria. 

Unicef también advirtió sobre un aumento de los niños que cruzan solos el Darién. En 2020 ocho niños no habían sido acompañados, en 2021 fueron 153. "La mayoría no viajan solos, viajan acompañados de sus papás, pero en el trayecto de la jungla pasan muchas cosas, a veces los padres se quedan atrás, la mamá se queda herida o se ven separados al momento de cruzar un río", aseguró Duvillier.

El llamado Tapón del Darién, zona selvática de 266 kilómetros donde la espesa vegetación impide a veces ver el sol, hay animales salvajes (incluso serpientes venenosas), ríos caudalosos y grupos criminales, se convirtió en corredor para los migrantes irregulares que intentan llegar a Estados Unidos.

"Cada niño que cruza el Darién a pie es un sobreviviente", afirmó la directora de Unicef para América Latina y el Caribe, Jean Gough, al detallar que "en lo profundo de la selva, el robo, la violación y la trata de personas son tan peligrosos como los animales salvajes, los insectos y la absoluta falta de agua potable". 

Según los datos de Unicef, en este 2021 al menos cinco niños fueron hallados muertos en la selva. Y entre enero y septiembre pasados el ente de la ONU registró 29 denuncias de abuso sexual de niñas adolescentes durante el viaje.

Unicef señaló que se prevé que el número de niños y familias migrantes que cruzan la selva siga aumentando en las próximas semanas y meses, ante lo cual "está ampliando su respuesta humanitaria para abordar las necesidades urgentes" de esa población.

"Unicef insta a los gobiernos a garantizar la protección de los niños en movimiento a lo largo de su viaje y a coordinar la implementación de una respuesta humanitaria más sólida en todos los países involucrados", dijo el organismo de Naciones Unidas. Se debe, además, "promover la integración de las familias migrantes en las comunidades de acogida y se deben abordar las causas fundamentales que las llevan a migrar".

Entre enero y septiembre pasados, 91.300 migrantes en tránsito llegaron a Panamá tras atravesar la jungla, una cifra que triplica el récord de 2016, según datos del Servicio Nacional de Migración (SNM) panameño citados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en un informe difundido el viernes pasado.

La mayoría eran haitianos (56.600), muchos de ellos acompañados por menores, seguidos de cubanos (12.800), venezolanos (1.500), además de nacionales de países de Asia y África, entre ellos Bangladesh, Senegal, Ghana, Uzbekistán, India y Nepal, dijo la OIM. En los primeros nueve meses de 2021 los menores representaron el 20 por ciento de esa población en movilidad, cuando hace cuatro años era apenas el dos por ciento.

Hacia países del norte del continente americano como Estados Unidos, Canadá o México están viajando familias enteras de haitianos con hijos nacidos en Chile o Brasil, países en lo que se habían radicado años atrás, e incluso con bebés nacidos durante la travesía.

12 de octubre de 2021

Publicado enColombia
Niños Wayúu reciben agua potable de una misión humanitaria en La Guajira, Colombia, el 26 de septiembre de 2021Legion Media / Juana Miyer / Long Visual Press / Ab

Según una investigación periodística, al menos 29 niños han muerto en esa región este año por causas asociadas a la falta de alimentos.

Un total de 16.000 niños y niñas están en riesgo de desnutrición o ya la padecen en La Guajira, región nororiental de Colombia, según los datos que maneja el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Yaneris Cotes, directora del ICBF en La Guaijira, detalló a Noticias Caracol que tras una evaluación a unos de 84.000 niños, de entre 0 y 5 años, el instituto pudo determinar qué población ya padece la desnutrición o está en riesgo de sufrirla.

Según ese mismo medio local, la situación también ha provocado la muerte de 29 menores de edad, en lo que va de año, por causas asociadas a la desnutrición en ese departamento, donde viven las poblaciones indígenas wayúu, así como los kogi, ika, kankuamo y los wiwa.

Pilar Redondo, nutricionista de la Fundación Aporta tu granito en La Guajira, ubicada en el municipio Uribia, comentó que este año han recibido a 131 niños con desnutrición, muchos de ellos graves y con signos marcados "tipo marasmo, que es cuando la piel está pegada a los huesos".

También fue consultada Liliana Fernández, una madre wayúu que lleva a su hija a este centro de asistencia nutricional porque no puede producir suficiente dinero para proveer la alimentación de la pequeña. Además, en la región escasean el agua potable y la gasolina.

Ante la situación, el movimiento Guajira Resiste, una organización que se ha dedicado a denunciar las vulnerabilidades que sufre esta población colombiana, se ha declarado en "huelga de hambre" y mantiene una protesta pacífica que el jueves se instaló en la plaza Bolívar de Bogotá, el "epicentro político de toma de decisiones del país", para que el Estado colombiano tome acciones definitivas contra "el hambre y olvido".

La gravedad de la situación en La Guajira fue señalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2016, cuando solicitó al Estado colombiano la adopción de "medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal de los niñas, niños y adolescentes de las comunidades de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao del pueblo wayúu, en el departamento de La Guajira", ya que para ese momento se registraban 4.770 niños muertos en un plazo de ocho años.

"Vulneración generalizada"

En 2017, la Corte Constitucional de Colombia constató que en el departamento de La Guajira se presentaba una "vulneración generalizada, injustificada y desproporcionada de los derechos fundamentales al agua, a la alimentación, a la seguridad alimentaria y a la salud de los niños y niñas del pueblo wayúu".

Una sentencia derivada de la Corte sostenía que la responsabilidad sobre estos hechos recaía en organismos e instituciones del Estado, como la presidencia de la República y los ministerios de salud, vivienda, agricultura, así como el Departamento Administrativo de Prosperidad Social, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, la Superintendencia Nacional de Salud, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, el Departamento de La Guajira y los municipios de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao.

Por esto, la Corte ordenó a la presidencia, para entonces a cargo de Juan Manuel Santos, que en 48 horas debía "iniciar o continuar", según fuera el caso, un plan de acción para atender la crisis. De no cumplir con la medida, los responsables cometerían desacato al amparo de tutela.

En agosto de este año, la Sala Plena de la Corte Constitucional le pidió al Gobierno de Iván Duque que explicara las medidas preventivas que se han adoptado en materia sanitaria para evitar las muertes de niños de La Guajira, por causas asociadas a la desnutrición, además de otras condiciones de vida, como pobreza y marginalidad.

La Corte también le pidió al Gobierno que explicara por qué afirmaba que se habían reducido las muertes de menores, si aún persisten los fallecimientos a pesar del tiempo que ha transcurrido desde la sentencia T-302 de 2017.

"Uno de los mayores problemas"

De acuerdo al informe "Desnutrición en la primera infancia: Causas estructurales y vulneraciones prevenibles y evitables", presentado a mediados de septiembre por la Defensoría del Pueblo, entre 2017 y 2020, el Instituto Nacional de Salud (INS) registró a 54.693 niñas y niños menores de cinco años, con desnutrición aguda en Colombia, una situación que deja "graves consecuencias físicas, psicológicas y cognitivas irreversibles, que afectan su desarrollo integral".

En 2020, señala el estudio, hubo 9.902 niños con desnutrición aguda, de los cuales 2.177 (19,8 %) son menores de seis meses; 2.312 (21,1 %) tienen de 6 a 12 meses, y 6.484 (59,1 %) son niños mayores de un año. Los departamentos que presentan el mayor número de casos registrados de desnutrición en niños y niñas son Bogotá (1.756), la Guajira (1.121), Antioquia (724), Cundinamarca (625) y Cesar (493).

"La desnutrición infantil es uno de los mayores problemas para la primera infancia en Colombia, e incide negativamente en las posibilidades de construir un país con bases sociales, económicas y culturales sólidas. En esa medida, la solución pasa por la articulación de los actores responsables y la comprensión de las causas y consecuencias de esta enfermedad", cita el informe de la Defensoría.

El estudio añade que la pobreza y las desigualdades sociales también "afectan la sobrevivencia de los hogares donde se concentra la primera infancia" y truncan la accesibilidad a los servicio básicos, lo que hace que el desarrollo integral de la vida y el efectivo ejercicio de los derechos humanos fundamentales se vean truncados.

Los grupos más afectados por inseguridad alimentaria son los que habitan en "zonas rurales y dispersas", entre ellos están las mujeres cabeza de familia, los pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes, que también se ven afectados por el desempleo, la falta de oportunidades y bajos niveles de acceso a la escolaridad.

"La desnutrición crónica sigue afectando a niñas y niños en los diferentes departamentos y municipios del país, tal como lo señalan los resultados del Índice de Desnutrición Crónica realizado por la Fundación Éxito", señala la Defensoría, que detalla que el problema nutricional afecta a 626 municipios de los 1.076 que hay en el país. 

Publicado: 8 oct 2021 20:27 GMT

Publicado enColombia
Imagen ilustrativa. La sede de la CIA, Langley, Virginia, EE.UU.Jason Reed / Reuters

Según The New York Times, una comunicación interna de la agencia señala que sus oficiales tienden a subestimar la contrainteligencia de otros países, tienen una competencia técnica relativamente baja y confían demasiado en sus informantes.

La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA) envió la semana pasada a sus oficinas en otros países una misiva en la que advierte sobre una creciente pérdida de informantes locales, reporta The New York Times al atribuir esa información a varias personas familiarizadas con el asunto.

Según afirma ese medio, el mensaje la agencia de espionaje hace referencia a decenas de colaboradores extranjeros arrestados o incluso asesinados, así como a otros que se ven comprometidos o hasta convertidos en agentes dobles en beneficio de servicios secretos de otros Estados. Al mismo tiempo, destaca lo difícil que es reclutar nuevos informantes.

El problema central en esto, conforme a la misiva, es que los agentes de la CIA subestiman las capacidades de los cuerpos de contrainteligencia de otros países. Asimismo, critica la baja competencia técnica de sus propios oficiales y su excesiva confianza en sus fuentes.

En cuanto a las razones objetivas del desmejorado rendimiento actual de los espías estadounidenses, la agencia señala que se debe a un mayor desarrollo tecnológico de sus rivales. En particular, indica que el uso de escaneos biométricos, reconocimiento facial, inteligencia artificial y 'hackeo' ha facilitado el rastreo de sus agentes fuera de EE.UU.

Publicado: 6 oct 2021 02:57 GMT

Publicado enInternacional
Anuncia la OMS drástica reducción a los límites de contaminación del aire

Ginebra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tornó más severos ayer los límites de contaminación del aire, una de las mayores amenazas para la salud humana, que provoca anualmente 7 millones de muertes prematuras, sobre todo en países con menos recursos.

Es la primera vez desde 2005 que la OMS actualiza estos criterios y se dirige a los mayores contaminadores del mundo para que los respeten, con el fin de "proteger el medio ambiente, reducir el sufrimiento y salvar vidas", en palabras de su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La OMS rebajó los límites tolerados para los contaminadores considerados clásicos: las partículas en suspensión, el ozono, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre y el monóxido de carbono.

La agencia de Naciones Unidas redujo de manera drástica los niveles máximos recomendados para varios contaminantes, incluidos la materia particulada y el dióxido de nitrógeno, los cuales se encuentran en las emisiones de combustibles fósiles.

"La contaminación del aire es una de las mayores amenazas ambientales para la salud humana, junto con el cambio climático", señaló.

La OMS citó pruebas claras del daño infligido por la contaminación del aire a la salud humana en concentraciones incluso más bajas de lo que se creía antes.

"La OMS ha ajustado casi todos los niveles de las guías de calidad del aire a la baja, advirtiendo que exceder los nuevos índices está asociado con riesgos significativos para la salud."

A largo plazo la exposición a concentraciones aún más bajas de contaminación del aire ambiental y doméstico puede causar cáncer de pulmón, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, de acuerdo con la OMS.

Las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos son las más afectadas debido a la urbanización y el desarrollo económico que dependen en gran medida de la quema de combustibles fósiles, explicó.

Reducir la exposición al material particulado (PM), capaz de penetrar profundamente en los pulmones y entrar en el torrente sanguíneo, es prioridad, sostuvo la OMS. El PM se genera por la quema de combustibles en el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura.

Según las nuevas pautas, la OMS redujo a la mitad el límite recomendado para el nivel promedio anual de PM2.5 de 10 microgramos por metro cúbico a cinco. También redujo el límite recomendado para PM10 de 20 microgramos a 15.

Las nuevas normas no son de cumplimiento obligatorio pero sí dan a los países un marco para proteger a su población.

Hans Henri Kluge, director de la OMS para Europa, comentó que "el aire puro debería ser un derecho humano fundamental y una condición necesaria para la salud y la productividad de las sociedades".

La contaminación atmosférica provoca riesgos para la salud tan importantes como los causados por la mala alimentación o el tabaco, concluyó el organismo mundial.

Publicado enMedio Ambiente
Lunes, 20 Septiembre 2021 05:34

Violencias

anderas blancas en el National Mall, cerca del Monumento a Washington. El proyecto de la artista Suzanne Brennan Firstenberg requirió más de 600 mil banderas blancas en miniatura para simbolizar las vidas perdidas por el Covid- 19 en Estados Unidos, donde las vacunas están disponibles para todos de manera gratuita.Foto Afp

Hay más de 670 mil banderitas blancas plantadas alrededor del Monumento de Washington marcando el número de muertes por Covid en Estados Unidos, un total que se incrementa por un promedio de otros mil 900 diarios. El total es ya el equivalente a todos los estadunidenses que murieron en las guerras mayores entre 1900 hasta hoy día.

Una de cada 500 personas en Estados Unidos ya han fallecido por la pandemia, la gran mayoría de manera innecesaria. Se reporta ahora que hospitales en varias regiones del país –en particular donde gobiernan políticos de derecha con poblaciones que favorecen a Trump– ya no tienen cupo con sus unidades de terapia intensiva al cien por ciento por la ola de nuevos contagios severos por gente que ha rehusado ser vacunada. Con ello están rechazando a otros casos severos, desde cáncer a operaciones urgentes y más, causando aún más muertes. Todo esto en un país donde está disponible, gratis y para quien la quiera, la vacuna. O sea, la emergencia de salud pública es por decisión política y desinformación activa, y no por el virus.

Asombra que la derecha –desde senadores y diputados federales a gobernadores y legisladores estatales– ha determinado que la muerte de aquellos que representan es un precio aceptable para ganar sus batallas de poder político. Han promovido la idea de que rechazar las vacunas y otras medidas para mitigar la pandemia incluyendo el uso obligado de cubrebocas y la distancia sana en lugares públicos, son intentos de los demócratas para imponer "controles" sobre la población y declaran que esta disputa es nada menos que la gran y gloriosa defensa de "la libertad". No falta los que afirman que estas medidas sanitarias, junto con intentos de ofrecer apoyos para los afectados por las consecuencias económicas de la pandemia, son parte de un complot "socialista".

Esta violencia política derechista que tiene un saldo de 2 mil vidas cada 24 horas ha sido nutrida e intensificada estos últimos años por Trump y sus cómplices republicanos dentro y ahora fuera de la Casa Blanca a nivel federal, como en diversos estados, con el propósito explícito de intentar frenar y hacer fracasar las principales iniciativas de demócratas y fuerzas progresistas es, en torno al Covid, una misión suicida (o por lo menos homicida).

Esa violencia se manifiesta de manera explícita con políticos armados y declarando guerra contra otros estadunidenses. La diputada federal ultraderechista Marge Green dice en un video publicitario que se dedicara hacer estallar la "agenda socialista" demócrata y se graba apuntado un rifle calibre .50 para disparar contra un coche que tiene pintado la palabra "socialismo", el cual explota (https://twitter.com/i/status/1439225130811539457). El gobernador de Georgia, Brian Kemp, en un video para su relección, se muestra armado, hace estallar un explosivo representando la agenda demócrata detrás de él, y amenaza que él personalmente acorralará con su camioneta y armas a “ ilegales criminales”.

Este tipo de políticos han intercalado los temas del rechazo de regulaciones gubernamentales en base de ciencia, el antiaborto, el derecho incondicional a las armas, la supresión del voto de las minorías y criminalizar a los inmigrantes y no pocos han agregado el veneno del supremacismo blanco, en una amenaza real a la democracia estadunidense; sus aliados más extremistas ya son calificados como la principal "amenaza terrorista" al país.

Y están logrando su objetivo. Una encuesta reciente de CNN revela que casi 80 por ciento de las filas republicanas siguen creyendo en la absoluta mentira de Trump de que perdió la eleccion sólo por fraude. Según ellos, los "enemigos" están invadiendo –tanto estadunidenses como inmigrantes– al país y ante ello llaman a montar una "defensa", incluso armada, de su patria.

La cada vez más extrema derecha en Estados Unidos como en tantos otros países está dispuesta a destruir no sólo el país (para rescatarlo) sino el planeta entero, y por lo tanto, la lucha en su contra ya no es un asunto local o nacional, sino trasnacional.

Childish Gambino. This is America. https://www.youtube.com/watch?v=VYOjWnS4cMY

Rage Against the Machine. Take the Power Back.https://www.youtube.com/watch?v=rMjjsjNBS_4

Publicado enInternacional
Respirar aire contaminado puede afectar a los espermatozoides

Cada vez existe más evidencia de que la crisis climática es también sanitaria. Los estragos más evidentes se están dando en las zonas afectadas por los incendios forestales, donde hay desarrollos urbanos que padecen las consecuencias. Un estudio reciente llevado a cabo en el oeste de Estados Unidos —la región más severamente afectada por los fuegos incontrolables— reveló que, además de la pérdida aplastante de la diversidad biológica, el aire contaminado por humo está afectando la genética de las personas.

Además de ser un peligro para las personas con enfermedades respiratorias, los gases tóxicos están afectando la constitución genética de los espermatozoides humanos. Más aún cuando están en contacto por días y semanas enteras con estas sustancias. Aunque la gente pretende seguir con sus actividades normales —algunos, incluso, saliendo a correr con cubrebocas especializados—, los estragos ya se están manifestando. Estos son algunos de ellos.

Más allá de los pulmones

Como investigadores de química biomolecular y salud ambiental, Luke Montrose y Adam Schuller saben que el aire contaminado está cobrando facturas altas en el bienestar a largo plazo de las personas. Con respecto a los incendios forestales específicamente, realizaron un estudio por parte de Bois State University, en Idaho.

Los resultados evidenciaron lo que ya sabíamos: las partículas diminutas logran colarse y actuar directamente en los pulmones. Sin embargo, el daño no se queda ahí. Por el contrario, se extiende a nivel genético y ataca a los espermatozoides y al sistema nervioso, según escriben en su artículo para The Conversation.

Los científicos se percataron de que el aire contaminado por el humo de incendios es diferente al del smog en las ciudades. En ambos casos, sin embargo, actúa de la misma manera: ralentiza la potencia de los espermatozoides para nadar. Así también, modifican el ADN que transportan dentro de sí. Por esta razón, estos desastres naturales ya están incidiendo a nivel genético en la población afectada.

¿Crisis ecológica y reproductiva?

A Montrose y Schuller les preocupa que, a la larga, el aire contaminado genere una crisis reproductiva en los Estados Unidos. Como los incendios forestales serán cada vez más recurrentes y violentos, lo más probable es que un número cada vez más alto de personas estén expuestas a estas sustancias tóxicas en la atmósfera. Al respirarlas, hay poco que se pueda hacer:

“El impacto potencial de respirar el humo de los incendios forestales solo en los pulmones debería ser lo suficientemente preocupante como para que la gente piense dos veces sobre su nivel de exposición”, escriben en el estudio. “Ahora, estamos viendo el potencial de riesgos adicionales, incluidos los espermatozoides y el cerebro. Otra investigación sugiere conexiones entre el humo de los incendios forestales y la inflamación del corazón y el riesgo de partos prematuros”

Los autores saben que cada vez más personas estarán expuestas a estos daños, ya que el planeta se calienta rápidamente. Como consecuencia del cambio climático antropogénico, las sequías se vuelven más severas. En efecto dominó, los incendios forestales se hacen cada vez más incontenibles. Para ello, los filtros sanitarios de aire ya no serán barrera suficiente si la emergencia climática empeora.

Más aún, el problema se transmitirá de los padres a las generaciones venideras a nivel genético. Ya no sólo tendrán que lidiar con la crisis climática global y los retos que ésta acarreará, sino con condiciones médicas de las que todavía no tenemos nombre. Aunque todavía no existe evidencia concluyente al respecto, es una posibilidad considerable en el futuro cercano.

Publicado enMedio Ambiente
Tiburones ballena nadan en el tanque de la Corriente Negra en el Acuario Okinawa Churaumi, Japón. La imagen fue captada en 2013. Foto Ap

La organización internacional, además, alerta en torno al peligro que acecha al dragón de Komodo, en Indonesia

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) informó que 37por ciento de todas las especies de tiburones y rayas se encuentran amenazadas de extinción. Además, alertó del peligro que acecha al mayor lagarto del mundo, el dragón de Komodo, en Indonesia.

La sobrepesca, la degradación o desaparición de sus hábitats naturales y el cambio climático están socavando la supervivencia de tiburones y rayas, se indica en la lista roja de la UICN, que desde 1964 cataloga y ausculta la salud de la biodiversidad del planeta.

La lista roja sirve de alerta para los gobiernos responsables de esa riqueza medioambiental, y de guía para las organizaciones no gubernamentales que la defienden.

El dragón o monstruo de Komodo es un saurio que puede llegar a medir 3 metros y pesar 90 kilogramos. Apenas sobreviven unos mil 400 ejemplares en las costas de Indonesia.

Hay más de 440 especies conocidas de tiburones en los océanos y una gran parte ya está en estado crítico. Algunos ejemplares de especies han dejado de ser detectados hace años.

Otra de las especies en la lista roja es el atún, pero ofrece mejores perspectivas.

De las siete especies de atunes más pescadas, las reservas de cuatro aumentan.

El atún rojo pasó directo de especie "en peligro" a "preocupación menor", una mejoría de tres categorías.

Sin embargo, la organización advierte que "numerosas reservas regionales de atún siguen siendo escasas".

Bruce Collette, presidente del grupo especializado en atunes de la UICN, sostuvo: "Estas evaluaciones son la prueba de que la pesca durable funciona, con beneficios enormes a largo plazo".

La lista roja de la UICN actualizó también el número de especies animales y vegetales que clasifica de forma paciente desde hace más de medio siglo.

De las 138 mil 374 especies clasificadas del planeta están amenazadas 38 mil 543, esto es, 28 por ciento.

La proporción en América Latina es similar.

Los científicos de UICN cuentan con nueve categorías para la lista roja: desde las especies a salvo hasta las que están extintas.

En el Congreso Mundial de la Naturaleza de Marsella, los conservacionistas quisieron, sin embargo, dar señales de esperanza, con la creación de un estatus verde, la otra cara de la moneda, las historias de éxito para salvaguardar la biodiversidad.

Su objetivo será "medir la regeneración de las especies, algo que no se ha hecho hasta ahora" y conocer el impacto de los programas de conservación.

Como la lista roja, el estatus verde tiene nueve categorías.

"Impedir la extinción no es suficiente", destacó en rueda de prensa Molly Grace, coordinadora del grupo de trabajo de la UICN.

El estatus verde arranca con 181 especies evaluadas.

Cóndor californiano

El cóndor californiano, por ejemplo, estaba clasificado como "en peligro crítico" desde los años 1990, pero gracias a programas de reintroducción de especies y a una fuerte protección, ya cuenta con 93 ejemplares adultos. Sin esos esfuerzos habría desaparecido del estado salvaje, indicó la experta.

La UICN, que quiere llegar lo antes posible a la catalogación de al menos 160 mil especies, actualiza al menos dos veces al año su Lista, y los países donde se hallan las más amenazadas saben que esos avisos son como "tarjetas rojas" a su política medioambiental.

"Hay mucha preocupación en el sentido de que si una especie baja un escalón, las inversiones se frenarán", admitió Craig Hilton-Taylor, responsable de la lista roja.

Por eso los Estados miembros de la organización internacional quieren ahora que se ponga en marcha el Estatus Verde.

El trabajo de la UICN, organización de científicos más que de activistas, es de largo alcance. Su estructura, con Estados y organizaciones no gubernamentales presentes por igual, en colegios separados, es muy inusual.

Las decisiones se toman por mayoría simple en cada colegio, lo que significa que debe haber consenso para aprobar una recomendación.

De América Latina sólo seis países tienen representación como tales: Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Panamá y Perú. Sin embargo, muchos otros tienen presencia a través de agencias oficiales del medio ambiente.

Desde el viernes, también mediante las organizaciones indígenas, que pasan a tener voz y voto en el congreso. De la veintena de organizaciones de pueblos autóctonos, una quincena proviene de América Latina y el Caribe.

Lunes, 06 Septiembre 2021 06:50

El abismo de la autodestrucción

El abismo de la autodestrucción

Si hay algo para lo cual el ser humano ha mostrado gran capacidad, ingenio e innovación, es para la destrucción de sí mismo y, en consecuencia, de su entorno. La gran amenaza de la bomba atómica ha sido sustituida en muy poco tiempo por un amplio espectro de mecanismos que conducen a la catástrofe. En este artículo se enumeran sólo algunos de los más evidentes.

¿Qué ocurrió después de la creación de la bomba atómica? Con el final de la segunda guerra mundial y el inicio de la Guerra Fría, el mundo fue devastado por un descubrimiento terrible y sin precedentes: por primera vez en su historia, el hombre poseía los medios para destruir a toda la humanidad. Filosofía, literatura, arte, política, todo tenía que ver con esta inaudita y nueva realidad. De este modo, más de una generación, incluida la mía, nació y vivió bajo una verdadera espada de Damocles. Como en la película francesa Vite vendute (del año 1953), el homo sapiens debía imaginar su destino semejante al del conductor de camión que transporta una carga de nitroglicerina. Habría bastado un solo bache –en nuestro caso cualquier incidente internacional– para marcar el fin del mundo entero.

El testimonio de Anders

El avión que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, bautizado con el nombre de Enola Gay, se convirtió el símbolo de esta responsabilidad terrible. Como un auténtico aprendiz de brujo, el hombre había perdido la capacidad de controlar los instrumentos que tenía en las manos, empujándose hacia el borde del abismo; un paso más allá, y habría borrado su propio planeta. Para limitarnos a un solo testigo, vale la pena escuchar al filósofo alemán Günther Anders, quien, hacia el año 1956, en el primer volumen del ensayo titulado La obsolescencia del hombre, dedicó una sección entera al tema de la bomba “bajo la cual vivimos amenazados”, o, más concretamente, al tema de “nuestra existencia bajo el signo de la bomba”. Un punto de referencia esencial es la frase de Einstein en un mensaje dirigido a los científicos atómicos italianos: “Al final del callejón se vislumbra cada vez más claramente el espectro de la aniquilación total.”

Para Anders, el hombre se enfrentó a un acontecimiento sin precedentes: hasta ese momento –observa el filósofo– nadie había puesto en duda la certeza de que quienes iban a permanecer e iban estar para siempre, sería el ser humano. Con la bomba, sin embargo, la pregunta acerca de si la humanidad seguirá existiendo o no se tornó alarmante, y ya no nos permitió fingir que no escuchábamos a este monstruo que habita en “nosotros”. Sustituyendo a Dios, el hombre moderno adquirió una potestas annihilationis, es decir, la capacidad de una “reducción a la nada”. Ahora podíamos considerarnos como los amos del Apocalipsis: “El infinito somos nosotros. Esto es tan monstruoso, que todos los acontecimientos ocurridos en la historia parecen de menor importancia [...] Aunque anatómicamente inalterados, somos seres pertenecientes a una nueva especie debido al cambio radical de nuestra posición en el cosmos y ante nosotros mismos; seres que se diferencian del tipo de hombre precedente.” Sin embargo, aunque nos convertimos en los Titanes, seguimos siendo “parvenus cósmicos”, usurpadores del Apocalipsis. En efecto, los hombres que ahora son los dueños del infinito no están a la altura de semejante propiedad: “Nosotros, los seres humanos de hoy, somos los primeros en controlar el Apocalipsis, por eso somos también los primeros en sufrir incesantemente su amenaza [...] Ya no somos mortales como individuos, sino como grupo, cuya existencia está sujeta a la anulación”. En definitiva, con su poder de abolir nuestra especie, “la monstruosidad de la bomba nos mantiene con el aliento en suspenso”.

El nuevo rostro de la catástrofe

Hasta aquí finalizamos con Anders. Pero, volviendo al pobre ciudadano de la segunda postguerra, la desconcertante noción acerca de una nueva incertidumbre constituyó durante décadas el telón de fondo de todo proyecto posible, el presupuesto de cualquier visión del futuro. Después, poco a poco, inadvertidamente, el terrible espectro evocado por Einstein desapareció… Con la caída del Muro de Berlín, las increíbles tonterías de Francis Fukuyama, las laceraciones en los Balcanes, las invasión de Irak, el terrorismo religioso, los conflictos locales y los intentos de crear un Estado islámico entre Medio Oriente y África, todo cambió. La angustia por un mundo amenazado por la destrucción nuclear desapareció por completo.

Sin embargo, esto no alivió en absoluto a los desdichados habitantes de la Tierra, sino que su incertidumbre acerca del futuro, si esto fuera posible, se acrecentó. ¿Cómo? Simplemente el miedo cambió de aspecto, el fantasma de la catástrofe mundial tomó un nuevo rostro: el temor de morir por una guerra, lo sustituyó el riesgo de perecer por desastres naturales; la idea de un suicidio nuclear cambio gradualmente por un suicidio ecológico, y así la bomba atómica se convirtió en climática.

Para resumir el proceso de dicha metamorfosis, y para permanecer dentro del panorama japonés, podríamos decir que pasamos del piloto que libera su dispositivo mortal sobre Hiroshima, al diseñador que planea la creación de la central nuclear de Fukushima. Por lo tanto, es la propia figura del desastre la que cambió de signo y, a la vez, de origen, ya que, a partir del año 2000, el exterminio que tememos como especie ya no se percibe como una consecuencia de nuestras capacidades destructivas, sino de las productivas. Hoy es evidente que el primer enemigo de nuestra supervivencia son las nuevas “armas de producción masiva”.

“El asteroide somos nosotros”

En un reciente debate acerca del Futuro, Andri Snaer Magnason volvió sobre esta cuestión, evocando la caída del asteroide que hace 65 millones de años casi destruyó toda la vida en la tierra, liberando en la atmósfera entre 600 y 1000 millones de toneladas de dióxido de carbono. Pues bien, al hombre le bastarán unos sesenta años para que sus automóviles alcancen los mismos niveles, e incluso, si calculamos el conjunto de todas sus actividades, con unos veinte años será suficiente. Moraleja: “El asteroide somos nosotros.” A esto hay que añadir que el sesenta por ciento de todos los mamíferos en la Tierra es ganado, sobre todo cerdos y bovinos, mientras que el treinta y seis por ciento son seres humanos y sólo el cuatro por ciento son animales salvajes: “Lo que antes era un planeta de innegable diversidad, con fauna y plantas silvestres, ahora se ha convertido en un enorme monocultivo. En lugar de aves en libertad, tenemos pollos enjaulados que superan en volumen a todas las demás aves; en vez de leones, búfalos, elefantes y cebras, tenemos bovinos en confinamiento y cerdos que ni siquiera están en granjas, sino en jaulas”. Conclusión: “Son raros los depredadores dominantes en la naturaleza. Usualmente hay millones de herbívoros desplanzándose, y algunos lobos, leones y tigres que se alimentan de su carne. Ahora somos siete mil millones de seres humanos y todos queremos ser el león, tener nuestro kilo de carne. Nunca antes había ocurrido esto en la Tierra. Y, de hecho, es insostenible a largo plazo.”

Esta es la opinión de Magnason. Para aquellos que quieren sentirse todavía peor, Seaspiracy, el documental de Ali Tabrizi distribuido por Netflix, explica cómo la pesca industrial se ha convertido en un medio de devastación marina (con el “daño colateral” que implica la masacra animales no comestibles) y contaminación (gracias a la enorme cantidad de redes de plástico abandonadas en el agua). Nunca lo vamos a repetir lo suficiente: gases de efecto invernadero, deforestación, falta de control demográfico, ganadería desmedida y, en general, violación del equilibrio ecológico (con constantes derrames petroleros y tragedia pandémica), son productos de un arsenal capitalista que está terminando nuestra existencia en el planeta en lugar de la bomba atómica.

La única salida sería aceptar las evidencias que confirman la imposibilidad de sostener de manera rapaz un desarrollo infinito dentro de un sistema finito. Si, inevitablemente, tarde o temprano se derrumbará el mito del crecimiento ilimitado, ¿por qué no prepararse desde ahora para un decrecimiento paulatino, razonado? En este punto, la depredación comercial, tan característica de nuestra especie, sólo puede continuar si se desvía hacia otros ecosistemas. Bienvenida entonces la explotación turística o minera de Marte y de la Luna, como sugirió Hannah Arendt y que puso en marcha Elon Musk. Siempre y cuando la globalización, que sustituyó a la amenaza nuclear, no ponga en peligro la vida de la Tierra.

Valerio Magrelli - Sunday, 05

Traducción de Roberto Bernal.

Publicado enMedio Ambiente
Jueves, 02 Septiembre 2021 05:48

Los matices del perdón

Los matices del perdón

Entrevista al psicoanalista Alberto César Cabral

Una mirada psicoanalítica sobre el perdón, sus límites, la culpa y el arrepentimiento.

El perdón estuvo vinculado históricamente a un sentido religioso. Pero también con una posición ética respecto de quien tiene la "autoridad moral" para perdonar y quien tiene la suficiente conciencia ética como para arrepentirse. ¿El perdón es acaso la respuesta más apropiada ante las ofensas o los daños que nos infringe un otro? ¿Qué tiene para decir el psicoanálisis al respecto? Muchos de estos interrogantes son los que trabaja el psicoanalista Alberto César Cabral en su libro El perdón y sus límites. Una aproximación psicoanalítica (Teseo). Cabral es miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina y exdirector del Instituto "Ángel Garma". También autor de Cuestiones en psicoanálisis, entre otros libros.

¿Qué diferencia existe entre el uso cotidiano del término "perdón" y de su concepción psicoanalítica? Cabral señala que hay un uso cotidiano que no ha roto plenamente sus adherencias de origen con el sentido religioso. "Hoy está aceptado que el perdón no existió en todas las épocas ni en todas las culturas. Roma y Grecia no tenían idea de lo que era el perdón como lo entendemos actualmente. Y es claro que las religiones monoteístas tuvieron mucho que ver con modelar las primeras nociones que estuvieron ligadas a la idea del perdón", plantea Cabral. El autor entiende que en los últimos tres siglos se produjo un proceso de secularización progresiva de la noción de perdón que lo fue despojando de sus connotaciones religiosas.

"No hay 'una' concepción psicoanalítica del perdón. Es una cuestión polémica, también entre los analistas. Hay colegas que, a mi modo de ver, reciclan concepciones religiosas del perdón. Lo consideran una 'virtud moral': la decisión de 'no perdonar', entonces, constituiría el testimonio de una elaboración no adecuada del rencor y el odio. Es claro que de ahí se desprende una concepción de la cura que debería desembocar inevitablemente en el perdón, y que lo convierte en objeto de una prescripción, sostenida por la autoridad del analista", señala Cabral. "La aproximación filosófica, ética e incluso la jurídica pecan en muchos momentos de cierto voluntarismo, como si se tratara exclusivamente de la buena voluntad de la víctima, del potencial y de la disposición de amor de la que sería portador como si bastara eso para definir si un agravio, una ofensa pueden o no ser perdonados", agrega.

--¿Qué lugar ocupa la culpa en el perdón de acuerdo a la mirada psicoanalítica?

--Lo podemos pensar en la dupla que forman el victimario y la víctima. Los autores anglosajones hablan del perpetrador y suena impactante. Respecto del ofensor y la víctima, la culpa está del lado del perpetrador, en una mirada convencional, de aquel que cometió la falta sobre el otro. Respecto del perpetrador también se supone que hay un goce también porque hay algo del orden del regodeo de la propia culpabilidad que, en algún punto, exime al sujeto de la posibilidad que le cabe en ver si puede o no enmendar aquello que protagonizó. Si no es así, la posición de culpa, el registro de la culpa por parte del perpetrador puede ser un primer paso en un proceso subjetivo de arrepentimiento, que cuando es realmente eficaz, en realidad lo que supone es un cambio de posición subjetiva por parte del perpetrador de dirigir una mirada distinta sobre el acto que protagonizó sobre la víctima.

--Ya que trae el tema de víctima y victimario y del arrepentimiento, ¿desde qué aspecto del psicoanálisis se puede pensar el pedido de perdón sin arrepentimiento, como muchas veces sucede en la violencia de género, por ejemplo?

--Una escucha psicoanalítica permite discriminar cuánto hay de lo que algunos autores serios y rigurosos del campo de la filosofía y de la ética recortan con mucha claridad descriptivamente del momento del arrepentimiento como un preliminar lógico en el trabajo del perdón. Pero no alcanzan porque son las limitaciones del propio discurso. Así como el discurso psicoanalítico tiene sus límites, lo tienen también otros discursos. El discurso filosófico, el ético, el religioso no alcanzan a dar cuenta, más allá del plano descriptivo, qué es lo que lo que supone lo que ellos llaman un “arrepentimiento genuino”. Entonces, hablan, por ejemplo, de un cambio de corazón, de un renacer del victimario, de una renacer en el amor. Es decir, una serie de frases que, a mi modo de ver, encubren una dificultad para contar con herramientas más rigurosas que permitan dar cuenta de cuándo, por ejemplo, un arrepentimiento es voluntarista, cuándo es hipócrita, cuándo transmite lo que llamamos coloquialmente "lágrimas de cocodrilo" y cuándo, en realidad, el discurso de arrepentimiento por parte del perpetrador tiene una condición de franqueza que logra provocar también en la víctima un cambio de posición subjetiva.

--¿Perdonar implica una renuncia desde el punto de vista subjetivo?

--Sí, y esto no es patrimonio exclusivo de una mirada psicoanalítica. Se acepta en otros ámbitos --y los analistas lo tomamos-- que efectivamente el perdón supone una renuncia por parte de la víctima al deseo de venganza, pero también a los resabios de odio subsistente a la conducta del perpetrador, pero no por una cuestión de buena voluntad sino porque existe en la víctima una voluntad genuina de relanzar el vínculo que fue puesto en jaque en su continuidad por la ofensa perpetrada. Si la posición subjetiva de quien perdona está sostenida en una represión del rencor hacia el victimario, el perdón tendrá un carácter precario, frágil, expuesto a los inevitables retornos de la hostilidad reprimida. Si el trabajo elaborativo desemboca en cambio en un "deseo decidido" (Lacan) de relanzar el vínculo que el accionar del perpetrador puso en jaque (a despecho del rencor subsistente), se abre la posibilidad de un perdón "genuino", no neurótico. En ese sentido, el perdón supone un movimiento más elaborado que las meras disculpas. Cuando uno acepta las disculpas de otro renuncia a la venganza sobre el otro (cuando la aceptación de la disculpa es genuina), pero no necesariamente quien acepta las disculpas de otro está interesado en relanzar el vínculo amoroso, fraterno, amistoso que lo unía previamente con el perpetrador. Están las disculpas, pero se puede no apostar a relanzar el vínculo y mantener las cosas en una suerte de coexistencia pacífica.

--Yendo un poco al título del libro, ¿hay un límite para perdonar? ¿De qué depende?

--Hay una categoría que tiene que ver con lo imperdonable que para mí fue la puerta de entrada a esta problemática porque en la clínica uno puede apreciar con bastante nitidez y con mucha frecuencia que rupturas vinculares precipitadas por situaciones vividas como daños generados por un otro con el que se estaba en relación generan algo del orden de una experiencia subjetiva de que el otro atravesó cierto límite y franqueó cierta barrera. Y en ese punto generan un odio, un rencor que es resistente a los intentos de elaboración del daño sufrido. En otros casos, no, uno puede registrar que el curso del trabajo analítico permite una elaboración de lo que inicialmente se vivió como un daño sufrible y como producto de esa elaboración, la víctima se puede ubicar inicialmente en una posición de "yo a éste no lo perdono, esto fue imperdonable", y puede modificar su posición subjetiva. Esto es algo que para una analista es imposible de ponderar a priori. Es al cabo de intentar procesar analíticamente, elaborativamente el daño sufrido, que se puede llegar o no a acercar a un núcleo de imperdonable. 

01/09/2021

Publicado enSociedad
Liberación de un cóndor andino, en Bolivia; un águila leonada, en Etiopía; una real que se alimenta de animales atropellados en Utah, Estados Unidos, y una arpía y su nido, en Panamá.Foto Ap

Nuevo análisis de datos detectó 30% de las 557 especies en esa situación // En México quedan muy pocas águilas reales, sostiene experto de la UNAM

 

A pesar de algunas historias de éxito de conservación de alto perfil, como el dramático regreso de las poblaciones de águilas calvas en América del Norte, las aves rapaces están en declive en el mundo.

Un nuevo análisis de datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y BirdLife International encontró que 30 por ciento de las 557 especies de rapaces en el mundo se consideran casi amenazadas, vulnerables o en peligro de extinción o crítico; 18 están en peligro crítico de extinción, incluyendo el águila filipina, el buitre encapuchado y el autillo de Annobon, encontraron los investigadores.

Otras especies están en peligro de extinguirse localmente en regiones específicas, lo que significa que es posible que ya no tengan roles críticos como principales depredadores en esos ecosistemas, señaló Gerardo Ceballos, especialista en aves del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México y coautor de un estudio publicado en la revista Proceedings, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

"El águila real es el ave nacional de México, pero nos quedan muy pocas", destacó. Un censo de 2016 estimó que sólo habían unas 100 parejas reproductoras en el país.

Las águilas arpías alguna vez estuvieron muy extendidas por el sur de México y América Central y del Sur, pero la tala y quema de árboles ha reducido drásticamente su alcance.

De las aves de presa amenazadas que están activas principalmente durante el día, incluida la mayoría de los halcones, águilas y buitres, 54 por ciento estaba disminuyendo en población, según halló el estudio. Lo mismo ocurrió con 47 por ciento de las aves rapaces nocturnas en riesgo, como los búhos.

Eso significa que "los factores que causan el declive no han sido remediados" y esas especies necesitan atención inmediata, sostuvo Jeff Johnson, biólogo de la Universidad del Norte de Texas, que no participó en el estudio.

Pérdida de hábitat, cambio climático y tóxicos

A escala mundial, las mayores amenazas para estas aves son la pérdida de hábitat, el cambio climático y las sustancias tóxicas, señaló Evan Buechley, investigador asociado del Centro Smithsoniano de Aves Migratorias y de la organización sin fines de lucro HawkWatch International que no participó en el estudio.

El insecticida DDT adelgazó las cáscaras de los huevos y diezmó las poblaciones de águilas calvas en América del Norte, lo que llevó a su prohibición en Estados Unidos en 1972. Sin embargo, Buechley explicó que persisten otras amenazas, incluidos los pesticidas para roedores, el plomo en las balas y perdigones de los cazadores. Muchas aves rapaces se alimentan de roedores y animales muertos.

El cóndor andino está disminuyendo debido a la exposición a pesticidas, plomo y otras sustancias tóxicas, indicó Sergio Lambertucci, biólogo de la Universidad Nacional del Comahue en Argentina.

El uso generalizado de un fármaco antinflamatorio en el ganado provocó la rápida disminución de los buitres en el sur de Asia. Las aves murieron después de comer cadáveres, lo que redujo la población de algunas especies 95 por ciento en las décadas pasadas.

En el este de Asia, muchas especies de rapaces son migrantes de larga distancia: se reproducen en el norte de China, Mongolia o Rusia y viajan por la costa este china para pasar los veranos en el sudeste asiático o India.

"Ciertas áreas de la costa verán de 30 a 40 especies durante el pico de migración", resaltó Yang Liu, ecologista de la Universidad Sun Yat-Sen en Guangzhou, que no participó en el estudio.

Sin embargo, el este de China es también la parte más poblada y urbana del país, con fuertes presiones de desarrollo. "Es importante proteger los lugares que son cuellos de botella para la migración, por los que pasan miles de aves", precisó.

De los 4 mil 200 sitios identificados por los grupos conservacionistas como críticos para las especies de aves de rapiña en el mundo, la mayoría "están desprotegidos o cubiertos sólo en parte por áreas protegidas", concluyó Stuart Butchart, científico jefe de BirdLife International en el Reino Unido.

Un estudio de 2018 publicado en la revista Biological Conservation encontró que 52 por ciento de todas las especies de rapaces en el mundo están disminuyendo en población.

Página 1 de 82