Revés electoral en Ecuador al partido de Correa

Alianza País (AP), el partido del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, sufrió hoy su mayor revés desde que asumió el poder, en enero de 2007, al perder las elecciones en las tres principales ciudades del país: Quito, su bastión electoral; el puerto de Guayaquil, que ha sido una tradicional base de la oposición, y la localidad andina de Cuenca, de acuerdo con encuestas a boca a urna.


Según las proyecciones difundidas tras el cierre de las casillas, los candidatos de AP en esas tres ciudades quedaron distantes de los aspirantes de la oposición.


Al cierre de esta edición, los resultados oficiales del conteo rápido a cargo del Consejo Nacional Electoral (CNE) no arrojaban datos representativos debido a un retraso en la transmisión de la información.


Paúl Salazar, vicepresidente del organismo, aseguró que al no existir un orden predeterminado de recepción de las actas, tenemos que esperar a que se estabilicen las tendencias.


Los ecuatorianos eligieron este domingo 221 alcaldes, 23 prefectos (gobernadores provinciales), mil 35 concejales municipales y cuatro mil 79 vocales de juntas rurales para un periodo que se extenderá hasta el 14 de mayo de 2019. Un total de 11.6 millones se registraron para votar en estos comicios.


Minutos después de la difusión de los resultados extraoficiales, Correa se presentó en una conferencia de prensa con el candidato de AP a la alcaldía de Quito, Augusto Barrera, para reconocer el doloroso revés de su partido y la victoria del opositor y centroderechista Mauricio Rodas, abogado de 38 años, que se impuso con amplio margen de 56.5 por ciento de votos contra 40.4 del candidato aliancista, Augusto Barrera, según datos de la firma Opinión Pública Ecuador.


Hemos tenido un importante revés en la capital que habrá que revisar. La capital es importante en cuestiones de gobernabilidad, admitió Correa en la sede del gobernante AP.


Este remezón es peligroso, advierte el presidente


Qué bueno que hayamos tenido este remezón, es muy doloroso lo que ha pasado en Quito y peligroso. Ojalá me equivoque, declaró el mandatario.


En Guayaquil, el alcalde opositor Jaime Nebot fue relecto con 60.3 por ciento de votos frente a 37.8 por ciento obtenido por la candidata de AP, Viviana Bonilla, vaticinaron las encuestas a boca de urna.


Correa también reconoció la derrota en Guayaquil, pero se mostró confiado en que AP haya ganado en la mayoría de las localidades menores del país, donde hubo un total de mil 651 puestos de elección popular en juego este domingo, incluidos prefectos, alcaldes, concejales y miembros de juntas parroquiales.


El mandatario rehusó hablar de una derrota de AP y dijo que, de acuerdo con datos preliminares, su partido habría ganado al menos nueve de las 24 prefecturas provinciales.


Hablar de una derrota del oficialismo porque se perdieron ciudades tan queridas es menospreciar al resto del país, sostuvo.


Correa participó activamente en la campaña para apoyar a los candidatos de AP. Pero las apariciones de Correa junto a Barrera, uno de los cofundadores del partido gobernante, no fueron suficientes para convencer a los quiteños de que lo religieran y, según algunos analistas locales, fueron contraproducentes para su correligionario.


Durante la campaña, Correa afirmó que una derrota en la capital podría llevar a un periodo serio de ingobernabilidad en el país y que podría imitarse la táctica que según el mandatario se usa en Venezuela, donde los opositores se han enquistado en las administraciones locales para desestabilizar a los gobiernos progresistas de la región.


Las declaraciones de Correa fueron una alusión a que Quito fue el epicentro de grandes manifestaciones que propiciaron el derrocamiento de varios mandatarios a finales de la década de los 90 y al inicio del siglo XXI.


Rodas, quien participó en las elecciones presidenciales de 2013 con pobres resultados, prometió el viernes pasado trabajar por la capital y no convertirse en una oposición radical ni buscar la ingobernabilidad.


Nebot, quien de confirmarse los datos de las encuestas ejercería su segundo mandato consecutivo en la alcaldía de Guayaquil, aseguró: jamás voy a interferir en las funciones presidenciales porque soy demócrata.


Con el triunfo de Nebot, Guayaquil tendrá por sexta ocasión consecutiva a un gobernante conservador, una lista que incluye a León Febres Cordero, quien también llegó a ser presidente de Ecuador de 1984 a 1988.


Los resultados que ha entregado el CNE corresponden a jurisdicciones donde se aplicó el voto electrónico y donde el mecanismo permitió contabilizar 100 por ciento de los sufragios.


Estos determinaron que, en Cuenca, Marcelo Cabrera ganó la alcaldía con 44.59 por ciento de sufragios, sobrepasando al actual alcalde y candidato por el gobierno Paúl Granda, que obtuvo 36.79 por ciento.


En Santo Domingo de los Tsáchilas, donde también se utilizó el voto electrónico, el triunfo fue para Víctor Quirola, del partido Suma, con 44 por ciento, mientras la actual alcaldesa Verónica Zurita obtuvo 37 por ciento.

Publicado enInternacional
Lunes, 24 Febrero 2014 06:08

Asume en Ucrania un socio de Timoshenko

Asume en Ucrania un socio de Timoshenko

Luego de la destitución de Viktor Yanukovich, el Parlamento ucraniano decidió nombrar ayer al presidente de la Cámara alta, el opositor Alexander Turchinov, como nuevo jefe de Estado de transición del país. El flamante mandatario ya anunció un acercamiento a Europa, pero también reafirmó la importancia de mantener relaciones con Rusia. "Para nosotros la prioridad ahora es volver a acercarnos a Europa. Tenemos que volver al círculo de los países europeos", enfatizó Turchinov, un estrecho aliado de la ex primera ministra Julia Timoshenko, en un discurso brindado a la nación. Al mismo tiempo afirmó que Ucrania está lista para una nueva relación de igualdad y de buena vecindad con Moscú.


Turchinov, de 49 años, fue elegido en una sesión que fue retransmitida por la televisión local. De inmediato, dio tiempo a los parlamentarios hasta mañana para que formen una coalición que permita crear un gabinete de unidad nacional que gobierne el país hasta las próximas elecciones, previstas para mayo. Asimismo, disparó un mensaje en dirección a los partidarios de Yanukovich: "¡No conviertan su caída personal (en referencia al ex presidente) en un drama sangriento como una derrota! El los ha engañado, sobre todo a ustedes que han creído en él", dijo. Al mismo tiempo, prometió que serán protegidos también los intereses de los votantes del derrocado presidente. "Nuestra primera tarea es detener la confrontación", recalcó Turchinov. El futuro gobierno también debe detener la caída económica del país, que se encuentra casi en bancarrota, advirtió. El presidente de transición calificó de héroes a las decenas de víctimas que murieron durante las protestas. "Ucrania vivió los días más gloriosos y más trágicos de su historia moderna. Con nuestra poderosa protesta pacífica para proteger nuestros derechos y libertades, y nuestra elección europea hemos impresionado a todo el mundo. Esta lucha nos unió como nación política moderna y hemos ganado fuerza. Pero para vencer a la dictadura hemos pagado un precio muy alto", dijo.


El nuevo presidente en funciones es el cofundador del partido Patria junto a Timoshenko, quien el sábado fue liberada luego de pasar dos años y medio encarcelada tras una controvertida condena por abuso de poder. En tanto, la elección de un primer ministro de transición fue pospuesta para hoy. El principal candidato al puesto es el jefe del grupo parlamentario de Patria, Arseni Yazeiuk, mientras que Timoshenko se reserva para las elecciones presidenciales, que según lo aprobado por el Parlamento anteayer, deberían llevarse a cabo el próximo 25 de mayo.


Después de ser puesta en libertad, la líder opositora se dirigió la noche del sábado directamente a la plaza de Maidan (Independencia), en Kiev, donde pronunció un emocionado discurso ante más de 100.000 manifestantes desde la silla de ruedas en la que la tienen postrada sus dolores de espalda. Entretanto, Yanukovich sigue con paradero desconocido y sin presentar formalmente su dimisión. El sábado por la noche la guardia de frontera ucraniana evitó que de la ciudad de Donezk despegase el avión en el que se encontraba Yanukovich, que tuvo que bajarse y salir del lugar en una limusina acorazada.


En un comunicado, el partido de Yanukovich culpó al hasta ahora mandatario y a sus más estrechos colaboradores de la situación en la que se encuentra el país. Moscú, que hasta el sábado apoyaba al gobierno de Yanukovich, confía ahora en que la situación se estabilice en Ucrania con la vuelta a la escena política de Timoshenko. Rusia quiere mantener el diálogo con Ucrania aun cuando sea complicado tras el cambio en el poder, afirmó el parlamentario ruso Leonid Sluzki, integrante de un importante comité de la Duma.


Sobre la situación en Ucrania hablaron ayer por teléfono el presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel. Ambos coincidieron en que Ucrania debe tener rápidamente un gobierno con capacidad de actuación y que debe ser preservada la integridad territorial del país", señaló el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.


La mandataria alemana también mantuvo otra conversación telefónica con Timoshenko, a quien felicitó por su liberación y le ofreció que sea tratada en Alemania de su enfermedad. Según el partido de Timoshenko, ambas acordaron reunirse a la brevedad. A Kiev llegará hoy la representante de política exterior de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, que se reunirá con los principales actores políticos ucranianos para abordar con ellos soluciones a la crisis política, así como para tratar la maltrecha situación económica que atraviesa esa nación.
"Por supuesto que estaremos preparados si las autoridades ucranianas se dirigen al FMI, sea para pedir consejo o para discutir sobre ayudas financieras vinculadas con reformas económicas", afirmó la directora gerente de la entidad financiera internacional, Christine Lagarde, durante una reunión de ministros de Finanzas del G-20 en Sydney.


Las protestas que forzaron la destitución de Yanukovich comenzaron hace meses, cuando el presidente decidió no firmar un acuerdo de asociación con la UE, supuestamente por presiones de Rusia. En los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes perdieron la vida al menos 82 personas desde el martes.

Publicado enInternacional
Qué diferencia hay (o debería haber) entre políticas de izquierda y de derecha

Existe una percepción generalizada en los mayores medios de información y en la cultura general del país, de que la división de las sensibilidades políticas se basa en las políticas que proponen en relación al Estado y al sector público. Se asume que las izquierdas están a favor de la intervención del Estado y la expansión del sector público, y que las derechas están a favor del mercado y del sector privado. Es característico de las fuerzas conservadoras y neoliberales (lo que se llaman las derechas en España, incluyendo Catalunya) acusar a las izquierdas de "estatalismo" y de depender excesivamente del Estado y del gasto público. Parecería, a primera vista, que los datos facilitan esta percepción. Una de las características de las izquierdas ha sido su mayor sensibilidad social, traducida en su mayor apoyo, por ejemplo, al gasto público social.


Pero si uno mira con mayor detalle la relación del Estado con, por ejemplo, la economía, ve rápidamente que esta percepción no está justificada. Una de las mayores intervenciones del Estado, que hemos visto en estos últimos años, ha sido precisamente la masiva ayuda financiera del Estado a la banca, a las compañías de seguros y al sector inmobiliario, lo que en la cultura anglosajona se llama FIRE, incendio en inglés, y que resulta de poner juntas las primeras letras de Finance (Finanzas), Insurance (Compañías de seguros) y Real Estate (Inmobiliaria). Nunca se había visto en la historia reciente tanto apoyo (o, utilizando una terminología que utilizan las derechas, beneficencia) público a un grupo social como al capital financiero, que incluye en un lugar prominente a la banca.

 

Las derechas no son anti Estado

 

En realidad, en todas las sociedades capitalistas el Estado juega un papel fundamental dentro de cada sector de actividad económica. En EEUU, una de las administraciones estadounidenses que se consideran y autodefinieron como más liberales -la administración presidida por el señor Ronald Reagan- fue una de las más intervencionistas que haya habido en la historia de EEUU (desde después de la II Guerra Mundial). El gasto público durante su mandato aumentó como no había aumentado bajo ninguna otra administración, y el intervencionismo estatal se incrementó enormemente, reforzando todavía más el papel central que el Estado tiene en la economía estadounidense (el Presidente Reagan fue el que subió más el gasto militar después de la II Guerra Mundial).


Se desconoce en Europa que el Estado federal de EEUU es el Estado que tiene la política industrial más avanzada de todos los países de la OCDE. Y lo hace a través del gasto militar, que juega un papel clave en la economía de aquel país. Y a todos los niveles. Desde internet hasta el móvil (y muchos más equipamientos de tecnología electrónica y de comunicación), están todos ellos basados en el conocimiento, generado y financiado con fondos públicos, de carácter militar. Apple no existiría si no hubiera existido el Departamento de Defensa, que financió la investigación básica que Apple utilizó y comercializó más tarde. Y un tanto igual en una gran mayoría de los nuevos desarrollos electrónicos.
Parte de este incremento del gasto público militar se hizo también a costa de recortes de gasto público social. Los datos están ahí para todo el que quiera verlo. El tema clave pues, no es Estado sí o Estado no, o gasto público sí o no, sino a quién sirve este Estado. Hoy, la evidencia es abrumadora de que el Estado está profundamente influenciado por el capital financiero (banca, compañías de seguros, hedge funds y una larga lista de instrumentos e instituciones que manejan dinero), así como por los intereses de la minoría de la población que obtiene sus recursos de la propiedad del capital que genera rentas, incluyendo los propietarios y gestores del gran capital (sea este financiero, industrial, o de servicios).

 

¿Cuál debería ser la línea divisoria entre las izquierdas y las derechas?


Hacerse esta pregunta es preguntarse qué es lo que existe en el capitalismo que dificulta y/u obstaculiza el desarrollo humano. Y el punto clave no es tanto el tipo de propiedad (pública o privada), sino el objetivo de dicha propiedad, y la definición de esta propiedad y de su función y objetivo. Bajo el capitalismo existente, la propiedad tiene como objetivo principal proporcionar beneficios a su propietario, el cual tiene la potestad de definir dicho objetivo, objetivo que puede o no servir el bien común. Cuando los banqueros, en su intento de optimizar sus beneficios, desarrollaron prácticas especulativas que crearon la crisis financiera, dañando la vida y el bienestar de la población, estaban actuando según el principio capitalista de poner la acumulación de capital, a los propietarios de capital, como su objetivo principal, sin considerar los desbeneficios a la sociedad. Lo que ha ocurrido muestra claramente el error de anteponer el objetivo de acumulación de capital por encima del bien común. Este es uno de los mayores problemas existentes en el capitalismo.


Las distintas tradiciones socialistas (llámense socialistas, socialdemócratas, comunistas o anarcosindicalistas) se han caracterizado precisamente por identificarse con la lucha para conseguir el bienestar de la población y, muy en especial, de las clases populares, poniendo la propiedad al servicio del bien común. Este bien común exige poner el bienestar de la población como objetivo final, mediante la aportación necesaria según los medios y recursos de cada uno. El famoso dicho de que "de cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad" es un principio que sintetiza muy bien la ética y cultura de izquierdas, y subraya que el objetivo de la economía, por ejemplo, no es la acumulación de capital sino el desarrollo del potencial de cada ser humano, respondiendo a sus necesidades.

 

La democracia como objetivo

 

Ahora bien, la otra diferencia es en la identificación de quién define estas necesidades. De nuevo, las derechas creen que estas necesidades las define el cliente a través del mercado. El mercado es el que configura el carácter y usos de la propiedad. Las izquierdas, históricamente, han considerado que debería ser la propia población, no individualmente a través del mercado, sino colectivamente a través de las instituciones democráticas, la que definiera esas necesidades. Consecuencia de ello es que, por lo general, las izquierdas, en los países democráticos, han sido más sensibles y exigentes en el desarrollo de las instituciones democráticas que las derechas. En España el ejemplo de ello es claro y la evidencia contundente. Y ello se debe a que el compromiso que tienen las derechas con el objetivo de la propiedad (aumentar la acumulación de capital) entra en conflicto con el principio democrático. El capitalismo dificulta, e incluso imposibilita, el desarrollo de la democracia, pues la concentración del capital determina la captura de las instituciones democráticas (y los medios de información y persuasión) por parte de este capital, tal como estamos viendo hoy claramente en España y en la Unión Europea. Mírese como se mira, la acumulación del capital hace imposible o limita la expresión democrática. EEUU, el país con mayor influencia del capital, y con mayores desigualdades, es de los países menos democráticos (algo más de la mitad de los congresistas son millonarios). Y por otra parte, los países escandinavos, con menores desigualdades, son los que tienen una mayor expresión democrática.


Y ello me lleva al último punto de la diferencia entre las izquierdas y las derechas: la definición del significado de democracia y su expresión política. Hoy, la inmensa mayoría de las izquierdas en los países de elevado nivel de desarrollo económico no basan su estrategia en la toma del Palacio de Invierno, año A, día D, hora H, por el partido revolucionario armado, pues aceptan la vía democrática. Ahora bien, hay muchas maneras de interpretar la democracia. La más generalizada ha sido la vía representativa, que se expresa a través de las instituciones representativas (los parlamentos, como máxima expresión), basándose en el principio de que cada ciudadano debe tener la misma capacidad decisoria en la gobernanza del país, expresada a través de procesos electorales. Un voto, igual de determinante, para cada ciudadano. El mayor problema con esa vía es que prácticamente en ningún sistema democrático dicho principio se aplica. Casi no existen sistemas parlamentarios auténticamente proporcionales. Y ello no es por casualidad. A mayor influencia del capital, menor es la proporcionalidad, pues el objetivo del capital es disminuir por todos los medios posibles ese principio democrático. EEUU y España, con su bipartidismo (que siempre favorece a las derechas), son claro ejemplos de ello.

 

Democracia no es solo votar cada cuatro años

 

Pero la otra limitación del sistema representativo es que, además de la carencia de diversidad mediática (limitada por la enorme influencia del capital), tiende a la profesionalización de la política y al establecimiento de una clase política que desarrolla intereses propios y reduce la política al "politiqueo entre las élites gobernantes de los partidos", limitando la participación ciudadana a votar cada cuatro años. La democracia representativa, incluso la proporcional, es insuficiente. Se requiere, además de democratizar la democracia representativa, la democracia directa, a través de la activa participación ciudadana, constante y directamente, no solo en la gobernanza del país, sino también en la gobernanza de los lugares de trabajo, de los barrios, de los lugares de ocio y dondequiera que existan actividades colectivas. Y ello no quiere decir (como maliciosamente dicen las derechas) estatalismo, sino participación ciudadana. Los referéndums (derecho a decidir), una de las formas de democracia directa más común, deben ser utilizados ampliamente en cualquier sistema democrático, en todos los niveles de gobierno. Democracia y bienestar y calidad de vida son, pues, las dos dimensiones claves que deberían definir a las izquierdas. Democracia como fin, y democracia como estrategia.


Indudablemente habrá una enorme resistencia por parte del Estado, enormemente influenciado por las fuerzas conservadoras, que utilizarán todo tipo de represión y violencia provocadora. Y es enormemente importante no responder a estas provocaciones con la fuerza física. La violencia es enormemente reaccionaria, pues distancia las izquierdas de la población (que siempre rechaza la violencia). Hoy, la gran mayoría de la población está de acuerdo con los principios clave que sostienen (o deberían sostener) a las izquierdas, es decir, está de acuerdo con la necesidad de redefinir la democracia, rechazando este Estado actual, heredero de una Transición inmodélica que dio lugar a un Estado escasamente democrático, corrupto, y coaptado por intereses financieros y económicos. Nada menos que cerca del 80% de la población española está de acuerdo con el dicho del reciente movimiento 15-M "no nos representan". Y de ahí la urgencia de mantener este apoyo popular, del cual las izquierdas derivan su poder. Y más de 86% de la población está también de acuerdo con el eslogan de que el estado no está sirviendo a la ciudadanía en sus necesidades cotidianas.


Y es ahí, precisamente, donde las izquierdas deberían centrar sus esfuerzos. Las izquierdas tendrían que centrarse en hacer propuestas reales y resolutivas para solucionar los problemas que angustian a las clases populares de este país, guiándose por los principios socialistas que he indicado anteriormente. Cuando se establece un servicio nacional de salud encaminado a responder a las necesidades de la población, definidas por ella misma, y financiado con fiscalidad progresiva, se está caminando hacia el socialismo, independientemente de cómo se llame. La gran mayoría de la población está de acuerdo en esta medida. Cuando se está destruyendo un servicio nacional de salud, sustituyéndolo por compañías de seguros o de gestión privadas que tienen como objetivo aumentar sus beneficios, se está destruyendo el socialismo, y construyendo el capitalismo.


No aconsejo por lo tanto, que se intenten patrimonializar estos cambios poniéndoles una etiqueta. Utilizar términos y narrativas genéricas como "anticapitalismo" o "socialismo" tienen poco sentido cuando nos distancian de la ciudadanía o cuando se los percibe como excluyentes. Hay que ser conscientes de que ninguna de las revoluciones socialistas en el siglo XX, desde la revolución bolchevique a la cubana o china, movilizaron a la población con la llamada al socialismo. Lo que movilizó a la población fueron propuestas reales, inmediatas, que conectaban con su vida diaria (el ansia por la paz, por la reforma agraria, por el fin de la dictadura). Fue la rigidez del sistema autoritario existente en estos países frente a esta petición de reformas la que creó su colapso. Las revoluciones no se hacen pidiendo la revolución, sino pidiendo programas reformistas que, de no poder realizarse, determinan movilizaciones populares que exigen el fin de regímenes autoritarios o escasamente democráticos. Y es aquí donde estamos.

Publicado enInternacional
Marcha "contra el fascismo y por la paz" en Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó ayer al ex mandatario colombiano Alvaro Uribe de financiar y dirigir los movimientos "fascistas" que buscan derrocarlo. En una marcha convocada por el oficialismo "contra el fascismo y a favor de la paz", Maduro dijo que los recientes hechos de violencia en Caracas fueron provocados por los grupos de oposición que intentan hacer caer su gobierno e instaurar la violencia en el país. Dijo que Uribe, a quien calificó como un enemigo de Venezuela, está detrás de los grupos financiando y dirigiendo estos movimientos. Maduro agregó que se pretendía, a través del canal colombiano NTN24, promover un intento de golpe de Estado en Venezuela, al transmitir en vivo los incidentes de la marcha opositora del miércoles en la capital, que terminó con tres muertos y 66 heridos.


"Pretendían, a través de un canal de televisión antivenezolano, hacer lo mismo que hicieron el 11 de abril de 2002 (cuando el fallecido presidente Hugo Chávez fue sacado del poder) y comenzar a generar zozobra, miedo y odio en Venezuela", señaló. Indicó además que con las imágenes se pretendía llevar al país a un escenario de desestabilización que justificara un golpe de Estado. El canal fue sacado de la programación de la televisión por cable en todo territorio venezolano. "Decidí sacarlo. Que se vaya con su veneno al diablo. A Venezuela no lo van a venir a desestabilizar, a llenar de violencia un canal antivenezolano, antibolivariano, fascistoide, que se vaya con su fascismo al carajo y deje tranquilo al pueblo", apuntó.


Maduro dijo que con la marcha oficialista se buscaba repudiar las acciones de violencia que la oposición generó, convocando públicamente a lo que calificó como fórmulas inconstitucionales para derrocar al gobierno legítimo que preside. Al responder a algunas voces opositoras, el presidente recalcó que no piensa renunciar "ni un milímetro" a su posición: "nadie me sacará del camino de construir la revolución bolivariana que nos dejó el comandante Chávez y construir el socialismo como futuro de paz y amor".


Asimismo, recalcó su acusación contra el dirigente opositor Leopoldo López de haber instigado el brote de violencia y de huir cobardemente. "Entrégate cobarde", repitió, al referirse a la orden de arresto contra López por cargos de terrorismo y asociación para el delito.
En la jornada, simpatizantes del gobierno marcharon en Caracas en repudio a los grupos "fascistas", a quienes acusan de intentar una conspiración. La manifestación de varios miles de personas y que estuvo acompañada por actividades deportivas y musicales avanzó hacia la céntrica avenida Bolívar, donde recibió el apoyo de dirigentes del oficialismo y miembros del gabinete de Maduro.


La manifestación oficialista salió de la Plaza Venezuela, en el este de la ciudad, donde se vieron carteles de apoyo al gobierno y de repudio a dirigentes de la oposición, entre ellos a López. A la vez, el ministro de Educación Universitaria, Ricardo Menéndez, acompañó la marcha y aseguró que el antichavismo intenta una escalada de violencia y que en ese esfuerzo manipula la nobleza que puede haber en el movimiento estudiantil de sectores disidentes. "Están utilizando el foquismo como expresión de quienes no tienen fuerza para hacer grandes manifestaciones. Buscan detenidos", alegó.


Por su lado, estudiantes universitarios se congregaron en la plaza Alfredo Sadel, en el este de la ciudad, para insistir en pedir la liberación de sus compañeros detenidos tras los incidentes del miércoles en la Fiscalía General, que dejó tres muertos y 66 heridos. El portavoz de los universitarios, Juan Requesens, señaló que el movimiento estudiantil no descansa y que seguirá en la calle luchando por su futuro. Los estudiantes realizaron la concentración en homenaje a las víctimas de la protesta del miércoles.


Maduro acusó a los responsables de la marcha por los hechos, tras el ataque a la sede de la Fiscalía General, afirmando que la oposición puso en marcha un golpe de Estado. La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) se deslindó de los hechos y exhortó a Maduro a dejar de denunciar un golpe de Estado sin mostrar pruebas. La coalición opositora dijo además que el gobierno debe desarmar a los grupos radicales afines al gobierno, llamados colectivos, que actuaron después de la marcha, en medio de un cordón policial alrededor de la Fiscalía.

Publicado enInternacional
"La pederastia está tan enraizada que la Iglesia teme una hecatombe"

Sara Oviedo Fierro (Ecuador, 28 de julio de 1952) fue elegida en 2012 vicepresidenta del Comité de la Convención de Derechos del Niño en la ONU ante el que compareció el Vaticano el pasado 16 de enero. La socióloga ecuatoriana, que empezó a los 13 años a defender los derechos de los indígenas, las mujeres y los niños, fue testigo de las respuestas esquivas y de la negativa de los portavoces de la Santa Sede a ofrecer datos y hechos concretos sobre los casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia. Como coautora del durísimo informe emitido tras la comparencia, en el que la ONU exige a la Iglesia que entregue a los curas pederastas y que proteja a los niños, Oviedo afirma en esta entrevista, a través de videoconferencia, que el tema de la pederastia está "tan enraizado en las bases de la Iglesia" que sus autoridades tienen miedo a enfrentar el problema.

 

Pregunta. Hasta ahora nunca nadie había conseguido interpelar a la Santa Sede. ¿Fue difícil sentar al Vaticano?
Respuesta. Lo que hicimos fue cumplir con el procedimiento de realizar exámenes a todos los países firmantes del tratado de los derechos del niño, pero la diferencia es que teníamos la convicción de que había que hablar de la pederastia. El diálogo con la Santa Sede se dio en un momento en el que era factible. Existe una mayor apertura de la Santa Sede y existe una necesidad latente de las víctimas y la sociedad de reconocer este tema.


P. ¿Cumplirá el Vaticano los compromisos?
R. Yo insisto en que ya hay cosas que hemos logrado. La primera es reconocer el problema de la pederastia en todo el mundo. Hasta ahora ninguna autoridad, como la ONU en este caso, lo había verificado como un problema importante que existe y que debe ser tratado. Y otra cosa es reconocer el dolor de las víctimas, que han tenido en su ser esa sensación de culpabilidad y de no ser oídos. El Comité tuvo valentía y consistencia, sé que ellos sintieron en nuestras palabras esa posición madura al pedirles que muestren los datos que nunca han dado, que den cuenta de las acciones que están haciendo y que entreguen a los sacerdotes criminales a la justicia común.


P. ¿Cómo valora las respuestas de los portavoces ante el Comité?
R. La comparencia de ese día fue una suerte de sainete. Ellos plantearon que es un hecho que hay pederastas, que están muy avergonzados y que están haciendo una serie de medidas para evitarlo. El diálogo a la larga fue un tira y afloja. Nosotros insistíamos en conocer casos concretos y en decirles medidas que se deberían hacer. Ellos decían que sí, que hay que hacer cosas, pero no hechos concretos. No entregaron una lista de sacerdotes sacados del sacerdocio por pederastia. Como resumen, yo no les creo. O están haciendo muy poco o no están haciendo. Fue una situación bien ambigua, muy confusa.


P. ¿Cómo definiría su actitud?
R. Yo advertí mucho miedo, la inseguridad propia de quien es cogido en falta y de quien sabe que está defendiendo lo indefendible. Quien contesta así sabiendo todo el daño que se ha hecho a tantas vidas humanas tiene mucho cinismo.


P. ¿Mintieron los portavoces del Vaticano durante la comparecencia?
R. Yo no creo que hayan mentido. Sí creo, como dicen, que están preocupados y que han tomado tibias medias, pero el problema es ese, que creo que lo hacen para contentarnos y para que bajemos la presión. Usaron esa forma ambigua tratando de que nosotros cayéramos en el juego y que al final les dijéramos: "Qué bien que están pensando en todo eso y gracias". Pero no caímos, les dijimos claramente que no les creíamos, con diplomacia y en buen ambiente, sin gritos: "No les creemos, no se ve lo que hacen. Las víctimas siguen esperando respuestas".


P. ¿La Iglesia se siente impune?
R. Si analizamos sus respuestas ese día no les veo síntomas de sentirse impunes, aunque en los hechos sí han actuado así, con la lógica de seguirlos protegiendo [a los pederastas]. Si un militar es evidenciado en situaciones de este tipo se lo entrega a la justicia común, no se entiende por qué ellos no lo hacen. La única conclusión que saco es que el asunto de la pederastia es estructural y que está tan enraizado en las bases de la Iglesia que hace temer que si esto se comienza a enfrentar ocurre una hecatombe y salen comprometidas todas las estructuras y sus autoridades. Por la protección con la que tratan el asunto nos hacen pensar que el tema es muchísimo más grande.


P. Los portavoces del Vaticano les han acusado de interferir en la libertad religiosa ¿qué opina?
R. Yo pienso que eso fue una salida por la tangente para poder disminuir la presión. Quisieron decir que no solo estábamos siendo duros e injustos con el tema de la pederastia, sino que interferíamos en otros como el aborto, la homosexualidad o la cuestión de género, pero ellos saben que no hubo insistencia sobre esos asuntos.


P. ¿Cómo valora el silencio del papa Francisco tras el informe?
R. A mí me gustan las personas que hablan un poco tarde, pero con consistencia y con la verdad. Me parece coherente que no haya hablado, él debería hablar con hechos y para presentar las propuestas. Si hablase ahora para decir lo que están diciendo los portavoces de la Santa Sede defraudaría a mucha gente. Creo que se está tomando su tiempo para ofrecer respuestas concretas.


P. Para las víctimas esto ha sido una gran victoria. ¿Qué sigue ahora para ellas?
R. Las víctimas son las que tienen la sartén por el mango. Creo que nosotros cumplimos de manera madura y consistente. Ahora les corresponde a ellas hacer las demandas en sus países de origen, volver a la carga y proponerse agendas bien claras para ver cómo conseguir que en la práctica se vayan concretando los hechos que la Santa Sede reconoció ante el Comité que hay que hacer.


P. Las asociaciones mexicanas piden que se juzgue al Vaticano por crímenes de Estado, ¿cree que hay elementos para ello?
R. Yo no sé sinceramente cuáles son los elementos necesarios para eso, a mí eso ya no me compete juzgarlo.


P. El portavoz del Vaticano ante la ONU dijo que hay pederastia en la Iglesia igual que en otras profesiones.
R. Justamente ellos como guías espirituales están obligados a dar ejemplo. Además, no porque lo hacen los otros se justifica, son ellos los que han asumido ser guías espirituales y han asumido el celibato. La protección a los sacerdotes criminales ha creado ahí un lugar casi morboso, con situaciones muy insanas donde la sexualidad humana está absolutamente deformada.


P. ¿Cree que algún día se hará justicia a las víctimas?
R. Yo creo que el ser humano va avanzando y esa humanidad va a poner el límite a quien haya que ponérselo. Tal vez nosotros no lo veamos, pero sí llegará la justicia.


P. ¿Es usted creyente?
R. Es complicado. Yo creo en Dios, pero en el Dios de los pobres. A mí me cuesta mucho creer en la institución Iglesia, que ha cometido tantos errores y que está siempre del lado de los que tienen el poder. No me nace creerle.

Publicado enInternacional
Jueves, 13 Febrero 2014 05:50

Reedición imperialista

Reedición imperialista

La cumbre de la Alianza del Pacífico (AP) acabó tal como se esperaba. Ni más ni menos. Lograron tener un significativo papel mediático pero no tan exagerado para eclipsar el éxito de la Celac. La AP continúa su camino para conformar una versión mini del intento fallido del ALCA en América latina. Esta reedición imperialista tomó buena nota del fracaso del pasado y, esta vez, el presidente de los Estados Unidos ya no aparece en la foto de familia. La AP, a diferencia del ALCA, presenta una imagen más latinoamericanista, aparentemente independizada –al menos en la escenografía– de los países del Norte.


Esta nueva apuesta táctica del eje Pacífico obedece a varias razones. Una, Estados Unidos ya no es el país tan valorado favorablemente por las mayorías populares en estos países. Dos, la Unión Europea tampoco puede ser considerada como ejemplo de éxito económico en estos últimos años. Tres, la AP no puede obviar a sus vecinos latinoamericanos porque tienen una elevada dependencia económica con éstos. El Pacífico sabe que no debe romper abruptamente con esta región tan vigorosa económica y socialmente en el nuevo mundo multipolar en transición. Cuatro, al Norte le interesa que sea el eje Pacífico quien asuma la entera responsabilidad de frenar y torpedear al bloque progresista en América latina. No hay mejor idea que dividir el Sur desde el Norte pero con control remoto, con la apariencia políticamente correcta de ser respetuoso –y no injerencista– con los asuntos ajenos. En definitiva, la AP es más sutil que el ALCA como instrumento para que el Norte siga teniendo presencia en el nuevo Sur en América latina.


¿Pero es tan poderosa la AP como dicen sus medios hegemónicos? Rotundamente, no. Una gran primera debilidad estructural es que se trata de un bloque con un escaso comercio intrarregional que no alcanza ni al 4 por ciento de sus exportaciones. Otro punto flaco es que la AP se trata de un conjunto de países que han ido estrechando su base económica como consecuencia de sus Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y Unión Europea. Son economías sin verdaderas posibilidades de complementariedad productiva porque han ido dedicándose a una mega especialización exportadora –de materias primas– marcada subordinadamente desde los países centrales. Todas ellas importan aquello que no producen las otras; sus proveedores son siempre las grandes transnacionales del Norte. La AP tiene además un serio opositor interno derivado del enorme descontento social de su pueblo después de haber sufrido el capitalismo por desposesión y las políticas privatizadoras neoliberales. Las protestas de campesinos/estudiantes/profesores/médicos/funcionarios no deben ser infravaloradas en los próximos meses si la AP sigue por esta vía de servidumbre al Norte.


La AP parece no haber aprendido de la decadente desintegración de la Unión Europea. En vez de construir una base de economía real sólida, han preferido regresar a los dogmas del libre arancel; en vez de apostar por una integración con rostro humano, se han decantado por un mercado único de Bolsas financieras; y en vez de crear un consejo social para los pueblos (como sí sucede en el ALBA), han decidido un Consejo de Empresarios. Las consecuencias de la Unión Europea ya las conocemos todos: un modelo de acumulación de desarrollo desigual con una exacerbada concentración de riqueza para unos pocos con socialización de pérdidas para las mayorías. La AP parece haber decidido este Norte salvo que su Sur consiga imponer lo contrario.

Por Alfredo Serrano Mancilla Doctor en Economía, Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico.

Publicado enInternacional
La ONU exige al Papa que entregue a los pederastas y blinde a los niños

Ya no son las víctimas, ni los periódicos, ni siquiera el propósito de enmienda —tímido y tardío—que Benedicto XVI ensayó en la agonía de su papado. Ahora es nada más y nada menos que la Organización de Naciones Unidas (ONU) la que, a través de un durísimo informe de la Comisión sobre los Derechos del Niño, acusa al Vaticano de haber dejado solos a los niños en manos de los sacerdotes pederastas. La ONU acusa a la Santa Sede de no haber reconocido jamás "la magnitud de los crímenes sexuales" cometidos por parte de sus religiosos y de "no haber tomado las medidas necesarias para proteger a los menores". El resultado, según la comisión, es espeluznante: los abusos "se siguen cometiendo de forma sistemática mientras la inmensa mayoría de los culpables disfruta de total impunidad". La Comisión sobre los Derechos del Niño exige al Vaticano que "destituya de sus cargos y entregue a la policía a todos aquellos que sean culpables de abusos sexuales a menores", para lo cual pide que haga público el contenido de sus archivos


Hay párrafos del informe, dado a conocer ayer en Ginebra, que señalan directamente a la jerarquía católica como responsable de las "decenas de miles de casos" que se han producido y se siguen produciendo. Según asegura la ONU ahora, y ya antes habían denunciado hasta la saciedad —y ante la sordera de la Iglesia— las víctimas de pederastia, el Vaticano ha utilizado desde hace décadas la táctica de transferir "de una parroquia a otra, o a otros países, a abusadores de niños bien conocidos, en un intento por encubrir sus crímenes". Una práctica "documentada por varias comisiones nacionales de investigación" que, además de revestir a los culpables de total impunidad, provoca un efecto aún más devastador: "La movilidad de los responsables", explican los expertos del Comité sobre los Derechos del Niño, "ha permitido a muchos sacerdotes mantenerse en contacto con menores y continuar abusando de ellos. Hay todavía muchos países donde los niños siguen padeciendo alto riesgo de abuso sexual. Se ha reportado —insiste el informe— que decenas de responsables de abusos sexuales siguen en contacto con niños".


La presidenta del Comité, la noruega Kirsten Sandberg, realizó unas declaraciones a la altura de la dureza del informe: "El Vaticano infringe la convención sobre los Derechos del Niño, porque no hizo todo lo que tendría que haber hecho para proteger a los menores. Y no estamos hablando de simples recomendaciones de buenas prácticas, sino de que el Vaticano viola la Convención —a pesar de haberla ratificado en 1990—porque no protege a los niños a pesar de que existe la posibilidad de hacerlo. Frente al escándalo de la pederastia, las autoridades eclesiásticas impusieron un código de silencio y prefirieron preservar la reputación de la Iglesia y proteger a los responsables por encima del interés supremo de los niños".


El informe se produce dos semanas después de que el representante de la Santa Sede ante la ONU, el arzobispo Silvano Tomasi, acudiese a Ginebra para declarar ante la comisión, pero ni aportó datos ni mostró una preocupación acorde con la gravedad del problema y con las directrices que, al parecer, ha cursado el papa Francisco. Tomasi dijo entonces que sí, que se trata de "un hecho especialmente grave", pero que abusadores también hay "entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo". Ayer, al conocer el contenido del durísimo informe, monseñor Tomasi declaró: "La primera reacción es de sorpresa porque parece que ya estuviera preparado antes del encuentro de hace dos semanas entre el comité y la delegación de la Santa Sede. En el informe falta una perspectiva correcta y actualizada de la actuación de la Iglesia, que ha realizado una serie de cambios en relación a la protección de los niños difícil de encontrar al mismo nivel en otras instituciones o Estados (...). Se habla de 40 millones de casos de abusos sexuales a niños en el mundo. Por desgracia, algunos de ellos afectan a personas de la Iglesia. ¡Pero la Iglesia ha respondido y reaccionado! ¡Y lo seguirá haciendo!". Por su parte, el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, aseguró durante su visita a Madrid que "en los próximos días o semanas", el Vaticano explicará el funcionamiento de una nueva comisión creada al efecto por mandato del papa Francisco.


Una nota de la oficina de prensa del Vaticano, sin embargo, informó de que el Vaticano "lamenta ver en algunos puntos del informe un intento de interferir en las enseñanzas de la Iglesia católica sobre la dignidad de las personas y el ejercicio de la libertad religiosa", si bien aseguró que "toma nota" y reiteró el "compromiso de defender y proteger los Derechos del Niño, en línea con los principios promovidos por la Convención".
A este respecto, uno de los expertos de la ONU, Benyam Mezmur, puso de manifiesto las contradicciones del Vaticano: "Por un lado dicen que no pueden ser responsables por cada delito que cometen los católicos en el mundo, pero al mismo tiempo se niegan a cooperar con las autoridades de cada país. No se puede actuar por ambas vías. O se tiene influencia sobre el clero o no. Y la evidencia demuestra que sí hay influencia".

Publicado enInternacional
"Lo más importante que estamos haciendo es la revolución educativa"

"El sol se fue volteando sobre las cosas y les devolvió su forma", diría Juan Rulfo. Después de tanta oscuridad el amanecer se manifestó único, hace unos siete años, sobre ese paraje diverso cruzado por el paralelo cero, y la luz que irradia un hombre llamado Rafael Correa Delgado se hizo esperanza. Fue un Cotopaxi -uno de los volcanes más activos del mundo- frente al trazado de colonización heredado. Era su destino ser presidente y fundar una Revolución Ciudadana, que cual Chimborazo descuella en todo el planeta y se sostiene con el mismo grado de persistencia que la fauna endémica de las Islas Galápagos; conserva la esencia sociocultural de modelo autóctono hecho al andar -el hombre por encima del capital-, para que, como en el espejo de agua del río Napo, las generaciones del mañana puedan mirarse agradecidas.


Tras la muerte de Hugo Chávez, aliados y adversarios estiman que emergió como el nuevo líder de la región. Aunque la oligarquía mediática lo tacha de nuevo caudillo, no persigue el liderazgo; "buscamos -me dice- ser útiles para nuestra patria y la Patria Grande, ni siquiera ser necesarios. Si eso requiere liderar algo, ahí estaremos, para denunciar un orden que considero no solo injusto, sino inmoral".


Para muchos, Correa sintetiza el carisma y las fortalezas históricas de Eloy Alfaro, Velasco Ibarra y Jaime Roldós. Porta en sí mismo las identidades de las cinco regiones del Ecuador. Sus más cercanos colaboradores reconocen en él esa voluntad indomable y un pragmatismo que no eclipsa el idealismo que lo define como un estadista de este tiempo. Tal vez, asumen algunos, el ejercicio del poder ha hecho mella en la cautivadora ironía que sedujo a tantos mientras se desempeñaba como ministro de Economía, el más joven que ha dado su país. Fue cuando empezó a revelarse contra el modelo artesano de tanta pobreza y exclusión. Entonces el mundo comenzó a escuchar sus ideas a prueba de balas. Lo creían, como ahora, capaz de enfrentarse al sistema, y ganarle.

-Usted goza de un respaldo ciudadano que lo privilegia por encima de una veintena de jefes de Estado en la región. ¿A qué debe esta confianza?


-A la autenticidad. Hemos cometido errores pero el pueblo ecuatoriano sabe que somos gente trabajadora, sacrificada, como ellos, que podemos equivocarnos, pero jamás traicionar. Precisamente por ese inmenso apoyo popular, por el éxito de nuestras políticas, somos más peligrosos, porque creen que una política que desafía al sistema no puede tener éxito.
-¿Cuán difíciles han sido estos siete años de gobierno?


-Siempre liderar un país como Ecuador, ser presidente, es más difícil que gobernar EE.UU., que hasta con un Bush funciona solito. Nosotros trabajamos siete días de la semana, 16 horas diarias, con un extraordinario equipo -no somos tan inútiles- y no alcanzamos. Son procesos y problemas más complejos. Han sido años duros, con desilusiones muy grandes, pero con la inmensa satisfacción de servir a nuestro pueblo, y tal vez dejarle a las futuras generaciones un país mejor del que encontramos.


-¿Sobre qué se sustenta esa esperanza que afirma se ha recuperado en estos años de Revolución Ciudadana?


-Sí, lo dije el 24 de mayo, al asumir mi último mandato, tras la reelección en febrero. Encontré un país destrozado. En diez años habíamos tenido siete presidentes. En el 99 tuvimos probablemente la peor crisis de la historia. No éramos un país con gran tradición migratoria y salieron cerca de dos millones de personas en cuatro o cinco años. Es fácil hablar en números, pero en la provincia de Chimborazo más del 50 por ciento de los niños se crían sin sus padres. Empezó el suicidio infantil porque papá y mamá estaban en España y no podían regresar porque no estaban legalizados. Fue una tragedia nacional. Servicios públicos de pésima calidad, falta de educación, de salud, de carreteras. Nos habían convencido de que así tenía que ser, porque éramos inútiles, ¿no? En estos siete años hemos demostrado que puede ser diferente. El pueblo se ha despertado, ha recuperado la fe en ellos mismos, la esperanza, la cohesión social. Hay un proyecto nacional. Ese cambio de actitud es más importante que toda la obra física.


-Ha depositado mucha confianza en los jóvenes...


-Tal vez por mi trayectoria como educador. Cuando fui presidente de la federación (de estudiantes), en una universidad de derecha, una de las cosas que me criticaron fue que no había dejado relevo. Siempre se me quedó grabada esa crítica. Hemos sido muy cuidadosos, no en designar un relevo, pero sí en crear cuadros que puedan tomar la punta. Estoy muy esperanzado, veo jóvenes brillantes que pueden hacer las cosas mucho mejor que nosotros.


-Quizás por eso apuesta por una sociedad del conocimiento como clave del futuro, respaldada con una gran inversión.


-Lo más importante que estamos haciendo es la revolución educativa. Sin educación, Cuba bien lo sabe, no hay presente ni futuro. Además, es un objetivo estratégico. Sabemos que los recursos naturales se agotan. No vamos a caer en el infantilismo de la izquierda boba de creer que superar el extractivismo es no explotar el petróleo. Volveríamos a la economía recolectora. Superar la economía extractivista es movilizar los recursos para desarrollar otros sectores, sobre todo la economía del conocimiento, del talento humano, de las ideas, la única que se basa en recursos ilimitados. Enfatizamos desde la educación inicial hasta maestrías. Tenemos más de siete mil jóvenes becados alrededor del mundo.

-Nuestra América está urgida de un modelo de desarrollo alternativo al neoliberalismo. ¿Cuáles son esas nuevas nociones que ensaya el "socialismo del buen vivir"?

-Es un nuevo concepto de desarrollo. El mundo en el siglo XXI vive el imperio del capital, los ciudadanos de EE.UU. piensan que esto se evidenció en la crisis, perdían los ciudadanos pero no perdían los bancos, las transnacionales. El año pasado el creador de Facebook ganó más de dos mil millones de dólares. El socialismo del siglo XXI defiende la supremacía del ser humano por encima del capital, y donde el poder no es de una élite sino de las mayorías. Uno de los errores del socialismo tradicional fue negar el mercado. Una cosa es el mercado gobernando sociedades, y otra, las sociedades gobernando el mercado; ese es el socialismo del siglo XXI: una vía alternativa, que no la acumulación por acumular. Se necesitan condiciones materiales para el buen vivir, dignidad, libertad, armonía con otros seres humanos, con otras culturas.

-A pesar de los avances constitucionales, ¿cuánto queda por hacer respecto a la violencia de género?


- Mucho, pero eso no se resuelve solamente con leyes y decretos, sino con educación, con ejemplo. Hay atavismos culturales centenarios que debemos superar rápido: inequidad de género, violencia intrafamiliar. Los avances son enormes. Hay espacios que los están ocupando las mujeres. En nuestra Asamblea tenemos la presidenta más joven de Latinoamérica y hasta del mundo. Tenemos la única corte nacional de justicia con estricta equidad de género. A nivel de gabinete mantenemos 40 por ciento de participación de la mujer. Son cosas emblemáticas que implican un cambio cultural.


- Su gobierno enfrenta el desafío de la pobreza y diversificación de la matriz productiva. En ese desvelo el Parque Nacional Yasuní alberga la llave para el desarrollo. La decisión de explotar la zona fue, dijo, una de las más difíciles de su mandato. También lo es para los pueblos que han padecido la explotación extractivista y exigen la consulta popular. ¿Ha valorado la posibilidad del diálogo con las organizaciones sociales involucradas?


-No. Porque del ciento por ciento, el diez serán auténticos, los demás son los oportunistas de siempre que se han opuesto a todo, a la reforma educativa, de salud, y ni siquiera conocen el Yasuní. Apenas han reunido la tercera parte de las firmas que necesitan. Probablemente la decisión del Yasuní haya sido la más dura de mi vida, (pero) no estoy para contentar a todo el mundo sino para cumplir con mi responsabilidad, y no podemos ser tontos útiles. Los países hegemónicos sí nos venden hasta el conocimiento y quieren que nos muramos de hambre pero no toquemos nuestra selva. ¿Cuánta selva virgen tiene EE.UU.? Que no exijan al resto lo que ellos nunca hicieron. En todo caso la intervención del Yasuní será menos del uno por mil. No es que nos da la clave para salir de la pobreza, pero sí importantes recursos para superarla, pues la pobreza también afecta al medioambiente. La principal fuente de contaminación de nuestra agua dulce no es el petróleo, ni la minería; son las aguas servidas de la ciudad, y para resolver eso necesitamos miles de millones de dólares que nos puede dar la explotación responsable del Yasuní.


- Ecuador se ha revelado abiertamente contra las transnacionales. Si bien la mano sucia de Chevron es una verdad irrefutable, ¿cree posible juzgar al capital?


-Es casi imposible. El juicio moral lo hemos ganado. En la Haya probablemente nos destrocen, tenemos la verdad de nuestro lado pero eso es un detalle irrelevante en estos tribunales que no fueron creados para defender a los Estados, todo está en función del gran capital. Es una de las cosas de las que tiene que liberarse América Latina. Hacerlo individualmente sería un suicidio, pero en conjunto seremos nosotros quienes pongamos las condiciones. Es una de las labores urgentes de la integración.


- Organizaciones sociales muestran preocupación de que el país pierda su soberanía productiva, cognitiva, alimentaria, económica y política, a partir de un acuerdo comercial con la Unión Europea. ¿Cómo negociar para que el acuerdo propenda a un comercio justo y no a un libre comercio?


-Como los estamos haciendo: poniendo líneas rojas que no estamos dispuestos a traspasar. Hasta ahora no hemos comprometido nada. Ha habido flexibilidad de la Unión Europea, veremos el resultado final; si nos conviene, firmamos. No estamos negociando un tratado de libre comercio. También las acciones dependen no solo de lo que uno hace, sino de lo que hagan los vecinos. La principal producción no petrolera del Ecuador es el banano, y con la firma de libre comercio entre Colombia y la Unión Europea el banano colombiano entra más barato que el nuestro.


-¿Qué lectura se desprende de la renuncia al Tratado de Preferencias Arancelarias (ATPDEA) con EE.UU., su principal socio comercial? ¿Cuál fue el costo económico?


-Ecuador a estas alturas no va a aceptar chantajes de nadie. El ATPDEA significaba 50 millones anuales, que puede cubrir el país. En el inicio fue una compensación por la lucha antidroga, como siempre en el camino se pervirtió y derivó en un instrumento de chantaje: te portas bien o te quito las preferencias arancelarias. Ecuador no es limosnero de nadie. Es más, rehusamos el ATPDEA cuando nos amenazaron si le dábamos asilo a Snowden, que es nuestro derecho soberano. Dijimos: quédense con sus 50 millones, y si quieren le damos esa cifra para capacitarlos en decencia, derechos humanos y derecho internacional

.
- La injerencia en el país quedó manifiesta con el financiamiento por la National Endowment for Democracy de una agencia de noticias. Entre las modalidades desestabilizadoras le ha tocado lidiar contra el poder mediático que se pronuncia en nombre de la libertad de expresión...


-Para ellos la libertad de expresión es CNN. Estas máquinas de destrucción masiva llamadas medios de comunicación son una extensión del imperio del capital. Lo de la National Endowment for Democracy es una prueba más de todas las infiltraciones que tenemos. Miren qué insulto recibir cooperación, léase para oponerse a los gobiernos progresistas y mantener el status quo. ¿Cómo actuaba la USAID? Asesoraban a la Asamblea para crear leyes. ¿Qué se creen? Nosotros también le vamos a mandar programas para fortalecer la democracia en EE.UU., que es un sistema terriblemente imperfecto, unipartidista. ¿En qué se diferencia el partido demócrata del republicano? Estos son los peligros que enfrentamos los que queremos una América libre, soberana y no inclinamos la cabeza.


-¿Cómo podrían los medios contribuir al desarrollo?


-Muchísimo. Ellos conforman la opinión pública; eso define la concepción de sociedad, la cohesión, el apoyo a un gobierno. Igual pueden destruir reputaciones, vidas, sociedades. Lo mejor que puede tener una sociedad es una buena prensa que cumpla con su labor de comunicación. Imagínese la contradicción: negocios proveyendo un derecho a la información sin que nadie lo controle, porque sería atentar contra la libertad de expresión. La sociedad tiene el derecho de controlar todo poder, más el mediático. El problema de base está en la propiedad privada de esos medios. Debe haber otras formas: propiedad comunitaria, pública, etc.


-Su país acomete una modernización militar al margen de la Casa Blanca. ¿A qué responde este rearme?


-Cuidado, no es rearme. Ha aumentado el gasto militar y es motivo de preocupación, pero sobre todo por sueldos, salarios, mejores condiciones de vida para nuestros soldados. Hemos hecho estudios y creemos que podemos garantizar la defensa nacional con menos efectivos. Se han recuperado cosas que no teníamos, no funcionaban los radares, por eso Uribe nos pudo bombardear impunemente con la CIA en marzo de 2008.
-Me refería específicamente al dron de alto valor tecnológico y estratégico que acaban de adquirir.


-Eso es parte de una política integral, de desarrollo de ciencia y tecnología y diversificación de la matriz productiva. Cuando llegué al gobierno había un solo helicóptero que volaba. ¿Se imagina? El 40 por ciento del territorio nacional es selva y no existía fuerza aérea. Ya se han comprado y arreglado helicópteros, tenemos un escuadrón de 18 Super Tucano, aviación supersónica contra el narcotráfico, compramos doce Cheetah de segunda mano a Sudáfrica; esas han sido las inversiones gruesas.


-¿Cómo materializar hoy la declaración de América Latina "Zona de Paz" aprobaba por la CELAC?


-Muy contundente la declaración. Es un gran paso, pero no nos equivoquemos. La paz no es solo ausencia de guerra, imposición de la fuerza militar. Otras fuerzas se imponen día a día: las de las élites, los sistemas perversos y excluyentes. También es violencia la intolerable contradicción entre ricos y pobres. Debemos entender la paz como presencia de justicia, equidad, dignidad, y ahí nos falta mucho por trabajar. No se va a resolver con una declaración, sino con el trabajo cotidiano y la integración latinoamericana.


-¿Cuáles son a su juicio los errores de la izquierda latinoamericana y el rol de los movimientos sociales?


-Yo diría la supuesta izquierda, la que pervierte todo. Ahora ser de izquierda es ser proaborto. O sea que si el Che Guevara, que era médico, estaba contra el aborto, ¿era de derecha? Es absurdo. En las urgencias de América Latina nos desgastamos en lo del aborto, el matrimonio gay, cuestiones morales, o el ecologismo infantil. Quieren que la gente se muera de hambre para mantener intactos nuestros recursos y no se dan cuenta de que así no somos funcionales. Los bienes ambientales son públicos. El aire puro que produce la selva amazónica lo disfruta todo el planeta y lo consumen los contaminadores globales que destruyen esos bienes. Ellos producen conocimiento, que también es un bien público, de muy fácil acceso, pero si quiero un software debo pagarlo porque hasta puedo ir preso. Ponen barreras institucionales, pero no se comprometen con nada, y hay gente que los apoya ingenuamente. Mucha de esa izquierda infantil colabora con este onegecismo financiado desde el exterior que nos impone: no talen, muéranse de hambre, cuando ellos destruyen la naturaleza sin compensarnos en nada. Imagínese que sea la izquierda la que le exija a los gobiernos no aprovechar los recursos; es condenarnos al fracaso y de paso ser funcionales a la derecha.


Respecto a los movimientos sociales, un término muy general, los hay absolutamente auténticos, pero ahora cualquiera que pierde una elección arma una fundación financiada desde el extranjero, y ya es un movimiento social, representante de la sociedad en sí mismo, hace política, pero sin escrutinio popular. No hay control sobre sus fondos. Hay que separar a esos verdaderos movimientos sociales de luchas históricas del onegecismo neocolonialista que está inundando nuestros países. La derecha hace rato infiltró y creó nuevos movimientos en función del gran capital, del colonialismo cultural.


-La alta participación de mandatarios en la II Cumbre de la CELAC demostró el fracaso de EE.UU. en su política de "divide y vencerás". ¿Cómo mantener esa correlación de fuerzas?


-No nos engañemos con expectativas más allá de la realidad. La hegemonía de EE.UU. se ha debilitado, pero sigue siendo muy poderosa. Crear la CELAC fue un claro ejemplo de que América Latina busca su liberación, de que esa hegemonía no puede controlarlo todo, pero todavía habrá que ver los frutos que da. La diversidad es buena, pero puede haber países que se sientan más identificados con el Norte. CELAC es un foro multilateral, mientras UNASUR es ejecución de políticas e infraestructuras, consejos de defensa, aunque se ha desacelerado un poco; hemos tenido grandes pérdidas: Hugo Chávez, Néstor Kirchner. También está la Alianza del Pacífico para contrarrestar a UNASUR y MERCOSUR. Hay reacción de los sectores de siempre para neutralizar estos procesos de integración. Se ha avanzado, pero falta mucho por recorrer y se puede perder lo avanzado.


-Cuba y Fidel, ¿qué le inspiran?


-Muchísimo. Fidel es una leyenda viviente, un constante aprendizaje para las nuevas generaciones.
-¿Cómo le gustaría que lo recordaran?


-Como un buen tipo. Un buen padre de familia, un buen amigo, un buen ciudadano, un buen patriota que dio todo lo que pudo por tener una patria grande mejor.

Publicado enInternacional
Domingo, 02 Febrero 2014 08:28

EE UU retrasa la hora de su ocaso

Las profecías acerca del ocaso de la supremacía global de Estados Unidos circulan desde hace tiempo y han proliferado con especial intensidad desde el estallido en 2008 de la crisis financiera incubada en Wall Street y aledaños. El reciente bloqueo político en Washington y el constante ascenso de China, entre otros elementos, han ofrecido sólidos apoyos para esa tesis. Los errores de Bush (en Irak) y los titubeos de Obama (en Siria) han echado más leña al fuego, igual que los límites mostrados por la intervención en Afganistán y ciertos éxitos diplomáticos de Rusia. Sin embargo, el conjunto de los debates, análisis y maniobras diplomáticas desarrolladas en la Conferencia de Seguridad de Múnich proyecta serias dudas sobre la teoría del desvanecimiento de esa supremacía en el corto y medio plazo.


Varios elementos se yuxtaponen a la nutrida galería de recientes dificultades, límites y fracasos de Washington.


EE UU se ha convertido en 2013 en el principal productor mundial de gas y petróleo. La eficaz utilización de la tecnología de la fractura hidráulica (fracking) permite explotar nuevos yacimientos en su territorio. La producción de crudo, que en 2008 rondaba los cinco millones de barriles diarios, ahora ronda los ocho millones. En el mismo periodo, la extracción de gas ha aumentado en más de un 20%.


Esta dinámica, que según los expertos seguirá, reduce la dependencia energética del país y, además, contribuye a enfriar los precios de los hidrocarburos, de los que dependen las aspiraciones de varios rivales de Washington. Empezando por Rusia, que es un monocultivo económico, pasando por Venezuela, Irán, y otros. Si la dinámica se confirma, pronto EE UU podrá depender tan solo de las importaciones de crudo de Canadá y México, dos países amigos.


El auge energético, de paso, es un elemento importante de la resurrección económica estadounidense. Tras el pánico de Lehman Brothers, EE UU ha logrado levantarse más rápido que Europa, con una eficaz actuación del Gobierno y de la Reserva Federal. Desde entonces, el PIB ha crecido con continuidad, las empresas han escalado las listas de capitalización bursátil y se han creado casi ocho millones de empleos. La economía creció a un notable 4,1% en el tercer trimestre de 2013, y un 3,2% en el último. Las previsiones para 2014 son buenas. El déficit se está reduciendo rápidamente.
Estos elementos riegan con sangre fresca el músculo estadounidense, cuya maquinaria militar sigue teniendo una ventaja sideral con respeto a los rivales. No solo su gasto en defensa es aún superior al de las siguientes diez principales potencias juntas; sino que décadas de mayor inversión y experiencia bélica han acumulado un activo prácticamente inigualable en el breve y medio plazo. Las retiradas de Irán y, este año, de Afganistán, permitirán a unas fuerzas armadas sometidas a un enorme esfuerzo respirar y adaptarse al futuro sobre la base de las lecciones aprendidas sobre el terreno.


La maquinaria diplomática —como se ha visto aquí en Múnich— sigue teniendo la ambición de abarcar de lleno todo el planeta. "No nos vamos a retirar de ningún lugar de la tierra", respondió el secretario de Estado, John Kerry, a una pregunta sobre la presunta tentación de Washington de reducir su abanico de actividad. Kerry explicó cómo pasó buena parte de las vacaciones de Navidad impulsando una tregua en Sudán del Sur.


Estos elementos, junto con la capacidad de innovación tecnológica, la excelencia de las universidades y el atractivo cultural que hace de imán a cerebros brillantes conforman una estructura de potencia que sigue siendo difícil igualar.


Al otro lado, China ha avanzado a pasos de titán en las últimas décadas. Su PIB ha crecido a un ritmo medio del 10% anual desde 1978. Su peso demográfico, industrial y comercial augura un claro futuro de superpotencia a Pekín. Pero China se está ralentizando —crecimiento inferior al 8% en los dos últimos años— y son grandes los desafíos que tendrá que superar para mantener el ritmo y acercarse a la capacidad militar, diplomática y tecnológica de Estados Unidos.


Entre ellos se pueden destacar tres: la creciente brecha social entre ricos y pobres amenaza con causar inestabilidad social y perjudicar el consumo interno chino, elemento indispensable para la consolidación del crecimiento económico; la subida de los salarios reduce la competitividad de los productos chinos, y está por ver que la economía del gigante asiático logre ofrecer suficiente valor añadido como para compensar esa pérdida —la llamada trampa de los países de ingresos medios—; la política del hijo único producirá una dinámica demográfica desfavorable en las próximas décadas.


A la vez, la inestabilidad que sufren en estos días sus divisas muestra que el triunfal ascenso de varios países emergentes no está exento de graves riesgos.


Pese a sus errores y límites, el ocaso de la supremacía de EE UU no parece tan cerca en el horizonte.

Publicado enInternacional
El espionaje masivo de la NSA, ilegal e inútil: Snowden

Edward Snowden declaró hoy que la vigilancia masiva que lleva a cabo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) es inconstitucional, insistió en que la opinión pública es la que debe decidir si desea vivir con un régimen que vigila toda la vida de los ciudadanos, y reiteró que a pesar de la persecución oficial y las amenazas de muerte en su contra, no seré intimidado.


Durante un chat en vivo –el primero desde junio de 2013– el fugitivo más famoso de Estados Unidos respondió a preguntas del público sobre las implicaciones y el debate generado en Estados Unidos y alrededor del mundo por sus filtraciones sobre la NSA a lo largo de los últimos siete meses.


Ahora hasta el presidente está de acuerdo que nuestros programas de vigilancia se han pasado recolectando montos masivos de registros personales sobre estadunidenses comunes que nunca han sido sospechosos de ningún delito. Esto viola nuestra protección constitucional contra cateos y confiscaciones ilegales, resumió Snowden al comentar por primera vez el discurso del presidente Barack Obama de hace una semana, en el cual el mandatario intentó responder a las preocupaciones públicas aquí y alrededor del mundo generadas por las divulgaciones del ex contratista de la NSA.


Snowden señaló que aunque el presidente insistió en que no se ha abusado de estos programas, el propio inspector general de la NSA ha identificado por lo menos 12 casos de abuso, y agregó que el informe emitido hoy por la Junta de Supervisión de Privacidad y Libertades Civiles (entidad independiente dentro del poder Ejecutivo) documenta que la NSA ha espiado los teléfonos de por lo menos 120 millones de estadunidenses, pero que no se ha logrado identificar ni una sola instancia en la que este programa ha contribuido a detectar un complot terrorista, y que, además, el programa es ilegal.


Cuando incluso el gobierno federal dice que la NSA violó la Constitución por lo menos 120 millones de veces con un solo programa, pero fracasó en descubrir un solo complot, es hora de poner fin a la recaudación en bruto, lo cual es un eufemismo para la vigilancia masiva. Simplemente no hay justificación para continuar una política inconstitucional con una tasa de éxito de 0 por ciento, comentó Snowden.


Afirmó que los programas de vigilancia masiva tienen entre sus peores consecuencias la de congelar la libre participación de los ciudadanos ante la sensación abrumadora de que están sometidos a vigilancia. Pero es aún más siniestro que "estos programas clasificados efectivamente crean 'historiales permanentes' de nuestras actividades diarias, aun en ausencia de alguna mala conducta de nuestra parte. Esto permite una capacidad llamada 'investigación retroactiva', donde una vez que eres persona de interés para el gobierno, éste tiene un registro muy completo de tu actividad durante los últimos cinco años... Tu podrías no recordar adónde fuiste a cenar el 12 de junio de 2009, pero el gobierno sí".


Fundamentalmente, una sociedad en que el monitoreo masivo de la suma de la actividad civil se vuelve rutinaria es volver las tradiciones de libertad hacia la infraestructura iliberal de la investigación preventiva, un tipo de Estado cuantificado donde las acciones más mínimas son evaluadas para ver si son apropiadas. Agregó que si eso es lo que una sociedad desea, entonces debería ser el resultado de una decisión pública, en lugar de una conferencia a puerta cerrada.


Snowden respondió que no todo espionaje es malo. El problema que enfrentamos ahora mismo es la nueva técnica de vigilancia masiva indiscriminada, donde los gobiernos obtienen miles y miles y miles de millones de comunicaciones de inocentes cada día. Insistió en que no hay justificación real para todo esto. Creo que una persona debería poder marcar un número, hacer una adquisición, enviar un SMS, escribir un correo electrónico o visitar un sitio de Internet sin tener que pensar cómo se verá esto en su historial permanente, sobre todo cuando la evidencia indica que estos programas de espionaje no han generado mayor seguridad, insistió.


No es bueno para nuestro país, no es bueno para el mundo, y yo no me iba a quedar parado observando lo que ocurría. Añadió: cuando somos tan sofisticados como para intervenir cualquier aparato en el mundo que queremos (hasta el teléfono de Ángela Merkel), no hay justificación para perder nuestro tiempo recaudando los registros de llamadas de abuelas en Missouri.


Ante las repetidas acusaciones del gobierno de que él podría haber utilizado los canales institucionales para presentar sus denuncias en lugar de filtrarlas a medios, dijo que hizo esfuerzos tremendos para reportar los abusos. Reiteró que muchos de sus colegas en las agencias de inteligencia compartían su alarma y preocupación, pero que muchos no estaban dispuestos a arriesgar sus carreras y hasta su libertad si denunciaban los abusos de los programas de inteligencia.


Al preguntarle bajo qué condiciones regresaría a Estados Unidos, Snowden dijo que su retorno sería la mejor solución para todos, pero desafortunadamente no es posible con las leyes actuales de protección de denunciantes, las cuales no se aplican a contratistas como él. Más aún, señaló que la Ley de Espionaje según la cual ha sido acusado, prohíbe una defensa en donde se argumenta que las acciones del acusado fueron en bien del interés público. Esto es particularmente frustrante porque implica que no hay posibilidad de un juicio imparcial, y de ningún camino para que yo regrese a casa y presente mi caso ante un jurado, indicó.


En Washington, el procurador general Eric Holder comentó que estaría dispuesto a negociar los cargos penales contra Snowden si éste estuviera dispuesto a reconocer su culpabilidad y regresar a este país, pero descartó la opción de algún tipo de clemencia o perdón oficial. Subrayó que siempre ha afirmado que la noción de clemencia no era algo que estamos dispuestos a considerar.


La sesión del chat en vivo fue patrocinada por The Courage Foundation, dedicada a la protección de fuentes periodísticas que maneja el Fondo de Defensa de Snowden (www.freesnowden.is/index.html, ahí también se encuentra el texto completo del chat).


Mientras tanto, el debate que detonó continúa. En las encuesta más reciente de Pew Research, 53 por ciento se opone ahora a los programas de vigilancia masiva y 40 por ciento aprueba esas iniciativas como parte de los esfuerzos para combatir a terroristas (casi lo opuesto a las tendencias de hace un mes). La misma encuesta registró que el discurso de Obama sobre el tema tuvo un efecto nulo sobre la opinión pública en torno a este tema. A la vez, una encuesta de CBS News registró que 61 por ciento cree que Snowden debería ser enjuiciado en Estados Unidos y sólo 23 por ciento apoya la idea de brindarle una especie de amnistía por sus actos.


Enlaces:
Los cables sobre México en WikiLeaks
Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks

Publicado enInternacional