El presidente brasileño Jair Bolsonaro (C), el presentador de televisión Silvio Santos (d) y el obispo evangélico Edir Macedo. — EVARISTO SA / AFP

La derecha latinoamericana ha visto en ese auge evangélico una puerta abierta para captar votantes en un nicho social que tradicionalmente se le ha resistido: los pobres.

 

Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, vio cumplida su profecía de la 'nación divina' cuando su amigo Jair Bolsonaro tocó el cielo (del Palacio del Planalto) en 2018. Macedo es el arquetipo de los líderes religiosos que han ido acumulando riqueza y poder político en América Latina. Las iglesias evangélicas avanzan sin freno en una región que era el semillero de la Iglesia católica hasta hace poco. Cien millones de fieles llenan sus templos y escuchan las soflamas antiabortistas de los pastores pentecostales. Pero su discurso no se circunscribe al ámbito religioso.

Gracias a imperios mediáticos como el que ha levantado Macedo en Brasil, los evangélicos son hoy un influyente lobby político. A Dilma Rousseff casi le cuesta la presidencia en 2010 su idea de despenalizar el aborto. En plena campaña electoral y ante la presión de los evangélicos, tuvo que matizar su propuesta. Leviatán para todas las iglesias, el aborto ha servido ahora de excusa a los evangélicos argentinos para denostar a la escritora argentina Claudia Piñeiro, guionista de El Reino, una serie de televisión que refleja las promiscuas relaciones entre el poder político y algunos líderes espirituales.

Estrenada recientemente en ese averno audiovisual llamado Netflix, la serie ha batido récords de audiencia en Argentina. A la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina le ha debido sentar a cuerno quemado que la ficción se inspire en las veleidades terrenales de algunos pastores.

Y se han cebado con Piñeiro, autora de éxito editorial y defensora de los derechos de las mujeres: "Es sabido el encono que ha expresado la escritora y guionista de esta obra desde su militancia feminista durante el debate de la ley del aborto hacia el colectivo evangélico de la Argentina, representado por millones de ciudadanos que no coincidían en su posición respecto del tema", rezaba su poco beatífico comunicado.

La influencia de los evangélicos en la política argentina es todavía limitada y su implantación social es menor que en otros países de la región (alrededor del 15%). Distinto es el caso de Brasil, donde los evangélicos representan ya el 30% de la población y sus líderes tienen una notable presencia en el Parlamento y en los gobiernos locales desde hace años. Marcelo Crivella, obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, fue senador, gobernador del estado de Río de Janeiro y alcalde de su capital entre 2017 y 2020. Pertenece al Partido Republicano Brasileño, muy ligado a los neopentecostales.

Antes de acabar su mandato como alcalde, cayó preso por corrupción. En prisión tal vez escuchara la letanía proveniente de alguna de las miles de congregaciones evangélicas de Brasil: "Para de sufrir". Su tío Edir Macedo hace tiempo que no sufre. Con su poderoso arsenal mediático (posee la cadena de televisión Récord, varias emisoras de radio y dos periódicos), hace y deshace a su antojo. Ha amasado una fortuna y ahora tiene un aliado de lujo en Brasilia, el ultraderechista Bolsonaro, a quien ayudó a ganar las elecciones en 2018. Los congresistas evangélicos fueron ya decisivos en el impeachment que sacó a Rousseff de la presidencia en 2016. A la hora de votar, la mayoría invocó a Dios.

La doctrina pentecostal (relevancia del Espíritu Santo, relación directa con Dios, prosperidad terrenal, etc.) fue implantándose en América Latina desde mediados del siglo XX. Antes ya había echado raíces en Estados Unidos, cuya influencia en las iglesias latinoamericanas ha sido notoria. Ante las experiencias progresistas de la católica teología de la liberación (con la que confraternizaron los movimientos insurgentes latinoamericanos), a partir de los años 80 los sectores conservadores norteamericanos apostaron por la "teología de la prosperidad" que predicaban los carismáticos y elocuentes pastores evangélicos.

Según un estudio del Pew Research Center realizado en 2014, cerca del 20% de los latinoamericanos se declaraban evangélicos. Los católicos continúan siendo mayoría (alrededor del 70%) pero su declive es constante (representaban el 94% hasta los años 60) pese a los esfuerzos del Vaticano por frenar la sangría. Las continuas giras de los papas por la región eran parte de esa estrategia. Un informe más reciente de Latinobarómetro (2018) confirma esa tendencia ascendente de la doctrina evangélica en detrimento de la católica, si bien su crecimiento no es homogéneo. Hay países como México o Paraguay donde el catolicismo no se resiente tanto mientras en Brasil el descenso es continuo. Y Centroamérica cuenta ya con más evangélicos que católicos.

La política se ha impregnado del discurso de las iglesias neopentecostales en muchos países. El cómico evangélico Jimmy Morales, en la mira de la justicia por presunta financiación electoral irregular, gobernó en Guatemala entre 2016 y 2020. Y en Costa Rica estuvo a punto de llegar a la presidencia en 2018 Fabricio Alvarado, otro dirigente en la órbita de los evangélicos. Ganó la primera vuelta al grito de "¡No se metan con las familias!", en referencia a la educación sexual laica que comenzaba a impartirse en las escuelas costarricenses. No superó la segunda vuelta electoral pero el poder del lobby evangélico sigue muy presente en el país.

El populismo de derechas que abandera Bolsonaro en América Latina se ha mirado en el espejo de las iglesias evangélicas. Los pastores pentecostales se han ganado a los más desfavorecidos prometiéndoles redención espiritual y alivio pecuniario en el mismo sermón. Su mayor acierto ha sido asentarse en los rincones donde la Iglesia católica no ha logrado penetrar. Las corrientes migratorias del campo a la ciudad han creado barriadas gigantescas en las grandes urbes latinoamericanas. Allí han crecido como setas las iglesias evangélicas con sus redes de apoyo comunitario para combatir la drogadicción o el alcoholismo, atrayendo así a miles de fieles a su causa.

La derecha latinoamericana ha visto en ese auge evangélico una puerta abierta para captar votantes en un nicho social que tradicionalmente se le ha resistido: los pobres. La buena sintonía entre populistas de derechas y pastores evangélicos es evidente en muchos países. Coinciden en muchas ocasiones (aunque no siempre) en una defensa del neoliberalismo y una oposición militante a derechos sociales como el aborto o el matrimonio igualitario. Esa conexión político-religiosa no solo ha proliferado en Brasil.

Los evangélicos desempeñaron un papel relevante en el rechazo a los acuerdos de paz en el referéndum de Colombia en 2016. El empresario Sebastián Piñera volvió al poder en Chile tras ganar las elecciones en diciembre de 2017. Tanto el dirigente conservador como el candidato pinochetista José Antonio Kast contaron con asesores evangélicos en sus equipos de campaña. Y en Bolivia, los golpistas que echaron del poder a Evo Morales en noviembre de 2019 irrumpieron en el Palacio de Gobierno enarbolando biblias.

Jeanine Áñez, presidenta de facto durante un año y hoy en prisión, es una ferviente creyente católica. El hacedor político del golpe, Luis Fernando Camacho, actual gobernador de la rica provincia de Santa Cruz, está muy vinculado a los evangélicos (de hecho, se le conoce como el Bolsonaro boliviano). El reino que invocan ciertas iglesias y líderes evangélicos es muy terrenal. Un paraíso de votos para la emergente ultraderecha latinoamericana.

 

28/08/2021 22:28

Publicado enPolítica
La corrupción financiera desborda al papa Francisco

En el Vaticano se realizó la primera audiencia por el juicio al cardenal Angelo Becciu y otros nueve funcionarios de la Santa Sede. Los cargos van desde malversación de fondos y corrupción hasta extorsión. Es un juicio histórico, por ser la primera vez que se procesa a alguien de alto rango de la curia. Angelo Becciu, que fue uno de los hombres de confianza del papa Francisco, enfrenta acusaciones de abuso de poder y soborno, así como una extraña relación con una mujer también enjuiciada, Cecilia Marogna, a quien Becciu contrató en 2016 como consultora, llamada por la prensa italiana la Dama del Cardenal ( La jornada, 29/7/21). El escándalo se destapó desde 2019, cuando los medios italianos descubrieron que el Vaticano había suspendido a funcionarios tras detectar "graves indicios de corrupción".

La imputación se centra en la compra fraudulenta, por unos 350 millones de euros, de un edificio de Londres que no los vale. La operación se realizó en 2013 con fondos del Óbolo de San Pedro, destinado para financiar obras de caridad. La transacción se dio por un precio superior a su valor habitual. ¿Cómo entender este nuevo despropósito que cuestiona los principios y valores con que se maneja la curia romana? ¿Cómo es posible que los financieros de Dios, sustraigan fondos de las limosnas de los fieles que se destinarían a las obras de caridad?

El proceso es un golpe muy duro para el papa Francisco. Becciu fue sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, uno de los cargos más poderosos de la curia romana, fue un asesor muy cercano al papa. Lo defraudó. El proceso penal contraviene totalmente los señalamientos y críticas del Papa sobre la corrupción. Quebranta no sólo el discurso papal, sino que abusa la confianza que depositó en él. Por ello, en abril pasado el Papa decretó un motu proprio titulado: Por la que se establecen disposiciones sobre la transparencia en la gestión de las finanzas públicas. Son medidas internacionales de transparencia en el manejo de recursos financieros, declaración de patrimonios, prohibición para detentar bienes directos o de terceros e impedimentos para que altos jerarcas participaran como socios en empresas lucrativas. Este decreto se centra en altos funcionarios de la Santa Sede que incluye cardenales. Asimismo, en esta dirección, el 25 de julio, se transparentó públicamente el patrimonio inmobiliario de la Iglesia católica. El valor atribuido a esos inmuebles es de 883 millones de euros, en gran parte compuesto por unas 5 mil propiedades. La mayoría están en Italia, pero también en Francia, Reino Unido y Suiza.

Sin embargo, las finanzas no se le dan a Francisco. Precisamente fue uno de los encargos más apremiantes del cónclave de 2013 que lo encumbró como pontífice, esto es, reformar la curia por sospechas de alta corrupción y poner orden en las finanzas del Vaticano. El mandato fue preciso, estabilizar el manejo financiero de la Santa Sede y evitar los recurrentes escándalos que tanto han perjudicado la credibilidad de la Iglesia.

Al menos desde los años 70, el Vaticano se ha visto involucrado en escándalos financieros. En ellos se le acusa recurrentemente de inversiones dudosas e ilegales, lavado de dinero y malversación de fondos.

Al Vaticano lo persigue la maldición de Marcinkus y Calvi, los banqueros de Dios. Fines de los 70 y principios de los 80, el escándalo fue mayúsculo. El arzobispo Paul Marcinkus responsable de las finanzas del Vaticano, nombrado por Paulo VI, se asoció con Roberto Calvi, propietario del Banco Ambrosiano, en actividades financieras delictivas. Así lo denunció, bajo presión penal, el banquero Michael Sindona ligado a la mafia y a la masonería. Lavado, paraísos fiscales, evasión, inversiones clandestinas, sobornos. El episodio termina con el drama del asesinato de Calvi en 1982, colgado de un puente en Londres pretendiendo aparentar un suicidio.

Bajo el pontificado de Benedicto XVI (2005-13) resurgen intrigas y acusaciones de corrupción financiera entre bandos opositores de la curia, episodio denominado Vatileaks. Francisco no ha podido sacudir el estigma de la malversación de los recursos de la Iglesia. Por el contrario, no ha tenido aciertos en nombrar a sus colaboradores. Está el caso del cardenal George Pell, número dos de la curia, envuelto en denuncias por abusos sexuales en Australia. En 2015, otro caso, el prelado español del Opus Dei, Lucio Ángel Vallejo Balda.

Las finanzas del Vaticano presentan números rojos. Perdió 48 millones de euros en ingresos en 2020 por la pandemia y prevé un déficit de 50 millones en 2021. Pero es lo menos grave, de seguir así, estará en quiebra financiera absoluta para 2024. Esta es la principal advertencia del libro Giudizio universale (Juicio universal), del periodista Gianluigi Nuzzi, un estudio minucioso de la economía de la Santa Sede. El libro establece que, debido a la crisis de credibilidad, por abusos sexuales y escándalos de poder, las donaciones enviadas al Vaticano se han reducido drásticamente. De sus propiedades, cerca de mil edificios están vacíos, mientras otros se ocupan sin cargo. La mala gestión de las propiedades, dice Nuzzi, agrega pérdida de 25 millones de euros anuales. Sume usted la estructura financiera vaticana minada por la corrupción. El Papa ha enfrentado la corrupción financiera, los privilegios y abusos de altos miembros de curia que sólo defienden sus intereses y son un polo de resistencia y confrontación contra el pontífice. Las finanzas y la corrupción interna son focos de vulnerabilidad para las reformas que anhela Francisco.

Publicado enEconomía
Sábado, 10 Julio 2021 06:42

El sueño del país sin indios

El sueño del país sin indios

Los internados para niños indígenas de Canadá

Para los sobrevivientes, el hallazgo de restos de casi un millar de niños desaparecidos en Kamloops y Cowessess es apenas la punta del iceberg. Hasta la década de 1990 el Estado y la Iglesia dirigieron un sistema escolar dedicado a erradicar las culturas originarias del país.

 

Roberta Hill era apenas una niña cuando ella y cinco de sus hermanos fueron inscritos a la fuerza en un internado para menores indígenas. Con 70 años, la impactó enterarse del reciente descubrimiento de los restos de 215 niños, enterrados en el área de la Escuela Residencial India de Kamloops, en la provincia de Columbia Británica.1 El hallazgo fue comunicado a comienzos de junio por la nación originaria Tk’emlúps te Secwépemc. «¿Cómo no ibas a saber que tenías 215 personas enterradas», se pregunta Hill, «cuando los padres te decían “no me han devuelto a mi niño, quiero saber dónde está”?». «¿Quiénes son los responsables?», cuestiona.

Hill y otros activistas piden una investigación masiva acerca del destino de otros niños desaparecidos en los internados de Canadá, mientras el país se enfrenta a su historia de genocidio cultural contra los pueblos indígenas. Recientemente, el primer ministro Justin Trudeau pidió un mayor apoyo a los sobrevivientes del sistema de internados y ordenó que las banderas estuvieran a media asta en todos los edificios federales de Canadá.  Manifestantes colocaron cientos de pares de zapatos en los escalones de esos mismos edificios y en torno a monumentos de todo el país, en honor a los niños que murieron en la escuela de Kamloops. Ninguna de estas muertes había sido registrada oficialmente. «Lamentablemente, esta no es una excepción o un incidente aislado», dijo a la prensa Trudeau luego de conocido el hallazgo en Kamloops. «Tenemos que reconocer la verdad. Los internados eran una realidad», aseguró.

Durante más de un siglo se obligó a los niños indígenas de Canadá a ingresar a estas escuelas residenciales. De las 139 que existieron en el país, más de la mitad fueron administradas por la Iglesia Católica, incluida la de Kamloops, una escuela inaugurada en 1890 que llegó a tener hasta 500 inscritos en sus momentos de mayor actividad. Como sobreviviente de este sistema, Hill compartió sus experiencias con la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá (CVR). Establecido en 2008, este organismo tuvo entre sus fines crear un registro histórico de lo que debieron enfrentar los niños indígenas. Recopiló miles de documentos y entrevistó a 6.750 supervivientes.

Hill y sus hermanos asistieron al Instituto Mohawk, un internado dirigido por la Iglesia Anglicana de Canadá, en la ciudad de Brantford. Contó a la comisión que allí fue abusada sexualmente entre los 6 y los 10 años. «Había dos sacerdotes. A uno le gustaban las niñas y a otro los niños, por lo que los varones tampoco se salvaban. El trato era brutal, y cuando no los golpeaban, los violaban», dice. Para Hill está claro que la investigación llevada a cabo por la comisión no fue lo suficientemente profunda. «A pesar de lo triste y desgarrador que es, realmente no sorprende», sostiene. «Creo que habrá más si la gente busca», agrega. Hill y muchos pueblos originarios, incluidas las Seis Naciones del Gran Río, están ansiosos porque se haga una investigación seria sobre los niños desaparecidos.

El rol de la Iglesia

No está claro cuándo fueron enterrados los cuerpos ahora descubiertos en Kamloops. El Estado canadiense se hizo cargo de los internados en 1969. El de Kamloops cerró en 1978. Antes de que el Estado asumiera el control, la mayoría de las escuelas estaban a cargo de varias instituciones religiosas. La Iglesia Anglicana de Canadá emitió una disculpa en 1993 por su papel en el sistema de internados. Un año después, se disculparon los presbiterianos. También lo han hecho los metodistas y la Iglesia Unida de Canadá.

«No hay duda de que la Iglesia estuvo involucrada en esto», dice el reverendo Larry Lynn, sacerdote católico de la Arquidiócesis de Vancouver. «La Iglesia estaba a cargo de esa institución.» Trudeau solicitó una disculpa al papa Francisco durante una visita al Vaticano en 2017. Entre las 94 llamadas a la acción incluidas en el informe final de la CVR se encuentra un pedido de perdón oficial del jefe de la Iglesia Católica. Pero si bien los obispos locales se han disculpado, el Papa se ha negado.

El 2 de junio, el arzobispo Michael Miller emitió una declaración en nombre de la Arquidiócesis de Vancouver en la que reflexionó sobre una disculpa pública que hizo en 2013 ante la CVR. «Si las palabras de disculpa por hechos tan atroces son para traer vida y sanación, deben ser acompañadas de acciones tangibles que fomenten la revelación plena de la verdad», afirmó Miller. La arquidiócesis ha ofrecido apoyo psicológico y de salud mental a las familias que perdieron a sus hijos y se encuentra ahora proporcionando asistencia financiera y expertos para ayudar a la identificación de los fallecidos en Kamloops.

El caso es observado con atención desde Estados Unidos. Entre 1869 y la década de 1960, ese país financió más de 350 internados para niños indígenas bajo administración de las iglesias. Las historias de los sobrevivientes estadounidenses son similares a las de Canadá, e incluyen torturas, hambre, abuso sexual y físico.

«En Estados Unidos necesitamos cuanto antes una comisión de la verdad», afirma Christine McCleave, directora ejecutiva de la Coalición Nacional de Sanación por los Internados Indígenas. «Necesitamos que el gobierno federal dé un paso adelante y revele el daño causado.» La organización de McCleave está trabajando en una versión estadounidense de la CRV. El año pasado se presentó un proyecto de ley en este sentido en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, pero no prosperó.

Hill, en tanto, cree que aún queda mucho por revelar. Con lo sucedido en la escuela de Kamloops ahora a la vista, espera que no tome mucho tiempo descubrir la verdad.

(Publicado originalmente en Public Radio Exchange como «Gruesome boarding school discovery forces Canada to reckon with its cultural genocide history». Traducción al español de Brecha.)

  1. Luego del hallazgo del 28 de mayo en tierras del antiguo internado de Kamloops, 751 tumbas de niños sin identificar fueron encontradas el 24 de junio junto a lo que fuera el internado de Marieval, en la actual localidad de Cowessess, en el centro sur del país. La Escuela Residencial India de Marieval funcionó desde 1899 a 1997 y, al igual que la de Kamloops, también estaba bajo la dirección de la Iglesia Católica (N. de E.).

 La historia de los internados canadienses

Asimilación forzada y expolio

… [Si] se va a hacer algo con el indio, debemos agarrarlo muy joven. Los niños deben ser mantenidos constantemente dentro del círculo de las condiciones civilizadas.

Nicholas Flood Davin, «Informe sobre escuelas industriales para indios y mestizos», 1879

Quiero deshacerme del problema indio. De hecho, no creo que el país deba proteger continuamente a una clase de personas que se mantienen aparte … Nuestro objetivo es continuar hasta que no haya un solo indio en Canadá que no haya sido absorbido en el cuerpo político y no haya ya una «cuestión india», ni un Departamento Indio. Es este el único objetivo de este proyecto de ley.

Duncan Campbell Scott, Departamento de Asuntos Indígenas de Canadá, 1920

El gobierno canadiense persiguió esta política de genocidio cultural porque deseaba deshacerse de sus obligaciones legales y financieras con los aborígenes y hacerse con el control de sus tierras y recursos. Si todas las personas aborígenes hubieran sido «absorbidas en el cuerpo político», no habría reservas, tratados ni derechos aborígenes.

Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá, Honoring the Truth, Reconciling the Future: Summary of the Final Report of the Truth and Reconciliation Commission of Canada, pág. 3

Los internados para niños indígenas operaron en Canadá durante más de 160 años, y más de 150.000 niños pasaron por sus puertas. Cada provincia y territorio –con la excepción de la Isla del Príncipe Eduardo, Terranova y Nuevo Brunswick– albergaba escuelas administradas por la Iglesia y financiadas con fondos federales. La última de ellas cerró en 1996, en Saskatchewan. Los niños de las Primeras Naciones, Métis e Inuit fueron apartados de sus familias y comunidades, a menudo contra su voluntad. Se los llevó a escuelas donde se vieron obligados a abandonar sus tradiciones, prácticas culturales e idiomas.

El sistema de internados fue solo una herramienta en un plan más amplio de «asimilación agresiva» y de colonización de pueblos y territorios indígenas. Si bien el sistema federal de internados comenzó alrededor de 1883, sus orígenes se remontan a la década de 1830, cuando la Iglesia Anglicana estableció un internado en Brantford, Ontario. Antes de eso, las iglesias habían construido escuelas para niños indígenas desde mediados del siglo XVII. Durante ese período inicial, estas escuelas misioneras se ubicaron principalmente en el este de Canadá. A medida que las misiones y los esfuerzos coloniales se trasladaron al oeste de los Grandes Lagos, también lo hicieron las escuelas. El gobierno canadiense y las iglesias desarrollaron el sistema de internados como un medio para resolver la «cuestión india»: la amenaza y el obstáculo que en su opinión planteaban los pueblos indígenas a la construcción en curso de la nación de Canadá.

Para ello, llevaron adelante un sistema que imitaba las escuelas construidas en Estados Unidos y en las colonias británicas, donde los gobiernos y las potencias coloniales usaban grandes escuelas industriales que funcionaban como internados para convertir a las masas de niños indígenas y pobres en católicos y protestantes y volverlos «trabajadores laboriosos». Estas escuelas se desplegaron a lo largo de Irlanda, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, así como en Suecia con los niños indígenas sami, con el fin de que los nuevos colonos pudieran reclamar las tierras tradicionalmente ocupadas por los pueblos originarios. Canadá adoptó este modelo para imponer a los niños de las Primeras Naciones, Métis e Inuit la adopción de tradiciones, idiomas y estilos de vida europeos.

Originalmente, el sistema de internados estaba enfocado en el desarrollo de escuelas de trabajo industrial y de escuelas agrícolas. Para 1900, en Canadá había 22 escuelas industriales y 39 internados. En 1931, en el apogeo de este sistema, había 80 escuelas en funcionamiento y, aunque la mayoría de ellas se llamaban residential schools (escuelas residenciales o internados), mantenían a menudo el trabajo industrial a través de grandes jardines, graneros, talleres y salas de costura. Las iglesias católica y protestante proporcionaron gran parte de las directivas originales acerca de dónde ubicar estas escuelas y cómo debía crecer el sistema. Los agentes y funcionarios gubernamentales de los diversos «departamentos indios» desempeñaron un papel central en su desarrollo y mantenimiento. Muchos de los primeros internados se construyeron cerca de escuelas misioneras ya existentes.

La calidad de la educación y la de los propios edificios fue deficiente durante gran parte de la historia. Los primeros internados estaban notoriamente mal financiados y mal administrados. Los relatos de sobrevivientes y del personal de las instituciones indican que los edificios a menudo se encontraban en mal estado y que, en algunos casos, eran incluso peligrosos. Los incendios los arrasaron con frecuencia. Algunas escuelas del norte se quedaban sin carpas ni refugios temporales. Posteriormente, se construyeron nuevas escuelas con una arquitectura pesada, ladrillos y cemento, en un esfuerzo por mostrar la permanencia de las políticas educativas del Estado hacia los pueblos indígenas. Estos nuevos internados, si bien representaban una mejora con respecto a los anteriores, seguían caracterizándose por la baja calidad de los alimentos que brindaban y las pésimas condiciones de vida de sus estudiantes.

Por Emily Schwing
9 julio, 2021

(Historia de las Escuelas Residenciales, Atlas de los Pueblos Indígenas de Canadá. Disponible en inglés y francés en indigenouspeoplesatlasofcanada.ca. Traducción de Brecha.)
Publicado enInternacional
Miércoles, 24 Marzo 2021 05:55

Uniones homosexuales y moralismos clericales

Uniones homosexuales y moralismos clericales

El pasado 15 de marzo la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) del Vaticano emitió un documento de respuesta (“responsum”) aludiendo a una consulta que supuestamente se le formuló acerca de las bendiciones de “las uniones de las personas del mismo sexo”. En esa declaración el organismo vaticano (ex Santo Oficio) encargado de velar por la “ortodoxia” de la doctrina católica se expidió en forma terminante en contra de tales bendiciones argumentando que la Iglesia “no bendice ni puede bendecir el pecado”. En el mismo texto y para que no quedara ninguna duda, la CDF se encargó de incluir una leyenda en la que señala que “el Sumo Pontífice Francisco, en el curso de una Audiencia concedida al suscrito Secretario (arzobispo Giacomo Morandi) de esta Congregación, ha sido informado y ha dado su asentimiento a la publicación” del Responsum ad dubium. Dicho acuerdo habría ocurrido antes del reciente viaje de Francisco a Irak.

La declaración suscitó críticas desde dentro y fuera de la Iglesia Católica, hacia la CDF pero también dirigidas al Papa.

Un documento firmado por más de doscientos teólogas y teólogos de todo el mundo, rechazó el pronunciamiento de la CDF y señaló que “el texto se caracteriza por un gesto paternalista de superioridad y discrimina a las personas homosexuales y sus proyectos de vida”, por tal motivo “nos distanciamos firmemente de esta posición” y “en cambio, asumimos que la vida y el amor de las parejas del mismo sexo no son menos valiosos ante Dios que la vida y el amor de cualquier otra pareja .

"Me siento avergonzado por mi Iglesia. Siento principalmente incomprensión intelectual y moral", afirmó Johan Bonny, obispo de Amberes (Bélgica). Y agregó que "me gustaría disculparme con todos aquellos para quienes este responsum es doloroso e incomprensible. El dolor que la Iglesia les ha causado es hoy mi dolor". No fue el único. Varios otros obispos se pronunciaron en el mismo sentido pero uno de los más categóricos fue el arzobispo Mark Coleridge, de Brisbane (Australia), quien en un tuit sostuvo que "una Iglesia que dice que no podemos ordenar mujeres está igualmente obligada a preguntar cómo podríamos incluir a las mujeres en el liderazgo ... una Iglesia que dice que no podemos bendecir las uniones entre personas del mismo sexo está igualmente obligada a preguntar cómo podemos incluir a las personas del mismo sexo, parejas sexuales". El obispo de Essen (Alemania), Franz-Josef Overbeck, dijo que la enseñanza de la Iglesia "necesita urgentemente una visión más amplia de la sexualidad humana".

Catholic National Report (NCR) de los Estados Unidos, una publicación que refleja la posición de católicos progresistas cargó directamente contra Francisco y se preguntó si no se lo podría calificar de “hipócrita”  dado que en varias ocasiones anteriores se había mostrado públicamente abierto y acogedor hacia las personas homosexuales.

Otra voces, dentro y fuera de Roma, se hicieron escuchar con discreción y en voz baja.

No llama entonces la atención la interpretación que muchos dan a algunas de las palabras que el propio Francisco incluyó el domingo pasado en la lectura del Angelus dominical. 

Francisco afirmó entonces que “se trata de plantar semillas de amor, no con palabras que vuelan, sino con ejemplos concretos, sencillos y valientes; no con condenas teóricas, sino con gestos de amor ” y habló de “malentendidos, dificultades o persecuciones o afirmaciones de moralismos clericales”. Agregó que “el Señor, con su gracia, nos hace dar frutos, incluso cuando el terreno es árido por incomprensiones, dificultades o persecuciones o pretensiones del moralismo clerical”.

La pregunta es si, en medio del siempre intrincado lenguaje eclesiástico del que Jorge Bergoglio ha hecho gala siempre en su vida, el Papa no estaba ahora respondiendo precisamente al responsum de la CDF. Entendiendo quizás que las “condenas teóricas” son “palabras que vuelan” y que la acción de la Iglesia tiene que manifestarse en ejemplos “concretos, sencillos y valientes” que son gestos de amor.

Todo parece indicar que, lejos de estar saldada la discusión, el tema está en plena ebullición en el ambiente eclesiástico y se esperan nuevos debates teológicos y pastorales. Incluyendo tal vez y pasado cierto tiempo un nuevo pronunciamiento de Francisco que puede ser más explícito sobre la bendición a las uniones entre personas del mismo sexo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enSociedad
Sábado, 20 Marzo 2021 05:49

Francisco calificado de “hipócrita”

Francisco calificado de “hipócrita”

Una reconocida publicación vinculada a la Iglesia Católica de Estados Unidos se pronunció editorialmente en contra la decisión vaticana de no bendecir las uniones homosexuales y advirtió que el papa Francisco, elogiado por sus iniciativas en otros temas, corre el riesgo de convertirse en un “hipócrita” al avalar esta resolución de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

El National Catholic Reporter (NCR), una publicación de los Estados Unidos que refleja la posición de los sectores católicos más progresistas de ese país, hizo una dura crítica en su editorial señalando que “el decreto del Vaticano sobre las uniones homosexuales corre el riesgo de convertir a Francisco en un hipócrita” 

El texto comienza señalando que “hay muchas palabras y frases elogiosas que podríamos usar para describir al Papa Francisco que el mundo ha llegado a conocer en estos últimos ocho años. Genuino. Pastoral. Mente abierta. Preocupado por los pobres, la humanidad, el medio ambiente. Amigo de los marginados”. Sin embargo, se señala, “la decisión del Papa de aprobar el decreto del 15 de marzo de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano que ordena a los sacerdotes católicos que no ofrezcan bendiciones a parejas del mismo sexo recuerda una palabra que es mucho más amarga en la garganta. Hipócrita”.

Días atrás la Congregación para la Doctrina de la Fe, el máximo organismo vaticano en asuntos doctrinales, respondió negativamente a una consulta que le fue realizada acerca de algunas iniciativas que “proponen caminos de crecimiento en la fe, con el fin de que aquellos que manifiestan una tendencia homosexual puedan contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida”. 

La determinación, que tuvo la aprobación del Papa, reconoce que las uniones homosexuales pueden tener "elementos positivos", pero que "no están ordenadas al plan del Creador" y, en consecuencia, la Iglesia "no bendice ni puede bendecir el pecado".

En su editorial NCR se pregunta si Francisco, que respaldó esta decisión, es “el mismo hombre que, cuando se le preguntó en 2013 sobre un sacerdote gay en el servicio del Vaticano, respondió : ‘Si una persona es gay y está buscando al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar?’”.

NCR sigue cuestionando a Francisco cuando duda si se trata del mismo hombre “que se ha reunido con parejas LGBT a lo largo de su papado, incluso durante su visita a Estados Unidos en 2015 “ y “¿El mismo que le dijo al sobreviviente de abuso chileno Juan Carlos Cruz en 2018 que ‘no importa que seas gay’ y ‘Dios te hizo así y te ama como eres’?”. Para concluir con la pregunta acerca de si es el mismo Papa “que intervino personalmente por una pareja gay italiana para asegurarse de que sus tres hijos pudieran ser criados como católicos”.

El editorialista reconoce que las mencionadas actitudes de Jorge Bergoglio no modificaron la doctrina de la Iglesia Católica porque para que ello ocurra se necesita una revisión acerca de la doctrina de la sexualidad que se inició en el concilio Vaticano II (1962-1965) pero que aún permanece inconclusa y también una reconsideración del papel que la Congregación para la Doctrina de Fe tiene que jugar en estos temas.

No obstante lo cual, sigue afirmando NCR en su editorial, “llegamos al punto del absurdo, y la hipocresía, cuando un Papa dice que quiere dar la bienvenida a las personas LGBT a la iglesia, pero luego simplemente no puede tolerar que quieran tener relaciones amorosas, al igual que el resto de la humanidad”.

En otro pasaje del texto se señala que “seguramente, mientras el mundo se tambalea para salir de la mayor crisis de salud y económica en un siglo, hay asuntos más urgentes en los que el Vaticano debe enfocarse en lugar de considerar cómo Dios ve o no las uniones homosexuales”. Sin embargo, sigue diciendo el NCR, “para las parejas católicas LGBT y sus familias, el momento es especialmente desafortunado”. Porque el Papa que se propone "construir puentes y no muros" con su determinación ahora él mismo “ha erigido otra barrera”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La izq diario

Publicado enInternacional
El entonces vicepresidente de EEUU Joe Biden saluda al Papa Francisco en una visita al Vaticano en abril de 206. REUTERS

Mientras el avión del Papa Francisco y su sequita de 20 hombres, y unos 70 periodistas, escoltado por las cazas estadounidenses, aterrizaba en el aeropuerto de Bagdad, cientos de familias cristianas del norte de Iraq huían con lo puestos y en el frío invernal de los bombardeos del miembro de la OTAN, Turquía, que un día sí y otro también ataca los refugios de la guerrilla kurda del PKK en el Kurdistán iraquí, riéndose del "Irak soberano".

Para empezar, aclaro que aquí tratamos al Pontífice, no "como peregrino penitente" ni como "persona física", sino la máxima autoridad del Vaticano, institución convertida en uno de los poderes blandos más fundamentales de la política exterior de EEUU para la conquista de nuevos espacios o consolidar su posición en cualquier punto del planeta. Y es justamente esta función de la Santa Sede lo que inquieta la visita de Francisco al corazón de Oriente Próximo, Irak.

El uso de la religión como arma por el colonialismo y el imperialismo contra a sus adversarios y rivales se intensificó a finales de los setenta cuando EEUU, tras perder las guerras de Corea y Vietnam, vio cómo las fuerzas de izquierda tomaban el poder en Nicaragua, Granada y Afganistán, mientras en Irán, vecino de la Unión Soviética, el Sha era derrocado por una revolución espontánea y democrática. Por lo que, decide potenciar la extremaderecha judía, cristiana e islámica contra los "ojos y Ateos": En 1978, Washington realiza tres movimientos en los países con frontera con la URSS: 1) Manda a decenas de miles de terroristas "yihadistas" desde Pakistán a Afganistán para derrocar a su gobierno socialista; 2) traslada a ayatolá Jomeini de Irak a Francia para firma un pacto: él abortará la revolución y perseguirá a los comunistas a cambio de cumplir su sueño: instaurar el gobierno de Mahoma en Irán; 3) patrocina en Polonia al ultra católico Lech Walesa para desmantelar el socialismo en la eslabón más débil del espacio soviético y habrá un cuarto movimiento: convierte en el Papa al cardenal polaco-antisoviético Karol Wojtyła​, para que cumpla con dos misiones: destruir el socialismo en Europa Este y acabar con la Teología Cristiana de Liberación en América latina. La Santa Alianza de EEUU con el fascismo religioso aun hoy goza de una magnífica salud.

Hoy se reanuda esta Luna de Miel entre Washington y el Vaticano, después de cuatro años de del asilacionismo gestionado por Donald Trump, el único presidente de EEUU que no ha lanzado ninguna guerra en los último 40 años. Joe Biden, un practicante del catolicismo romano que ha colgado la foto de Francisco en el Despacho Oval le felicitó al Papa por su visita a Iraq, país que él mismo apoyó su destrucción por George Bush cuando fue senador, al que siguió lanzando bombas sobre su gente cuando hizo de vicepresidente de Obama.

La visita de Francisco al Cáucaso sur, frontera con Rusia, también encaja en esta estrategia Anaconda del Vaticano-EEUU.

Irak: el centro de operaciones del Pentágono

Más que su petróleo, Iraq es importante para Washington por estar ubicado en el corazón de Oriente Próximo, desde donde puede vigilar a Turquía, Irán y Arabia Saudí, y el Golfo Pérsico-al que le han quitado la identidad-, a beneficio del expansionismo de Israel. La instalación de la embajada más grande del mundo de 42 hectáreas, que costó a los iraquíes saqueados unos 750 millones de dólares para albergar a 16. 000 empleados está en línea de esta política. La colonia de EEUU alberga, además, una docena de bases militares como Ain al-Assad, Abu Ghraib, Grizzly, Kadhimiya, o Ninewah, Taji, y unos 300.000 soldados, asesores, contratistas, mercenarios, etc.

En este contexto, la visita del papa sucede cuando:

  • 18 de febrero: en cumplimiento de la orden de Biden, la Misión de la OTAN en Irak (NMI) anunciaba el envío de 4.000 nuevos militaresa Irak, que ya han ingresado en la base de Ain al-Assad.
  • 20 de enero: el día de su investidura, Biden anunció el fin del aislacionismo trumpista y el regreso del imperialismo militar al escenario mundial. El control sobre Iraq, que tuvo lugar en 2003 -basado en 7 mentiras al servicio de 10 objetivos-, es vital para ir reconfigurando el mapa de Oriente Próximo a la medida de los intereses de Washington. La decisión de Biden explica la reactivación de los "yihadistas" del Estado Islámico (ejército de mercenarios dirigido por el Pentágono), que durante la Administración Obama-Biden fue trasladado de Siria a Iraq, por lo que no nos sorprendió entonces ver que Obama se negaba a luchar contra el grupo terrorista.
    Sólo una día después, y tras casi nueve meses de calma, un doble atentado suicida en el mercado central de Bagdad mató a 32 civiles e hirieron a unos 100.
    La elección de Biden ha robado el sueño a los iraquíes: En 2007 el Congreso de EEUU aprobó su propuesta en forma del proyecto de ley no vinculante que proponía al gobierno de EEUU dividir Irak en tres regiones semiautónomas, árabe-chiíta, árabe-sunita y kurdo-sunnita, como "la única fórmula para pacificarlo" aunque su objetivo real era y es su balcanización y convertirlo en miniestados controlables.
  • 25 de febrero: Biden se estrena bombardeando a las fuerzas de Irán en Siria, y mata a unos 30 hombres. Y como las guerras suelen ser sucias, John Kirby, el secretario de prensa del Pentágono, en un intento de "divide y gobierna" afirmó que los datos de la ubicación de dichas milicias habían sido facilitados por el gobierno iraquí y lo kurdos. El Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí, Fuad Hussein tuvo que desmentirlo categóricamente e incluso viajar a Teherán para aclarar el asunto.
  • 29 de enero: Explosión frente a la Embajada de Israel en Nueva Delhi. India la vincula con Irán.
  • 1 marzo: Explosión en un barco israelí de transporte de vehículos en las aguas del Golfo de Omán. Netanyahu acusa a Irán y promete represalia. Teherán no sólo niega su implicación, sino que insinúa un "autoatentado".
  • 3 de marzo: ataque con 10 cohetes a la base de la OTAN en Ain al-Assad, Iraq, sin que nadie lo reivindicara.
  • 12 de febrero: Turquía lanza la "Operación Garra-Águila 2" en la región kurda de Irak contra PKK en la que mueren una veintena de kurdos y soldados turcos. Ankara teje con paciencia y contundencia el sueño de anexionar parte del territorio iraqui, empapado de Oro Negro.

Los iraquíes, en realidad, esperaban la visita del Papa del Vaticano en 2003 y como un "escudo humano" ante el anuncio de Bush de sepultar el país y su gente bajo un manto de bombas, sangre y cenizas en nombre de Jesús  (había dicho "Y Dios me dijo: George, pon fin a la tiranía en Irak, y yo lo hice"). ¿Por qué ahora, en medio de la pandemia, que ha arrebatado la vida de decenas de miles de iraquíes, de la que ni se ha salvado el embajador del Vaticano en Bagdad, arzobispo Mitja Leskovar?

A pesar de que EEUU y el Vaticano habían pactado la seguridad del Papa con los patrocinadores de las milicias armadas (Arabia saudí e Irán, principalmente), Bagdad impuso un toque de queda de cuatro días que duró la visita papal, perturbando el normal desarrollo de la vida de los ciudadanos: ¿A caso el papa quería visitar un país fantasma?

Cristianos de Irak

Los fieles a Jesús en Irak no superan pocos cientos de miles en una población de 39 millones. Y aquí llaman la atención dos datos que tuvieron lugar antes de la invasión del 2003:

  1. Iraq tenía 24 millones de habitantes, en parte gracias a algunos derechos que la mujer habia logrado (como acceso gratuito a los anticonceptivos) bajo una dictadura que sí exterminó a los comunistas y socialistas.
  2. El millón y medio de cristianos iraquíes, al igual que otras minorías religiosas, vivían sin miedo en su milenario hogar. El ministro de Relaciones Exteriores de Sadam fue Tariq Aziz, un caldeo cuyo nombre original era Mikhail Yuhanna. Después, la mayoría huyó, al igual que los yazidíes (lo correcto es "izadíes") .

Los cristianos iraquíes están organizados en unas catorce escuelas, entre ellas: la caldea con un centenar de iglesias vinculadas con el catolicismo, mientras las ortodoxas Siríaca, Griega, Evangélica, o la armenia mantienen buenas relaciones con el Vaticano. Se cree que Santo Tomas vivió en la estratégica Mosul visitada por Francisco,  o que Abraham, el patriarca de las religiones semíticas, nació en Ur, el mismo profeta qie abandonó a su mujer-esclava Agar y su hijo en común Ismael en el desierto con la misma actitud de menosprecio hacia la mujer que aún persiste en el Vaticano. Pero, Ur es histórico por ser donde se inventó la rueda, se redactó el código de Hammurabi, y se utilizó el aceite como combustible por primera vez en la historia conocida.

En el 410, en el Concilio de Seleucia-Ctesifonte, todos los cristianos del Imperio persa se reunieron en la capital, cerca de la actual Bagdad («Jardín de Justicia» en persa), para formar una sola iglesia: la Iglesia de Oriente, proceso paralizado por los invasores mogoles en el siglo XIII y la conversión de sus dirigentes al islam.

La misión del Papa Francisco

  • Dar una otra imagen del régimen de Irak, títere de EEUU e Irán (donde ambos países cohabitan para el disgusto de Israel y Arabia Saudí), distinta a la realidad: independiente, demócrata, y tolerante con el credo de los ciudadanos, cuando cientos de iraquíes progresistas han sido secuestrados y asesinados por los paramilitares vinculados con el poder.
  • Invitar a los cristianos emigrados a regresar a Irak, y pedir a los musulmanes y cristianos a unirse por la paz. Pero ¡Si la guerra continua y puede intensificarse en cualquier momento! Iraq tiene un primordial papel en el Gran Juego entre EEUU-Israel e Irán. El Papa debe saber que la mayoría de los 5 millones de iraquíes, de todos los credos y de ninguno, que han abandonado su país, lo han hecho por años de bombardeo por una treintena de países y el bloqueo económico de 12 años impuesto por la ONU que mató a 2 millones de personas. Tanto Juan Pablo II como Benedicto criticaron a EEUU por sus guerras, no por pacifista, sino por haber vaciado la región de cristiano y destruir buena parte de su patrimonio religioso. La respuesta de Obama-Biden fue incluir al Vaticano en la lista de los estados que lavaban el dinero. Luego sucederá la extraña "primavera vaticana" y la dimisión del Papa alemán.
  • Ofrecer apoyo a la comunidad cristiana asediada y menguante de Irak. ¿Qué tipo de apoyo y qué papel tendrá la CIA en ello?
  • Aportar un reconocimiento internacional a la teocracia respaldada por potencias extranjeras. El gobierno iraquí no siente la necesidad de ser reconocido por sus propios ciudadanos
  • Resucitar el tinglado de "Diálogo interreligioso", en el que los ayatolás, muftíes, rabinos y cardenales se dan besos y abrazos, escenificando, sin querer, una realidad: que estas guerras no son "civiles, ni religiosas" sino un enorme negocio entre las potencias mundiales y regionales celebrado sobre millones de vidas destrozadas trabajadoras. La guerra de EEUU contra Iraq en 1991 tenía unos objetivos, la del 2003 otros, y diferente a la que hoy se está gestando. A este factor, se añaden las ambiciones de la casta clerical que, textos sagrados en mano, atiza el fuego çde enemistad entre diferentes comunidades con el objetivo de "divide y vencerás".
  • Mantener la división entre los ciudadanos por su fe y en líneas religiosas. Pero, mientras las élite compuesta por los burgueses de todos los credos viven como colegas en paz y fortuna, la clase trabajadora, de todos los credos, que vive en la absoluta miseria, ya se está encargando de arrebatar el sueño y la paz a la kakistocracia que regenta el país. Los políticos han sido incapaz de reconstruir la estructura de Estado: Irak ha sido convertido en un Estado Fallido. Su gobierno ni controla la capital, ni siquiera la fortaleza de la Zona Verde. El 20 de diciembre, ocho cohetes impactaron en la Embajada de EEUU. La situación de la mujer,  como la mitad de la población, refleja la naturaleza de la actual situación.

El lugar de Irán en esta visita

La repercusión dada por la prensa occidental al encuentro del Papa con el Gran Ayatolá Ali Sistani (1930, Irán) no sentó bien ni a los eruditos sunníes de Iraq, ni mucho menos a Ali Jamenei, que se autoproclama el líder de los chiítas del mundo, a pesar de haber estudiado la teología sólo hasta alcanzar el grado de "Hoyat-ol-Eslam", dos rangos por debajo de Ayatolá y Gran Ayatolá.

La prensa de la región colocó a Sistani frente a Jamenie: un religioso humilde, sin una cuenta bancaria, popular y accesible, que nunca había ordenado la matanza de miles de sus críticos desarmados (musulmanes y chiitas incluidos), que ni se presenta "el representante" de los santos en la Tierra como el caudillo de Irán. Sistani se opuso a Ayatolá Jomeini cuando éste se convirtió en un califa en Irán en 1978 rompiendo la tradición milenaria chiita de apartarse del poder político. La de Irán es la primera teocracia clerical chiita de la historia cuya consecuencia ha sido una crisis de legitimidad del chiimo sin precedente y un laicización de la sociedad iraní, tras estar sometida en un nacionalislamismo con los tribunales inquisidores incluido.

Este choque está reflejado en las dos principales escuelas chiitas del mundo: la dirigida por Sistani en la ciudad santa de Nayaf de Irak con unos 900 años de historia, independiente del poder, y la que dirige Jamenei en Qom, Irán, con unos cien años, y cerca de 80.000 "talabé" «seminaristas-cura» que dependen de las subvenciones públicas y aplican las leyes prehistóricas a raja tabla y sin piedad. Numerosos ayatolás han sido apartados de estas escuelas (el último, Kamal Heidari) otros estuvieron en el arresto domiciliario (Mohammad Montazeri, el representante de la "Justicia social islámica"), y otros están en la cárcel (Hossein Boroujerdi, desde 2006).

La ONU ha publicado una lista de 24 cristianos iraníes encarcelados, acusados de "actuar contra la seguridad nacional", frase hecha preparada para acusar a todos los críticos, por un régimen que ha prohibido la libertad de asociación, expresión, prensa, y la religión en nombre de Alá: mientras se limita los derechos de los armenios, se persigue a quienes salen del islam para convertirse al cristianismo u otros credos. De hecho, el Papa ha visitado países "musulmanes" como Egipto, Turquía, Marruecos, Emiratos Árabes Unidos y Azerbaiyán, pero no ha recibido ninguna invitación de Teherán: los ayatolas temen que hable de los derechos humanos, de la pena de muerte (Irán es el país con mayor número de ejecuciones per cápita del mundo, y supera a China en números absolutos, país que tiene casi 20 veces más población),  de la persecución de las minorías religiosas y étnicas, etc., o que su visita sea aprovechada por millones de ciudadanos para manifestarse contra la casta clerical-militar gobernante, que ha convertido el país en uno de los más aislados del mundo.

Ningunear a los ayatolás de Irán es una herramienta más en manos de Biden para que se conformen con su parte del pastel en Iraq, y no aspiren más. La Administración Obama-Biden entregó el gobierno de Iraq a Nouri al-Maliki, próximo a los ayatolás de Irán, con la esperanza de que esta cohabitación con Irán le permitiese pacificar Iraq y poder trasladar parte de las tropas a cercar a China. Incluso permitió que Qassem Soleimani y sus milicias se convirtiesen en un actor determinante en la política iraquí, a pesar del disgusto delos árabes e Israel: hubo una ola de atentados realizados por todos ellos, con los sufridos iraquíes en el medio.

La posición de Francisco y Biden respecto a Irán ha sido Palo y Zanahoria para los ayatolás de Irán. El Papa apoyó el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales del 2015 y se reunió con el presidente Hassan Rohani un año después, quien dejará su cargo en las elecciones del junio del 2021, en favor de otro seguramente más duro con los ciudadanos iraníes.

Se gesta una nueva catástrofe en la región, ante la ausencia de las fuerzas progresistas y un movimiento antimilitarista en el mundo, en la que la religión volverá a ser una tapadera de infames intereses.

Publicado enInternacional
El viaje de Francisco a Irak: una jugada estratégica de alto riesgo

El viaje internacional número treinta y tres de Francisco que lo llevará hasta Irak pocos días antes de celebrar el octavo aniversario de su pontificado cumple múltiples objetivos, todos ellos enmarcados en la estrategia político religiosa de la máxima autoridad del catolicismo. Con su visita al país árabe Jorge Bergoglio le da continuidad a uno de los propósitos reiteradamente explicitados desde que asumió su responsabilidad como pontífice: contribuir con su mensaje, su presencia y hasta su testimonio personal a promover la paz aún en las situaciones más conflictivas. Por eso Francisco decidió en este caso no atender las recomendaciones de muchos de sus asesores que le aconsejaron no viajar a Irak porque el periplo representa un grave riesgo para su propia seguridad personal.

El viaje ya había sufrido una postergación por la pandemia. Ahora, pese a las advertencias sobre los peligros que entraña, pesó por encima de todo la convicción del Papa de que su presencia es importante en esa zona del mundo para dar su testimonio a favor de la paz y el diálogo entre las religiones.

También la situación de las minorías cristianas permanentemente acosadas en Irak acrecentaron las motivaciones de Francisco para emprender esta nueva peregrinación, como él mismo la denomina. El Papa quiso de esta manera expresar su solidaridad y acompañamiento a los cristianos perseguidos en aquel país por grupos islámicos radicalizados. Si bien los yihadistas atacaron mayoritariamente a los musulmanes, para comprender la dimensión del problema cristiano es necesario anotar que antes de la invasión estadounidense en 2003, la comunidad cristiana estaba formada por 1,2 millones personas. De ese total actualmente solo quedan aproximadamente trescientos mil cristianos, y la mayoría de esas comunidades han sufrido desplazamientos internos hacia la región autónoma del Kurdistán.

A las consideraciones anteriores hay que sumar además que dentro de los objetivos estratégicos de su pontificado Francisco apunta con firmeza al acercamiento entre las grandes religiones monoteístas y, en particular a la aproximación con el islamismo, convencido como está de que en un mundo atravesado por conflictos entrelazados y concatenados, las comunidades religiosas mayoritarias tienen que actuar de manera mancomunada para colaborar a la paz universal.

Hace poco más de dos años el Papa fue de visita a los Emiratos Árabes Unidos y firmó allí con el Imán Al-Azhar un importante documento "Sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia" donde ese propósito quedó plenamente de manifiesto.

Ahora, en el marco de la visita a Irak, el Papa se reunirá con la máxima autoridad chiíta, el gran ayatolá Alí al Sistani. En el mismo registro de la búsqueda de aproximación entre las grandes tradiciones religiosas históricas se inscribe la simbólica visita que Francisco hará ahora a la llanura de Ur, la tierra del profeta Abraham, padre de las tres religiones monoteístas.

Ampliando la mirada hacia el escenario mundial, no debería perderse de vista tampoco que el viaje de Francisco se produce poco tiempo después de la asunción de Joe Biden en la Casa Blanca, alguien con quien Bergoglio tiene mayor sintonía que con su antecesor. Francisco alimenta la esperanza de que la gestión del nuevo presidente estadounidense produzca cambios positivos en el conflictivo escenario mundial. Esto a pesar de que las señales que siguen llegando desde Washington no parecen modificar en mayor medida la política internacional belicista de los Estados Unidos.

Por ese motivo el mensaje a favor de la paz y en contra del belicismo como solución a las diferencias, también lleva como destino al principal habitante de la Casa Blanca.

Con su presencia en Irak el Papa quiere reforzar su advertencia sobre la gravedad de los conflictos que atraviesan a la humanidad y dar testimonio de su compromiso en favor de la paz, aún desoyendo las advertencias que alertan sobre el riesgo de su seguridad personal.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Miércoles, 03 Marzo 2021 05:46

Los medios y la pederastia clerical

Los medios y la pederastia clerical

Las perversiones sexuales de los personajes públicos son resultado de las relaciones de poder que guardan los individuos con el establishment. Michel Foucault, en su Historia de la sexualidad, encuentra un estrecho vínculo del poder como factor represivo y la sexualidad como una dimensión construida por este poder. Hombres poderosos como Salgado Macedonio se saben protegidos por el poder. Dicha impunidad no guarda mucha diferencia con los sacerdotes pederastas. Bajo el predominio de una cultura patriarcal, políticos y pederastas clericales se sienten por encima de la sociedad. Conductores y dueños de las conciencias de los individuos y, por tanto, también de sus cuerpos. Políticos desenfrenados y sacerdotes encuentran refugio en el Estado, unos, y otros en la estructura eclesiástica. Así, la patología de los abusos sexuales va de la mano de la corrupción.

Los medios de comunicación han jugado un papel determinante para evidenciar ante la sociedad los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Los medios de comunicación en el planeta pasaron de un trato privilegiado a un tratamiento implacable hacia la Iglesia. A partir de las investigaciones periodísticas de The Boston Globe en 2002, los medios han jugado un rol de denuncia que ha tenido alto impacto en las audiencias. Incluso se creó una especie de género sobre la pederastia clerical, con películas premiadas, series de televisión, documentales, telenovelas, mesas de análisis y grandes reportajes de investigación. En muchos casos la pederastia clerical se convirtió en mercancía rentable. También es cierto que han favorecido romper la cultura del silencio imperante en la institución eclesiástica. Han presionado a la Iglesia para abrirse. Los medios evidenciaron la reinante opacidad y el mutismo cómplice de la Iglesia. En cierta medida, desnudaron el artificio de la hipocresía institucional y doble moral. La institución despreció, en un inicio pensó que la sociedad tomaría las denuncias mediáticas como calumnias momentáneas. Sin embargo, ocurrió lo contrario. Por todos los rincones del planeta surgían dolorosos relatos y testimonios verídicos cargados de dramatismo. La denuncia no sólo se centró en los abusos, sino en la inaceptable complicidad de las estructuras eclesiásticas.

En México, los medios llegaron tarde. Y tuvieron un comportamiento dual. Periódicos como El Norte no sólo guardaron silencio, sino que salieron a la defensa abigarrada de Marcial Maciel. Grandes consorcios mediáticos aliados del cardenal Norberto Rivera disimularon su complicidad en el encubrimiento de los depredadores sagrados como Nicolás Aguilar. Pese a ello, la incidencia internacional fue abriendo nuevos cauces para evidenciar los inevitables crímenes eclesiásticos. Periodistas como Carmen Aristegui, Javier Solorzano, Sanjuana Martínez y aquel lejano Ciro Gómez Leyva fueron pioneros, atrevidos, en colocar sobre la agenda pública, el corrompido comportamiento de la Iglesia. En México recordemos el papel de CNI Canal 40, la revista Proceso y La Jornada, que se distinguieron por dar cabida y voz a las víctimas, desde los 90, para denunciar a los depredadores. Ha sido un camino farragoso posicionar el abuso infantil clerical como un grave problema social y un flagelo encubierto por la institución. Un obstáculo no menos importante, en el caso de México, ha sido la tibieza o confabulación del gobierno. Desde Zedillo hasta AMLO, el Estado ha sido negligente. Su actuar ha sido medroso, porque no se atreve a tocar las poderosas estructuras eclesiásticas. Los diversos gobiernos han calibrado los costos políticos que representa afectar intereses eclesiásticos y han optado por jugar un rol pasivo, finalmente cómplice, de cara a los crímenes perpetrados por sacerdotes y encubrimientos de obispos.

A más de 20 años de denuncias y continuos escándalos, la tarea no parece tener término. A pesar de que la Iglesia ha mostrado mayor sensibilidad, aún está lejos de responder las expectativas de una opinión pública crítica y expectante. En los años recientes, la novedad, es la intervención creciente de los gobiernos en las investigaciones y denuncias. Si en 2002, el epicentro estalla en Boston con las investigaciones periodísticas de The Boston Globe, ahora diferentes gobiernos empiezan atraer los casos y realizar diligencias e investigaciones oficiales. En la actualidad se han sumado estructuras gubernamentales como fiscalías, ministerios, comisiones especializadas. Es decir, son investigaciones de Estado sobre la pederastia cuyo alcance es mucho mayor. Tales son los casos de las pesquisas en Irlanda, Australia, Chile y Estados Unidos (Pensilvania). Utilizan la documentación confiscada de los archivos de la propia Iglesia. En Chile, ante la cerrazón de la Iglesia, el gobierno procedió mediante un allanamiento de los archivos ­eclesiásticos.

Analizando el comportamiento de diferentes países, otro elemento central emerge. El comportamiento de la sociedad civil organizada. En Estados Unidos las víctimas se unieron y conformaron frentes de denuncia social y legal contra la Iglesia católica. La Red de Sobrevivientes de Abuso de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) jugó un papel central en por lo menos tres frentes: el mediático, el lobby legislativo y negociaciones legales con la jerarquía eclesiástica en nombre de las víctimas. Chile es otro caso emblemático, que cuenta con una tradición civilista. Ante la cerrazón de la alta jerarquía, se desata un fenómeno social que permitió que se levantaran con fuerza voces de organizaciones de víctimas y sobrevivientes, tales como los Laicos de Osorno, Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico en Chile, Red Nacional de Laicos y Voces Católicas. No basta la denuncia mediática y lamentablemente en México estamos aún muy lejos de contar con una sociedad civil dinámica y un gobierno sensible. Vivimos aún en el reino de Maciel y de Salgado Macedonio.

Por Bernardo Barranco

Publicado enSociedad
La escritora y periodista Cristina Fallarás. — Fernando Sánchez

Cristina Fallarás (Zaragoza, 1968) se ha saltado dos de sus máximas a la hora de sentarse a narrar; no escribir novela histórica y no estudiar para escribir. La culpa es de María Magdalena, o mejor, de la imagen de puta que la Iglesia ha perpetuado sobre su figura. Su último libro, El evangelio según María Magdalena (Ediciones B, 2021), planta cara a una versión patriarcal que ha resultado devastadora para las mujeres.

De prostituta a santa, el periplo de María Magdalena a lo largo de la historia no es cosa menor, que diría aquel...

Y el caso es que en La Biblia jamás aparece como prostituta ni nada que se le parezca. Ella en realidad es la que acompaña a Cristo en los evangelios y la única que está ahí cuando resucita, sólo ella puede dar fe de lo que ha ocurrido. Hay una contradicción tremenda en la construcción del personaje de María Magdalena, una contradicción que se hace evidente cuando encuentran los papeles del Mar Muerto y de repente la Iglesia católica no puede seguir ninguneando su figura.

Aquel hallazgo deslizaba la hipótesis de que María Magdalena venía de una "ciudad judía rica" y que cuidaba de Jesús con sus propios medios...

Y que era una persona culta perteneciente a la élite del momento, una mujer privilegiada para la época. De repente, la cúpula de la Iglesia con Bergoglio a la cabeza decide de la noche a la mañana que hay que santificarla, la hacen incluso apóstol de los apóstoles...

Pero el daño, entiendo, ya está hecho.

Exacto, María Magdalena será ya por siempre la puta. Pero es que esto no es lo que pone en los evangelios, y no sólo eso, es que resulta además redundante porque nosotros ¡ya teníamos una puta!

Ah, ¿sí?

Claro, Eva, la del pecado original. Por eso sorprende que conviertan a María Magdalena en prostituta siglos más tarde, es una redundancia en toda regla.

No contentos con una...

Eva es la que ofrece la manzana de la tentación y por su culpa tú trabajas con el sudor de tu frente y yo paro a gritos de dolor, ella es culpable de todo lo que somos y por lo tanto merecemos castigo. Pero ahí no queda la cosa, es que también está la Virgen María, que es la madre de Dios y que siendo virgen da a luz, no como tú, puta, que para parir necesitas follar, y que incluso exiges gozar. Y ahí tienes un segundo castigo, que es el castigo de la sexualidad femenina.

Una sexualidad que, además, aborda con tremenda crudeza en el libro.

Es que a las vírgenes se les llamaba así no porque las casaran sin haber follado, sino porque las casaban sin la regla. Así que lo que les pasaba a aquellas muchachas es que el tipo las empezaba a follar cuando ni siquiera tenían la regla, eran crías de trece o catorce años, no estaban suficientemente desarrolladas y las pobres reventaban. 

Y cuando esto sucedía, eran ellas, también, las que se encargaban de curarlas.

No sólo de curarlas, es que eran ellas las que se ocupaban de todo lo doméstico. El parto, la crianza, la salud, la higiene... La mujer no participa en el ámbito público, eso se lo apropian los hombres, la mujer permanece en el castigo, en el oprobio. 

Ni penitente, ni prostituta, ni sirvienta... La María Magdalena de Fallarás es independiente y dura. ¿Así la imagina?

No hace falta imaginarla. Le doy la vuelta. Simplemente introduzco otro punto de vista a lo que narran los evangelios; el punto de vista de una mujer. Y al mirarlo así, te das cuenta de que todo lo que son grandes gestas, toda esa ampulosidad y esa épica, todos esos milagros, se convierten en asuntos cotidianos, porque la ampulosidad, la guerra y los milagros forman parte de un relato masculino, de esa épica masculina.

Y frente a esa épica, ¿lirismo?

Sólo en el estilo. Frente a esa épica; lo práctico, lo doméstico. Las narraciones épicas se convierten en historias domésticas. Así, cuando se escucha aquello de pedid y se os dará, en realidad de lo que se está hablando es de qué coño, todo se os dará porque nosotras ordeñamos las cabras, amasamos el pan, parimos, cuidamos, limpiamos la casa... De repente, todo es verosímil, es decir, todos aquellos milagros pasan al plano de lo cotidiano.

¿Qué opina de que ahora las mujeres puedan dar la comunión y leer textos en la misa?

Bueno, partamos de la base de que a mí la Iglesia católica me aterra. En realidad me aterran todas las religiones, pero la católica en particular; la Iglesia católica es la fuente de todo el dolor para la mujer. El papel de las monjas es el papel de aquellas que obedecen lo que de verdad la Iglesia querría para todas las mujeres. Fíjate en los votos de castidad de las monjas, en el de silencio o el de obediencia, es aterrador porque reproduce exactamente el papel que quisieran para la mujer. Quizá por eso las monjas se dedican a la educación y por eso somos como somos. A mí me educaron las monjas. 

Pues algo no fue del todo bien...

Porque yo me revolví de puro cristiana, es decir, yo fui cristiana de la misma manera que ahora soy marxista, y por las mismas razones.

¿Abrazó una nueva fe?

Busqué otra construcción de la igualdad y del reparto de la riqueza. En realidad, si lees los evangelios te das cuenta de que te están hablando de igualdad.

Publicado enSociedad
El Papa cambia de postura y defiende que las parejas homosexuales "tienen derecho a estar cubiertas legalmente"

El pontífice da un paso al cambiar el "quién soy para juzgar" con el que respondió a unos periodistas y propone en un documental "una ley de convivencia civil" porque "las parejas homosexuales tienen derecho a una familia"

 

Giro en el Vaticano. "Las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie, ni hacer la vida imposible por eso". El Papa Francisco defiende en el documental Francesco, dirigido por el cineasta ruso Evgeny Afineevsky y que se ha presentado hoy en el festival de cine de Roma, "una ley de convivencia civil" para las parejas homosexuales, que "tienen derecho a estar cubiertos legalmente".

Se trata de la primera ocasión en la que el Papa hace una propuesta tan reveladora, y que va mucho más allá de aquel: "¿Quién soy yo para juzgar?", con el que respondió a una pregunta sobre la Iglesia y los homosexuales durante un vuelo papal.

Un cambio drástico en la postura del Vaticano

El respaldo papal a las uniones civiles entre personas del mismo sexo representa un cambio drástico en la postura oficial del Vaticano (y de sus predecesores) al respecto. Las palabras del pontífice se recogen en un fragmento del documental que reflexiona sobre el cuidado pastoral para lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

"Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente", recalcó el Papa Francisco. "Yo defendí eso".

El documental, que se estrenará en América este fin de semana, muestra las aproximaciones pastorales de Bergoglio ante distintos problemas sociales. Junto al Papa aparecen en el filme otras figuras de colaboradores del pontífice, entre los que destaca el cardenal Tagle. Además de la homosexualidad, el documental aborda otras cuestiones como los migrantes y refugiados, los pobres, el abuso sexual a menores o el papel de la mujer.

En la película se muestra el testimonio de una pareja de hombres italianos que querían llevar a sus hijos a la parroquia. "Él no mencionó cuál era su opinión sobre mi familia. Probablemente él está siguiendo la doctrina en este punto", dijo el hombre, al tiempo que elogió al Papa por una disposición y una actitud de acogida y aliento.

Por Jesús Bastante

21 de octubre de 2020 17:10h

//twitter.com/@BastanteJesus">@BastanteJesus

Publicado enSociedad
Página 1 de 15