El científico David Riaño, durante la entrevista en su casa. Daniel Sánchez

A David Riaño le diagnosticaron este tipo de esclerosis en el otoño de 2009. “Es una sentencia de muerte. Básicamente, decirte que no te queda mucho tiempo”, afirma. Su historia lo refuta y, tras grabar el documental ‘7 lagos, 7 vidas’, su próximo proyecto es casarse. Con su silla de ruedas.

 

David Riaño tenía 33 años cuando en verano de 2008, durante sus vacaciones en España, empezó a notar que algo no iba bien. Se preocupó porque había desaparecido un músculo de la palma de su mano izquierda. Lo comentó con una amiga médica y ahí empezó todo. Mirando hacia atrás comprendió que los síntomas habían empezado antes. Jugando al fútbol había tenido un par de caídas. “Vas al choque y de repente sales disparado. La cabeza va a una velocidad diferente que el cuerpo. Es como una desconexión de la noche a la mañana entre la orden de la mente y los movimientos de los músculos”, recuerda. Aquel mismo verano empezaron las consultas. “En Estados Unidos [donde residía], fui al médico. Me dijeron que sí, que probablemente tenía ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), pero que había que descartar otra posibilidad, la neuropatía multifocal”. Esa enfermedad es autoinmune y con unas infusiones mensuales el enfermo puede recuperarse. “Estuve con esas infusiones un año y vieron que no mejoraba”. Le diagnosticaron como persona con ELA en otoño de 2009. “Es una sentencia de muerte. Básicamente, decirte que no te queda mucho tiempo”.

La conversación con David Riaño tiene lugar una mañana del mes de marzo de 2022. Nos recibe en su casa, en Alcalá de Henares. Lleva catorce años conviviendo con la enfermedad. Cuando le comunicaron que tenía ELA, vivía en Michigan (Estados Unidos) con su mujer y el hijo de esta. Riaño había logrado en 2007 una plaza de científico titular del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y acababa de convertirse en investigador principal de un proyecto de la NASA. “Era competitivo dentro de Estados Unidos y me gustaba lo que hacía”. Pero, poco a poco, a consecuencia de la enfermedad, notó que no podía seguir el ritmo. “Vas desapareciendo”. Recuerda aquella etapa como un proceso de aceptación de la enfermedad: “Una enfermedad de dos a cinco años de esperanza de vida. Hoy puedes andar, mañana no. Y hoy puedes hablar, mañana no. Entonces es difícil que la cabeza se ajuste a los cambios que suceden en tu cuerpo”.

Como en su caso la enfermedad le ha dado más tiempo, Riaño cree que ha tenido la oportunidad de aceptarla. “Ya estoy curado de la ELA”, afirma. Y esta convicción la desarrolla con detalle: “Sigo haciendo lo mismo que hacía antes de la ELA. He vuelto a participar en proyectos de investigación, reinventándome. Ahora igual más dirigidos a resaltar la importancia de la inclusión y aporte de personas con diversidad funcional en la ciencia, no ya solo como científicos, sino también como ciudadanos. He vuelto a bañarme en lagos. No renuncio a jugar al fútbol algún día con mis amigos, cuando tenga una silla un poquito más rápida. Voy a seguir haciendo las mismas cosas que antes. Lo que me hace falta es usar la cabeza para, de una manera diagonal, hacer lo mismo que hacía antes, pero con ayuda o reinventándome”.

Riaño cree que asumir la enfermedad fue incluso más difícil para su familia. De aquellos años en Michigan recuerda cómo estuvo trabajando de asistente de un equipo de fútbol, recuerda la terapia psicológica y “una montaña rusa de cuestiones muy difíciles”.

En 2011 el hijo de su mujer falleció en un accidente de tráfico. Tenía 18 años. “Era una mezcla entre mi hijo y mi amigo. Yo era el que me encargaba de llevarle al colegio, de todo lo que conllevaba la logística con él. Era un tipo muy alegre, con un gran corazón. Claro, para mí es difícil, pero para una madre.... Eso nunca se supera”. Y en algún momento, en esa montaña excesiva, su relación de pareja se fue deteriorando. “Creo que lo que nos pasó es que no nos ayudábamos. No sumábamos el uno al otro. Entonces cada uno tiene que seguir su vida. Yo en Estados Unidos estaba porque estaba ella. No podía mantener una vida independiente”. En 2018 se divorciaron y Riaño regresó a España. Llevaba quince años en Estados Unidos. “Siempre es mucho más difícil que la ida porque no te queda nada por idealizar”, señala.

Nos situamos en septiembre de 2018. Volver significa regresar a la casa de sus padres. Pero Riaño tiene un proyecto que en esa fecha se convierte en una realidad: grabar un documental que cuente su viaje para bañarse en lagos de Europa. El baño es un momento de libertad: su cuerpo se mueve ligero. El resultado se estrenó en 2021 en el Festival de Cine de Málaga. Se titula 7 lagos, 7 vidas. Lo dirigió Víctor Escribano y lo produjo José Luis López-Linares. Cuenta el viaje en furgoneta, el baño en los lagos, las relaciones entre Riaño y quienes le acompañan en la aventura, las dificultades que afronta, las incomprensiones, los momentos de plenitud. “Era una ilusión que tenía y una manera de buscar una excusa para seguir vivo y no darle muchas vueltas a seguir pensando en la enfermedad”.

Junto a Riaño, uno de los protagonistas del documental es uno de sus asistentes, Serigne Mbacke Ndiaye, un joven senegalés que, en ocasiones, parece el único capaz de seguir el ritmo y las necesidades que el viaje y el propio Riaño plantean. El documental muestra la relación entre ambos, los aprendizajes compartidos. Riaño, que se refiere siempre a Mbacke como el Capi —de capitán—, es consciente de que tiene a su lado a alguien que nunca le falla: “La historia del Capi es más interesante que la mía… Todos estos años hasta que consigue su documentación y consigue volver a Senegal, a ver a sus hijos. Su hija pequeña tenía once meses cuando él se vino a vivir a España”. Pero Riaño también sabe que su relación con quien siempre está ahí, con quien le ayuda en todo momento, se mueve en un equilibrio difícil. “Yo estoy muy contento con el Capi y le quiero un montón, pero entiendo que en algún momento de su vida le va a tocar tomar otro rumbo, porque no puedes estar anulándote como persona toda la vida. Tener un ayudante que tenga la capacidad de sufrimiento del Capi, la empatía, el anularse a uno mismo para tus necesidades… está muy bien, pero también es importante tratar de buscar un equilibrio y es muy difícil poder encontrar ese equilibrio”.

El día en que tiene lugar la entrevista, el Capi se encuentra en Senegal. Cuando él se vino a vivir a España su hija menor tenía once meses y acaba de cumplir trece años. Durante la jornada de la entrevista, acompaña a Riaño su ayudante, una mujer sonriente, de movimientos precisos. Es ella quien le ayuda a caminar unos pasos, quien sigue sus indicaciones para encender y apagar la cámara que Riaño lleva instalada en su silla, quien cuida cada detalle. Es ella quien nos acompaña en un paseo por Alcalá de Henares, en el que podemos apreciar los obstáculos que afronta una persona con ELA al tratar de moverse en silla de ruedas por la ciudad.

En el documental y en su vida diaria, Riaño se rebela contra las barreras: “Lo que más me afecta son las barreras mentales de la gente que toma las decisiones y de la gente con la que tengo que relacionarme. Las leyes están ahí, y el problema es que no se aplican y la gente no entiende cómo se tienen que aplicar”. Pone varios ejemplos: un escalón que consideran parte del patrimonio, un coche mal aparcado que le impide acceder a su furgoneta, una piscina de nado en la que le dicen que no puede entrar porque es demasiado lento. Señala que los edificios son seres vivos, que han de cambiar para ser accesibles. Y subraya la incomprensión que encuentra: “Es imposible que la gente entienda, porque no van en silla de ruedas. Somos otro animal. Entonces se buscan excusas para excluirte en vez de encontrar soluciones para quedar incluidos. Y ese es el problema que nadie entiende. Y, cuando reclamas y peleas por tus derechos, al final quedas excluido e incluso criminalizado. Es doloroso porque existen razones de peso para quedar incluidos: artículo 14 de la Constitución Española, la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad del año 2006…”.

Durante el paseo por las calles de Alcalá de Henares, Riaño se detiene para agradecer al propietario de una tienda de fotos y marcos que haya instalado una rampa en su establecimiento. También le paran a él para preguntarle cuándo se podrá ver el documental en Alcalá. Y Riaño agradece la pregunta y explica que muy pronto. 7 lagos, 7 vidas está teniendo un recorrido intenso, con proyecciones acompañadas de debates.

Regresamos a la casa y, durante la comida, nos acompañan además su padre, su hermana y su cuñado. Todo resulta esmerado y cálido. Nos adentramos en una conversación sobre viñedos y viajes por hacer. Si algo queda claro después de un día con David Riaño es que su vida está llena de proyectos y que no piensa detenerse por muchos impedimentos que encuentre.

Tras el estreno del documental en junio de 2021, siguió viajando. “7 lagos, 7 vidas expandió los límites de lo que creíamos que era posible. Y eso es muy potente. Estoy haciendo cosas que nunca pensaba que iba a hacer. Cuando estaba en Estados Unidos fui de San Diego a Detroit en avión, hablo de hace cuatro años, y aquello me pareció el límite, mi límite. Y ahora estamos haciendo cosas increíbles. Acabo de estar en Japón”. En el último trimestre de 2021, gracias a una beca de la Japan Society for Promotion of Science y el apoyo del CSIC, pudo estudiar en Japón cómo evoluciona la humedad de la vegetación en el contexto de los incendios forestales y el cambio climático. Su investigación, que sigue en marcha, analiza el impacto de los incendios a partir de imágenes de satélite, datos meteorológicos y proyecciones de modelos climáticos a futuro.

En enero de este año, Riaño viajó al Festival de Palm Springs, en California, donde se presentaba 7 lagos, 7 vidas. La crisis del coronavirus provocó la suspensión de las proyecciones del festival, pero aun así el protagonista del documental mantuvo su viaje y 7 lagos, 7 vidas fue galardonada con una mención especial en la categoría de cine iberoamericano.

Su próximo proyecto es casarse. “Me caso”, dice. Y sabe que provoca el interés y la sorpresa de su interlocutor. Luego entra en detalles: “Me caso con mi silla de ruedas. Va a ser una historia que quiero grabar”. Explica entonces que piensa ir al registro civil con la factura de la silla y que quiere seguir todos los trámites y ritos que acompañan a una boda. Quiere hablar así del derecho a la vida de las personas con discapacidad, del derecho a una vida digna y del derecho al amor. Confía en poder celebrar la boda este año y en que, en el viaje posterior, cuando quieran separarle de su silla al entrar en un avión, pueda explicar —y grabar— que se acaba de casar con su silla, que no tienen derecho a separarle de ella. “Se va a liar”, pronostica.

También tiene proyectos para el próximo verano: viajar a Cabo Norte, en Noruega. Quería ir a Vladivostok e iniciar la vuelta al mundo, pero reconoce que ahora resulta complicado. Y tal vez el año que viene —“si se abren un poco las fronteras”, matiza— intentará ir a Senegal por carretera para conocer la tierra del Capi.

Dice que no es ningún héroe, que todos los días son muy duros. “Somos personas a las que nos hace falta apoyo social y que se cumpla la ley para poder seguir vivos”, argumenta. Quisiera que las personas con ELA pudieran, si lo desean, continuar siendo lo que eran antes de tener ELA. “A mí me gustaría eso: seguir investigando, seguir bañándome hasta el último día en un lago, seguir estando con mis amigos. Cuando queden para jugar un partido de fútbol, ir con ellos con una silla un poquito más rápida. Seguir siendo yo”.

Imagen de la boina de contaminación en Madrid, a 10 de febrero de 2022.— Jesús Hellín /EUROPA PRESS

Una de cada seis muertes en el mundo se debe a la polución. El 92% de los fallecimientos por este problema se producen en los países de ingresos bajos y medios.

Las repercusiones de la contaminación en la salud siguen siendo enormes, y los países de ingresos bajos y medios son los que más sufren esta carga, afirma Richard Fuller, autor principal de un informe que se publica esta semana en The Lancet Planetary Health. En este trabajo, se destaca que la polución fue responsable de nueve millones de muertes en 2019, esto es: una de cada seis muertes se debió a este problema.

Fuller destaca que, "pese a las graves consecuencias sanitarias, sociales y económicas, la prevención de la contaminación se pasa por alto, en gran medida, en la agenda internacional de desarrollo".

El nuevo informe es una actualización del que publicó en la misma revista en 2015. En él se pone de relieve que el número de muertes por fuentes de contaminación asociadas a la pobreza extrema (como la contaminación del aire en interiores y del agua) ha disminuido. Sin embargo, han aumentado los fallecimientos atribuibles a la contaminación industrial (del aire ambiental y la contaminación química).

Según Fuller, "pese al incremento bien documentado de la preocupación pública por la contaminación y sus efectos en la salud, la atención a estos problemas y la financiación han aumentado mínimamente desde 2015".

La mayor amenaza para la salud humana y planetaria

"La contaminación es la mayor amenaza para la salud humana y planetaria y pone en peligro la sostenibilidad de las sociedades modernas". Su prevención también puede frenar el cambio climático, indica por su parte Philip Landrigan, coautor del informe y director del Programa de Salud Pública Global y del Observatorio de la Contaminación Global del Boston College. Por ello, subraya Landrigan, el actual informe "reclama una transición masiva y rápida para abandonar todos los combustibles fósiles y sustituirlos por energías limpias y renovables".

La Comisión Lancet sobre Contaminación y Salud de 2017, que utilizó datos del estudio de la Carga Mundial de la Enfermedad (GBD, por sus siglas en inglés) de 2015, descubrió que la contaminación era responsable de unos nueve millones de muertes, el 16% de todos los decesos en el mundo.

El nuevo informe ofrece estimaciones actualizadas de los efectos de la contaminación sobre la salud, basadas en los datos más recientes del GBD de 2019 y en actualizaciones metodológicas, así como una evaluación de las tendencias desde el año 2000.

De los nueve millones de muertes atribuibles a la contaminación en 2019, la contaminación del aire (tanto doméstica como ambiental) sigue siendo responsable del mayor número de muertes, con 6,67 millones en todo el mundo. La contaminación del agua fue responsable de 1,36 millones de muertes prematuras. El plomo contribuyó con 900.000 muertes, seguido de los riesgos laborales tóxicos con 870.000 muertes.

El descenso de las muertes por contaminación tradicional desde el año 2000 (contaminación del aire en los hogares por combustibles sólidos y agua no potable) es más evidente en África. Esto puede explicarse por las mejoras en el suministro de agua y el saneamiento, los antibióticos y los tratamientos, y los combustibles más limpios, indican los autores.

Contaminación industrial y envejecimiento de la población

Sin embargo, este descenso de la mortalidad se ha visto contrarrestado por un aumento sustancial de las muertes por exposición a la contaminación industrial —como la polución atmosférica, la contaminación por plomo y otras formas de contaminación química— en todas las regiones durante los últimos 20 años. Esto es especialmente evidente en el sudeste asiático, donde el aumento de los niveles de contaminación industrial se combina con el envejecimiento de la población y el aumento del número de personas expuestas.

La contaminación ambiental del aire fue responsable de 4,5 millones de muertes en 2019, frente a 4,2 millones de muertes en 2015 y 2,9 millones en 2000. Las muertes por contaminantes químicos peligrosos aumentaron de 0,9 millones en 2000, a 1,7 millones en 2015, y a 1,8 millones en 2019, con 900.000 muertes atribuibles a la contaminación por plomo en 2019.

En general, las muertes por la contaminación actual han aumentado un 66% en las últimas dos décadas, pasando de unos 3,8 millones de muertes en 2000 a 6,3 millones en 2019. Es probable que las cifras de muertes por contaminantes químicos estén subestimadas, ya que solo un pequeño número de productos químicos fabricados en el comercio han sido sometidos a pruebas adecuadas de seguridad o toxicidad.

Perdidas y desigualdad

El informe destaca que el exceso de muertes debido a la contaminación provocó pérdidas económicas por un total de 4,37 mil millones de euros en 2019, lo que equivale al 6,2% de la producción económica mundial.

También pone de manifiesto la profunda desigualdad de la contaminación, ya que el 92% de las muertes relacionadas con la polución y la mayor carga de pérdidas económicas por este motivo se producen en los países de ingresos bajos y medios.

Los autores concluyen con ocho recomendaciones. Entre ellas, se pide la creación de un grupo científico y político independiente, al estilo del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), así como un aumento de la financiación para el control de la contaminación por parte de gobiernos, donantes independientes y filántropos, y la mejora del control de la contaminación y la recogida de datos.

Las organizaciones internacionales también deberían aprobar y establecer una mejor conexión entre la ciencia y la política en materia de contaminación, al igual que las que se ocupan del clima y la biodiversidad, en un principio de los productos químicos, los residuos y la contaminación atmosférica.

"Está claro que la contaminación es una amenaza planetaria y que sus causas, su dispersión y sus efectos sobre la salud trascienden las fronteras locales y exigen una respuesta global. Es necesario una actuación global sobre todos los principales contaminantes actuales", destaca Rachael Kupka, coautora y directora ejecutiva de la Alianza Mundial sobre Salud y Contaminación.

madrid

18/05/2022 09:41

Sinc

Publicado enMedio Ambiente
Colombia fue el primer país de Latinoamérica en despenalizar la eutanasia. Imagen de archivo. EFE/Martin Divisek/

La decisión del alto tribunal fue tomada teniendo en cuenta que este mecanismo no califica como delito y que, por el contrario, está amparado por la Constitución Política

 

La Corte Constitucional, a través de un fallo histórico debido a la discusión suscitada en diferentes sectores sociales y políticos, legalizó el Suicidio Médicamente Asistido como procedimiento permitido en Colombia para tener una muerte digna.

La decisión fue tomada teniendo en cuenta una ponencia presentada por el magistrado Antonio José Lizarazo que registró una votación de seis votos a favor y tres en contra. Al togado lo acompañaron en su tesis, Diana Fajardo, Natalia Ángel, Gloria Ortiz y Alejandro Linares, quienes a través del fallo, sacaron del Código Penal una prohibición que pesaba sobre los médicos al momento de asistir a personas con el deseo de morir dignamente

Cabe señalar que esta determinación de la Corte se produjo tras el estudio de una demanda presentada por los ciudadanos Camila Jaramillo Salazar y Lucas Correa Montoya, ambos miembros del Laboratorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales -DescLAB-, contra el inciso segundo del artículo 107 del Código Penal, el cual castiga la inducción al suicidio otorgando penas carcelarias de entre 16 y 36 meses a quienes guíen a una persona hacia el suicidio con el fin de terminar con intenso sufrimiento producto de enfermedades graves o incurables.

Ante esto, el alto tribunal ratificó que el hecho de asistir a un paciente que desea morir dignamente no se configura como un delito y que, por el contrario, es un proceso amparado por la Constitución en las condiciones ya mencionadas.

Asimismo, la demanda precisaba que penalizar el suicidio médicamente asistido vulnera el derecho a morir con dignidad, así como el libre desarrollo de la personalidad por impedir el acceso a una ayuda médica para poner fin a la vida del paciente bajo consenso.

La demanda señala que, “Algunas personas pueden preferir la eutanasia, unas veces porque no pueden causar su propia muerte y otras veces porque no quieren. En otros casos, las personas prefieren poner ellas mismas fin a sus vidas (suicidio médicamente asistido) y al hacerlo buscan tener la ayuda necesaria para lograrlo de forma segura, acompañada y protegida”, añadiendo que la legalización del SMA lo vuelve un acto transparente y seguro.

¿Qué diferencia hay entre el Suicidio Médicamente Asistido y la eutanasia?

Básicamente, mientras que en el primer mecanismo el paciente se autoadministra el medicamento para causar la muerte, en la eutanasia, el médico es quien facilita el deceso. En ese sentido, los demandantes promovieron varias iniciativas indicando que, así como la eutanasia se puede ejecutar bajo determinados parámetros, para el suicidio médicamente asistido deben cumplirse las mismas normas.

Vale resaltar, además, que durante el estudio de la demanda el ministro de Salud Fernando Ruiz, dijo que, en Colombia, “la inclusión de otra opción de muerte médicamente asistida en el país, requiere una discusión a profundidad, cuya competencia recae en el Legislador”.

El jefe de la cartera de la salud añadió en su momento que el Congreso debe abordar este tema “con un desarrollo por vía estatutaria, en especial, teniendo en cuenta la complejidad que supondría la inclusión del SMA como proceso asistencial en el Sistema General de Seguridad Social en Salud”. Misma conclusión tuvo la Procuraduría.

Para el Ministerio Público, el SMA no es una alternativa desconocida; sin embargo, es el legislativo el que debe reconocerlo como válido, pero teniendo en cuenta la decisión tomada este miércoles por la Corte, Colombia se convierte en el primer país de América Latina en despenalizar el suicidio asistido y la eutanasia.

En el mundo, los países que tienen ambos procedimientos reglamentados son Suiza, Canadá, Luxemburgo, España, los estados de Western Australia y Victoria, en Australia y Suiza, así como también Países Bajos y Luxemburgo.

11 de Mayo de 2022

Publicado enColombia
Decesos por sobredosis alcanzaron cifra récord en Estados Unidos en 2021

Se eleva el consumo de fentanilo, heroína y cocaína

 Nueva York. Más de 107 mil personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos el año pasado, informaron ayer los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), cifra sin precedente que refleja la magnitud de la epidemia que aqueja al país.

Eso quiere decir que en promedio un estadunidense muere por sobredosis cada cinco minutos. La cantidad, además, es 15 por ciento mayor al récord anterior, fijado en 2020.

Los CDC revisan las partidas de defunción y hacen un estimado para tomar en cuenta certificados demorados o incompletos.

Nora Volkow, directora del Instituto Nacional para el Combate al Abuso de Drogas, calificó la cifra de realmente espeluznante.

Las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos han aumentado casi todos los años desde hace más de dos décadas. La tendencia empezó en los años 90 debido a la prevalencia de analgésicos opioides, aunque en años más recientes han dominado la heroína y el fentanilo.

Este último, un opioide sintético desarrollado para tratar los síntomas del dolor crónico, fue por lejos el mayor causante de 71 mil 238 muertes el año pasado, un aumento de 23 por ciento comparado con 2020. Le siguieron las metanfetaminas cristalinas, que tuvieron un alza de 34 por ciento, la cocaína con un aumento de 23 por ciento, y los opioides naturales (heroína y morfina).

En ocasiones las muertes por sobredosis se deben a más de una droga. Hay quienes ingieren distintas sustancias y a veces los traficantes combinan el fentanilo barato con otros estupefacientes, incluso sin el conocimiento del comprador, aseguran expertos.

“El efecto neto es que muchas personas –incluidos quienes consumen drogas ocasionalmente e incluso adolescentes– están expuestas a estas potentes sustancias, capaces de causar una sobredosis incluso con una pequeña cantidad”, dijo Volkow en una nota de prensa.

De acuerdo con los expertos, la pandemia agravó la crisis, ya que muchas personas quedaron aisladas y la atención médica fue difícil de conseguir.

Las muertes por sobredosis variaron de región en región. En Alaska aumentaron 75 por ciento, el índice más alto de todos los estados, mientras en Hawai disminuyeron 2 por ciento.

Los especialistas dicen que las personas con trastornos por uso de sustancias se han visto muy afectadas por las alteraciones de la vida diaria provocadas por la emergencia sanitaria; en tanto, las autoridades están incautando cantidades récord de medicamentos falsificados provenientes de México.

El gobierno del presidente Joe Biden anunció en abril una estrategia nacional de control de drogas para abordar la crisis por adicciones no tratadas y el narcotráfico.

La administración está buscando ampliar el acceso a tratamientos que salvan vidas, como el medicamento naloxona, las pruebas reactivas de drogas y los programas de suministro de jeringas.

También ha solicitado un aumento de presupuesto para las agencias encargadas de detener el flujo de drogas ilegales en el país.

Publicado enInternacional
Jueves, 12 Mayo 2022 05:34

La ineficacia del olvido

Orchestra (obra de Max Oppenheimer sobre Mahler dirigiendo la Sinfónica de Viena).

Las presencias mentales que forman parte de la psicopatología cotidiana

Algunas veces no logramos recordar un nombre, una fecha o una dirección que buscamos afanosamente en nuestra memoria aun cuando sería prácticamente imposible tal olvido debido a nuestra familiaridad con el dato buscado. En cambio, otras veces no podemos olvidar una melodía pegajosa, un pensamiento machacante o una idea absurda. Cuando así ocurre, estos fenómenos obsesivos nos invaden, infestan nuestra vida mental y no los podemos quitar de encima.

Es necesario partir del hecho de que no es pertinente dar una respuesta general a situaciones particulares ya que cada caso es diferente. Por otra parte, desde la publicación de La psicopatología de la vida cotidiana, de Sigmund Freud, en 1901, ha preponderado la difusión de lapsus linguae y olvidos como formaciones sintomáticas y, en cambio, se ha desatendido lo que podríamos llamar la ineficacia del olvido.

Sin embargo, cuando un contenido de pensamiento o una idea machacona no nos abandonan, eso también forma parte de la psicopatología cotidiana. Aquí me interesa señalar dos tipos de presencias --me refiero a los fenómenos que durante un tiempo no se dejan olvidar--. Cada una de ellas responde a hipótesis causales diferentes. Me referiré aquí a la especificidad de estos dos tipos de presencia inolvidable y sus determinaciones inconscientes.

Dos tipos de presencias que no se dejan olvidar

El primer tipo de presencia mental obstinada comparte la lógica de los olvidos sintomáticos. En ellos, el material que se pretende recordar se nos oculta por el hecho de mantener vínculos con contenidos reprimidos --es decir: sofocados a causa del sufrimiento psíquico que ocasionan--. En las presencias obstinadas ocurre lo mismo: el fenómeno parasitario tiene vínculos con un material inconsciente reprimido y, por lo tanto, funciona como representante de dicho contenido. Tal vez el ejemplo típico con que cuenta la teoría psicoanalítica sea el comentado por T. Reik en La melodía inquietante, su estudio sobre Gustav Mahler, a propósito de un encargo que le hace Freud: la redacción del discurso fúnebre dedicado al recientemente fallecido K. Abraham.

Por otro lado, algunas veces las presencias lamentablemente inolvidables, omnipresentes, obedecen a otro tipo de origen. En estos casos, ellas no obedecen a las determinaciones de un contenido reprimido del cual son sus representantes en lo consciente. Este otro tipo de presencias tenaces dan cuenta de contenidos traumáticos que en su franqueamiento de la barrera del dolor no acceden al estatuto de la represión, ya que para ello deberían pertenecer de pleno derecho al registro simbólico. En este caso, se trata de irrupciones de lo real que, desde fuera del aparato psíquico --para utilizar la metáfora freudiana- -pujan por ser admitidas en él. Tal insistencia suele arrojar como productos la siguiente variedad de fenómenos: ideas obsesivas, sueños recurrentes, flashbacks y otras presencias similares. Estos fenómenos comparten una característica estructural: intentan inscribir en lo psíquico una experiencia que, por traumática, se ha producido por fuera de la posibilidad de subjetivación. Dicho de otra manera, ellos son intentos de “ligar” --para decirlo con un término freudiano-- aquellas esquirlas significantes traumáticas “desligadas”.

Dos tipos de causalidad

En el primer caso, la presencia molesta es símbolo de la represión de los contenidos sufrientes. En el ejemplo mencionado, Reik, profundo admirador de Mahler, a partir del encargo de Freud del panegírico para Abraham, desde ese momento hasta la escritura y finalmente alocución del discurso en la Sociedad Psicoanalítica de Viena, fue acosado repetitivamente por los primeros compases del coro final de la segunda sinfonía. Una obra que en sus inicios fuera compuesta como marcha fúnebre y en su movimiento final incluye la oda titulada “Resurrección”.

A Reik le sorprende no solamente la presencia obsesiva de la melodía, sino su liberación de la misma luego de pronunciado el elogio fúnebre. Al cabo de ello, Reik nos cuenta que su relación con el recientemente fallecido era de tono similar a la que su admirado Mahler, el autor de la melodía automática, había mantenido con su maestro Hans von Bülow. Ambas parejas de varones representaban profesor y discípulo. Además, otra coincidencia: en contra del sueño del joven Mahler de componer música, von Bülow le había lanzado una terrible admonición: “lo suyo no es música, es lo más horrible que he escuchado, no se dedique a componer”. Por su parte, Abraham, con quien Reik se había analizado, le había dicho que se dedicara a la investigación y a las actividades académicas, pero que no practicara el psicoanálisis.

La pronunciación del discurso fúnebre produjo el cese de la melodía obsesiva. Según el análisis del propio Reik, su alocución pública lo liberó del agobio que representaba la palabra admonitoria de Abraham en contra de sus aptitudes como psicoanalista: finalmente, el que había muerto era su enemigo. De este modo, el análisis de este episodio devela la lógica identificatoria de Reik con Mahler y la consecuente analogía evocada por las dos parejas de varones, maestros y discípulos, represores y reprendidos, en ambos casos.

En cuanto al segundo tipo de presencia inquietante, molesta, los flashbacks, sueños recurrentes y también ideas hiperintensas y obsesivas, ellas no producen formaciones sintomáticas insertadas en la trama discursiva que, en el caso de una consulta, se entabla entre el paciente y el clínico. Cuando este último es un analista hay lugar para que los matices más sutiles del recuerdo y del olvido tomen su lugar en la conversación, exponiendo de ese modo la lógica que sostiene la formación sintomática y, por eso mismo, la posibilidad de su deconstrucción. En este segundo tipo de presencia traumática, lo que está en primer plano es la angustiay la potencia traumatizante una vez más, la mostración de la continuidad discursiva interrumpida violentamente por fenómenos extraños a su naturaleza.

En el primer caso, la presencia molesta e inolvidable representa el padecimiento psíquico reprimido a través de una manifiesta ineficacia del olvido. El resultado es que, para mantener a raya lo sepultado, se torna necesaria una presencia constante que funciona como tachadura de que hay represión, al mismo tiempo que la delata, en una manifestación irónicamente distractiva de retorno de lo reprimido. En el segundo caso, la presencia invasiva encarna lo traumático no subjetivado que busca enlazarse a la urdimbre de lo simbólico, hecho dificultosamente posible, salvo que una escucha analítica aloje ese fuera de discurso que atormenta y con él la posibilidad de un sujeto allí donde solo hay angustia y desasosiego.

Martín Alomo es psicoanalista. Doctor en Psicología. Magíster en Psicoanálisis. Especialista en Metodología de la Investigación.

La burocracia china y la política cero COVID: entre la ineficiencia y la locura

A finales de este año, Xi Jinping planea conseguir un tercer mandato sin precedentes como líder del Partido Comunista Chino. Para conseguirlo, Xi debe demostrar su eficacia en dos ámbitos: que su política contra el COVID19 está funcionando y que la mayor economía de Asia es resistente.

Una vez más la autoridad del máximo dirigente chino se pone a prueba como nunca antes. Hasta ahora China había logrado escapar a la condena universal tras el brote de la pandemia de Covid-19 en Wuhan, a la vez que el descalabro que la extensión de la misma había generado en todo el mundo contrastaba con el relativo pequeño número oficial de muertos dado por Pekín, así como de la continuidad del crecimiento económico. Su política de cero COVID le permitió proclamar, ya en septiembre de 2020, su victoria en la batalla contra la pandemia. La misma hasta ahora gozaba de un gran consenso político y social. Tanto el gobierno como el pueblo sentían que su sistema tenía ventajas únicas sobre Occidente, lo que demostraba que China estaba en la cima y que las cosas iban mejor. Todo esto se derrumba ante el brote de la variante Omicron y sus derivados, mucho más contagiosos que los anteriores. El aumento sin precedentes del número de casos y muertes –o quizás su mayor visibilidad– fueron suficientes para que las ineficacias e irracionalidades del funcionamiento del poder chino queden repentinamente expuestas al mundo.

La ineficacia y el carácter dictatorial de la burocracia al desnudo

Los cierres sucesivos y draconianos que se están produciendo en China frente a la nueva oleada de COVID19 superan cualquier film distópico de no importa qué serie del último tiempo. Decenas de ciudades grandes o pequeñas están sometidas a confinamientos totales o parciales por el covid-19. Sin embargo, el punto crucial es Shanghái, la ciudad más grande y cosmopolita de China, con unos 26 millones de habitantes. Después de todo, Shanghai había sido la ciudad mejor gestionada de China durante los dos años de la pandemia, un modelo en el que las autoridades locales impusieron restricciones mínimas mientras se aseguraba de que los brotes estuvieran controlados. Esta megalópolis ya lleva la quinta semana de confinamiento duro como en los peores momentos de Hunan que sólo se ha aflojado ligeramente. Todos los indicadores apuntan a que Pekín va a sufrir el mismo destino.

Dos residentes describen la ciudad en el pico de la locura:

… a medida que los casos aumentaban hasta marzo, los residentes y los funcionarios se preocupaban. Un funcionario que dirige el departamento de salud mental de Shanghái salió en televisión para decir a los residentes que debían "reprimir el anhelo de libertad del alma", lo que provocó que los divertidos ciudadanos crearan memes que satirizaban un giro espiritual en la jerga oficial del partido. Diez días después, Shanghái declaró un cierre temporal y escalonado que rápidamente se convirtió en indefinido y global. Nuestro cierre rivalizó con dos de los más duros del país: Wuhan a principios de 2020 y Xi’an a finales de 2021.A los residentes sólo se les permitió salir de sus apartamentos para realizar pruebas de PCR. Pocos negocios podían funcionar. La gente luchaba por conseguir productos de primera necesidad, como suministros médicos, ayudas a los ancianos y alimentos. La mayoría de los restaurantes y supermercados ya no podían hacer entregas. Las autoridades locales se encargaron entonces de la distribución de alimentos, haciendo que los residentes dependieran de los paquetes de comida organizados por el gobierno. La gente no tardó en irritarse. Cuando empezaron a cantar y entonar cánticos en sus balcones, el gobierno envió un dron con un megáfono que repetía: "Por favor, repriman el anhelo de libertad del alma". La segunda vez no fue tan divertida. El impacto inmediato del cierre ha sido un aplanamiento social de la ciudad. Algunos hogares pudieron abastecerse de alimentos mejor que otros, pero la mayor parte de la ciudad –ricos y pobres, jóvenes y viejos, locales y extranjeros– está en el mismo barco: atrapada en casa con un acceso mínimo a la abundancia de Shanghai. Kathy Xu, una de las principales capitalistas de riesgo del país, pidió pan y leche en las redes sociales. Abundan las bromas sobre el hecho de que China haya alcanzado la "prosperidad común", la iniciativa emblemática presentada por Xi en 2021 para abordar la desigualdad, una década antes de lo previsto.

Este humor de encierro era una de las pocas formas de escapar a las medidas surrealistas en el terreno. Así, los funcionarios de Shanghái han instalado vallas metálicas para impedir que la gente salga de los edificios donde se ha registrado algún contagio. Hace unos días en Qianan, provincia de Hebei, en el norte de China, se ha ordenado a los residentes que entreguen las llaves de sus casas a las autoridades para garantizar que no salgan de ellas. Los residentes que se nieguen a cooperar verán sus puertas selladas desde el exterior y acordonadas con alambre de púa. Medidas que a su vez han creado un clima de terror, como en los peores momentos del régimen maoísta. Así, vídeos virales mostraban a agentes de policía golpeando o deteniendo a los que no cumplían, y a trabajadores sanitarios golpeando hasta la muerte a perros que habían sido abandonados por personas en cuarentena.

Sin embargo, a pesar de la creciente ira contra Xi y esta política, en su reunión del 5/5 el Comité Permanente del Partido ha dejado claro que ha decidido continuar con la política de "cero-Covid”; "La persistencia es la victoria", declaró la reunión. Dicho cónclave advirtió a los cuadros de no vacilar en la lucha: “La práctica ha demostrado que nuestra política de prevención y control está determinada por la naturaleza y el propósito del Partido, nuestras políticas de prevención y control pueden resistir la prueba de la historia, y nuestras medidas de prevención y control son científicas y eficaces. Hemos ganado la batalla para defender Wuhan, y seguramente podremos ganar la batalla para defender Shanghái”.

Detrás de estas medidas draconianas en la gestión de la crisis del COVID19, se revela una vez más la fragilidad del régimen chino. Es que debido a la infalibilidad del secretario general del PCCh ninguna crítica se puede hacer en relación a sus decisiones políticas de más en más controversiales y que hoy en día las masas chinas están pagando con un confinamiento dictatorial y escandaloso. Tiene razón la especialista Valérie Niquet, cuando afirma que:

Lejos del pragmatismo, el único factor que guió la toma de decisiones fue la imagen y el poder del Partido Comunista y de su líder Xi Jinping, que no podía ser cuestionado de ninguna manera; incluso a costa de un coste considerable, cuyo alcance probablemente aún no se conoce […] China compró la licencia de distribución de las vacunas de Pfizer, mientras se negaba a producirlas por nacionalismo tecnológico, para imponer mejor su control a Taiwán, que no puede abastecerse libremente. Según varios estudios, las vacunas chinas son mucho menos eficaces que las de ARN mensajero, pero Pekín no quiere atender a razones, en nombre de la supuesta superioridad de su sistema, como sostiene la propaganda oficial. Sobre todo, aunque imaginábamos que las campañas de vacunación estarían perfectamente organizadas, ahora sabemos que apenas más del 50 % de la población china estaría totalmente vacunada. Y que en esta proporción, las personas de mayor edad, las que no se desplazan, son las menos cubiertas.

Los fracasos de la máxima dirigencia del PCCh han llevado a la China a su impasse actual:

Y de hecho, debido a las malas decisiones tomadas en materia de vacunas, relevar esta política expondría a China a cientos de miles de infecciones, a decenas de miles de muertes, incluso si Omicron parece ser menos letal que las variantes anteriores. Todo el argumento de la superioridad del régimen se derrumbaría. Esto es tanto más cierto cuanto que el sistema sanitario también revela sus debilidades. Detrás de los hospitales modelo, de los que Shanghái está bien equipada, se reconoce que la cadena asistencial -incluso en la ciudad, y más aún en el campo- no podría absorber a los pacientes, con el riesgo de aumentar el número de muertes [1].

Todo esto confirma el análisis realizado al comienzo de la pandemia en China de que la burocracia ahoga la economía, la vida social y cultural y que luego el control del COVID parecía desmentir frente a la debacle en el resto del mundo, incluido los principales países imperialistas, en especial los Estados Unidos. Más grave aún para esta casta enriquecida y parasitaria, las decisiones de Xi Jinping más allá del alto costo que las poblaciones está pagando, pueden tener un alto costo político ya que no tocan a sectores despreciados o periféricos del consentimiento social como el campo, sino que afecta en gran medida a las bases centrales de apoyo del Partido, aquellos sectores sociales que han asumido el pacto implícito de aceptar la falta de libertades políticas a cambio de los beneficios de la sociedad de consumo.

Peligro a su rol de mejor fuente de aprovisionamiento del mundo

Estos errores de la política sanitaria no solo pueden romper el consenso con los sectores beneficiados por las reformas capitalistas, sino que ponen en cuestión el rol de China como mejor fuente de aprovisionamiento del mundo.

Así, personajes altamente influyentes que se han beneficiado de esta mundialización productiva y que no se caracterizaban por ser enemigos de Pekín, comienzan a tirar la campana de alarma. Este es el caso del aleman Jörg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio europea en China, y de la filial china de la química BASF. En una entrevista publicada el 28 de abril pasado en el diario suizo The Market, afirma que el crecimiento no será de 5,5 % en 2022 como se había previsto, sino que será del 4 %. Según él, a causa de la política de cero Covid, “China va en camino a perder la credibilidad como mejor fuente de aprovisionamiento del mundo”. Asimismo, señala que las políticas económicas y sanitarias llevadas adelante actualmente están erradas, pero que por la proximidad del 20 Congreso que será en el otoño, cualquier cuestionamiento es imposible. “China no sale de la encrucijada en que la ha metido el Presidente. Los líderes son prisioneros de su propia narrativa. Es trágico” [2].

Esto no significa que vaya a haber una huida de inversores extranjeros [3] pero las dudas e incertidumbres a largo plazo del rol de la China dentro de la cadena de suministros globales se acrecientan, al tiempo que las multinacionales allí presenten se vuelven más cautelosas. Estas, por un lado, están obteniendo grandes beneficios y siguen esperando crecer. El grueso de las empresas multinacionales ganó mucho dinero con sus operaciones en China en 2020 y 2021, cuando el crecimiento de China superó al de la mayoría de los países del mundo. Pero el cierre de Shanghái y el trastorno más amplio de las duras políticas de Covid de China están imponiendo grandes costes económicos en 2022, y las empresas están luchando para decidir cómo ajustar sus estrategias. Según informa el Financial Times, General Electric achacó a las "importantes limitaciones de la cadena de suministro" la menor producción de su negocio de motores para aviones comerciales y el menor crecimiento de los ingresos de su división de salud, en la que las paradas en algunas regiones de China también estaban afectando a la demanda [4]. El mismo diario informa que los ejecutivos de Apple advirtieron que el grupo podría sufrir una caída de hasta 8.000 millones de dólares en el trimestre actual debido a los vientos en contra que incluyen la escasez de la cadena de suministro y el cierre de fábricas en China, lo que subraya que los desafíos que plantea la pandemia están lejos de terminar para la empresa más valiosa del mundo. "Las restricciones de suministro causadas por las interrupciones relacionadas con el virus Covid y la escasez de silicio en toda la industria están afectando a nuestra capacidad para satisfacer la demanda de nuestros productos por parte de los clientes", declaró el jueves a los analistas el director financiero de Apple, Luca Maestri [5]. Por último, según también el Financial Times, los cierres por coronavirus en China están mermando los ingresos de las grandes cadenas minoristas mundiales, con cientos de millones de residentes confinados en sus hogares en el mayor mercado de consumo del mundo. Starbucks y Yum China, propietaria local de las marcas KFC y Pizza Hut, se encuentran entre los grupos multinacionales que advierten de la caída de las ventas a medida que la inamovible política de cero COVID del presidente Xi Jinping erosiona la confianza de los consumidores y asfixia las cadenas de suministro en China [6].

Las multinacionales también tienen preocupaciones a más largo plazo en torno a las crecientes tensiones geopolíticas. Las empresas estadounidenses con operaciones en China han sufrido un golpe tras otro desde que Donald Trump entró en la Casa Blanca. Los halcones de las administraciones de Trump y Biden, así como del Congreso, han presionado para desvincularse, utilizando instrumentos políticos que incluyen aranceles, restricciones a la exportación, sanciones de bloqueo, prohibiciones de importación y órdenes de desinversión con el fin de cortar los vínculos económicos entre los dos países. En su mayor parte, las multinacionales han resistido por la razón de que China sigue siendo un mercado lucrativo. Pero, así como las cuestiones sociales en el activismo de izquierda, en el clima enrarecido actual de los Estados Unidos no puede descartarse que los responsables políticos estadounidenses hayan creado un clima de vergüenza moral por hacer negocios en China, lo que podría producir mayores sanciones más adelante. Un Congreso más beligerante, podría crear un mecanismo de revisión de las inversiones salientes en los próximos años. Y parte de la incertidumbre estratégica que pesa sobre la globalización, los ejecutivos son más abiertos a pensar lo que se consideraba eventos de baja probabilidad. En particular, la invasión rusa de Ucrania está concentrando las mentes en lo que podría ocurrir si Pekín inicia un conflicto por Taiwán. Una repetición de las sanciones impuestas a Rusia significaría probablemente el fin de China como historia de crecimiento para las multinacionales.

¿El 2008 chino?

El que habla de la situación actual así no soy yo, sino uno de los ejecutivos más amigos de China hasta hace poco. El fundador y presidente de uno de los mayores grupos de inversión de capital riesgo de Asia ha criticado al gobierno chino por unas políticas que, según él, han provocado una "profunda crisis económica" comparable al crack financiero mundial. Weijian Shan, cuyo grupo PAG gestiona más de 50.000 millones de dólares, dijo que su fondo se había diversificado fuera de China y estaba siendo "extremadamente cuidadoso" con su cartera en el país. "Creemos que la economía china está en este momento en la peor forma de los últimos 30 años", dijo en un vídeo de una reunión visto por el Financial Times. "El sentimiento del mercado hacia las acciones chinas también está en el punto más bajo de los últimos 30 años. También creo que el descontento popular en China está en el punto más alto de los últimos 30 años". En el vídeo, Shan dijo que gran parte de la economía china, incluido su centro financiero, Shanghái, había sido "semiparalizada" por las "draconianas" políticas de cero-codificación y que el impacto en la economía sería "profundo". "Para nosotros, China se parece a Estados Unidos y Europa en 2008", añadió Shan [7].

Probablemente su juzgamiento sea exagerado, pero habla del cambio de opinión de ejecutivos de grandes empresas o fondos de inversión o analistas económicos, fanáticos y defensores a ultranza contra todos los anunciadores de catástrofes del modelo chino en todos estos años, e incluso décadas. Otro giro sorprendente es el de Stephen Roach, un antiguo presidente de Morgan Stanley Asia que ha ganado mucho dinero con China. En una entrevista concedida a SupChina, un medio de comunicación online especializado en China, este economista, al que se escucha tanto en Wall Street como en Pekín, afirmó que los principales problemas de China –la política del cero de Covid, la proximidad con Rusia, el desarrollo de la tecnología, etc.– se deben a "un proceso de toma de decisiones asombrosamente rígido, que, en primer lugar, es incapaz de reconocer sus errores y, en segundo lugar, no es lo suficientemente flexible como para adoptar una estrategia diferente". Para él, "incluso un partido único y un Estado autoritario necesitan tener debates y ser capaces de mirarse en el espejo" [8].

Y como un ejemplo de esa falta de pensamiento crítico mismo al interior del régimen burocrático, citaba que hoy en día debido al poder absoluto de Xi, no hay nadie que pudiera hacer un comentario como el que el ex primer ministro Wēn Jiābǎo hizo en marzo de 2007, en una rueda de prensa después de la Asamblea Popular Nacional, en la que dijo: "La economía china es fuerte en la superficie, pero bajo la superficie, es inestable, desequilibrada, descoordinada y, en última instancia, insostenible" [9]. En la misma entrevista sostiene que hay una clara sensación de que el déficit de crecimiento es significativo y probablemente duradero, cuestión que he analizada a propósito de la crisis del gigante inmobiliario Evergrande y el difícil pasaje del “crecimiento ficticio” al “crecimiento genuino” en China. También habla de la angustia del mercado laboral, que rara vez es captada por los datos oficiales de desempleo en China, que según sus palabras “… puede ser una indicación de que la cadena de suministro y las repercusiones del COVID es más grave de lo que nos han hecho creer”.

En el marco del difícil equilibrio en el plano internacional como hemos señalado a propósito de la guerra de Ucrania, donde se mueve entre la alianza con Rusia y la dependencia de Occidente, todos estos frentes de nubarrones internos pintan un panorama altamente complejo a pocos meses de una reunión decisiva para el futuro del secretario general del PCCh y de China. Su idea de apaciguar las aguas en este año para que esta reunión decisiva se pase bien está volando por los aires. China se encuentra, pues, en una situación en la que hay dificultades internas y externas. Esto crea una mezcla peligrosa para Xi y la consolidación de su salto bonapartista, que podría ser puesto en cuestión más que en el próximo Congreso del partido en la realidad económica, social y de la lucha de clases que se avecina. La burocracia del PCCH arriesga ser cada vez más disfuncional si las fortalezas del milagro chino dan paso a sus vulnerabilidades.

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

NOTAS AL PIE


[1] Valérie Niquet : “La République populaire de Chine s’est enfoncée dans une inefficacité dangereuse”, Le Monde, 27/4/2022.


[2] “Trois hommes d’affaires influents tirent la sonnette d’alarme: la Chine va mal”, Le Monde, 3/5/2022.


[3] La inversión estadounidense en China se mantuvo estable incluso durante lo peor de la guerra comercial del presidente Donald Trump, con una inversión extranjera directa de unos 14.000 millones de dólares al año en la década anterior a 2020, según Rhodium Group. Grandes fabricantes como Tesla y Apple han aumentado su presencia en el país, persiguiendo sus inigualables capacidades de producción, así como su creciente mercado. Los fabricantes de productos sanitarios y de consumo siguen viendo un aumento de la demanda entre la creciente clase media china, que puede permitirse productos de mayor calidad. Y empresas financieras como JP Morgan y BlackRock han obtenido licencias para operar en el país con empresas de su propiedad.


[4] “GE warns on outlook as China lockdowns worsen supply chain woes”, 26/4/2022.


[5] “Apple forecasts up to $8bn hit from supply chain problems”, 28/4/2022.


[6] “China lockdowns erode multinationals’ revenues”, 4/5/2022.


[7] “China in ‘deep crisis’, says Hong Kong private equity chief”, Financial Times, 28/4/2022.


[8] Ídem 3.


[9] “The China cushion has deflated - Q&A with Stephen Roach”, 29/4/2022.

Publicado enInternacional
Prueba PCR en el albergue del estadio Indira Gandhi, en Nueva Delhi, India. Foto Afp

Ginebra. El covid-19 provocó entre 13 y casi 17 millones de muertes en el mundo de enero de 2020 a diciembre de 2021, alrededor del triple del total de los balances oficiales, estimó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), al mostrar la devastación de la peor pandemia vivida en el planeta desde hace un siglo.

Nuevos datos de la OMS muestran que el balance total asociado directa o indirectamente con la pandemia en el lapso mencionado es de 14.9 millones de muertes (con un margen de variación de entre 13.3 y 16.6 millones). La recolección de datos fue irregular o incluso inexistente en algunos países, indicó la agencia Afp. La OMS consideró que seis de cada 10 muertes no son registradas a nivel mundial.

La sobremortalidad se calculó haciendo la diferencia entre el número de decesos reales en ese periodo y la cifra considerada normal sin que haya una pandemia, basándose en las estadísticas.

En el caso de México, el organismo reporta 626 mil 217 decesos. Al respecto, el gobierno de México ha informado sobre el exceso de mortalidad desde julio de 2020, afirmó Hugo López-Gatell, subsecretairo de Prevención y Promoción de la Salud, que a diciembre de 2021 reportaba 689 mil 298 muertes.

El funcionario destacó que el análisis de la OMS se realizó con la misma metodología utilizada por México, por lo que sus resultados son similares al trabajo de la Secretaría de Salud, el Instituto Nacional de Salud Pública, el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Organización Panamericana de la Salud.

El número en el exceso de mortalidad se obtiene del registro de decesos confirmados con prueba de laboratorio y la revisión de actas de defunción. También están las pérdidas de vidas por causa de otras enfermedades no atendidas durante la emergencia sanitaria, sea por la "perturbación" que hubo en la prestación de servicios médicos o porque las personas decidieron no acudir a las unidades médicas, comentó el subsecretario de Salud.

El reporte oficial más reciente de la Ssa señala que las muertes esperadas desde el inicio de la pandemia, por diferentes causas, eran un millón 474 mil 338, y se registraron 2 millones 163 mil 636. De ahí se obtiene la cifra de 689 mil 298, que representa el exceso de mortalidad. De éstas, 70 por ciento se atribuyen al coronavirus.

En tanto, de acuerdo con el reporte semanal del 2 de mayo de 2022, suman 324 mil 334 decesos confirmados con prueba de laboratorio.

Desde el inicio de la pandemia, las cifras de los países miembros reunidas por la OMS daban un total de 5.4 millones de fallecidos por covid-19 en estos dos años, pero desde hace mucho, la agencia de la ONU advirtió que estas cifras estaban lejos de ser reales.

Del promedio de los 14.9 millones de muertos excedentes, de acuerdo con las estimaciones de la OMS, 5.99 millones están en el sudeste de Asia, 3.25 en Europa, 3.23 en América, 1.25 en África, 1.08 en el Mediterráneo oriental y 0.12 millones en el Pacífico occidental. Destacó que 84 por ciento se centraron en el sudeste en las tres primeras regiones.

India, Rusia, Indonesia y EU, con mayor mortalidad

Según las estimaciones de la OMS, 68 por ciento de este exceso de mortalidad se concentró en 10 países: India (4.7 millones), Rusia e Indonesia (más de un millón cada uno) y Estados Unidos (932 mil); siguen Brasil (681 mil 267), México (626 mil 217), Perú (289 mil 668), Turquía (264 mil 41), Egipto (251 mil 102) y Sudáfrica (238 mil 671).

"Estos números, que obligan a reflexionar, subrayan no solamente el impacto de la pandemia, sino la necesidad de todos los países de invertir en sistemas de salud más fuertes", declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las causas indirectas pueden deberse a estructuras de salud sobrecargadas y forzadas, por ejemplo, a retardar procedimientos quirúrgicos o sesiones de quimioterapia para los enfermos de cáncer. No obstante, los confinamientos también evitaron muertes como las causadas por accidentes de tránsito.

Restringen vacuna J&J

Los reguladores estadunidenses limitaron estrictamente quién puede recibir la vacuna contra el covid-19 desarrollada por Johnson & Johnson, debido al riesgo persistente de que surjan coágulos sanguíneos raros, pero graves.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos anunció que la vacuna sólo debería ser administrada a adultos que no puedan recibir otra o soliciten específicamente la de J&J.

(Con información de Ángeles Cruz)

Publicado enInternacional
“Epidemia” de sobrepeso causa 1.2 millones de muertes al año en Europa

Copenhague. Una "epidemia" de sobrepeso y obesidad, que causa más de 1.2 millones de muertes al año, castiga a Europa, alertó el martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un nuevo informe.

"La tasa de sobrepeso y de obesidad han alcanzado niveles epidémicos en toda la región y siguen progresando", lamentó en un comunicado la sección europea de la Organización, que agrupa a 53 Estados.

En Europa, cerca de un cuarto de los adultos son obesos, cifras solo superadas por la región Américas, según la OMS.

Ningún país de la región puede parar el avance y la magnitud del problema, que se incrementó durante la pandemia del covid-19, durante la cual se favoreció el sedentarismo y una dieta poco saludable.

Además, la obesidad es un factor de riesgo adicional en el covid-19 y en otras enfermedades graves.

"El aumento del índice de masa corporal es un factor de riesgo mayor de enfermedades no transmisibles como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares", dijo el director de la OMS Europa, Hans Kluge, citado en el informe.

Europa está deforestando sus bosques a un ritmo alarmante

La obesidad sería la causa de 1.2 millones de muertes por año, es decir del 13% de las muertes en la región, según este estudio.

En concreto, el sobrepeso origina al menos 13 tipos de cáncer y sería el origen de 200 mil nuevos casos de cáncer al año, según la OMS.

Y "esta cifra aumentará en los años venideros", previó la organización.

Los últimos datos completos disponibles, que se remontan a 2016, muestran que el 59% de los adultos y casi un niño de cada tres (29% de los chicos y el 27% de las chicas) tienen sobrepeso en el Viejo Continente.

En 1975, apenas un 40% de los adultos europeos tenían sobrepeso.

La prevalencia de la obesidad en los adultos se ha disparado un 138% desde esa fecha, con una progresión del 21% entre 2006 y 2016.

Según la OMS, la pandemia de covid-19 permitió tomar consciencia del impacto de la epidemia de sobrepeso en la región.

En paralelo, las restricciones (cierre de escuelas, confinamiento) "comportaron un aumento de la exposición a ciertos factores de riesgo que influyen en la probabilidad de que una persona padezca obesidad o sobrepeso", subrayó Kluge.

La pandemia está en el origen de unos cambios nefastos en los hábitos alimentarios y deportivos cuyos efectos, duraderos, deberían invertirse, defendió la OMS.

"Las intervenciones políticas que apuntan contra los determinantes medioambientales y comerciales de una mala alimentación […] son susceptibles de ser los más eficaces para darle un giro a la epidemia", consideró la organización.

Según la OMS, también conviene gravar las bebidas azucaradas, subvencionar los alimentos saludables, limitar la venta de alimentos nocivos a niños y apoyar los esfuerzos para incentivar la actividad física a lo largo de toda la vida.

Publicado enInternacional
Foto Unicef

Dos años después de que el SARS-COV-2 fuera declarado emergencia de salud pública, las estimaciones mundiales de exceso de muertes del Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria 1/ indican que entre 18,2 millones de personas habían muerto a causa de la pandemia a 31 de diciembre de 2021, tres veces más de lo que sugieren los registros oficiales. Según las estimaciones del Banco Mundial, 100 millones de personas se han visto sumidas en la pobreza extrema a causa de la pandemia. Mientras se desvela la verdadera carga del COVID-19, ¿está saliendo a la luz una crisis de salud mental? La pandemia ha puesto de manifiesto la existencia de antiguas lagunas y una falta de inversión mundial en la atención y prevención de la salud mental, que afecta de forma desproporcionada a los jóvenes y a las mujeres. Según el Atlas de Salud Mental de la OMS 2/, el gasto medio mundial en salud mental sigue rondando el 2% del gasto sanitario público. Sin embargo, los casos de trastornos de ansiedad 3/ aumentaron un 25,6% y los casos de trastorno depresivo mayor aumentaron un 27,6% a nivel mundial en 2020. Es necesario tomar medidas inmediatas para reforzar los servicios de salud mental a fin de hacer frente a este fuerte aumento de la demanda y cubrir las necesidades de las personas.

Se han documentado resultados adversos para la salud mental y la morbilidad psiquiátrica en pacientes con COVID-19, y se mantiene la preocupación por los efectos de la COVID-19 a largo plazo sobre la salud. La afección posterior a la COVID-19 o COVID prolongada y sus secuelas psicológicas, potencialmente considerables, siguen siendo poco conocidas. Alrededor de 1,7 millones de personas en el Reino Unido habían autodeclarado padecer COVID prolongada, a 5 de marzo de 2022, según las últimas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales. En este número de The Lancet Public Health, Ingibjörg Magnúsdóttir y sus colegas 4/ informan de que la gravedad de la enfermedad COVID-19 aguda (indicada por el número de días postrados en cama) se asocia con el impacto a largo plazo en la salud mental. Los individuos postrados en cama durante 7 días o más tenían un 50-60% más de probabilidades de experimentar síntomas de depresión y ansiedad.

Las intervenciones no farmacéuticas, el distanciamiento físico y las medidas de confinamiento han sido importantes herramientas de salud pública para suprimir la transmisión del COVID-19, pero también perturbaron la vida cotidiana de la gente. El cierre de las escuelas y el confinamiento afectaron al bienestar de los niños y adolescentes, que mostraron mayores niveles de estrés, ansiedad y síntomas depresivos, según UNICEF 5/. La pérdida de la escolarización y los efectos que puede tener en la salud mental -directamente, porque la pérdida de la educación podría suponer un déficit permanente de capital humano, e indirectamente, por la fractura de las redes sociales entre los niños y los jóvenes- deberían ser motivo de preocupación.

En un esfuerzo por desligar el impacto sobre la salud mental de los cierres y de los efectos directos de la pandemia, Peter Butterworth y sus colegas 6/ utilizaron un enfoque cuasi experimental, posibilitado por el cierre localizado en el estado de Victoria, Australia, y descubrieron que los cierres tenían un efecto pequeño, pero independiente, sobre la salud mental de la población. Sin embargo, el estudio también sugirió que las repercusiones en la salud mental podrían ser peores para algunos grupos y, por tanto, ampliar las desigualdades existentes.

Los países han utilizado diferentes niveles de rigor político para frenar la propagación de la COVID-19. Lara Aknin y sus colegas 7/ informan de la asociación entre las restricciones políticas del COVID-19 y la salud mental durante la pandemia. Las políticas más estrictas sobre la COVID-19 se asociaron con una peor salud mental, con un mayor malestar psicológico y una menor satisfacción vital. Estos hallazgos deberían ser importantes para informar sobre las futuras estrategias de respuesta a la pandemia, y el mayor apoyo que se necesita para equilibrar los posibles efectos negativos de las necesarias medidas de salud pública.

El contenido de este número de The Lancet Public Health 4/, 6/, 7/  y las investigaciones publicadas en otros sitios han supuesto un comienzo en la documentación de las repercusiones en la salud mental de la pandemia de COVID-19 y sus respuestas políticas asociadas, pero el conjunto de las implicaciones de la pandemia para la salud pública son amplias y queda mucho por comprender. La pandemia ha afectado a todos los ámbitos de la salud y el bienestar y no es sólo una crisis de salud pública, sino también social, económica y política. Hay que aprender las lecciones para garantizar que las futuras crisis de salud pública se afronten con resiliencia, unidad y equidad. Invitamos a presentar propuestas (puntos de vista o ensayos) que reflexionen sobre los retos y las oportunidades de la salud pública en la era posterior a la crisis de la COVID-19. Animamos a los autores a ser críticos y visionarios. Son bienvenidos los envíos de investigadores en fase de formación, trabajadores de salud pública de primera línea, académicos y responsables políticos. La fecha límite de presentación es el 1 de julio de 2022.

2 mayo 2022

Notas

1/COVID-19 Excess Mortality Collaborators. Estimating excess mortality due to the COVID-19 pandemic: a systematic analysis of COVID-19-related mortality, 2020–21

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02796-3/fulltext

2/WHO. Mental Health ATLAS 2020

https://www.who.int/publications/i/item/9789240036703

3/COVID-19 Mental Disorders Collaborators. Global prevalence and burden of depressive and anxiety disorders in 204 countries and territories in 2020 due to the COVID-19 pandemic

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02143-7/fulltext

4/Acute COVID-19 severity and mental health morbidity trajectories in patient populations of six nations: an observational study

https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(22)00042-1/fulltext

5/Life in  lockdown: Child and adolescent  mental health and well-being  in the time of COVID-1

https://www.unicef-irc.org/publications/1227-life-in-lockdown.html

6/Effect of lockdown on mental health in Australia: evidence from a natural experiment analysing a longitudinal probability sample survey

https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(22)00082-2/fulltext

7/Policy stringency and mental health during the COVID-19 pandemic: a longitudinal analysis of data from 15 countries

https://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(22)00060-3/fulltext

Publicado en The Lancet, Mayo 2022

Publicado enSociedad
En riesgo, el aborto legal en Estados Unidos

Washington. Un borrador de opinión que circuló entre los jueces de la Suprema Corte de Estados Unidos sugiere que en febrero la mayoría de ellos apoyó la anulación del histórico caso de 1973 Roe v. Wade que legalizó el aborto en todo el país, según un informe publicado anocheen el portal Politico.

No está claro si el borrador representa la última palabra de la Suprema Corte sobre el asunto.

Ningún proyecto de decisión en la historia moderna del máximo tribunal se había hecho público mientras un caso estaba pendiente, por lo que significa una revelación sin precedente, señaló el New York Times.

Politico publicó lo que se denominó un "primer borrador" de la "opinión de la Corte" en un caso que impugnaba la prohibición del aborto en Misisipi después de 15 semanas, caso conocido como Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization.

Según el borrador, la corte anularía la decisión del caso Roe v. Wade para un derecho constitucional federal al aborto. La opinión sería la decisión de este tema más importante en décadas y transformaría el panorama de la salud reproductiva de las mujeres en Estados Unidos, indicó CNN.

El impacto inmediato del fallo, tal como está redactado, permitiría que cada estado decidiera si restringe o prohíbe los abortos, reportó el portal.

La Suprema Corte aún tiene que emitir un fallo en el caso, y se sabe que las opiniones, e incluso los votos, cambian durante el proceso de redacción. Se espera que el tribunal se pronuncie antes de que concluya su mandato, a finales de junio o principios de julio.

El borrador está firmado por el juez Samuel Alito, miembro de la mayoría conservadora de 6-3 de la Suprema Corte.

"Sostenemos que Roe y Casey deben ser anulados", señala el borrador. "Es hora de hacer caso a la Constitución y devolver el tema del aborto a los representantes electos del pueblo".

Politico dice que autentificó el borrador, pero la agencia Ap no pudo confirmar su veracidad.

Publicado enInternacional