Domingo, 17 Abril 2022 05:10

La extradición de Assange sería el último clavo en el ataúd de la libertad de prensa

Escrito por John Rees
Valora este artículo
(0 votos)
Julian Assange hace un gesto a los medios de comunicación desde un vehículo policial a su llegada al tribunal de magistrados de Westminster el 11 de abril de 2019 en Londres, Inglaterra. (Jack Taylor / Getty Images) Julian Assange hace un gesto a los medios de comunicación desde un vehículo policial a su llegada al tribunal de magistrados de Westminster el 11 de abril de 2019 en Londres, Inglaterra. (Jack Taylor / Getty Images)

La Corte Suprema del Reino Unido ha denegado a Julian Assange el permiso para recurrir la extradición a Estados Unidos, sentando un terrorífico precedente que pone en peligro a todos los periodistas cuyo trabajo amenaza los intereses del imperio.

Si Julian Assange hubiera sido condenado por homicidio involuntario, muy probablemente ya estaría fuera de la cárcel. Las condenas por homicidio involuntario pueden suponer tan solo dos años de cárcel. El máximo es de diez. Esas condenas no suelen cumplirse en una prisión de alta seguridad.

Pero Julian Assange, que no ha sido condenado por ningún delito, lleva más de una década sin salir en libertad y actualmente está a punto de entrar en su cuarto año de prisión en la cárcel más draconiana del Reino Unido, la prisión de alta seguridad de Belmarsh. La decisión de la Corte Suprema de rechazar la última apelación de Assange prácticamente garantiza que pasará al menos el próximo año en la cárcel. Durante ese tiempo sus abogados lanzarán otro intento de liberarlo.

La decisión de la Corte Suprema de hace algunas semanas impidió que Assange impugnara la última sentencia en el Tribunal Superior, en la que los abogados que actúan en nombre de Estados Unidos anularon con éxito una decisión anterior contra la extradición dictada al final de la única vista completa que ha tenido el caso en el Tribunal de Magistrados de Westminster.

En esa decisión, dictada a principios de 2021, el juez dictaminó que, aunque todos los motivos políticos por los que Assange había alegado que no debía ser extraditado eran inválidos, no debía ofrecerse para la extradición porque la naturaleza opresiva del sistema penitenciario estadounidense lo pondría en riesgo de suicidio.

Esta fue la decisión que Estados Unidos recurrió ante el Alto Tribunal. La Corte Suprema estimó el recurso de Estados Unidos y dictaminó que la extradición debía seguir adelante, basándose en que Estados Unidos había garantizado que Assange sería bien tratado en el sistema penitenciario estadounidense.

Los abogados de Assange lo impugnaron argumentando que las garantías no se habían dado en la vista principal y, por tanto, no se habían puesto a prueba con argumentos en el tribunal. La Corte Suprema acaba de dejar de lado este argumento y ha dictaminado que dichas garantías deben tomarse al pie de la letra siempre que se den, y que no es necesario argumentarlas ante un juez.

Esta decisión crea un peligroso precedente que puede ser utilizado por cualquier régimen, desde Arabia Saudí hasta China, para perseguir a los disidentes políticos en el Reino Unido. De un plumazo, hace que los opositores políticos de los regímenes autoritarios no estén seguros en Gran Bretaña.

Sin embargo, la causa de Assange todavía tiene una oportunidad de luchar en los tribunales. El ministro del Interior, Priti Patel, tiene que considerar las objeciones a la extradición por motivos limitados. E incluso si las desestima, como parece probable, los abogados de Julian Assange pueden lanzar un nuevo recurso ante el Tribunal Superior para anular las partes de la decisión original en las que perdieron.

Estas son en realidad las partes más políticas y sustantivas del caso. Tratan de si había o no una defensa del interés público para publicar el material que Assange puso en circulación pública. También tratan de si este es un caso político. Se supone que estos casos son inadmisibles según el tratado de extradición. Si no lo fueran, todas las dictaduras del planeta estarían persiguiendo a sus opositores utilizando el tratado para ponerles las manos encima. Se trata de las cuestiones más fundamentales de la libertad de prensa.

Los partidarios de Assange están bien acostumbrados a los procesos bizantinos del sistema legal. Reconocen que el lawfare se está utilizando para desgastar tanto a Assange personalmente como a la campaña para defenderlo. Esto no debe ocurrir. 

Durante el curso de esta apelación, el tribunal de la opinión pública se ha inclinado a favor de Assange. El testigo principal de la acusación ha admitido que mintió al tribunal, y los planes de la CIA para secuestrar o matar a Assange han sido expuestos públicamente. Mientras tanto, una extraordinaria subasta virtual recaudó enormes fondos de miles de partidarios para pagar los costes legales del caso. Ahora se ha lanzado un nuevo llamamiento de crowdfunding para sufragar los costes de la futura campaña política.

En un entorno político en el que se suprimen las voces disidentes y alternativas, es más importante que nunca que este caso emblemático no se pierda. La libertad de expresión y la prensa libre están amenazadas. Hay que defenderlas.

Información adicional

  • Autor:John Rees
  • País:Inglaterra
  • Región:Europa
  • Fuente:Jacobin
Visto 249 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.