La multiplicación de los gobiernos autónomos

El pueblo shipibo-konibo de Perú ha formado su propio gobierno autónomo y llama al gobierno de Pedro Castillo a que lo reconozca oficialmente, como señala una carta abierta publicada el 16 de setiembre.

El Consejo Shipibo Konibo Xetebo (Coshicox) de la Amazonía peruana informó sobre el Gobierno Autónomo del Pueblo Shipibo-Konibo y exige reconocimiento “al mismo nivel político y administrativo que los gobiernos regionales”. Las propuestas que detallan en su carta son “resultados de acuerdos políticos con nuestras bases y son parte de la plataforma de negociación de los pueblos indígenas en su relación con el Estado y que han sido continuamente postergados”.

Exigen además que se reconozcan “nuestros propios órganos representativos que funcionan como instancias de deliberación política”, así como las normas jurídicas creadas por las comunidades y nuestro territorio integral como nacionalidad indígena y no a nivel comunal”.

Estos puntos son centrales porque la legislación peruana reconoce las comunidades y hasta los territorios de los pueblos, pero no así las naciones y las formas de autogobierno a escala supra comunitaria.

Aseguran que las guardas indígenas que han formado son la versión amazónica de las rondas campesinas, surgidas hace medio siglo en la sierra andina para la defensa de las comunidades campesinas, y destacan que esas guardias de autodefensa hoy son más necesarias que nunca para “proteger la Amazonía de invasiones de traficantes de tierras, deforestación y otras actividades como las explotaciones mineras e hidrocarburíferas” que violan las autonomías.

Las comunidades Shipibo-Konibo están asentadas en los departamentos de Ucayali, Madre de Dios, Loreto y Huánuco y abarcan una población de casi 33 mil habitantes, siendo uno de los pueblos más numerosos de la Amazonía peruana.

El pueblo Shipibo demanda el reconocimiento de 2,4 millones de hectáreas, está asentado de forma dispersa y no continua como suele suceder con los pueblos amazónicos (https://www.coshikox.pe/). Cuenta con un sistema propio de comunicación a través de informativos diarios de radio, con programas económicos de cooperativas de banano y de productos orgánicos y crearon un Banco Shipibo que ha realizado préstamos a más de 300 artesanas para que puedan mejorar su producción.

Los emprendimientos económicos tienen por objetivo “soportar el proceso político de independencia y autogobierno a través de acciones económicas basadas sobre el apoyo mutuo entre productores”, según señala su página. Se puedan ver algunos videos para comprender mejor el entorno de los pueblos que ahora se proclaman gobiernos autónomos, como “Canaán: la tierra prometida” (https://www.youtube.com/watch?v=PPkTP-HV_IE&t=72s) y “Uchunya” (https://www.youtube.com/watch?v=RqAOMBeux6A), que permiten acercarse a realidades, identidades y culturas de los pueblos amazónicos, que enarbolan formas de resistencia distintas a las que conocemos pero convergentes con ellas.

“El dinero hoy lo tenemos y mañana ya no. Nuestro territorio lo vamos a tener de por vida y nunca se va a terminar”, dice una mujer autoridad de Santa Clara de Uchunya.

Es evidente que para quienes aspiran a gobernar naciones, provincias o ciudades, las autonomías de los pueblos originarios suenan a poco: escasa población, asentada en territorios remotos lejos de los centros del poder de arriba. No son atractivos para la estrategia de conquistar el poder, ni para rejuntar votos ni para acarrear militantes.

Sin embargo, en los últimos años estamos asistiendo a una notable expansión de las autonomías de los pueblos. Como hemos visto en otras ocasiones, las autodefensas comunitarias que develan la existencia de procesos autonómicos, comenzaron en las regiones de tierras altas, se fueron expandiendo por las tierras bajas, pero también fueron adoptadas por los pueblos negros y campesinos.

Desde la revuelta colombiana de este año, comienzan a organizarse “guardias urbanas” en grandes ciudades como Cali, formas de organización que demandarán largos procesos de aprendizajes colectivos. Sin embargo, como los gobiernos autónomos, las formas de organización no estatales ya están caminando, se multiplican en un proceso imparable, interminable.

Publicado enSociedad
Guerra y caos arriba; resistencia y dignidad abajo

Desde la distancia no se pueden aportar análisis tan precisos y ajustados como los que aparecen en el comunicado del EZLN, del 19 de setiembre, "Chiapas al borde de la guerra civil" (https://bit.ly/3krmlH6). Tampoco un bordado de datos como los que integran el artículo de Luis Hernández Navarro, "El infierno chiapaneco" (https://bit.ly/3ksil9l).

Sólo quisiera enmarcar la agresión a las bases de apoyo zapatistas, en particular, y a los pueblos originarios de Chiapas y de otras geografías, en general, en la estrategia de "guerra perpetua" definida por el Pentágono, que se despliega en estos momentos con una tremenda capacidad destructiva.

La contrainsurgencia ha mutado tanto como la guerra. En Vietnam, el Pentágono creó las "aldeas estratégicas", donde encarceló a 8.5 millones de campesinos, 55 por ciento de la población total de Vietnam del Sur (https://bit.ly/3kwjmxm). Era la forma de aislar a la guerrilla para evitar que se moviera como "pez en el agua", según el aserto de Mao.

En las guerras actuales no se trata de "quitarle el agua al pez", como se hizo hasta la derrota de Estados Unidos en el sudeste asiático, sino de enturbiar y envenenar el agua, para que nadie pueda vivir en paz, y así el capital sigue destruyendo "creativamente", territorios y pueblos, para seguir acumulando.

Lo primero a tener en cuenta es que la guerra dejó de ser un medio para convertirse en un fin. Antes las guerras pretendían derrotar enemigos para instalar una paz que permitiera la continuidad y fluidez de la acumulación de capital. Ahora la guerra es el fin, porque el capital acumula despojando, robando, destruyendo.

Los ingenieros de la guerra, los que tienen una visión más clara y descarnada de las necesidades del capital y del imperio, para seguir siendo el poder dominante, no andan con vueltas. El teniente coronel Ralph Peters, en un texto diáfano como "Constant conflict" (Conflicto constante), publicado en la revista militar Parameters en 1997, enseña la brutalidad conceptual del Pentágono (https://bit.ly/39pEHBY).

La democracia es apenas "esa hábil forma liberal de imperialismo". Peters recomienda la guerra sucia para mantener la dominación, y destaca que "no habrá paz", ya que "durante el resto de nuestras vidas habrá múltiples conflictos en formas mutantes en todo el mundo".

La "guerra perpetua" del Pentágono busca "mantener el mundo seguro para nuestra economía y abierto a nuestro asalto cultural", con un ejército bien informado capaz de "negar ventajas militares a nuestros oponentes". Es evidente que cuando el capitalismo se convirtió en sinónimo de guerra, el pensamiento militar es el que define los modos de actuar y los pasos a seguir.

No se le puede negar precisión y lucidez a estos análisis, por más que resulten repugnantes. La "guerra perpetua" busca eliminar porciones enteras de la población, a la que consideran sobrante, como ha sido analizado por el subcomandante Marcos, en el texto "¿Cuáles son las características fundamentales de la IV Guerra Mundial?", hace ya más de dos décadas (https://bit.ly/3hSKwfS).

Que la guerra se haya convertido en el fin del sistema, cambia las cosas de raíz. El mejor escenario para comprender la "guerra perpetua" es Siria, donde no hay potencias mejores ni peores, ni regímenes o gobiernos aceptables; donde las milicias kurdas defienden a su pueblo de un amplio espectro de enemigos: desde los ejércitos de Turquía y Siria hasta las bandas del Estado Islámico y otros grupos terroristas.

Como en Chiapas, estos grupos no surgieron espontáneamente, sino arropados por el Estado, sostenidos por los más diversos gobiernos, incluso por los que se denominan progresistas. Sencillamente, porque son formas sistémicas de dominación, o sea los modos de mantener a los capitalistas en el lugar de mandones.

Asumir que la guerra será para un largo periodo histórico, plagado de tormentas sistémicas, supone decidir el tipo de organización y las formas de lucha adecuadas a esta nueva situación. Si la guerra busca instalar el caos, debemos ser principio de orden y claridad en nuestros territorios. Si quieren instalar la muerte de pueblos y de geografías, defendamos la vida en todo tiempo y lugar.

Por supuesto que los gobiernos progresistas no comprenden el peligro, porque sueñan con poder gobernar a las mafias narcoparamilitares. No perciben que esas mafias están dispuestas a enfilar sus armas contra esos mismos gobiernos que miran para otro lado, mientras disparan contra los pueblos. Cuando adviertan el error, será demasiado tarde.

Entre los de abajo, lo primero es la cohesión comunitaria y el apego a los territorios en resistencia. Aunque elegimos transitar el camino de la lucha pacífica, no somos pacifistas, no renunciamos a defendernos. En cierto momento hace falta un "tatequieto", un ya basta colectivo que ponga las cosas en su sitio.

El potente comunicado del EZLN nos alerta de la cercanía de esos momentos. Cada quien, en su geografía, estamos alertados.

Publicado enInternacional
Marcha del movimiento Ocupa Wall Street por Nueva York, en octubre de 2011. Foto Ap/Archivo

Nueva York. Hace 10 años estalló Ocupa Wall Street, cuya presencia física duró solo un par de meses pero cuyo impacto sigue retumbando por Estados Unidos al cambiar la narrativa política con su famoso lema de “somos el 99%” colocando la injusticia económica al centro del debate sobre la democratización del pais y nutrir algunos de los movimientos progresistas sociales y electorales sin precedente a lo largo de esta última década.

Respondiendo a un llamado por un revista independiente activista, Adbusters, a que 20 mil manifestantes tomaran Wall Street el 17 de septiembre del 2011, sólo unos cientos de jóvenes respondieron. Se encontraron con una masiva presencia policiaca estableciendo un perímetro de seguridad de cuadras alrededor de Wall Street pero que en efecto logró el objetivo de los manifestantes - poner bajo sitio el símbolo del capitalismo, la Bolsa de Valores de Nueva York. Hasta la famosa escultura del toro de Wall Street sería asignada protección policiaca de 24 horas durante esos dos meses.

Al ser impedidos llegar a Wall Street, los manifestantes procedieron al Parque Zuccotti a unas cuatro cuadras, una plaza a un lado de Broadway, el cual tomaron re-bautizando el lugar como “Plaza Libertad”. Durante los primeros días instalaron una cocina popular, una biblioteca, una carpa de asistencia medica y empezaron a organizar foros. Todos los días realizaban una “asamblea general” en las cuales toda decisión se tomaba por consenso en su experimento de organización horizontal sin líderes.

Identificaron como su inspiración al movimiento de los Indignados en España, la Primavera Arabe, y las movilizaciones estudiantiles en Chile y reconocieron como sus antepasados inmediatos al movimiento altermundista de fines de los noventa y algunos tenían como referencia al EZLN y nuevas expresiones en Sudamérica.

Se asombraron de que eran percibidos como una amenaza tan peligrosa que las autoridades asignaron a cientos de policías y agentes para protegerse de lo que era un movimiento no violento y al inicio muy blanco y de clase media. Pero sus filas fueron creciendo y diversificándose tanto en color como de edades.

En los primeros días de repente apareció una brigada de trabajadores del sindicato del transporte publico de varias razas y etnias coreando “somos el 99%”. Con los días, se empezaron a sumar integrantes de otras organizaciones y movimientos incluyendo los de otros gremios - telefonistas, maestros, electricistas, jornaleros - como agrupaciones de derechos civiles, activistas gay, veteranos de guerra, religiosos, anarquistas, activistas comunitarios, académicos y artistas.

El cambio se notó en las conversaciones e intercambios, los idiomas y sobre todo en el ritmo de los incesantes tambores, que ahora ya hacían bailar.

El comedor popular daba de comer a todos de manera gratuita, gracias a donativos de todo el pais, se coordinaron proyectos de difusión y comunicación incluyendo un periódico impreso de alta calidad llamada The Occupied Wall Street Journal, se organizaron grupos de trabajo y hasta una “universidad” sobre temas de todo tipo. Aparecieron y participaron líderes sociales e intelectuales y artistas de renombre entre ellos Jesse Jackson, Pete Seeger, el presidente de la central obrera nacional Rich Trumka, Tom Morello, Michael Moore, Naomi Klein y en otras ciudades participaron Noam Chomsky y Cornel West.

En uno de los foros de Ocupa en Nueva York, Arundhati Roy declaró que “lo que ustedes han logrado desde el 17 de septiembre… es introducir nueva imaginación, un nuevo idioma político, en el corazón del imperio. Ustedes han reintroducido el derecho a soñar’.

Realizaban acciones directas diarias, marchas, bailes, acciones directas no violentas y algunas aventuras y travesuras con gran humor [https://theyesmen.org/project/occupybullfight/video] y producian videos con nombres tramposos para difundir sus mensajes [https://vimeo.com/30476100].

Ocupa Wall Street se multiplicó y en un momento llegó a tener presencia en más de 100 ciudades y pueblos - desde Filadelfia a Boston, Chicago, Oakland, Phoenix y Washington y hasta Alaska - con diversas expresiones y dimensiones como en otros 82 países, incluyendo brevemente en México.

El sociólogo Immanuel Wallerstein proclamó que era en su momento “el acontecimiento politico más importante de Estados Unidos desde los levantamientos del ’68, de los cuales es descendiente…” [https://www.jornada.com.mx/2011/10/22/politica/036a1pol]. Jesse Jackson, al acompañarlos declaró que los manifestantes eran “los hijos de la campaña de los pobres” de Martin Luther King.

La autora y analista Rebecca Solnit registró que fue el primer momento unplugged de la generación que nació enchufada a las computadoras y las redes cibernéticas, porque por primera vez se reunieron fisicamente, podían verse, enojarse, enamorarse y organizarse en persona. Entre sus logros, escribió en el primer aniversario de ese estallido, fue el “articular, clara e incontrovertiblemente, y a todo volumen, que espantoso y destructivo es el actual sistema económico. Nombrar algo es una acción poderosa… hablar la verdad cambia la realidad (…) Los astutos de Ocupa trajeron a un caballo de Troya lleno de la verdad a la ciudadela de Wall Street”.

Dos meses más tarde, la policía logró reprimir y desmantelar el campamento en la Plaza Libertad, llegando con gases y equipo anti-motín y tirando a la basura cientos de libros. “No pueden desalojar una idea cuyo momento ha llegado” fue la respuesta en pancartas.

Diez años después se debate el impacto real de Ocupa. Un lider veterano de diversas luchas sociales, desde el sindicalismo democrático en los setenta, el movimiento Arcoiris de Jackson, a la fundación de un partido politico de izquierda, comento a La Jornada esta semana que se tiene que reconocer que “Ocupa puso la desigualdad sobre la mesa - ellos cambiaron [el debate politico] sobre ese tema mas en tres meses que nosotros en 30 años”.

Muchos jóvenes que despertaron políticamente con ese movimiento se han sumado a una amplia gama de nuevas iniciativas, desde cooperativas de trabajadores a nuevos movimientos ambientalistas [ver el nuevo llamado de Adbusters https://www.adbusters.org] al movimiento por las vidas negras a nuevas organizaciones poltiico-electorales e incluso han ganado puestos electorales.

De hecho, varios veteranos de Ocupa participaron en las dos campañas presidenciales del socialista democratico Bernie Sanders quien retomo y puso al centro del mensaje de su movimiento el vocabulario hecho masivo por Ocupa de defender el 99% contra el control antidemocrático del 1% mas rico de la economía y la política en este pais.

El enfoque sobre la injusticia económica, el 1% contra el 99% promovido por Ocupa Wall Street sigue siendo un eje central de la disputa política, económica y social de Estados Unidos 10 años después.

Publicado enSociedad
Martes, 14 Septiembre 2021 05:47

El EZLN por ahora rompe el cerco racista

El subcomandante Moisés, con otras delegadas del EZLN.Foto Roberto García Ortiz

La compañía zapatista aerotransportada, llamada La Extemporánea, con 177 integrantes, salió de la Ciudad de México ayer, con destino a Viena, Austria, con escala en Madrid. No fue sencillo vencer el racismo estructural en torno a la posibilidad de que cualquier persona en el país obtenga un pasaporte. Fue necesaria la denuncia y exhibición pública del discurso y descalificaciones de empleados públicos encargados de las oficinas de trámite de pasaportes, los cuales tenían tras de sí el “respaldo “de la cadena originada desde el registro de nacimiento de los solicitantes zapatistas, a la cual por cierto no es ajena gran cantidad de mexicanos que no representan el ideal urbano y clasista detrás de los requisitos de acreditación. Se constituyeron así en personas bajo sospecha. ¿Por qué y para qué pretendían un pasaporte? Juicios culturales plagados de ofensas. Por fortuna, con la denuncia se logró una intervención oficial de funcionarios, tanto en Relaciones Exteriores como en Gobernación, para ir superando obstáculos. Si a ello sumamos el contexto de pandemia, el acceso a vacunas potenciados en requisitos de ingreso a países europeos, podemos imaginar el desafío a la voluntad que implicó concretar esta fase de la Travesía por la Vida. Ciertamente los numerosos colectivos europeos en paralelo al acompañamiento al escuadrón marítimo 421, que regresó al país el pasado sábado, han realizado gestiones de respaldo para las medidas que en su caso deban cubrirse al arribar a Viena.

El EZLN informó que La Extemporánea, nombrada así por el calificativo recurrente que recibieron por sus registros de nacimiento, “está organizada en 28 equipos de Escucha y Palabra, formados por cuatro-cinco compas cada uno; uno de juego y travesura y uno coordinador, por lo que podrá cubrir 28 rincones de la geografía europea en forma simultánea. [...] Días después se incorporará la delegación del Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua”.

Como evidencia de la congruencia proverbial que les caracteriza, los zapatistas promovieron "por qué sí a la consulta y sí a la pregunta". Con ello iniciaron la Campaña Nacional por la Verdad y la Justicia. Y hoy dedican este esfuerzo de la travesía “a todas las desaparecidas, a las familias que sufren su ausencia y, sobre todo, a las mujeres y hombres que luchan por encontrarlas y conseguir la verdad y justicia que todos necesitamos y merecemos. Justamente han traído consigo desde Chiapas las actas de las asambleas de las comunidades zapatistas, no zapatistas y antizapatistas, con sus acuerdos sobre el apoyo a la lucha por verdad y justicia para las víctimas de la violencia, según la consulta realizada el pasado 1º de agosto.

Por otra parte, ante la cacería de migrantes que en los últimos días se ha producido en Chiapas, el pasado 4 septiembre los subcomandantes Moisés y Galeano difundieron un enérgico llamado denominado "Contra la xenofobia y el racismo, la lucha por la vida". Desmontaron los argumentos oficiales para mostrar el trasfondo de esta política, pues tiene ese rango, vinculada a los acuerdos con el gobierno estadunidense. Es inaceptable señalar que sólo dos agentes de migración golpearon a migrantes y fueron suspendidos. Las imágenes de la persecución a las caravanas, por elementos de la Guardia Nacional y empleados del Instituto Nacional de Migración están en lo que una vez se llamaron benditas redes sociales. Como muestra de su solidaridad, que nos evoca aquella que organizaron en favor de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Chiapas en los días de intensa movilización, ahora informaron que tanto las 12 juntas de Buen Gobierno como la Comisión Sexta, reunieron una cantidad "de paga" para hacerla llegar a los albergues y organizaciones de trabajo humanitario con migrantes en Chiapas.

En Europa se están encontrando también el estigma y persecución a migrantes, la lucha contra megaproyectos y tantas realidades de luchas que ahora se articulan para recibir dignamente a los zapatistas que van a escucharles y a aprender. Objetivamente están acercándose al concepto central de que el capitalismo no se da en un solo país.

Falta conocer a detalle el balance de la actividad intensa que desplegó el comando marítimo Escuadrón 421, que navegó en el mar durante siete semanas en la ruta inversa a quienes se dijo llegaron a conquistarnos y hoy se responde no nos conquistaron, así lo afirmaron en el inicio del año 501 de la resistencia y en el arduo despliegue en las tierras de la Europa insumisa durante tres meses.

Las muestras de racismo estructural aquí enunciadas, incluida la persecución de migrantes, en especial los haitianos fácilmente perseguibles por su color de piel, son sólo un ejemplo ante el que está naturalizado en la sociedad mayoritaria. Toda una tarea para integrarlo con la lucha anticapitalista sin reduccionismos.

Publicado enPolítica
La delegación zapatista en su llegada a Galicia, España

El primer grupo volverá el sábado a México después de haber realizado un viaje de cuatro meses.

Unos van y otros regresan. Lo que es un hecho es que, pese a múltiples trabas burocráticas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) sigue adelante con una histórica gira que bautizó "La travesía por la vida", y a través de la cual una delegación ya visitó España, Francia y Suiza para compartir "dolores y rabias" y estrechar lazos con colectivos sociales.

Se trata del Escuadrón 421 que partió el 3 de mayo desde la costa mexicana y atravesó el Atlántico para desembarcar 52 días después en la provincia española de Galicia.

Uno de los puntos culminantes del viaje fue la conmemoración por el 500 aniversario de la caída de Tenochtitlán, el imperio azteca, que, bajo el lema "no nos conquistaron", realizaron el 13 de agosto en Madrid, es decir, en la tierra de los invasores.  

Mañana, este grupo, que está conformado por cuatro mujeres, dos varones y una persona trans, todos ellos indígenas y zapatistas, regresará a México, para continuar la lucha y la organización desde Chiapas, en las montañas del sureste en donde en 1994 se presentó una guerrilla que hoy se ha reconvertido en un movimiento social.

Son días agitados para el EZLN, porque este viernes llegó a la Ciudad de México la delegación que toma la posta y que está conformada por 177 zapatistas de raíz maya, que el próximo lunes partirá en dos aviones rumbo a Austria para continuar la gira europea.

Agenda

El nuevo contingente fue bautizado como "La extemporánea", en una irónica alusión a los pretextos que dieron las autoridades mexicanas para postergar la entrega de pasaportes que requerían 62 viajeros, a quienes les decía que eran "extemporáneos", lo que en muchos casos implica que sus actas de nacimiento fueron emitidas después de los tres años de vida, una situación común en los pueblos indígenas y que, en este caso, servía como pretexto para obstaculizar los trámites.

"La extemporánea" va encabezada por el Subcomandante Moisés, principal dirigente de esta organización, y quien detalló en un comunicado los pormenores del viaje.

"Después de infinidad de trámites, obstáculos y problemas, anunciamos que la compañía zapatista aerotransportada, a la que hemos llamado 'La Extemporánea', saldrá de la Ciudad de México con rumbo a Europa el próximo día 13 de septiembre del 2021. El destino es la ciudad de Viena, en la geografía que llaman Austria, y viajaremos en dos grupos", precisó.

También explicó que la delegación está organizada en 28 equipos de Escucha y Palabra, uno de Juego y Travesura y uno Coordinador. Todos se dispersarán, ya que la intención es cubrir 28 rincones de la geografía europea en forma simultánea.

Unos días después de su llegada a Viena, agregó, se incorporarán a ellos otro grupo del Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua: "Junto a esa delegación de esas organizaciones hermanas, continuaremos el trabajo iniciado por el llamado Escuadrón 421".

El Subcomandante aclaró que este esfuerzo está dedicado a todas las personas desaparecidas en México, (que actualmente superan las 90.000), a las familias que sufren su ausencia y, sobre todo, a las mujeres y hombres que luchan por encontrarlas y conseguir verdad y justicia.

"Sepan que su ejemplo, su incansable trabajo y su no rendirse, no venderse y no claudicar, son para nosotros, los pueblos zapatistas, una lección de dignidad humana y de compromiso auténtico en la lucha por la vida", señaló.

El anuncio

En octubre del año pasado, el subcomandante Moisés explicó que en 2021 se cumplirían los 20 años de la Marcha del Color de la Tierra que el EZLN realizó en México. En conmemoración de la fecha, ahora navegarían y caminarían "para decirle al planeta que, en el mundo que sentimos en nuestro corazón colectivo, hay lugar para todas, todos, todoas. Simple y sencillamente porque ese mundo sólo es posible si todas, todos, todoas, luchamos por levantarlo".

"La travesía por la vida" fue confirmada el 1 de enero, al cumplirse el 27 aniversario de la sorpresiva irrupción del EZLN, la guerrilla mexicana que después mutó a movimiento político y que desde su aparición pública goza de gran popularidad a nivel internacional.

En una declaración difundida ese día, los zapatistas explicaron que habían establecido múltiples contactos por diversos medios. "Somos mujeres, lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travestis, transexuales, intersexuales, queer y más, hombres, grupos, colectivos, asociaciones, organizaciones, movimientos sociales, pueblos originarios, asociaciones barriales, comunidades y un largo etcétera que nos da identidad", señalaron.

Al reconocer que las diferencias entre tantos grupos son variadas, desde las distancias, geografías, culturas, clases sociales, dogmas y más, también destacaron que hay puntos de acuerdo.

"Solo nos unen muy pocas cosas: El que hacemos nuestros los dolores de la tierra: la violencia contra las mujeres; la persecución y desprecio a los diferentes en su identidad afectiva, emocional, sexual; el aniquilamiento de la niñez; el genocidio contra los originarios; el racismo; el militarismo; la explotación; el despojo; la destrucción de la naturaleza", señalaron.

Además, afirmaron que coinciden en el entendimiento de que hay un responsable de estos dolores. "El verdugo es un sistema explotador, patriarcal, piramidal, racista, ladrón y criminal: el capitalismo. El conocimiento de que no es posible reformar este sistema, educarlo, atenuarlo, limarlo, domesticarlo, humanizarlo. El compromiso de luchar, en todas partes y a todas horas –cada quien en su terreno-, contra este sistema hasta destruirlo por completo. La supervivencia de la humanidad depende de la destrucción del capitalismo. No nos rendimos, no estamos a la venta y no claudicamos", advirtieron.

Otra certeza compartida, dijeron, es que la lucha por la humanidad es mundial. "Así como la destrucción en curso no reconoce fronteras, nacionalidades, banderas, lenguas, culturas, razas; así la lucha por la humanidad es en todas partes, todo el tiempo. La convicción de que son muchos los mundos que viven y luchan en el mundo. Y que toda pretensión de homogeneidad y hegemonía atenta contra la esencia del ser humano: la libertad. La igualdad de la humanidad está en el respeto a la diferencia. En su diversidad está su semejanza", afirmaron.

Publicado: 10 sep 2021

Publicado enPolítica
La travesía zapatista desborda al movimiento antiglobalización

Propongo pensar la Travesía por la Vida que organiza el EZLN como la superación del movimiento antiglobalización que despegó en la década de 1990, recuperando las tradiciones de movilización internacionalista, pero, a su vez, superando algunas de las limitaciones que permitieron que fuera neutralizado.

A finales de la década de 1980 comenzaron a realizarse encuentros y concentraciones de los movimientos contra la globalización, en cada ocasión en que se producían cumbres del Banco Mundial, del FMI y otros organismos internacionales. En la década de 1990, nacieron coordinaciones internacionales, como Vía Campesina (1992) y la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras (ATTAC, en 1998). Ese año nacieron la Acción Global de los Pueblos contra el Libre Comercio y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En 1999 se organizaron grandes manifestaciones en Seattle, donde más de 50 mil manifestantes consiguieron abortar la reunión de la OMC. En adelante, cada reunión del G-7 o de los diversos organismos internacionales se topó con una “contracumbre”, cuya máxima expresión se dio en Génova en 2001, donde el movimiento sufrió una brutal represión.

En 2001 se realizó el Primer Foro Social Mundial en Porto Alegre, que fue replicado durante años en diversas ciudades del mundo. Fueron encuentros de movimientos, ONG y partidos donde predominaron la heterogeneidad y la diversidad por abajo y una tendencia homogeneizadora en las instancias de coordinación.

Como señala un excelente trabajo de tres miembros de Ecologistas en Acción (Luis González Reyes, Tom Kucharz y Beatriz Sevilla), estos encuentros estuvieron “en la génesis del siguiente ciclo de luchas, que fue cualitativamente y cuantitativamente más importante: el movimiento indignado y de ocupación de plazas que eclosionó entre 2008 y 2011 en diferentes países”(https://bit.ly/2VaElvk).

El movimiento contra la globalización, nombre que prefieren al de “alterglobalizador” o “altermundialista”, porque la globalización capitalista es “la única existente”, no consiguió sostenerse en el tiempo, en gran medida porque buena parte de sus referentes, en particular después de la crisis de 2008, optaron por incrustarse en las instituciones, como sucedió con Syriza en Grecia, con Podemos en España y en los países latinoamericanos donde hubo gobiernos progresistas.

Así, las potentes luchas en América Latina, así como el 15-M en la península ibérica y la primavera árabe, se diluyeron entre las contraofensivas de las derechas y la esterilidad del juego parlamentario. Lo cierto es que aquellas coordinaciones y contracumbres, con que se respondía a las cumbres del sistema, desaparecieron del mapa político.

Por el contrario, los zapatistas que convocaron el Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, en 1996 en La Realidad, nunca dejaron de organizar reuniones internacionales en estos 25 años, incluyendo la Escuelita que fue mucho más que un encuentro: una convivencia para el aprendizaje entre los de abajo en las comunidades, municipios autónomos y caracoles.

Creo que la Travesía por la Vida es la superación de las experiencias que acabo de reseñar de forma brevísima e incompleta. Lo es por varias razones.

La primera, porque supera el concepto de “ciclo de movilización” o “ciclo de protesta”, concepto acuñado por el sociólogo Sidney Tarrow para explicar la acumulación de acciones en breve tiempo. Cuando finaliza un ciclo sobreviene la desorganización, la crisis del movimiento, su cooptación por el Estado o los partidos y las luchas decaen hasta casi desaparecer. Superar el ciclo implica la organización permanente, sin descanso, aunque la movilización no lo sea.

La segunda, consiste en ir más allá de la movilización reactiva contra gobiernos e instituciones, para presentarles demandas o impedir ciertas iniciativas. Se reacciona a la agenda del poder que, siendo necesaria e imprescindible para ponernos en movimiento, al no conseguir crear una agenda propia, nos deja como prisioneros de las iniciativas de arriba.

A mi modo de ver, esta es una de las mayores debilidades de los movimientos porque de ese modo no consiguen construir lo propio, lo que nos termina volviendo funcionales al sistema de dominación. El FMI y el Banco Mundial tienen su agenda, la van manejando a su modo y con sus tiempos, pero nosotros necesitamos nuestros tiempos y agendas para ser verdaderamente autónomos.

Por último, la Travesía por la Vida profundiza los modos anticapitalistas, contra el patriarcado y el colonialismo porque son encuentros entre los abajos, en los espacios cotidianos de quienes resisten, pagados por quienes luchan y no por ONG y gobiernos, para hablar de nuestras limitaciones y el modo de superarlas.

Quiero entender la travesía como un inmenso abrazo colectivo, para hacernos comunidades más fuertes, enfrentando juntas la tormenta.

Publicado enInternacional
Domingo, 18 Julio 2021 05:16

La revolución como problema

La revolución como problema

Pertenezco a la generación que creció influenciada por el clima político y cultural de la revolución cubana. Me contagié del entusiasmo que generaba, en particular, la figura del Che, quien no dudó en dejar las comodidades de la vida urbana posrevolucionaria para caminar selvas y montañas, porque «el deber de todo revolucionario es hacer la revolución».

Hoy Cuba atraviesa una situación compleja, que me lleva a reflexionar en varios tiempos sobre la coyuntura, la estructura y el concepto mismo de revolución.

I

La soberanía nacional es intocable, tanto como el derecho de las naciones a su autodeterminación. La soberanía de una nación no depende de quién esté en el gobierno. Nadie tiene derecho a intervenir o subvertir el gobierno de una nación ajena.

El bloqueo a Cuba es inaceptable, como los intentos por derrocar la revolución, sistemáticos y continuos desde hace seis décadas. Nunca pedimos una intervención extranjera para poner fin a las dictaduras del Cono Sur, porque confiamos en que los pueblos deben decidir su futuro. Por eso tampoco pedimos que regímenes oprobiosos y genocidas (como el de Arabia Saudita, entre muchos otros) sean derrocados con invasiones militares.

Cuba tiene derecho a que se la deje en paz, como sucede con todas las naciones del mundo. Solo dos países apoyan el bloqueo: Israel y Estados Unidos.

II

La crisis actual tiene causas precisas. En 2020 la economía registró una contracción del 8,5 por ciento, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. La industria cayó 11,2 por ciento y el agro, 12 por ciento. La crisis del turismo es tremenda y repercute en toda la sociedad: en 2019 Cuba recibió 4,2 millones de turistas, en 2020 apenas 1,2 millones. En el primer semestre de este año solo recibió 122 mil turistas, según datos recabados por la periodista chilena Francisca Guerrero.

El turismo aporta en torno al 10 por ciento del PBI, emplea al 11 por ciento de la población activa y es la segunda fuente de divisas. La escasez de divisas crea enormes dificultades para la importación de alimentos: Cuba debe importar el 70 por ciento de la comida que consume, mientras los precios internacionales crecieron un 40 por ciento en un año.

El llamado ordenamiento cambiario, que eliminó las tasas diferenciadas con las que se cambiaban los pesos cubanos por dólares, decidido en enero, aunque necesario y deseable, llegó tarde y en un momento de aguda escasez de dólares. Lo cierto es que la población tiene grandes dificultades para acceder a bienes básicos.

Inflación y apagones son el corolario de viejos problemas nunca resueltos (como el deterioro de las infraestructuras) y de improvisaciones en la aplicación de cambios largamente postergados.

El bloqueo es un gran problema para Cuba. Pero no todos sus problemas pueden reducirse al bloqueo. Un problema del que no se quiere hablar, no solo en Cuba, es el de la revolución como problema. O sea, del Estado como palanca de un mundo nuevo.

III

Creíamos que la revolución era la solución a los males del capitalismo. No fue. Quizá la obra mayor de las revoluciones haya sido empujar al capitalismo a reformarse, limando durante cierto tiempo sus aristas más extremas, aquellas que todo lo confían al mantra del mercado autorregulador, que lleva a millones a la pobreza y la desesperación.

Revolución fue siempre sinónimo de conquista del Estado, como herramienta para caminar hacia el socialismo. Originalmente el socialismo debía ser, ni más ni menos, el poder de los trabajadores para superar la alienación que supone la separación entre los productores y el producto de su trabajo. Sin embargo, socialismo se volvió sinónimo de concentración de los medios de producción y de cambio en el Estado, controlado por una burocracia que, en todos los casos, devino en una nueva clase dominante, casi siempre ineficaz y corrupta.

El pensamiento crítico se sometió a esta nueva burguesía, o como quiera denominarse a esa casta burocrática que, no siendo propietaria, tiene la capacidad de gestionar los medios de producción a su antojo, sin rendir cuentas más que a otros burócratas, sin que los trabajadores, privados de formas de organización y de expresión autónomas, puedan incidir en las decisiones. Sin libertades democráticas, los Estados socialistas (contradicción semántica evidente) devinieron en Estados autocráticos y totalitarios, no muy diferentes a las dictaduras que sufrimos y a las democracias que no nos permiten elegir el modelo económico que nos gobierna, sino apenas a representantes ungidos gracias a costosas campañas publicitarias.

Las revoluciones socialistas y de liberación nacional, y aun los movimientos emancipatorios, se autodestruyeron en el rompeolas de los Estados: al institucionalizarse y perder su carácter transgresor y superador del estado actual de cosas; al relegitimar un sistema-mundo que pretendían desbordar; al trasmutar, por la vía institucional, la potencia rebelde de las clases populares en impulso para la conversión de los burócratas en nuevos opresores.

Como sostuvieron Fernand Braudel e Immanuel Wallerstein, y ahora Abdullah Öcalan, el Estado nación es la forma de poder propia de la civilización capitalista. Por lo tanto, dice el líder kurdo, la lucha antiestatal es más importante que la lucha de clases, y esto no tiene nada que ver con el anarquismo, sino con la experiencia de más de un siglo de socialismo. Es revolucionario el trabajador que se resiste a ser proletario, que lucha contra el estatus de trabajador, porque esa lucha apunta a superar y no a reproducir el sistema actual.

Para hacer política centrada en el Estado, las categorías de hegemonía y homogeneidad son centrales. La primera es una forma de dominación, sin más, aunque el progresismo y la izquierda crean que supera al leninismo. La segunda es una pretensión de quienes, desde arriba, quieren llevar a los pueblos de las narices. Agrietados el patriarcado y el colonialismo interno, hoy es imposible una sociedad homogénea, porque las mujeres, los jóvenes y todo tipo de disidencias (desde las culturales hasta las sexuales) rechazan el aplanamiento de las diferencias y diversidades.

Imponer homogeneidad con base en la hegemonía es una apuesta al autoritarismo, ya sea a través del mercado o del partido de Estado. La forma ideal de dominación es aquella que se presenta como democrática (simplemente porque hay elecciones), pero encarcela a la población en un modelo económico que vulnera su propia vida.

IV

La revolución socialista es cuestión del pasado, no es el futuro de la humanidad. Tampoco lo es el capitalismo. El binarismo capitalismo/socialismo ya no funciona como organizador y ordenador de los conflictos sociales.

Mientras las izquierdas siguen prisioneras de su visión estadocéntrica, los sectores más activos y creativos de las sociedades latinoamericanas (feministas, pueblos originarios, jóvenes críticos) ya no se referencian en Cuba, como lo hizo mi generación, sino en luchas concretas como las revueltas chilena o colombiana, en el zapatismo y en los mapuches, en ritmos raperos y en sueños de libertad imposibles en la Nicaragua de Ortega y en la Cuba del Partido, en la Colombia de los paramilitares o en el Brasil de Bolsonaro.

17 julio 2021

 

Publicado enPolítica
Viajarán a Europa 177 zapatistas, incluido el Subcomandante Moisés

Ciudad de México | Desinformémonos. 177 delegados zapatistas, incluido el Subcomandante Moisés, viajarán por vía aérea a Europa para formar parte de la Travesía Por la Vida. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) informó en un comunicado que la lista está integrada en su totalidad por personas originarias de raíz maya, de las lenguas cho´ol, tzotzil, tzeltal, tojolabal y castilla.

En el comunicado denunciaron que 62 de los y las delegadas todavía no cuentan con pasaporte debido a los trámites burocráticos que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ha interpuesto. “A pesar de que hemos demostrado identidad y origen, siguen existiendo más y más papeles”, comunican. Por ello, anunciaron que se trasladarán a la Ciudad de México a que “la SRE nos diga, de frente y en público, que no tenemos derechos por ser “extemporáneos”, y que su “aspiracionismo” le obliga a delegar su responsabilidad en burócratas racistas e ignorantes.”

La compañía aerotransportada fue bautizada como “La Extemporánea”, debido a que el Estado mexicano nombra a los y las zapatistas “mexicanos extemporáneos” cuando intentan realizar sus trámites de identidad. “Según vimos en los diccionarios, ‘extemporáneo’ quiere decir ‘que es inoportuno, inconveniente’ o ‘ que es impropio del tiempo que sucede’. Nunca antes nos habían definido tan adecuadamente,” afirmaron.

El Subcomandante Insurgente Moises encabezará la delegación aérea que, informaron, lleva preparándose desde octubre de 2020 y se ha mantenido en cuarentena durante casi un mes. La compañía está compuesta grupos de “Escucha y Palabra”, que llevarán la historia de la lucha zapatista desde los años previos al alzamiento; un equipo femenil de fútbol integrado por 36 milicianas que se identifican con el nombre de “Ixchel Ramona”; seis niñas y niños que se nombran el “Comando Palomitas”, del grupo “Juego y Travesura”; y el grupo coordinador del viaje que organizará y reforzará los grupos zapatistas a distribuirse en cinco zonas del continente europeo y atenderá a los medios de comunicación.

Además, viajará una delegación del Congreso Nacional Indígena del Consejo Indígena de Gobierno (CNI-CIG) integrada por 10 personas indígenas de las lenguas maya originaria, popoluca, binizá, purhépecha, rarámuri, otomí, naayeri/wixarika y nahua; así como 3 militantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos.

Finalmente, anunciaron que desde el país mexicano se hará saber próximamente de una nueva iniciativa nacional zapatista a la que estarán invitados el CNI-CIG, la Sexta Nacional, las Redes de Resistencia y Rebeldía, organizaciones no gubernamentales de defensa de los derechos humanos, colectivos de víctimas de violencia, familiares de víctimas de desaparición y afines, así como artistas e intelectuales. Se realizará en el marco de la llamada “Consulta Popular” del 1 de agosto.

A continuación el comunicado completo:

COMISIÓN SEXTA ZAPATISTA.

México.

Julio del 2021.

A [email protected] adherentes a La Declaración por la Vida:

A la Europa de Abajo y a la Izquierda:

A la Sexta Nacional e Internacional:

Al Congreso Nacional Indígena-Concejo Indígena de Gobierno:

A las Redes en Resistencia y Rebeldía:

Al Colectivo “Llegó la Hora de los Pueblos”:

Del: Subcomandante Insurgente Moisés.

Compañeras, compañeroas, compañeros:

Hermanas, hermanoas, y hermanos:

Les saludo a nombre de los niños, mujeres, otroas, ancianos y hombres de las comunidades zapatistas, y les comunico lo siguiente:

Primero.- Ya tenemos lista una compañía zapatista aerotransportada fuerte en 177 zapatistas. Está integrada en su totalidad por originarios de raíz maya, de las lenguas cho´ol, tzotzil, tzeltal, tojolabal y castilla. Somos nacidos en la geografía que llaman México. Nuestros ancestros nacieron y murieron en estas tierras. Como el Estado Mexicano no reconoce nuestra identidad y origen, y nos dice que somos “extemporáneos” (así dice la Secretaría de Relaciones Exteriores, que somos mexicanos “extemporáneos”), hemos decidido bautizar a esta unidad de Escucha y Palabra como “La Extemporánea”.

Según vimos en los diccionarios, “extemporáneo” quiere decir “que es inoportuno, inconveniente”, o “que es impropio del tiempo en que sucede”. O sea que somos inoportunos, inconvenientes e impropios.

Nunca antes nos habían definido tan adecuadamente. Estamos felices de que al fin el Estado Mexicano reconozca que así es como considera a los pueblos originarios de esta geografía llamada México. Creo que así es como lamenta el que no nos haya aniquilado… todavía; y que nuestra existencia contradiga el discurso oficial sobre la “conquista”. Ahora se entiende que la demanda del gobierno de México al de España, exigiéndole que pida perdón, es por no habernos exterminado.

De [email protected] 177 [email protected], 62 de [email protected] no tenemos aún el pasaporte. La Secretaría de Relaciones Exteriores está trincada en la “inconveniencia” que representamos. A pesar de que hemos demostrado identidad y origen, sigue exigiendo más y más papeles. Sólo falta que pida que los gobiernos de Centroamérica digan que no somos ciudadanos de esos países.

2.- La compañía aerotransportada “La Extemporánea”, conmigo al frente, ha estado preparándose desde octubre del 2020 y llevamos casi un mes en cuarentena. Está compuesta de:

.- Varios grupos de “Escucha y Palabra”. Zapatistas indígenas cuya existencia y memoria cubre la historia de nuestra lucha desde los años previos al alzamiento hasta el inicio de la Travesía por la Vida.

.- Un equipo femenil de fútbol. Lo conforman 36 milicianas (que también son “Escucha y Palabra”) que han tomado el nombre y ejemplo de la finada Comandanta Ramona, la primera zapatista en salir de Chiapas, y se identifican como “Ixchel Ramona” y así saldrán a los campos deportivos de Europa.

.- El autodenominado “Comando Palomitas”. Son 6 niñas y niños que son del grupo “Juego y Travesura”. Como [email protected] nosotr@s, se han estado preparando.

.- El grupo coordinador de la invasión. Son quienes se encargarán de organizar y, en su caso, reforzar los grupos de “Escucha y Palabra” que se distribuirán en las 5 zonas en las que hemos dividido el continente Europeo. Además atenderán a los medios de comunicación libres y de paga, participarán en mesas redondas, conferencias y actos públicos; y evaluarán el desarrollo de la invasión.

Con el Escuadrón 421 completaremos la primera oleada zapatista e iniciaremos las visitas a quienes nos invitaron y, con atención y respeto, les escucharemos. Si así lo piden, les platicaremos de nuestra pequeña historia de resistencia y rebeldía.

3.- Con [email protected] viajará una delegación del Congreso Nacional Indígena-CIG, fuerte en 10 indígenas de las lenguas: Maya originaria, Popoluca, Binizá, Purhépecha, Raramuri, Otomí, Naayeri/Wixarika y Nahua; así como 3 [email protected] del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos. En total 13.

4.- En razón de que a mí me toca lo de la Travesía por la Vida-Capítulo Europa, he encomendado al Subcomandante Insurgente Galeano que tome el mando en México y que inicie, a la brevedad posible, contactos con el Congreso Nacional Indígena-CIG, con la Sexta Nacional, con las Redes en Resistencia y Rebeldía, con Organizaciones No Gubernamentales de defensa de los Derechos Humanos, con colectivos de Víctimas de la violencia, familiares de [email protected] y afines, así como con artistas, científicos e intelectuales, con el objetivo de hacerles saber de una nueva iniciativa nacional e invitarles a organizarse para ella. Y así abrir un frente de lucha por la Vida en nuestro país.

5.- En unos días más, que les comunicaremos en su oportunidad, iniciaremos nuestro viaje. Ahora estamos tratando de vacunarnos [email protected] para no llevarles problemas de salud, y esperando a que baje un poco la llamada “tercera ola” de contagios en México.

Después iremos al caracol Jacinto Canek, en San Cristóbal de Las Casas, y ahí nos concentraremos. De ahí nos trasladaremos a la Ciudad de México donde iremos [email protected] 177[email protected] a las oficinas de la SRE a que nos diga, de frente y en público, que no tenemos derechos por ser “extemporáneos”, y que su “aspiracionismo” le obliga a delegar su responsabilidad en burócratas racistas e ignorantes. Después, tal vez, París, Francia.

Las fechas precisas les diremos después, porque parece que, para el gobierno francés, también somos inoportunos; además, claro, de la nueva ola mundial de COVID 19. Ni modos, debe ser la globalización.

6.- Estamos un poco nerviosos pero contentos -porque no es la primera vez que haremos algo sin saber qué nos espera-. Agradecemos desde ya a la Europa de Abajo, a la Sexta Nacional, las Redes en Resistencia y Rebeldía, las ONG´s solidarias de este y el otro lado del océano, y al colectivo “Llegó la Hora de los Pueblos” el apoyo económico y en especie que permitirá realizar el viaje aéreo. El costo del viaje marítimo y el de los pasaportes (entre 10 mil y 15 mil pesos cada uno, por los viajes continuos ida y vuelta a nuestros pueblos para cumplir los ridículos requisitos del Estado Mexicano por ser “extemporáneos”), fue cubierto íntegramente por el EZLN y nos dejó sin fondo de reserva. Pero no representó, para [email protected] de [email protected] delegad@s, gasto personal alguno.

7.- De la iniciativa nacional –de la que queda encargado el SupGaleano-, sólo les adelanto que arrancará con nuestro llamado a participar en la así llamada “Consulta Popular” del 1 de agosto, y a responder “Sí” a la pregunta sobre si se debe o no hacer algo para cumplir con el derecho a la verdad y la justicia de quienes han sido víctimas por acciones y omisiones del Estado Mexicano (que eso, y no otra cosa, es lo que señala la pregunta que elaboró la Suprema Corte de Justicia de la Nación del país que se llama México). Quienes allá arriba, en los partidos de “oposición”, se resisten a la consulta, no sólo temen lo que de ella se siga; también les aterra que las víctimas recuperen sus demandas del uso ruin y perverso que la ultraderecha hace de su dolor. Porque el dolor no debe ser negocio electoral, y menos para fines tan mierdas como que regresen al gobierno quienes son algunos de los principales responsables de la violencia y que antes sólo se dedicaron a acumular paga y cinismo. Por eso el INE, que también nos considera a los indígenas como “extemporáneos” y nos niega la credencial, está haciendo lo posible para que la consulta fracase, porque sabe que también le toca su parte del delito por su política exclusiva para la piel clara y urbana.

Hay que entrarle, no viendo hacia arriba, sino mirando a las víctimas. Hay que convertir la consulta en una consulta “extemporánea”. Esto con el fin de que así arranque, independiente de los de arriba, una movilización por una Comisión por la Verdad y la Justicia para las Víctimas, o como quiera que se llame. Porque no puede haber vida sin verdad y justicia.

Es todo por ahora.

Desde la Montañas del Sureste Mexicano.

Por los zapatistas extemporáneos.

Subcomandante Insurgente Moisés.

Todavía en México, Julio del 2021.

Publicado enInternacional
La gira como desafío al imaginario rebelde

El pensamiento crítico y las prácticas rebeldes y revolucionarias fueron contaminadas por la lógica militar, hasta moldearlas en el espíritu de la guerra, lo que se aceleró con las revoluciones del siglo XX. Los conceptos de táctica y estrategia, de ofensiva y defensiva, entre otros, comenzaron a ocupar un lugar central en el pensamiento crítico.

Las luchas sociales pasaron a ser consideradas parte de un dispositivo militar, al punto que una simple huelga fue definida por la Internacional Sindical Roja como combate huelguístico, los obreros formando parte del ejército huelguístico, mientras los dirigentes integraban el estado mayor de la clase obrera en lucha.

Es evidente que se trataba de una cultura política que subordinaba a las masas a las jerarquías del partido y del sindicato, quienes definían las tareas de un conjunto humano que, como su nombre indica, no tenían capacidad de dirigirse por sí mismas, sino sólo de seguir el camino trazado por los dirigentes, en general autoproclamados.

Reflexiones que vienen al hilo de la gira zapatista en curso y de la inconveniencia de nombrarla con los conceptos de la vieja cultura política. En principio, estaríamos ante la mayor ofensiva política de los de abajo en mucho tiempo. Sin embargo, la idea misma de ofensiva no es ni suficiente ni alcanza para describir lo que empieza a suceder.

La ofensiva es, siempre, contra algo que debe ser derrotado o neutralizado. Pero la gira es otra cosa. Si bien la resistencia de los pueblos se realiza contra el capitalismo y el neoliberalismo, la metáfora militar confunde, apunta en una dirección que no es.

Es cierto que en 2019 el EZLN rompió el cerco político, mediático y militar establecido contra los territorios zapatistas. Pero el cerco no se rompió a la manera militar, sino política, a través de la organización de nuevas comunidades y bases de apoyo. Quienes traspasaron el cerco fueron básicamente mujeres y jóvenes, que usaron como arma la palabra y la escucha para promover la campaña Samir Flores vive, en la que se crearon nuevos caracoles y centros de resistencia (https://bit.ly/3xkGbIp).

La lógica militar implica escalar hacia el poder estatal, para eso se hace la guerra, mientras la lógica zapatista supone crecer hacia los lados, mediante la organización de más y más comunidades, pueblos y barrios. Son dos modos opuestos de caminar: hacia arriba y hacia abajo, hacia el Estado o hacia los pueblos.

En este punto, una aclaración. El uso de armas no se relaciona con adoptar una lógica militar que desemboque en el militarismo. Los pueblos originarios, negros y mestizos siempre han utilizado armas, para defenderse y para seguir siendo pueblos, pero no convirtieron el uso de las armas en argumento para imponerse y someter a otros pueblos, personas o colectivos.

La gira zapatista debemos entenderla como un enorme ejercicio de diálogos y escuchas, entre cientos de colectivos y miles de personas, en círculos de iguales, para reconocernos, aprender lo que tenemos en común para seguir caminando, enriquecidos por lo vivido y lo conocido. No imagino a nadie diciendo lo que otros deben hacer, como en la vieja cultura política.

Es una gira para visibilizar y fortalecer las redes que existen, desde hace casi tres décadas. Redes que han mutado, sobre todo por el recambio generacional acelerado luego de la crisis de 2008, cuando unos cuantos movimientos europeos se territorializan y comienzan un nuevo caminar que, de algún modo, establece nuevos diálogos con los movimientos de América Latina.

La segunda cuestión que me parece destacable es que la gira crea su propia agenda, no reacciona a la agenda de arriba. En general, los movimientos reaccionan a las iniciativas del capital, para resistirlas y frenarlas. En este caso, se trata de una iniciativa nacida en las comunidades zapatistas, y en varios movimientos de la geografía mexicana.

Construir una agenda propia, abajo y entre abajos, es sinónimo de autonomía; mientras la agenda que reacciona al poder, con lo valiosa que resulta, no consigue todavía situarse en el terreno autónomo. Es evidente que construir una agenda de este tipo requiere tiempo, paciencia y mucha voluntad, porque construir en colectivo es mucho más difícil que destruir (como hace el sistema) o mandar a otros (como hace la vieja cultura política).

La gira zapatista es el hecho político más trascendente de los últimos tiempos. Una aventura que permitirá conocer nuevos mundos, algunos que ni siquiera sospechamos porque nacen en las fisuras que hemos ido creando, que sólo son visibles para quienes las abrieron, en tanto los políticos y los medios de arriba las ignoran o desprecian, en caso de que lleguen a verlas.

Los frutos se verán en algún momento. Como ha sucedido con el Concejo Indígena de Gobierno, a mi modo de ver la mayor creación de abajo, las cosas se cocinan a fuego lento, en cientos de asambleas, encuentros e intercambios.

Publicado enInternacional
Sábado, 19 Junio 2021 06:40

De viajes, espejos y contrastes

De viajes, espejos y contrastes

Sete y siete. Mayo de 2021. En viaje inverso al de los conquistadores, zarpó desde Islas Mujeres el barco La Montaña, llevando a siete delegadas y delegados de comunidades zapatistas a Europa, en una Travesía por la Vida. Luego de 47 días de navegación arribó a las islas Azores, Portugal, el mismo día que se reunía en Inglaterra el G-7. Los, las y loas siete zapatistas van a encontrarse con colectivos, organizaciones y movimientos para compartir luchas, dolores, alegrías, rabias, aprendizajes desde abajo. Hay mucho entusiasmo, expectativa y meses de organización colectiva para recibir y compartir con la delegación zapatista, a la que se sumarán delegadas y delegados del Congreso Nacional Indígena. Fueron invitados a encontrarse en tierras y territorios de 30 países europeos.

Sin que nadie los invitara, los siete gobiernos del G-7 anunciaron desde el cemento estéril cómo seguirán la guerra contra la gente y el planeta, en un discurso disfrazado de verde y caritativo. (Claves para entender los mensajes del G-7, https://tinyurl.com/te33bfbp).

Trece y trece. Mayo de 2021. Un equipo del portal Desinformémonos, coordinado por Yásnaya Aguilar Gil y Gloria Muñoz Ramírez lanzaron el viaje artístico, visual, escrito y auditivo Tzam Trece Semillas, navegación paralela a la Travesía por la Vida (https://tzamtrecesemillas.org/).

En 13 meses, presentarán desde los pueblos indígenas las 13 demandas que el EZLN dio a conocer desde su nacimiento público en 1994: trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz, a las que luego sumaron derechos de la mujer y derecho a la información.

"Tzam, que es dialogar en ayapaneco, es el corazón de este proyecto", nos cuentan. Irán compartiendo mes a mes, las miradas desde diversos pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas, que dialogan con cada una de las 13 demandas/semillas zapatistas. Trece semillas, 13 meses, 130 colaboradores y colaboradoras, de mayo de 2021 a mayo de 2022.

Comenzaron con reflexiones sobre trabajo, en relatos, poemas, imágenes y canciones de 10 mujeres indígenas de los pueblos o’dam, ayuujk, mazateco, zapoteco, nahua, tsotsil, mazahua y totonaco. Cada una de ellas nos deja pensando, ante ninguna se puede pasar indiferente. Desde imágenes que están vivas y nos interpelan con su belleza y expresión, a relatos que nos mueven de corazón a mente. En breves textos y poemas consiguen trasmitir la historia y presente de México, con las muchas capas de violencia y opresión que han vivido como mujeres, trabajadoras , indígenas, campesinas, migrantes a las ciudades. Todo junto a la profunda identidad, dignidad y lucha que sostienen y las sostiene.

Guadalupe Vázquez Luna, tsotsil, reflexiona "...en el campo no ganamos un sueldo, generamos nuestra propia economía y eso también quiere decir que generamos nuestros propios trabajos; por lo tanto, tenemos independencia. Es por esto que nos quitan nuestras tierras ya que, teniendo tierras, nos salimos de las garras del capitalismo. Por eso es tan importante no dejar nuestras tierras, nuestras tierras generan trabajo y economía propia".

"Para mí la madre tierra, es vida, amor, coraje y ternura", entreteje Teresa Castellanos Ruiz, nahua, desde la resistencia a la termoeléctica de Huexca. Tierra que no olvida que el asesinato de Samir Flores Soberanes sigue impune.

Son muchos los sentidos que despierta Tzam Trece Semillas, invitando a recorrer estas veredas de diálogo. No se puede dejar de caminarlas (https://tzamtrecesemillas.org/).

43 y 43. Mayo y junio de 2021. Otra vez, los gobiernos se ensañan contra las justas demandas de las escuelas normales rurales, perseguidas y castigadas por alojar a hijas e hijos de campesinos que quieren estudiar y trabajar por un mundo mejor. Las estudiantes de la escuela Mactumactzá, Chiapas, demandan hacer su examen de admisión en papel, pero el gobierno de Chiapas les exige hacerlo virtual, sabiendo que no tienen Internet, computadoras ni medios para hacerlo. Ante la protesta de los y las estudiantes, fueron reprimidos violentamente con cárcel, golpes y abusos sexuales. Poco después, en otra protesta por esto y por dos compañeras asesinadas de la escuela normal Carmen Serdán de Teteles, Puebla, respondió el gobierno de Puebla encarcelando a 43 estudiantes, fatídico número que recuerda los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Las y los estudiantes encarcelados fueron liberados, pero continúan con cargos pendientes como si fueran delincuentes, lo cual debe eliminarse inmediatamente. La desaparición forzada y asesinato de estudiantes de Ayotzinapa, hechos en los cuales ha sido señalado el Ejército como un actor fundamental, sigue impune y sin aclararse.

En fuerte contraste, desde que inició el actual gobierno creció la militarización. Las fuerzas armadas pasaron a controlar puertos, megaproyectos devastadores como el Tren al que se oponen los pueblos mayas. El Ejército y la Marina fueron absurdamente incluidos en el Consejo General de Investigación Científica y ahora el presidente propone integrar la Guardia Nacional con funciones de policía, a la Secretaría de Defensa Nacional.

El espejo de arriba refleja impunidad, golpes, represión, sordera. El de abajo dolores y rabias, pero también vida, luchas justas y ánimo colectivo que se fortalecen y no terminan con estas travesías.

* Investigadora del Grupo ETC

Publicado enInternacional
Página 1 de 41